19 oct. 2007

Valor de las bibliotecas

"La escuela pública y la biblioteca popular, son el alfa y el omega del sistema educativo, decía el gran Sarmiento".
MARÍA AMELIA MANSILLA - BIBLIOTECARIA NACIONAL DE LA UNSJ
Durante el mes de septiembre pasado tuvieron lugar varias celebraciones relacionadas con la educación y con la cultura. Distintas instituciones y personalidad vinculadas a esta actividad distinguieron a quien tuvo la responsabilidad de llevar adelante la mayor gesta educativa que se conoce, Don Domingo Faustino Sarmiento, y en su nombre se celebró el Día del Maestro.También en ese mes se conmemoró el Día del Bibliotecario, y el Día de las Bibliotecas Populares. Todos estos acontecimientos tienen sus raíces en la historia de la cultura de los argentinos, y sus objetivos se entrelazan, se complementan y se proyectan con fuerza hacia la sociedad de la información y su revolución científico técnica.Esta nueva modernidad, es potencialmente apta para ensanchar las fronteras de la calidad de vida, ya que alcanzar la sociedad informada no es una meta en sí misma, sino que su concreción se apoya en tres realidades interrelacionadas: información, educación y democracia. La educación genera información, la democracia facilita el flujo de información y fomenta la educación. Por lo tanto, la libertad, la prosperidad y el desarrollo de los individuos sólo podrán alcanzarse mediante la capacidad de los ciudadanos bien informados para ejercer sus derechos y desempeñar un papel activo en la sociedad. La participación constructiva y la consolidación de la democracia depende tanto de una educación satisfactoria, como de un acceso libre y sin límites al conocimiento, al pensamiento, a la cultura y a la información.La biblioteca popular, institución pensada y creada por Sarmiento, fortalece el accionar de la escuela, es la puerta local hacia el conocimiento, constituye un requisito básico para el aprendizaje a lo largo de los años, es la herramienta que capacita para la toma independiente de decisiones y que posibilita el progreso cultural del individuo y de los grupos sociales. Los servicios de la biblioteca popular se presentan sobre la base de igualdad de acceso para todas las personas, sin tener en cuenta su edad, raza, sexo, religión, nacionalidad, idioma o condición social o física. Pero, para cumplir con su importante e irremplazable misión, la biblioteca popular necesita ser atendida por bibliotecarios profesionales, académicamente preparados para seleccionar, adquirir, procesar, organizar, conservar, recuperar y difundir el conocimiento. La función de bibliotecario requiere de agentes capacitados para hacer frente a los nuevos retos de un mundo globalizado y a los impactos de los desarrollos permanentes de las tecnologías de la comunicación y de la información. La biblioteca popular necesita de bibliotecarios que posean los saberes específicos e indispensables para gestionar la información y ser el puente entre el conocimiento y la gente. Estas entidades y los bibliotecarios son agentes culturales y de desarrollo social propiciando mejores oportunidades para todos, en forma individual o formando redes institucionales, aunando esfuerzos y recursos para responder mejor a los requerimientos de la sociedad.La escuela pública y la biblioteca popular, son el alfa y el omega del sistema educativo, decía el gran Sarmiento, y agregaba, de que vale darles la llave de la lectura a los niños, si luego no se les van a facilitar los libros que han de abrir con ella.Por ello, respondiendo al ideario sarmientino, sería importante que tanto estas instituciones, como los profesionales de la educación y la cultura, sean reconocidos y valorados por toda la comunidad, y que las política públicas se orienten a apoyar su tarea cotidiana de educar al soberano, ya que son indudablemente los pivotes en que se sostiene la grandeza del país.
Fuente: Diario de Cuyo
http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=247015

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...