24 feb. 2008

“Hoy la educación está en los medios y no en la escuela”

La sociedad está rebasada por la tecnología y tiene una total dependencia. Contrario a sus antecesoras, hoy las nuevas generaciones no se educan en la escuela, lo hacen en los medios de comunicación y en la internet, de donde toman sus valores.

Yanet Aguilar Sosa
El Universal
Domingo 24 de febrero de 2008

yanet.aguilar@eluniversal.com.mx

Lo que inició como un poner al día su libro El síndrome de la generación sándwich, publicado en 1991, se convirtió para Ricardo Homs en la confirmación de que la tecnología ha rebasado a la humanidad y ha impactado la vida cotidiana al grado de hacernos adictos a ella. Esa es la tesis que maneja en su nuevo volumen Universos paralelos. La generación del sándwich 15 años después (Grijalbo, 2008).

Homs, que es uno de los escritores que más han estudiado el desarrollo de las sociedades contemporáneas, asegura que los niños y jóvenes no están siendo educados en el aula, sino en los medios de comunicación, en el internet, a través de todos los recursos y toda la información que tienen a su alrededor y a la que tienen acceso.

“Hoy, los valores se aprenden en la calle, en la internet, se aprenden a través de la publicidad. Hemos cambiado las formas de afrontar nuestras carencias; antiguamente la gente vivía más tranquila, hoy vive con ansiedad, con un exceso de datos y asuntos que resolver. Somos una sociedad totalmente dependiente de la tecnología.”

Pero también la sociedad en su conjunto es adicta a la tecnología, al grado de que nadie se sentiría tranquilo saliendo sin su celular porque no podría estar localizable, no podría andar sin tarjetas de crédito y su vida gira alrededor de sus relaciones por la red.

“Todas estas son cosas que tienen que ver con el impacto de la vida que han generado conductas que no han sido analizadas. Esta nueva era trae muchas oportunidades y también nuevos retos; estamos rebasados en el aspecto social, no nos hemos dado cuenta que no podemos seguir educando a las nuevas generación bajo el mismo esquema como nos educaron.”

Aunque la tecnología debe estar al servicio de los humanos, las sociedades se han vuelto dependientes de la tecnología. Eso ha generado la pérdida del liderazgo, que las sociedades vivan en la desconfianza absoluta, que no confíen en las instituciones y que haya una crisis en la familia y en las escuelas, no hay conciencia de autoridad.

Todo lo anterior ha sido generado por el binomio tecnología-globalización, que incluso ha cambiado la segmentación de las sociedades; si antes había ricos y pobres, o capitalistas y trabajadores, hoy se dividen en tres grupos: “Los que disfrutan de la tecnología porque está a su servicio y controlan todo; aquellos que la tecnología ha hecho dependientes y controlables, y un tercer grupo, los que no la entienden, que se bloquean y prefieren prescindir de la tecnología de punta.

Para Homs, esto puede provocar una nueva segmentación en la población: “Hoy la misma tecnología puede hacer que una persona con dinero, pero sin habilidades para entender la tecnología, se quede atrapada. Por ejemplo, los de mi generación, que yo llamo sándwich, utilizamos la capacidad del teléfono celular en 10%, para recibir y hacer llamadas, enviar y recibir mensajes, tomar fotografías; pero las generaciones jóvenes hacen todo desde su celular”.

Ricardo Homs niega que pueda haber un cuarto grupo, el que ni siquiera conoce la tecnología, porque la tendencia de la globalización es a integrar a la gente. “Si antes sorprendía que en las comunidades más marginadas tuvieran antenas de televisión, hoy hay más de un teléfono celular que puede estar en el lugar más pobre y lejano de los centros de población urbana”.

Fuente: ELUNIVERSAL.con.mx

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...