27 feb. 2008

'La biblioteca debe tener un fin: servir al desarrollo'


Entrevista a: Andrea Betancur, bibliotecaria colombiana. Nació en Medellín, Colombia (1968). Estudió Bibliotecología y Administración Pública.


La semana pasada se realizó en Quito un seminario internacional de Bibliotecología. ¿Por qué es importante que se realicen encuentros para hablar de bibliotecas?

Porque las bibliotecas, en realidad, deben tener un rol participativo dentro de la sociedad. Es bueno que en Ecuador se realicen este tipo de encuentros, así la gente conoce los manifiestos internacionales que existen sobre el tema de las bibliotecas públicas. Bueno, yo vine para hablar de los manifiestos sobre las bibliotecas públicas de la Federación Internacional de las Asociaciones y de las Instituciones Bibliotecarias (IFLA, por sus siglas en inglés) y de la Unesco. Quiero que las personas los conozcan para que los apliquen en su entorno.

De ese manifiesto, ¿qué es lo más importante que se debe resaltar?

Que un Estado debe dar a su gente bibliotecas que respondan a las necesidades actuales, que contengan conocimientos diversos. El
fin es formar lectores críticos, selectivos, autónomos y universales, como también lo dice el manifiesto de Caracas.

¿Por qué es importante aplicar estos principios?

Porque desde las bibliotecas se pueden dar espacios de libertad, solidaridad, prosperidad y, sobre todo, de desarrollo. Un país debe tener individuos bien formados para que puedan ejercer correctamente sus derechos.

¿Cuáles son los puntos claves que se deben tomar en cuenta a la hora de aplicar este manifiesto?

Todos, pero creo que hay que priorizar los puntos uno, tres y nueve, que se refieren a la necesidad de crear y consolidar los hábitos de lectura en los niños desde los primeros años. También de brindar posibilidades para el desarrollo creativo personal y el de garantizar a los ciudadanos el acceso a todo tipo de información.

¿Una biblioteca es solamente libros?

¡No! Una biblioteca es igual a multiformatos, además de libros, revistas e Internet. La biblioteca, por estar dentro de una sociedad, se convierte en un pilar fundamental para el desarrollo de un país. No solo sirve para emitir información y conocimiento, sino también para producir conocimiento. Los bibliotecarios deben acercarse a las comunidades para recoger sus saberes y difundirlos.

Desde su experiencia, ¿cómo debe ser una biblioteca?

Debe estar bien equipada, con material actualizado, completo, moderno, adecuado para cubrir las necesidades de las personas. Debe tener tecnología de punta. Y los bibliotecarios deben trabajar en algo muy importante: su grupo objetivo. Es indispensable que toda biblioteca tenga su grupo objetivo, que trabaje pensando en su público, ya que no todos los ciudadanos leen lo mismo.

¿Cuál sería el rol de las bibliotecas públicas?

Desde una biblioteca se debe fomentar la lectura, estimular la creación, difundir las manifestaciones artísticas y, antes que nada, trabajar con las comunidades. En definitiva, una biblioteca debe ser activa, interesada en formar opinión desde la información, la cultura y la lectura. Desde mi experiencia, una biblioteca pública cumple con su trabajo cuando sirve al desarrollo de un país.

¿Hasta qué punto una biblioteca puede ser activa?

Hasta que sea protagonista del desarrollo. En Medellín, las bibliotecas trabajan con las comunidades, con los que no tienen voz frente a los poderes establecidos.

Con respecto al bibliotecario, ¿qué perfil debe tener?

Debe tener una formación sociopolítica, para que pueda leer las realidades de su entorno y así pueda reconocer sus necesidades. Por excelencia, debe ser un trabajador social, sensible, un interlocutor de actores y sujetos sociales, un líder y, por supuesto, debe amar la lectura.

Y, ¿cuál sería el papel del Estado frente al tema de las bibliotecas?

El Estado, por el bien de sus habitantes, debe crear y desarrollar bibliotecas que garanticen el acceso a la cultura. Las bibliotecas públicas son responsabilidad de los gobiernos y deben constar en la legislación de todos los países.

¿Es necesario que las bibliotecas ingresen en la política pública de un país?

Por supuesto, según el manifiesto realizado por el IFLA y la Unesco, las bibliotecas deben ser consideradas un espacio de democracia, de libertad, igualdad, pluralidad y gratuidad. Son instituciones fundamentales que pueden y deben ayudar al desarrollo de una nación. Y el Estado tiene la obligación de equiparlas.

Usted, que mira al Ecuador desde afuera y ha escuchado las ponencias locales, ¿qué cree que debe hacer el país en el tema de
bibliotecas?


Mucho. Este es el momento para incorporar el tema dentro de sus agendas. Ustedes los ecuatorianos se encuentran en una etapa muy importante, pues están construyendo una nueva Constitución: deben hacer que las bibliotecas consten en la nueva carta constitucional.

¿Qué sugerencias dejó Adriana Betancur en el seminario de Bibliotecología?

Con mis compañeros del seminario concluimos que es urgente la creación de bibliotecas multiculturales y es indispensable que los gobiernos reconozcan la importancia que una biblioteca tiene en toda sociedad.

Fuente: EL COMERCIO.com

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...