26 mar. 2008

Biblioteca 2.0




Internet ha revolucionado el mundo. Ahora casi todo lo que imaginemos lo podemos realizar a través de la Red. Hacer la compra desde el ordenador, hablar con un amigo que está en la otra punta del planeta o colgar noticias escritas por nosotros mismos casi en tiempo real son algunas de las posibilidades que brinda esta herramienta. El mundo de los libros y las bibliotecas no se han quedado fuera y también tienen su lugar en Internet. La digitalización masiva de ejemplares para descargarse y consultarse es lo primero que se nos viene a la cabeza pero las posibilidades que ofrece la Red a las bibliotecas va mucho más allá, sobre todo ahora, cuando el éxito de la Web 2.0 se extiende a otros ámbitos.

Reinventando el concepto de biblioteca

Los primeros esfuerzos en la biblioteca digital se centraron en la posibilidad de almacenar, organizar y dar acceso a la información en formato digital. Ahora con la aplicación de la Web 2.0 a las bibliotecas se ha dado paso al desarrollo de servicios orientados al usuario, espacios de participación y colaboración.


El concepto biblioteca 2.0 proviene del de Web 2.0, por tanto para poder profundizar en el primero hay que tener claro en qué consiste el segundo. La Web 2.0 es una nueva fase de Internet a la que se llega tras una evolución.

De las primeras páginas en la Red, con contenido estático y unidireccional, se ha pasado a un nuevo modelo ideal en el que el usuario juega un papel activo. Han nacido instrumentos que hacen posible la participación del internauta y la interacción entre usuarios. La Red es hoy más que nunca un punto de encuentro entre personas que comparten inquietudes y a su vez nutren el ciberespacio con sus aportaciones. Esto no implica la eliminación de los servicios tradicionales, sino, una combinación de ambos.

El término Biblioteca 2.0 es una traducción literal del inglés “Library 2.0”. La primera vez que se empleó fue en septiembre de 2005 cuando Michael Casey lo incluyó en su blog “LibraryCrunch”, esta primera definición describía la necesidad de que las bibliotecas adopten una estrategia de cambio continuo, promoviendo la participación de sus usuarios para lograrlo. Es el resultado de la aplicación de la tecnología y principios básicos de la Web 2.0 a las bibliotecas.

“La biblioteca 2.0 es un modelo de funcionamiento que permite que las bibliotecas respondan rápidamente a las necesidades del mercado. Esto no significa que abandonemos a nuestros usuarios actuales o nuestra misión. Es una filosofía del cambio rápido, de las estructuras de organización flexibles, de las herramientas nuevas de la Web 2.0, y de la participación del usuario que pondrá a la biblioteca en una posición mucho más fuerte, que resuelve con eficacia las necesidades de una población de usuarios más grande.”

Meses más tarde, Sarah Houghton aportaría su visión sobre los objetivos de la biblioteca 2.0. Esta redefinición sugiere incluir al usuario en el diseño y ejecución de los servicios bibliotecarios, incitando a la participación activa. El objetivo sería su constante actualización y revisión para adaptarse a las necesidades de cada momento.

“La biblioteca 2.0 sería simplemente hacer el espacio de tu biblioteca (ya sea el físico o el virtual) más interactivo, más colaborativo y guiado por las necesidades de la comunidad. El objetivo básico es devolver la gente a las bibliotecas dándoles a éstos lo que quieren y lo que necesitan para su vida diaria. Lo que se intenta es que si el objetivo es simplemente llevar gente a la biblioteca, se está fallando en algo. Hay que extender sus fronteras físicas. Si los usuarios no van a la biblioteca, que la biblioteca vaya a ellos.”

El servicio bibliotecario, hasta ahora, nunca había estado en manos del usuario, la situación actual puede verse como una pequeña revolución. Con todo esto podemos resumir que el concepto actual de biblioteca 2.0 se apoya en varios pilares. Al mismo tiempo que fomenta la participación del usuario en la propia gestión del centro se basa en la idea de compartir y no sólo de consultar o prestar, su misión es crear redes de comunicación entre usuarios y bibliotecarios y entre los propios usuarios. Asimismo, rediseña la clasificación y recuperación de información, descentralizándolo para ponerlo en manos de los usuarios.

Fuente: http://biblio.universia.es/especial.jsp?idEspecial=108&title=UNIVERSO-2-0-DESAFIO-ESPA%D1A&idSeccion

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...