7 abr. 2008

¡Para vivir más, lea más!


Imprimir E-Mail

Libros, revistas, pasatiempos, información sanitaria. Cualquier tipo de publicación es válida, siempre que sea amena e interesante porque, además de entretenida, ¡la lectura puede muy saludable!

Mantenerse informado, conocer la actualidad, pasar un grato agradable, elevar el nivel cultural, aumentar los conocimientos... Existen muchas buenas razones para leer y echar un vistazo a los textos de las librerías, bibliotecas y kioscos de prensa. Ahora diversos estudios estadounidenses sugieren que la lectura no sólo es placentera y enriquecedora, sino además terapéutica. Poder leer y comprender mejor la información sobre la salud puede ayudar a vivir más tiempo, según un estudio de la Universidad Northwestern, en Chicago, ya que “un nivel de conocimiento inadecuado se asocia con peores destrezas para autogestionar las propias enfermedades y más riesgo de fallecer, sobre todo por problemas del corazón".

Para este estudio los investigadores entrevistaron a 3.260 pacientes de 65 o más años, efectuándoles una serie de preguntas sobre la demografía, estatus socioeconómico y otros asuntos, así como una prueba para conocer el nivel de sus conocimientos en materia de salud.

Los participantes con conocimientos sanitarios inferiores tuvieron un riesgo de muerte, sobre todo por enfermedades cardiovasculares, significativamente más alto que aquellos que conocían mejor los temas relacionados con la salud.

Los autores concluyeron que las personas que conocen menos los diversos aspectos implicados en la salud, como prevención, tratamientos, diagnósticos y estilos de vida, pueden tener más problemas para encargarse de sus propias enfermedades.

Leer para estimular las neuronas

Otro trabajo del Centro de neurología ocupacional y ambiental de Baltimore (EE.UU.), ha encontrado que una buena capacidad de lectura y una alta cultura general, pueden ayudar a proteger al cerebro del daño relacionado con el plomo, una sustancia tóxica, ya que la actividad cerebral que implica la lectura, permite que la persona disponga de una mayor reserva de conexiones y circuitos neuronales disponibles.

Los trabajadores se dividieron en grupos de "alta reserva cognitiva", es decir con un nivel de lectura superior, y "baja reserva cognitiva", correspondiente a quienes leen menos.

La “reserva cognitiva” hace referencia a las capacidades mentales de una persona, como su capacidad de lectura, y funciona como una medida de la capacidad del cerebro de mantener el funcionamiento, a pesar del daño al que se expone.

La investigación mostró que, aunque los dos grupos tuvieron una exposición similar al plomo, los efectos cognitivos de este metal tóxico para el organismo fueron 2,5 veces mayores en los trabajadores con una baja capacidad de lectura.

Además, la lectura proporciona más protección cerebral, por otros mecanismos, según otra investigación americana.

Realizar con frecuencia actividades mentalmente estimulantes como leer el periódico, jugar al ajedrez o asistir a una obra de teatro, se relaciona un menor riesgo de deterioro mental y un declive menos rápido de la función cognitiva, según esta investigación efectuada entre más de 700 estadounidenses de la tercera edad.

Beneficios

Poder leer y comprender mejor la información sobre la salud puede ayudar a vivir más tiempo, ya que un nivel inadecuado de conocimientos sanitarios se asocia con peores destrezas para autogestionar las propias enfermedades.

Una buena capacidad de leer puede ayudar a proteger al cerebro del daño relacionado con el plomo, ya que la actividad cerebral que implican la lectura permite que la persona disponga de una mayor reserva de conexiones y circuitos neuronales. EFE



Fuente:http://www.eldiariodeguayana.com.ve/content/view/35004/68/


No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...