5 jun. 2008

«Las tecnologías no son enemigas del libro, sino un complemento»

eresa Corchete trabaja como bibliotecaria en la Fundación Germán Sánchez Ruipérez de Salamanca, donde coordina proyectos de animación a la lectura con niños y familias. En la jornada de ayer, ofreció un curso dentro de la Universidad de Verano Casado del Alisal, en el que desgranó algunas tácticas y claves para ganarse a los más pequeños y que se entusiasmen con el mundo de los libros.

-¿Cuál es el perfil del bibliotecario ideal?

-Si hablamos de ideal, tiene que ser una persona altamente motivada, observadora y muy integrada en la sociedad actual, que persiga objetivos reales y conocedora de la literatura infantil y juvenil. Para hacer una buena promoción de la lectura y formar lectores polivalentes, es necesario conocer la literatura.

-¿Es difícil captar nuevos lectores?

-Siempre ha sido difícil. Va unido a la presión de hábitos y los niños y jóvenes cada vez están metidos en más cosas, y esa falta de tiempo impide dedicarle más tiempo a la lectura. La lectura es un esfuerzo y, si no descubres tras ello un placer auténtico, puede resultar difícil.

-¿Y cómo se puede transformar ese esfuerzo en una actividad placentera?

-Empezando pronto y dándole continuidad. Tiene que ser algo habitual y que se haga por placer, así el propio lector se vuelve cada vez más exigente. Y al querer más, creces como lector. Yo creo que la clave para que la lectura sea placentera es crear un hábito y una continuidad. Es fundamental la disponibilidad de la familia en las primeras edades y hacer un trabajo complementario entre la escuela y la biblioteca.

-¿Internet y las nuevas tecnologías son una competencia para los libros?

-Yo más bien creo que son aliados. Son caminos complementarios y cada uno se usará en función del otro. Las nuevas tecnologías ofrecen otras formas de leer y los bibliotecarios deben ser mediadores en ese sentido y fomentar también la lectura en otros soportes.

-¿Desaparecerán los libros en soporte papel?

-Creo que nunca, porque el libro no es exclusivamente educativo, también tiene un componente afectivo y lúdico, y una gran carga de esto lo lleva el libro, el papel, que permite leer con los cinco sentidos.

-¿Las historias cambian con las modas o se mantienen?

-Hay esencias que están siempre, pero se disfrazan y actualizan. La estructura, la forma de narrar, los valores... Hay cosas que son universales y que se van modernizando a través de los formatos, las formas de ilustrar. Los gustos de los lectores evolucionan, pero se van diversificando.

Fuente: http://www.nortecastilla.es/20080605/palencia/tecnologias-enemigas-libro-sino-20080605.html

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...