5 jul. 2008

¿Leeremos los libros sin papel y sin computadora?

Arnaldo Coro Antich

Surgido hace apenas una década, y visto durante mucho tiempo mas como una curiosidad tecnológica que cómo un equipo realmente práctico, el lector electrónico de libros se perfecciona ahora a toda velocidad y los más recientes modelos lanzados al mercado así lo confirman.

Estos lectores capaces hoy en día de desplegar textos y gráficos a todo color con un contraste excelente y bajo las más variadas condiciones de iluminación están llamados a generar un verdadera revolución en la industria del libro.

Si su uso se llega a diseminar tal y como esta sucediendo con los equipos reproductores de música en formatos comprimidos como el MP3 y otros similares, el lector electrónico de libros tiene potencialmente al menos la capacidad para reducir de manera dramática el consumo mundial de papel, así como eliminar de hecho el empleo de los cada día mas costosos recursos energéticos que están involucrados en el proceso de impresión, transporte y comercialización de los libros impresos sobre papel.

Para muchas personas, acostumbradas al innegable disfrute de tener un libro abierto entre las manos, el uso del lector digital va a traerles un shock del cual no pocos podrán reponerse, mientras otros lectores mas jóvenes deben asimilar esta nueva variante para la lectura de libros tal y como lo han hecho con una sucesión de nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Hace poco tiempo la firma japonesa Sony Corporation hubo de lanzar al mercado, con cierta timidez, la segunda versión del lector electrónico modelo PR 505, la cual logro empaquetar en el espacio y volumen que ocupa normalmente un libro de ediciones económicas con cubierta aligerada, esos que llaman en idioma inglés "paperbacks"... El peso del lector, incluyendo las baterías es de unas 9 onzas, o sea unos 258 gramos, lo cual lo hace fácil de mantener entre las manos, tal y como hacemos con un libro de papel. Es interesante destacar que el aparato viene con un forro de piel sintética muy similar a los utilizados en los libros de ediciones algo más costosas que los "paperbacks".

Una pantalla de dimensiones optimas lograda tras muchas investigaciones

El lector electrónico de libros modelo P R 505 posee una pantalla de unos 15 centímetros, o sea seis pulgadas, la cual utiliza una tecnología por el nombre de "E Ink", es decir tinta electrónica, la cual ofrece un texto para leer con alto contraste, en color negro o gris. La pantalla resulta agradable para la vista, y puede verse el texto desde un amplio abanico de ángulos alrededor del aparato.

Otra característica interesante es que a diferencia de los modelos iniciales creados por Sony y otros fabricantes, esta nueva versión permite ver el texto incluso bajo condiciones de luz intensa.

Un detalle que falta al aparato es la ausencia de un iluminador interno para que se pueda leer la pantalla de noche, en áreas de baja iluminación. En otras palabras, para poder leer utilizando el lector de libros electrónicos de noche, hay que tener un nivel de iluminación artificial determinado.

Capacidad de almacenar libros realmente asombrosa

El lector emplea tarjetas de memoria para almacenar la información, y en el modelo lanzado recientemente al mercado, la misma tiene una capacidad de almacenaje de unos 8 gigaBytes, la cual es suficiente para llevar consigo una mini biblioteca de alrededor de 100 libros. Como es ya característico de todos estos dispositivos digitales portátiles, el dotar al lector de más memoria es perfectamente factible, y ya se estudia el darle al aparato un menú de fácil acceso para que se puedan adicionar otros tipos de memoria, tal como las conocidas Flash o Pendrive USB.

Pasando los libros digitales al lector portátil

El proceso de transferir los libros digitalizados hacia la memoria del lector se hace por medio de un cable USB, el cual forma parte del paquete de programas incluido con el equipo. Entre los programas software para cargar los libros digitales al lector, el conocido por el nombre de Calibre es capaz de operar en los más conocidos sistemas operativos, Windows, MacOS X y Linux.

El lector es capaz de procesar los ficheros digitales en varios formatos, entre ellos BBeB, RTF, Word y TXT, así como el extraordinariamente popular PDF.

Aunque en esta segunda versión de SONY, la pantalla no es capaz de mostrar los colores, si posee suficiente definición para desplegar gráficos y como si todo esto fuera poco, siguiendo una tendencia muy actual entre los fabricantes de equipos portátiles, el lector también reproduce audio grabado en formato MP3.

Lo más probable es que en un plazo de tiempo relativamente breve se consiga producir una pantalla sensible a la llamada tinta electrónica, que en lugar de responder a uno o dos colores, como la actual, permita a la persona que esta leyendo ver los gráficos no solo en blanco y negro o la correspondiente gama de grises, sino también en una amplia escala de colores

La pantalla del lector de libros digital es muy delicada

Tal y como lamentablemente han descubierto tardíamente sus primeros usuarios, la pantalla del equipo SONY es bien frágil, por lo cual se aconseja protegerlo mediante una caja ultraliviana de titanio. El estuche protector encarece solo ligeramente el costo del equipo que alcanza en la actualidad una cifra que oscila entre 250 y 300 dólares, por lo cual esta todavía bien lejos de aproximarse a alcanzar la popularidad de los reproductores de música digital.

Y ahora... algo de historia sobre estos aparatos de ultima generación

El dispositivo de lectura de libros electrónicos, nació de la necesidad de tener algo al alcance de nuestras manos, que no fuera tan pesado como una computadora portátil, y que a su vez tuviese un tamaño similar al de un libro clásico que podemos adquirir en una librería o pedir prestado en una biblioteca.

Características básicas de un lector de libros electrónico

Tamaño de pantalla de lectura:

Normalmente se busca que superen el tamaño de una hoja de carpeta, o bien que lleguen al de una clásica DIN A4, siendo estos últimos aún más caros dado que a mayor tamaño del área de lectura, el costo se incrementa?

Teclas rápidas de paginación:

En un libro real, lo más fácil del mundo es dar vuelta a la hoja? simplemente tomamos la esquina inferior o superior, y listo?algo que causa particular placer a los lectores habituales En un lector digital, es prácticamente imprescindible contar con esas teclas de cambio de páginas al instante.

Esto hace falta para que el usuario pueda pasar la hoja sin hacer más de una acción. En los productos que ya se venden en mercado, es normal encontrar botones para ir adelante y atrás, teniendo como adicional la posibilidad de ir al inicio o al final del libro electrónico oprimiendo también una sola tecla.

Ranura para colocar unidad de memoria:

Si bien algunos traen bastante capacidad de memoria interna, la idea de tener una ranura para intercambiar libros entre conocidos, es muy tentadora. Es por esto que un detalle tan simple como este, puede hacer la diferencia a la hora de adquirir un lector de libros electrónicos. En otras palabras incluir un puerto USB o una ranura para tarjetas de memoria resulta esencial.

Autonomía:

¿Quién querría leer un libro durante 3 horas y que este se cerrase sin más?? Es por esto, que una buena autonomía del producto, debe garantizar asegurará varias horas de lectura sin interrupción, pues nada puede ser tan frustrante como una batería descargada a cero en el momento en que el autor de la novela policíaca nos va a revelar finalmente quien es el asesino.

Fuente: http://libros.com.sv/nueva/detalles.php?id=67

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...