16/9/2008

¿PARA QUÉ SIRVE LA LECTURA?


Por Enrique Espinoza-Benavides Docente de Formación Básica

Esta pregunta, es una pregunta que quema en una época de medios audio visuales, todo es gráfi co, imagen, cuadros. Dicto cursos en formación básica y los cursos dejan siempre lecturas. Procuro que en cada curso se lea al menos un libro sino dos. Teniendo como respuesta que son libros muy largos, poco entretenidos, y cansados. Tengo la impresión, que mis estudiantes, en sus colegios y casa no cultivaron la lectura y esta se transformó en una lectura meramente instrumental.

Esta pregunta, es una pregunta que quema en una época de medios audio visuales, todo es gráfico, imagen, cuadros. Dicto cursos en formación básica y los cursos dejan siempre lecturas. Procuro que en cada curso se lea al menos un libro sino dos. Teniendo como respuesta que son libros muy largos, poco entretenidos, y cansados. Tengo la impresión, que mis estudiantes, en sus colegios y casa no cultivaron la lectura, y esta se transformó en una lectura meramente instrumental.

Para los de mi generación la lectura es un placer, una novela, un ensayo, un informe. Hoy, todo es limitado a in-formes escuetos, a novelas fáciles y se propicia la lectura de bestsellers. ¿Qué hacer con mis jóvenes lectores esquivos? Ser como el arqueólogo que busca en la literatura universal libros sugerentes, útiles y apasionantes. ¿Dónde están esos libros?, ¿quién los tiene? Están en Internet, en las bibliotecas, en los programas de cursos importantes.

Recuerdo que hace veinte años, un día entro al comedor de una universidad local que por entonces enseñaba. Mis colegas me piden que me siente con ellos, y me felicitan por haber elevado el nivel de las concursantes de Miss Perú. Les dije que no sabía de qué hablaban y me dijeron que las cachimbas de esa universidad cuando fueron preguntadas por un autor que ellas leían, su respuesta fue: Matos Mar en su libro Desborde Popular y crisis del Estado, y Hernando de Soto con El Otro Sendero. El entrevistador realzó el nivel intelectual de las concursantes; ya que, estaba acostumbrado a oír: Mario Vargas Llosa o Alfredo Bryce.

Si los libros sirven para la vida, preguntemos sobre la vigencia de la Biblia, del Corán o de los libros de fi lo-sofía. Cómo ellos marcan la vida de los hombres y cómo un versículo se vuelve el emblema de una vida. El tesoro está en la cosmovisión del mundo de los diferentes pueblos, literarios o ágrafos que nos trasmiten sus verdades para hacer nuestras vidas mejores: más útiles, felices y realizadas.

Fuente: Boletín Informativo de Biblioteca Usil Nº3
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...