21 sept. 2008

Tinta ¿electrónica?


La aparición en el mercado de la primera revista que utiliza tinta electrónica ha llamado la atención de curiosos e investigadores
La red al día
Por: Amaury E. del Valle
Correo: informatica@jrebelde.cip.cu


Imagínese ir por la calle con un papel en la mano que puede enrollar y guardarlo en un bolsillo, pero que contiene decenas de libros, revistas, periódicos, y donde además se actualizan los contenidos de forma inalámbrica cuando usted quiere.
Parece un sueño futurista, y sin embargo ahora está más cercano que nunca, luego de que la semana pasada la revista norteamericana Esquire presentara la primera portada realizada con «tinta electrónica».
Gracias al artificio, la primera página de la publicación incluyó una pantalla electrónica flexible en la que el titular «El siglo XXI comienza ahora», cambia de aspecto con fragmentos e imágenes que se iluminan y apagan.
Algo similar se hizo en la contraportada, con un anuncio publicitario que también se transforma, en un experimento realizado con motivo del aniversario 75 de Esquire, que sin embargo ha dejado bastante decepcionados a los lectores, quienes esperaban algo más.
Ante el apogeo publicitario que le dieron a la presentación de la invención como «La primera portada del mundo con tinta electrónica», muchos se sorprendieron al encontrar apenas algunos fragmentos de esta en la portada, para lo cual fue necesario crear una doble portada que contuviera una delgada pantalla electrónica, que funciona con baterías que duran unas 90 horas.
Hasta tuvieron que transportar las revistas en camiones refrigerados para evitar que se descargaran las baterías.
Y es que más allá de la publicidad y de inventos que ya circulan en el mercado basados en papel y tinta «electrónica», la realidad es que esa tecnología hasta ahora es muy cara y tiene poco desarrollo.¿Cacareo publicitario?
La edición limitada de 100 000 ejemplares de Esquire, que se vendieron a unos seis dólares, ha puesto sobre el tapete nuevamente la discusión sobre el futuro de los medios impresos, que actualmente sufren una fuerte crisis a nivel mundial como consecuencia, entre otros factores, del desarrollo de las nuevas tecnologías.
El editor jefe de Esquire, David Granger, reconoció en la revista que en los últimos años ha buscado vías «para demostrar que los medios impresos son un producto vital, porque son los más emocionantes y gratificantes».
Para conseguirlo, esta vez parece que se asoció con la compañía E Ink, la cual produce las microcápsulas de tinta que son controladas digitalmente por un sistema que requiere el uso de pilas.
Sin embargo, los costos por un lado y las limitaciones tecnológicas por otro imposibilitaron que el dispositivo instalado en el titular de Esquire pueda conectarse vía inalámbrica a Internet, y por ende modificar su contenido, como sí sucede con otros dispositivos que pretenden convertirse en «papel digital».
Los lectores han quedado decepcionados al descubrir que el cacareo publicitario en realidad esconde un subterfugio tecnológico para impresionar, ya que la pantalla tampoco puede controlarse píxel a píxel, sino que está dividida en unos pocos segmentos que cambian de color.
Muchos son los coleccionistas que han comprado la revista más que todo para «desarmarla», por lo cual han encontrado las seis baterías que necesita para funcionar el sistema y hasta la pantallita, en aras de experimentar con ella a ver si pueden utilizarla en otra creación.
Algunos creen que la lámina de tinta electrónica, aunque sea pequeña, se podría transformar en un práctico lector de texto o modificarlo de algún modo.
De cualquier forma, y aunque es real que nunca se había visto algo así en una publicación impresa, la mayoría de los expertos coinciden en que su beneficio real apunta más que todo al mundo de la publicidad, en aras de atraer nuevos clientes a un sector cada vez más deprimido.
Campos que se abren
El desarrollo de la tinta electrónica, además de abrir nuevos campos a la publicidad, tiene también aplicaciones muy importantes en sectores como la medicina, la biotecnología, la electrónica e incluso el medio ambiente, ya que podría ayudar a reducir los casi 300 millones de toneladas de papel consumidas en el mundo cada año.
Estos dispositivos, además de ser más cómodos y ofrecer nuevas posibilidades como el video o la conexión a Internet sin cables, contribuirán también a la más rápida difusión de los conocimientos, y algunos creen que de abaratarse sus costos pudieran ser hasta una solución para la alfabetización de millones de personas en el planeta.
Por el momento estos son apenas sueños, ya que la mayoría de los proyectos de desarrollo de tinta y papel electrónicos, como se les conoce indistintamente, apenas están en fase de experimentación.

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...