29 dic. 2008

Fin de año y estrés, cómo puede repercutir sobre nuestra salud


Como ya hemos dicho en Vitadelia, el estrés es una respuesta natural del organismo antes determinadas situaciones de presión o exigencia. Lo peligroso es que cuando esa presión “supera el umbral de tolerancia del sujeto deriva en distrés, que implica una demanda excesiva para la persona”, señaló Andrea Homene, especialista argentina en el tema.

Y es, precisamente, para esta época del año que la acumulación de situaciones estresantes pueden eclosionar y volver al sujeto mucho más propenso a sufrir este tipo de patología psicológica que, según datos estadísticos mundiales, constituyen poco más del 4,5 por ciento de las consultas médicas.

Así el distrés provoca ciertos síntomas físicos que suele ser el motivo por el cual los individuos hacen su consulta médica: el 20 por ciento lo hace por dolores de espalda, un 10 por ciento por contracturas en el cuello, un 3 por ciento por dolores de cabeza y el resto por problemas gastrointestinales, trastornos del sueño, depresión y cansancio crónico.

Todas estas afecciones alteran la vida cotidiana del sujeto, tanto a un nivel afectivo como laboral: una mayor irritabilidad, fatiga, ansiedad e insomnio minan el día a día de estas personas afectándole el desarrollo normal de sus actividades.

Con respecto al último punto, el laboral, se producen mayores problemas para concentrarse, y una menor capacidad resolutiva. Estas situaciones de distrés continuo laboral pueden ocasionar lo que se conoce como síndrome del quemado o burnout, caracterizado por el agotamiento emocional, la despersonalización y la falta de realización personal.

Esta afección, frecuente en trabajadores de la salud y educadores, es producto de esa demanda excesiva y sostenida durante un tiempo prolongado en el ámbito de trabajo. Según los especialistas, si no se la trata a tiempo y como corresponde puede ser perjudicial tanto para el trabajador como para los empleadores.

“Si al agotamiento laboral se le suma la tensión que suelen generar las fiestas de fin de año y la organización de las vacaciones, el cuadro puede requerir especial atención profesional, sobre todo en personas que han sufrido demasiadas situaciones estresantes durante el año”, señaló

Homene.

Por otra parte, las fiestas de Navidad y Año Nuevo suelen ser para mucha gente, “un momento del año signado por la nostalgia en el que se tornan más patentes las ausencias, el paso del tiempo y los recuerdos idealizados de lo que eran las fiestas” , concluyó Homene.


No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...