12 ago. 2009

Violencia Escolar

Por Mg. Roberto Maldonado Pumarino

En este mundo global, de inmediatez y donde el avance de la ciencia y la tecnología, cada día nos sorprende con nuevos hallazgos e invenciones, existe una gama ampliada de explicaciones y teorías que develan las razones del surgimiento de la violencia en el ámbito escolar.

Bajo esa óptica la violencia escolar es un fenómeno complejo que de ninguna forma puede atribuirse a una sola causa o factor, ni explicarse sólo por las características del agresor, de la víctima o del propio agresor.

Por su parte las teorías contextuales o ecológicas (Bronfenbrenner, 1979, 1997) utilizadas para explicar los fenómenos sociales, son categóricas en afirmar “que el abuso de poder es el resultado de la interacción compleja entre éstos y otros factores que surgen de los distintos contextos en que el individuo vive, desde los más próximos, como su núcleo familiar, la escuela, el grupo de amigos o los medios de comunicación, hasta los más lejanos, como los recursos educativos, culturales y económicos, sin olvidar los valores imperantes en cada cultura sobre las relaciones entre personas, y muy en particular en el medio escolar, que se da entre compañeros y compañeras”.

La violencia puede darse entre alumnos, de alumnos hacia docentes, del personal docente hacia alumnos, del personal docente hacia los padres o entre el personal docente.

Según los especialistas y estudiosos del tema, a nivel nacional e internacional, hay escuelas de vulnerabilidad baja, con buena integración y comunicación en todos los estamentos, hasta escuelas de inseguridad total, que aparecen en una situación de anomia, sin ningún tipo de control.

Cuando los jóvenes no encuentran en las familias los apoyos emocionales que necesitan; aceptación, apoyo, compañía, liderazgo, respeto, roles que imitar, seguridad, estima, estructuras claras y sensaciones de pertenencia, éstos las buscan entre sus pares y con frecuencia el resultado es negativo, porque encuentran y se integran a un grupo inadecuado.

Un factor fundamental para prevenir la violencia desde las relaciones que se establecen en la escuela, es primordial impulsar procesos de educación colaborativa en los distintos niveles, potenciando nuevos esquemas conformando una alianza estratégica entre la escuela y la familia, como con el resto de la sociedad, sobre la base de respeto mutuo entre los distintos agentes educativos y comunidad.

Bajo ese prisma los expertos coinciden que la violencia escolar es un fenómeno complejo que se debe analizar tomando en cuenta la diversidad de contextos en que el individuo vive e interactúa, sin olvidar los valores imperantes en cada cultura y en particular, en el medio escolar, donde la escuela tiene la gran misión y obligación de prevenir.

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...