24 sept. 2009

El "desliz" que costó el Nobel a Borges


MARÍA KODAMA Y UN VIEJO LAMENTO


Su viuda reconoció que el escritor no consiguió el galardón por "las convicciones que sostenía" y la distinción que recibió de manos del dictador Pinochet.



La viuda, María Kodama, habló. Otra vez aprovechó su visita a la muestra itinerante “El Atlas de Borges” para hacer unas declaraciones que recorrieron el mundo de las letras. Ayer, mientras asistía a la exposición en León, España, basada en los viajes que realizó junto al autor de El aleph, aseguró a la prensa que Borges no ganó el premio Nobel por cuestiones políticas.

En rigor, Jorge Luis Borges fue un eterno candidato al premio Nobel. No es ninguna novedad. Así como tampoco que su ideología política y la medalla que le entregó el dictador chileno Augusto Pinochet convencieron a los integrantes de la academia sueca para no premiarlo. “Su forma de pensar no caía bien, no interesaba y no lo podían premiar”, explicó ahora la viuda su visión. Efectivamente, los miembros de la academia se oponían a premiar a Borges. Incluso, en 1976 Artur Lundkvist, el miembro del jurado especializado en literatura en castellano, que fue decisivo para que los latinoamericanos Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Octavio Paz y Gabriel García Márquez recibiesen el galardón, admitió que Borges no obtendría nunca el Nobel de Literatura por su actitud política. “Soy y seré un tenaz opositor a la concesión del Premio Nobel de Literatura a Borges por su apoyo a la dictadura de Pinochet, que ha sido usado por la propaganda de la tiranía para intentar una operación cosmética”, declaró Lundkvist, de quien alguna vez también se filtró su opinión literaria sobre el Nobel que no fue. “Borges escribió buena poesía en los años 30 y 40, pero después no ha escrito nada que me haya impresionado”, le confesó al ex embajador sueco en la Argentina Peter Landelius.

Pero a Borges, según Kodama, no le importaba que no lo reconozcan. La viuda cree que le importaba más no traicionar sus ideas. “Si tenía algún tipo de convicción, la sostenía; no cambiaba su opinión para obtener algo. Era un hombre íntegro y no se dejaba llevar por la corriente, aunque esto le supusiera perder muchas cosas. La integridad es una de las cosas más extraordinarias de Borges y ése es uno de los motivos de por qué lo amé y sigo amándolo”, explicó el recuerdo de su ex marido, quien muchas veces cuestionó las elecciones de la academia sueca y declaró que no estaba muy interesado en obtener el mismo premio que Rabindranath Tagore, Gabriela Mistral o a quienes juzgaba pésimos poetas. “Perder el Nobel no le suponía dolor alguno. Lo sabía y lo asumía”, recordó. Por otra parte, Kodama informó que prevé preinaugurar el Museo de Borges de Buenos Aires, a mediados de noviembre, como regalo por el 110 aniversario del nacimiento del autor de Ficciones. En el museo, ubicado en la sede de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges, Anchorena 1660, Capital Federal, se exhibirán fotos, libros, primeras ediciones de sus obras y otras pertenencias que están bajo el resguardo de su viuda. La Fundación Internacional Jorge Luis Borges fue creada por María Kodama, quien aseguró que acaba de terminarse la catalogación de los fondos de la biblioteca de Borges de la fundación y también de una hemeroteca con fondos de 1870 a 1970, que compró esta institución a un particular, gracias al aporte económico del Ministerio de Cultura de Argentina y el Fondo Nacional de las Artes.

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...