4 nov. 2009

«El ciberespacio es el mundo real en el que se mueven los jóvenes»



DEBORAH TAYLOR TATE

Representante de la iniciativa COP de Naciones Unidas

R. GARCÍA
Deborah Taylor Tate es representante de la Iniciativa COP, que cuida de los derechos de los menores en internet y que ha sido impulsada por la UIT, la organización de las Naciones Unidas para la investigación de las nuevas tencologías. Ha sido galardonada con el premio mundial de las telecomunicaciones y la sociedad de la información y ayer fue la encargada de clausurar el primer congreso internacional sobre los menores en las TIC, que se celebra en el palacio de Congresos de la Feria de Muestras. Durante su intervención, Taylor insistió en la necesidad de educar a los pequeños en la cultura de internet. Para esta experta estadounidense es necesario que los niños conozcan los peligros del ciberespacio y aprendan a evitarlos.

-¿Cuáles son las pautas básicas que hay que seguir para proteger a los menores en internet?

-Hay que educar e informar. Esa es la mejor manera de proteger a nuestros hijos en internet. La red no es un mundo paralelo, esa es una afirmación falsa. El ciberespacio es el mundo real en el que se mueven nuestros jóvenes.

-¿Se puede acotar internet o es imposible ponerle trabas a la red?

-El problema que genera internet no nace de los límites de la red sino de las responsabilidad de los usuarios, jóvenes y menores, y de quienes les rodean: profesores, instituciones públicas, gobiernos y maestros. Todos debemos conocer las posibilidades infinitas que nos brinda la red pero también los peligros que conlleva su manejo. Cada uno debe ser responsable de lo que hace en el ciberespacio. Esta reflexión no debería suponer ninguna novedad para nadie. Hay que equiparar el mundo real con el virtual. Cualquier cosa que no es legal en el mundo en el que nos movemos puede hacerse en internet por lo que hay que tener los mismos cuidados en ambas realidades. También hay que adaptar las leyes para que los policías y los jueces puedan afrontar los delitos on-line.

-Los menores han pasado de ser solo víctimas a convertirse en delincuentes ¿La legislación está adaptada a esta realidad?

-Si un menor comete un delito debe responder por lo que ha hecho como hacen los adultos. En los Estados Unidos si un niño o adolescente comete un delito por internet siendo menor de 18 años tiene que personarse ante el tribunal de justicia. Eso no quiere decir que vayan a ir a la cárcel. Los jueces están imponiendo ahora sentencias mediante acuerdos con las partes que se basan en la educación y en la formación. En estas ocasiones los niños son condenados, por ejemplo, a prestar servicios comunitarios. Hay que enseñar a los pequeños lo que está bien y lo que no en la red porque muchas veces no son conscientes de lo que puede conllevar el mero hecho de sacar una foto con el móvil y distribuirla por la red a todo el mundo. Los problemas no sólo llegan de la mano del joven que es protagonista de la foto sino también de los que aprenden de esa conducta y la imitan.


Los expertos alertan del déficit de los adultos en el conocimiento de riesgos.
El 90 por ciento de los adolescentes tiene acceso a internet, de estos, el 70 por ciento se conecta a la red de redes entre 3 y 4 veces al día. Muchos de ellos -sobre todo los menores- son víctimas de engaños y acosos. En internet el delito es más fácil. La diferencia de la vida real con la cibernética la pusieron ayer sobre la mesa los expertos en nuevas tecnologías: el acoso en la red es más fácil, más anónimo, más difícil de parar y se desarrolla en un espacio en el que la víctima no tiene escapatoria. Por eso es necesario educar a los niños en la red: que conozcan lo bueno y lo malo.


En este sentido y dentro de las conclusiones presentadas como colofón al primer congreso internacional de menores en las TIC los expertos señalan que aunque «se ha avanzado enormemente en diferentes aspectos de sensibilización» aún queda mucho por hacer, sobre todo entre los padres: «Los adultos tienen un déficit en cuestiones referentes al conocimiento de los riegos, su incidencia real y su gravedad».

El pilar más importante de la tarea educadora recae sobre la familia que tiene que tener en cuenta que: «la incorporación al uso de internet es cada vez a edades más tempranas y por ello hay que tratar de intervenir desde las primeras etapas».

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...