3 nov. 2009

La magia de la lectura en la Era de Internet

"… Se lee o ve una obra notable, y se siente
un noble gozo, como si se fuera el autor de ella…"
José Martí

Por Maria de los Ángeles Pérez Acanda


Introducción

Image
En un mundo cada vez más globalizado, la dimensión educacional y cultural abre múltiples oportunidades al desarrollo del crecimiento de la especie humana. El arte siempre será la vía más eficaz con que cuenta la humanidad para influir en el hombre ante el desmesurado desarrollo tecnológico y el poder que ejercen los medios que invaden la vida del hombre, manipulando su vida. Según Juan Antonio Blanco"…los problemas actuales del hombre sólo se resolverán por la vía cultural…"Sólo una concepción nueva y científica de la cultura generará un arte nuevo y auténtico".


Literatura es arte, sabiduría, enigma, eternidad. La obra literaria es eminentemente compleja, su carácter polisémico genera múltiples lecturas y con el proceso de descubrimiento cada lector la asimilará en dependencia de sus propias motivaciones.


La lectura inteligente, crítica, es en nuestro mundo la clave de la cultura y el medio principal de llegar a la ella, y esta no se obtiene sino a través de la lectura de los libros de los grandes escritores según criterios emitidos con mucho acierto por la doctora Camila Henríquez Ureña "…Toda persona que no tiene la costumbre de leer buenos libros es una persona ignorante, no importa cuales sean sus actividades profesionales…"


Sensibilizar al lector de cómo enriquece al ser humano ponerse en contacto con el texto literario es el reto más importante que tiene toda persona que su labor esté relacionada con el libro y la literatura y creemos que nadie está exento de ello.


Jorge Luís Borges plantea al respecto "…El libro no es un ente incomunicado: es una relación, es un eje de innumerables relaciones…" y podríamos añadir que es también el diálogo que nos permite llegar a inventar lo eterno y la experiencia deslumbradora que seguirá alentando el criterio carpenteriano más humanístico de toda su obra, contenida en su novela El reino de este mundo:"…la grandeza del hombre está precisamente en querer mejorar lo que es, en imponerse Tareas…"


No obstante debemos puntualizar que para aprender y apreciar la literatura lo esencial es leer y aunque la experiencia personal es importante, las instrucciones de un buen guía u orientador es vital.


Esto permitirá ver la obra en función de la atmósfera en que fue creada y posteriormente se encontrará en condiciones de descubrir por sí mismo de manera reflexiva los valores ante esa lectura.


Hasta hoy la literatura escrita es la que ha permitido reunir el acervo de la sabiduría de los pasados siglos y nuestra vida se desarrolla sobre la continuación y aprovechamiento de ese saber.


La apreciación de la misma para que sea eficaz debe iniciarse en los primeros años de vida, pero ¿qué sucede cuando no se continúa con los hábitos lectores al terminar la enseñanza institucional? ¿Qué sucederá con el adulto que no posea una debida orientación literaria? Seguramente se sentirá perdido y dejará de experimentar una de las aventuras más fascinante de la vida. También cabría preguntarnos hasta que punto el desarrollo tecnológico ha contribuido ha que cada día se lea menos los libros de papel.


La lectura en la Era de Internet

El desarrollo científico –técnico alcanzado por la humanidad hace que el mundo cambie rápidamente, los mismos son el resultado de un largo proceso de innovaciones tecnológicas, todo ello ha provocado que al finalizar el anterior milenio circularan toda una serie de teorías apocalípticas acerca de la desaparición del libro, no es menos cierto que la industria del libro atraviesa por una crisis debido fundamentalmente al desarrollo de la tecnología digital.


Todos somos testigos de la Revolución Científico Técnica y la aplicación de las nuevas tecnologías en la esfera de la información y la comunicación, ya que en solo unas décadas ha alcanzado un desarrollo sencillamente desmesurado, en ello ha significado un salto espectacular la invención de la microcomputadora, como una nueva forma de procesar y almacenar información y como objeto rey o protagonista:Internet.


Según Ignacio Ramonet "…Nadie puede negar que la técnica siempre llega dotada de un progreso de cambio social, y que la revolución técnica en el mundo de la comunicación, como las impone Internet, aún están más cargadas de ideología…"


Ante el predominio tecnológico, económico y político de los centros hegemónicos contemporáneos, tenemos que oponer nuestra capacidad reflexiva y creadora, lo que significa incrementar nuestra cultura informacional, la que podemos definir como un modo de proceder ante la información del conocimiento que parte de la comprensión de la importancia de estas para el desarrollo y el bienestar.


La comunicación siempre va unida a la existencia del cambio social, cultural, político y económico para abastecer a los hombres de los conocimientos necesarios de este complejo mundo, marcado por el desarrollo de nuevas tecnologías de la información y comunicación, las prácticas globalizadoras y la consecuente redefinición de los procesos identitarios, el creciente predominio de conglomerados trasnacionales y otros muchas tensiones entre las que hoy se debaten las sociedades. Incluye saberes, habilidades y hábitos que permiten identificar las necesidades de información, utilizar las tecnologías correspondientes, acceder al conocimiento y utilizarlo productivamente en la actividad profesional y en la vida cotidiana.


Esta nueva realidad hace que el hombre moderno utilice nuevos códigos para comunicarse y adquirir cultura, esto se hace extensivo a la literatura, pues al existir nuevas formas de procesar los textos, novedosas y agradables, con el uso de multimedia, software, bibliotecas virtuales, sitios Web, CD ROM nos precisa que nos adecuemos a las circunstancias existentes.


Al respecto creemos que estamos en un proceso de asimilación y de transición, como sucedió con la pintura, el teatro, el cine, el video, ningún medio sustituyó a otro, en el caso del libro al final del anterior milenio proliferaron toda una serie de teorías apocalípticas que anunciaban su muerte y su sustitución por la novedad que constituyó la versión digital del Quijote y otros títulos, deslumbró a muchos. Opiniones al respecto abundaron algunas en defensa y otras en contra, creemos que ni lo uno ni lo otro es válido, al menos sí tenemos una certeza: de papel o electrónico, "el libro y la lectura no desaparecerá", sencillamente porque como afirmara Jorge Luis Borges "no se ha inventado nada mejor".


Aunque en un intento de promover el patrimonio bibliográfico de manera novedosa y a tono con los tiempos que corren la UNESCO creó la BIBLIOTECA VIRTUAL "Miguel de Cervantes y Saavedra", y que son muchos los títulos con que cuenta ya, en un noble intento de facilitar al hombre actual la lectura, una lectura acorde con los nuevos códigos, en muchos casos se tratan de reproducciones de obras condensadas, que distan mucho del original, aún existen quien prefiere el contacto con los libros de formato tradicional.


Un eslogan de la cadena publicitaria El corte inglés promovía sus libros digitales de esta manera: "Lea más libros que Lope de Vega en poco tiempo", se trata en muchas ocasiones de clásicos de la literatura universal, no es que neguemos el desarrollo , porque sería negar al hombre, pero el influjo de la novedad atrae indefectiblemente, ello va en detrimento de la lectura del libro tradicional, según se plantea en congresos y debates acerca del tema, las TIC, esta creando cierta "pereza intelectual" y se conmina a los creadores de estas novedades a luchar contra la banalidad y la proliferación de la seudo literatura.


Para aprender y apreciar literatura lo esencial es leer, aquí juega un rol importante el orientador o profesor, la labor de este último no es nada superflua, aunque existan bibliotecarios o libreros, no se debe soslayar la labor del docente y también es importante los valores trasmitidos por la familia al respecto, los primeros años de vida son definitorios al menos en los hábitos lectores.


Según la doctora Camila Henríquez Ureña "las personas que sigan estudios literarios organizados bajo la dirección de un buen profesor tienen enormes ventajas sobre aquellos que se ven forzadas a penetrar y moverse en el campo de la literatura enteramente solas…" No se trata de imponer u ofrecer listas de lecturas para algunos imprescindibles, porque esto es un acto completamente personal, la preparación para esa experiencia, la creatividad y pericia con que se ejecuten las instrucciones del guía conducirá al aprendiz a ser un lector consecuente y desarrollará el don de discriminar entre lo valioso y lo superficial.


No se debe olvidar que la literatura no es una ciencia exacta, no es acertado tampoco dar reglas literarias que memorizar y aplicar a todas las obras, porque esto no es válido, por supuesto no se puede desdeñar elementos importantes como la época, ambiente, corrientes literarias y personalidad del autor, además existen tantos tipos de lectores como libros, la sugerencia es válida, pero siempre será eso, sugerencias, además depende la perspectiva y los intereses que muevan al lector.


Claro está esto no se puede dejar al libre albedrío, al menos en el caso de estudiantes, estimular la sensibilidad del estudiante, es labor quizás de artista, para quien lo escuche pueda aspirar de apropiarse de los infinitos valores que puede brindarnos un texto literario.


Enseñar a ordenar, esclarecer, interpretar, orientar, ofrecer el camino para el descubrimiento de un mundo sencillamente sorprendente, en síntesis hacer fecundo y creativo el conocimiento, literario, esto solo se logra con la eficacia de un buen guía, que conduzca por el laberinto del mágico mundo de la lectura La labor de el orientador es de moderación, de mediador, de guía, que con pericia debe ser capaz de socializar el conocimiento y llegar a un consenso general, es por ello necesario retomar las palabras de Paulo Freire al señalar: "El educador es también artista: él rehace el mundo, él redibuja el mundo, repinta el mundo, recanta el mundo, redanza el mundo…."


Una vez más es necesario retomar las palabras de la Doctora Camila Henríquez Ureña al decir "… El único modo de hacer accesible al alumno el arte literario es ponerlo en contacto con las grandes obras.


El que no tiene en libro un amigo seguro y constante a que le inspire esa embriaguez de alma que es necesaria para vivir unos instantes en lo sublime, desconoce una de las más bellas y entrañables experiencia de la vida humana
…"


Guiar al lector, invitarlos a la lectura inteligente, acercarlos a las más notables obras del acervo universal, es hacerlos crecer como seres humanos, pues como dijera José Martí, el más universal de los cubanos "… la literatura es la más bella forma de los pueblos…".


Razones más que sobradas para hacer un alegato por la literatura en un mundo, en un nuevo milenio necesitado cada vez más de la belleza y espiritualidad que ella aporta.



Bibliografía
• Bajtín, Mijaíl. Problemas literarios estéticos .Editorial Arte y ad, La Habana.1986.
• Henríquez Ureña, Camila: Invitación a la lectura. Editorial Félix Varela. La Habana,2005
• Revista Cubana de Educación Superior, Volumen XXIV No1, Universidad de la Habana, 2004.
• Revista Letras Cubanas No.3 Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1987.
• Tabloide Universidad para todos. Curso de Español. Oct.2000.

• Ramonet, Ignacio: Propagandas Silenciosas. Instituto Cubano del Libro, La Habana, 2004.

Autora: Lic. María de los Ángeles Pérez Acanda
maria.perez[arroba]umcc.cu
Localidad: Martí, Matanzas.
Cuba.

Up | Down | Top | Bottom

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...