3 abr. 2010

Guía para superar la ignorancia.

Através del tiempo he aprendido muchas cosas que antes ignoraba, y lo mejor aún de todo esto es que ya no sólo sé, si no que he aprendido a discernir, a crear mi propio criterio, a encontrar la raíz de las cosas. Aún así sigo siendo ignorante en muchas cosas, o en todo quizá, pero lo que sí he estado aprendiendo últimamente es a encontrar lo más cercano a la verdad, el por qué, cómo, cuándo, dónde, algo tan simple pero que muy pocas veces, o casi nunca practicamos.

Los seres humanos, somos muy dados a encontrar explicaciones simples, sin ir más allá de la lógica simple o de lo inexplicable, esto siempre ha sido así, desde que existimos y que comenzamos a buscar un explicación a todo. Las antiguas civilizaciones lo practicaron muy bien, unas mejor que otras, estudiaron, analizaron, observaron, y sobre todo, meditaron antes de emitir juicio alguno.

Hoy es todo lo contrario, hoy sólo vemos, observamos o leemos y emitimos un juicio, juzgamos con todo el peso de nuestros sentimientos negativos, el estrés y dolor que traemos dentro, cualquier lo hace, muy pocos reflexionan. Y es que somos muy dados a buscar culpables sin mirar siquiera dentro nuestro pues no nos queremos hacer responsables de nuestros propios actos.

Dirás, ¿y qué tiene que ver la ignorancia con esto, o con mi superación personal? Tal vez tengas todos los estudios del mundo, todas la carreras habidas y por haber, o quizá tengas tanta vida en tu existencia que poco hay que pueda aprender o conocer.

¿Pero sabías por ejemplo que de nada te puede servir si no sabes aplicar ese conocimiento para beneficio no sólo tuyo, si no de la humanidad, siquiera de tu familia? ó por ejemplo, ¿sabías que el conocimiento es limitado?. Por mucho que hallas estudiado, si no has aprendido a meditar no muy lejos habrás de llegar.

Esto lo escribo por que en nuestra vida diaria hay mucha desinformación, muchas verdades a medias que en realidad son mentiras, y muchas mentiras que hacen parecer la verdad. Vivimos entre dicen por ahí, y dijeron acá.

Los medios masivos como la televisión, la prensa, el radio, etc., influyen sobre nuestras vidas, más en unos que en otros, los que participan en dar la noticia le dan un toque de morbo y prejuicio que hacen que la noticia se desvirtúe y se convierta en novedad, en crítica, en un motivo para desprestigiar, lastimar y ridiculizar al que está envuelto en ella.

Hemos visto muchas historias en la televisión y en otros medios, de las cuales poco se puede rescatar, pero que a muchos les suena a realidad, a actualidad, a la verdad, cuando ni siquiera se han tomado la molestia de, siquiera, dudar un poco: ¿por qué? por qué pasa esto, qué quieren con esto, cual es el propósito, qué hay detrás. Y lo mejor aún, cuando escucho a un “líder de opinión” decir: “el presidente no puede, la violencia se desborda”, me pregunto: ¿cuál violencia, la de una comunidad que dejó de demandar al crimen por qué de alguna u otra forma esta se beneficiaba y no le convenía dejar de obtener ingresos?, ¿ó la de esa misma comunidad que tuvo que pagar los excesos de esa complicidad?. O peor aún, la violencia a la que incita la ignorancia: “levantemos en armas para generar una nueva revolución”, como si la historia nos dice que de esa manera es como se logran los cambios. Y si así fuera, ¿quién sería el líder: el más matón, el más fuerte, el más despiadado?

Los “líderes de opinión” obedecen a sus intereses, no sólo personales, si no de terceros, sea por su propio beneficio o bajo amenazas, influyen con frases tipo apocalípticas y sacuden el dolor de quienes se han visto en una situación desafortunada, contaminan la mente de quienes nada tienen que ver, sacian el morbo de quienes quieren ver derrocado al gobierno y atolondran aún más a los ignorantes, ignorantes de sabiduría, no de conocimiento.

¿Quién nos puede asegurar que ése comentarista o empleado de una empresa que tiene intereses millonarios sobre ciertos temas que desconocemos, paga siquiera impuestos, respeta a los demás, ama al prójimo, es defensor de las leyes, etc., etc.? Sí, vemos las entrevistas y la televisión y resumimos que es toda una persona íntegra. Pero si abres bien tu mente, date cuenta de que sólo critica, casi nunca propone, no tienen capacidad de proponer, de crear, de incentivar el bien común. Son sólo “maquinitas” que obedecen los intereses particulares de una empresa.

El camino para la sabiduría, es la meditación. La sabiduría es infinita gracias a ello, el conocimiento es limitado por que sólo está basado en cierta información proveída de cierta fuente que quizá ni siquiera está segura de lo que vio o aprendió.

Date cuenta entonces de que la información siempre estará limitada, por que así es el conocimiento, incluso este post está limitado por que aún me falta mucho qué aprender y escribir.

Tu deber es informarte, leer, escuchar aquí y allá, siempre de buenas fuentes, y más aún, tu deber está en la meditación: analiza, conéctate con tu interior, ora, llega hasta dónde puedas para encontrar la verdad, sólo de esa forma harás crecer tu intelecto y te darás cuenta de que muchas cosas no te sirven de nada, ni siquiera las noticias o la información que llega desde fuera, pues desde dentro de ti está el motivo para ser o no ser, hacer o deshacer, construir o destruir. El momento en que la meditación sea parte de la toma de tus decisiones, entonces habrás dado un paso tan grande hacia el éxito que no habrá algo que te impida enseñar a los demás a hacer lo mismo, y sólo entonces nuestra mundo podrá ser mejor, libre de ignorancia y lleno de propósitos.

Fuente: http://www.laregionalpv.com/elmejikano/?p=892


No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...