8 nov. 2010

Un dilema que ahora se suscita ¿La Internet entorpece?


Muchos se preguntarán si navegar bastante tiempo en la Internet puede disminuir la capacidad intelectual. Frente al tema existen teóricos y estudiosos que tienen opiniones diferentes.


Para muchos la Internet es el mejor invento del siglo pasado. El hecho de tener al alcance de un ‘clic’ casi cualquier tipo de información que pudo haber llevado me ses hallar en varios cen tros de documentación, es realizar un sueño que sólo existía en la imaginación de unos pocos. El escritor argentino Jorge Luis Borges, por ejemplo, imaginó en un cuento la idea de un universo compuesto de una biblioteca con todos los libros posibles, arbitrariamente ordenados y preexistentes al hombre, una biblioteca donde se pudiera encontrar absolutamente todo. 

Hoy muchas personas no pueden vivir sin co­nectarse a la Red, por lo menos un par de minutos para revisar el correo electrónico, buscar una información o ver lo último que ha pasado en la red social. 

Por supuesto, por el impacto que ha significado su aparición, la Red ya ha sido objeto de múltiples estudios. Unos halagan lo que representa y otros critican la basura que contiene. 

A mediados de este año el investigador estadouni dense Nicholas Carr, pu­blicó un libro llamado ‘The Shallows’, que ha causado gran polémica y dividió opiniones con respecto al efecto pernicioso o no del uso de esta herramienta.

Una de las conclusiones a las que llegó Carr, fue que las personas, gracias a la Internet, han aumentado su capacidad para tomar decisiones rápidas, pero que a cambio han te nido mayor dificultad para centrarse, siendo menos in­trospectivas y con mayores dificultades para perdurar sus posturas en el tiempo. 

Para Carr, la “cacofonía de estímulos” proveniente de la Red, ha aumentado “la lectura insustancial, el pensamiento rápido y distraído y el aprendizaje su­perficial”, en contraste con la era del libro en la que las personas eran anima das a ser contemplativas e imaginativas. Para muchos, es una gran ventaja hacer varias cosas a la vez, como les ocurre a los individuos que nacieron en la era digital, pero este es tudio plantea que esta característica mata muchas capacidades, como la de la reflexión. 

El nudo del asunto 

Y es que este tema no sólo ha preocupado a investiga dores. Madres incluso ven asombradas cómo sus hijos en ocasiones prefieren estar frente a la pantalla de la computadora, ya no buscando lo necesario para su tarea escolar, sino navegando en sitios que ofrecen música, videos o juegos. 

Así lo percibe el profesor de Tecnología e Informática Jesús Aguirre, del Ins­tituto Educativo Maestro Pedro Nel Gómez. Según él, los muy jóvenes son los que menos saben aprovechar bien los beneficios de la Internet. 

“Los muchachos tienen la costumbre de ‘copiar’ y ‘pegar’ y traer la tarea, y uno advierte, a la hora de verlos sustentar, que en realidad han hecho una lectura simple; uno como docente se esfuerza por hacerles comprender que en la Red pueden hallar información muy valiosa para su formación, pero hacen caso omiso”, comenta Aguirre, quien añade que para él, el uso de la Internet no entorpece, aunque piensa que los jóvenes, al utilizarla mal, están expuestos a información superflua que no les servirá de nada en el futuro y mucho menos en sus estudios superiores. 

Según Carr, si bien la Red es una excepcional herramienta para la inves­tigación y el estudio, este beneficio no es gratuito. Como señaló el teórico de la comunicación Marshall McLuhan en los años se senta, los medios de comu­nicación no son canales pasivos de información: éstos suministran la materia para el pensamiento, pero también conforman el proceso del pensamiento. 

“Lo que la Red parece estar haciendo es socavar mi capacidad de concen­tración y contemplación. Mi mente espera ahora captar la información del modo en que la Red la distribuye: en una corrien te departículas en rápido movimiento”, escribió Ni cholas Carr en un artículo titulado ‘¿Está Google es­tupidizándonos?’, publicado en el 2008 en la revista Atlantic. 

Lo cierto es que la Internet en los últimos años ha puesto a disposición nuevas herramientas como el video, el podcast y la animación interactiva, ha ciendola más dinámica. 

El Ministerio de Edu cación no ha sido ajeno a este elemento y promue ve la utilización de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comu nicación, las TIC, con el propósito de que a través de estos nuevos medios, el estudiante pueda ex perimentar el conocimiento de una manera que resultaría imposible utilizando fuentes de referencia tradicionales. 

Contradictor 

Uno de los mayores con tradictores de la hipótesis de Nicholas Carr es el vi­cerrector de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (Unad), Roberto Salazar, estudioso de las teorías de la comunicación. 

Según él, es normal que aparezcan investigadores que buscan la manera de ganar popularidad con pensamiento que van en contra corriente a lo que científicamente no está comprobado. 

Para explicar este fenómeno, Salazar expone que cada vez que aparece un nuevo medio de comunicación, éste termina siendo estigmatizado. En la época de los griegos, cuando se inventó el alfabeto, los pobladores más tradicionalistas vieron en la escritura una amenaza para su costumbre de transmitir el conocimiento a través de la tradición oral. 

Lo mismo pasó con la aparición de la imprenta de Gutenberg. La alta aris­tocracia y los sacerdotes de la época creyeron que con este reproductor co­menzarían a aparecer escritos profanos, además de brindar la oportunidad de que muchas más personas pudieran aprender a leer, a escribir y a conocer infor mación que hasta entonces era de unos pocos. 

Algo parecido pasó con la televisión. Según Salazar, por mucho tiempo este medio de comunicación fue llamado la “caja atontadora”, porque las familias que tenían un televisor en casa terminaban perdiendo costumbres tan placenteras como salir a caminar o realizar deporte. 

“Por supuesto, la Red es una herramienta maravillosa. Entrar a ella no idiotiza, por el contrario te hace más inteligente. Se sabe que allí hay mucha información basura, así que para escoger lo mejor, a la hora de realizar una tarea, tienes que desarro llar conocimiento, en ese sentido, la Internet te desa rrolla la capacidad de poseer juicios de valoración. A los niños les motiva la atención, y se acercan a la solución de problemas”, comenta el vicerrector de la Unad. 

Para concluir, Salazar hace la aclaración que todo en exceso es malo, estar todos los días frente a un computador por horas enteras no es bueno porque termina por distraer la atención. 

“La Internet es sólo una herramienta, la vida también es salir al campo, compartir con los amigos, leer libros, todos esos son verdaderos placeres”, concluye.


Se sabe que muchas personas pasan horas metidos en la Internet sin darse cuenta que fuera de ella también hay todo un mundo por vivir.

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...