クリスマスの足跡ブログパーツ

[PR] 無料で面白タイピング!

29 de abr. de 2011

50 razones para (no)cambiar... en las bibliotecas y en cualquier lugar

Enviado por FirmasInvitadas 

Son razones conocidas y plasmadas en frases que escuchamos con frecuencia. Es raro que en este mundo, alguna vez, no nos hayamos topado con alguna de ellas. Pueden oírse en organizaciones rígidas y burocráticas, sea en instituciones públicas o privadas. En cualquiera.

Quizás, en el momento de leer este post, te esté dando vueltas lo que dijo tu jefe cuando presentaste tu idea o proyecto. O quizás, hayas sido tú mismo quien la haya pronunciado.

El cambio asusta, es lógico, es natural, es humano. En nuestro caso, en nuestra profesión, en nuestras organizaciones, en nuestras bibliotecas, el cambio muchas veces se vincula al mundo de las aplicaciones tecnológicas que transforman, querramos o no, nuestros cómodos espacios. El miedo no está relacionado con la tecnología, sino con las personas, los seres humanos.
Nos preguntamos si las bibliotecas son ámbitos donde más se escuchan este tipo de frases. ¿Las bibliotecas son espacios donde la resistencia al cambio es más grande?. ¿Qué otras razones escuchamos y esgrimen una resitencia al cambio? Quizás debiéramos preguntarnos: ¿cuáles son las razones para cambiar?.
A continuación, compartimos una versión libre en español de "50 reasons not to change":
  1. ¡No pasará!
  2. ¡Es imposible!
  3. ¡Es demasiado ambicioso!
  4. ¡No se puede!
  5. Eso es político y nosotros no hacemos política
  6. ¡Yo no tengo autoridad para hacer eso!
  7. A mi no me corresponde
  8. Nosotros nunca hemos hecho eso antes!
  9. No me dejan
  10. Eso es demasiado lírico
  11. Aún no tenemos consenso
  12. Eso tomará demasiado tiempo
  13. Va en contra de la tradición de este lugar
  14. Me falta ánimo
  15. No hay demasiado tiempo
  16. No es mi trabajo
  17. Nosotros lo hemos intentado antes
  18. Hace más de veinte años que trabajo acá y he visto desplomarse proyectos como los tuyos
  19. Acá simpre se trabaja de esta forma, ¿para qué cambiar?
  20. No tenemos el personal
  21. No se puede hacer
  22. Eso de demasiado político
  23. Es demasiado costoso
  24. No es nuestro problema
  25. Ellos realmente no quieren cambiar
  26. Es muy visionario
  27. Es muy complicado
  28. Estamos bien como estamos
  29. Nadie me preguntó
  30. De eso no entiendo nada...
  31. No estoy seguro que le guste mi jefe...
  32. No tenemos el equipamiento...
  33. Es sólo una moda
  34. Necesito pensar eso
  35. Nosotros no lo tenemos consensuado todavía
  36. ¿Por qué eso me tiene que interesar a mí?
  37. No es mi problema
  38. ¡Nunca pasará!
  39. ¡Es muy radical!
  40. ¡Otro departamento intentó eso!
  41. ¡Es contrario a nuestra política!
  42. Siempre lo hicimos de esta manera...
  43. ¡Ellos son muy cerrados!
  44. ¡Se necesita un comité de estudio!
  45. Tal vez sí, tal vez no...
  46. ¡Es contrario a nuestra tradición!
  47. Estoy a favor, pero...
  48. No hay un(a) orden claro...
  49. Necesitamos pensar más...
  50. No tenemos presupuesto para eso...
Por último, y para enfrentar esa inmovilidad que todos podemos sentir alguna vez, los invitamos a leer o (re)leer la parábola de Spencer Johnson "¿Quién se ha llevado mi queso?" del cual compartimos aquí unos pasajes:
"Haw siguió pensando en lo que podía ganar en lugar de detenerse a pensar en lo que perdía.
Se preguntó por qué siempre le había parecido que un cambio le conduciría a algo peor. Ahora se daba cuenta de que el cambio podía conducir a algo mejor.
"¿Por qué no me di cuenta antes?", se preguntó a sí mismo.
[...]
Ahora se daba cuenta de que era natural que el cambio se produjese continuamente, tanto si uno lo espera como si no. El cambio sólo le sorprende a uno si no lo espera ni cuenta con él.
[...]
Hay que permanecer atento para detectar cuándo empiezan los pequeños cambios y estar así mejor preparado para el gran cambio que puede llegar a producirse.Conocía ahora la necesidad de adaptarse con mayor rapidez, pues si uno no se adapta a tiempo, es muy posible que ya no pueda hacerlo.
Debía admitir que el mayor inhibidor del cambio se encuentra dentro de uno mismo, y que nada puede mejorar mientras no cambie uno mismo."
Si el cambio empieza en uno, entonces la suma de unos y otros será lo que produzca una verdadera y positiva transformación dentro de nuestras organizaciones.
BIBLIOGRAFÍA:

El valor de la biblioteca para la investigación

Por: Ángel Borrego


La revolución digital ha cambiado la relación entre las bibliotecas y los investigadores. Muchos de ellos, especialmente en ciencias experimentales, ya no visitan físicamente la biblioteca y se da la paradoja de que cuanto mayor es el esfuerzo por facilitar el acceso a la información digital, más invisibles se vuelven los servicios bibliotecarios a ojos de los usuarios .
El informe encargado por Research Information Network (RIN) y Research Libraries UK (RLUK) que reseñamos analiza el valor de la biblioteca para los investigadores universitarios en el Reino Unido. Metodológicamente, el estudio tiene una doble base: una parte cuantitativa que intenta correlacionar las características de 67 bibliotecas universitarias británicas con los resultados de investigación de las universidades de las que dependen-una estrategia que se reveló poco efectiva dada la escasez de datos disponibles-y un análisis cualitativo de una serie de entrevistas a investigadores y bibliotecarios de 9 de estas universidades. Como resultado del trabajo, los autores sintetizan en un decálogo la contribución de la biblioteca a la actividad investigadora de la universidad:
  1. Las bibliotecas ayudan a las universidades a captar y retener a los mejores investigadores: en un contexto en el que las universidades compiten para atraer a los mejores investigadores, el prestigio de la institución es un factor clave. Y la biblioteca contribuye-a través de sus fondos y de sus edificios-a incrementar este prestigio. Sin embargo, el estudio también pone de manifiesto que a menudo los investigadores consideran que la biblioteca no gestiona adecuadamente sus colecciones de investigación, ya sea porque no están bien catalogadas, ya sea porque se ubican en espacios poco adecuados.
  2. Las bibliotecas ayudan a los investigadores a obtener recursos: muchas de las bibliotecas analizadas ofrecen apoyo a los investigadores en la elaboración de propuestas de proyectos realizando revisiones bibliográficas, verificando los datos aportados en las propuestas, asesorando en la gestión de los datos recogidos en la investigación, etc. Sin embargo, estos servicios suelen ofrecerse en respuesta a peticiones de los investigadores sin una actitud proactiva que habría que desarrollar.
  3. Las bibliotecas promocionan la explotación de nuevas tecnologías y de nuevos modelos de comunicación científica: las bibliotecas forman los investigadores en el uso de herramientas para mantenerse al día, los muestran el funcionamiento de nuevos dispositivos, les asesoran en el uso de las redes sociales para la investigación, los orientan en cuestiones de propiedad intelectual, los ayudan a gestionar referencias bibliográficas, etc.
  4. Los depósitos incrementan la visibilidad de la institución: en muchas universidades el catalizador que ha activado una nueva orientación en la biblioteca hacia la consecución de los objetivos institucionales en el ámbito de la investigación ha sido la gestión del repositorio institucional. La mayor parte de los gestores universitarios perciben la puesta en marcha y el mantenimiento de los depósitos, que suelen estar en manos de la biblioteca, como un éxito y son conscientes de que se ha convertido en una infraestructura básica para la institución. Este hecho ha incrementado la visibilidad y el prestigio de la biblioteca en la universidad. Además, la biblioteca no sólo contribuye a llenar el depósito de contenidos, sino que forma a los investigadores en la comprensión de las políticas de las instituciones que financian la investigación y los hace conscientes de sus obligaciones con respecto al acceso abierto a los resultados de la investigación.
  5. Las bibliotecas contribuyen a las iniciativas institucionales: la biblioteca colabora para una mejor gestión de la información relacionada con los proyectos de investigación, forma a los investigadores predoctorales en alfabetización informacional, ayuda a la universidad a interpretar y exponer sus resultados de investigación en procesos de evaluación externos, guía a los autores para maximizar el impacto y visibilidad de sus publicaciones, etc.
  6. Los bibliotecarios especializados trabajan en colaboración con los investigadores: cada vez más abandonan su papel exclusivo de gestores de la colección para convertirse en asesores incrustados en los departamentos donde ofrecen asesoramiento en la revisión de bibliografía, en la preparación de manuscritos o en la formación en búsqueda de información.
  7. La conexión con los investigadores realza el valor de los servicios bibliotecarios: la mayor parte de las bibliotecas intenta obtener retroalimentación de los investigadores para adaptar sus productos y servicios y reducir la brecha que ha provocado la generalización del acceso en línea a la información. Cuando la biblioteca se impregna de esta cultura de servicio, el esfuerzo es reconocido por los investigadores y los gestores universitarios.
  8. Las bibliotecas dedican espacios a los investigadores: algunas bibliotecas dedican espacios diferenciados a los investigadores que lo necesiten, ya sea porque no tienen otro lugar donde trabajar (por ejemplo, los becarios predoctorales) ya sea porque trabajan con materiales que no pueden salir de la biblioteca.
  9. El acceso inmediato a contenidos de calidad es clave para la investigación: de hecho, este es el valor principal que los investigadores asignan a la biblioteca. Y en tiempos de estrecheces económicas las bibliotecas tienen que innovar para ofrecer mejores servicios con menos recursos-revisando los niveles de uso de las suscripciones electrónicas, usando servicios de suministro de documentos para algunos nichos muy especializados, explotando las opciones de acceso abierto, etc.
  10. Las bibliotecas son la manifestación física de los valores de la universidad: quizá la más profunda, pero a la vez la más escurridiza, de las contribuciones de la biblioteca es ofrecer una manifestación física de los valores de creación, preservación y transmisión del conocimiento que representa la universidad.
Pero el valor de la biblioteca universitaria no termina en su papel de apoyo a la investigación. Según nos adelantan los autores del texto, el grupo CIBER está trabajando en otro informe complementario a éste que abordará el análisis del valor de la biblioteca para la formación.

27 de abr. de 2011

Cómo leer un best seller


¿Qué es un best seller? Usted y yo lo sabemos. Con los años hemos hojeado algunos, aunque por lo general leamos, o prefiramos leer, cosas más edificantes. Harold Robbins no es nuestro autor de cabecera. El argumentum ad populum de que más es mejor no nos mueve ni un pelo. Aunque no siempre lo digamos, creemos que más, de hecho, es peor. Sabemos que esa opinión tiene el mismo rigor lógico que su opuesto, es decir: cero. Pero no estamos hablando de lógica; estamos hablando de que somos lectores serios, más serios que los lectores de best sellers. Supongamos, ahora, que estamos en 1980. Supongamos que nos interesa la Edad Media. Al pasar por una librería, descubrimos una novela de un respetable profesor italiano sobre unos asesinatos que tienen lugar en una abadía benedictina del siglo XIV. Muy bien escrita, llena de citas en latín, diálogos teológicos y diagramas a primera vista bastante oscuros, la obra nos intriga por su densidad. Digamos que tenemos ganas de leer algo difícil, intelectualmente estimulante; mientras nos dirigimos a la caja, hasta pensamos que, la próxima vez que veamos a X, un amigo que siempre se jacta de sus «arduas» lecturas, le mencionaremos el libro para demostrarle que no nos quedamos atrás. Unos segundos después compramos El nombre de la rosa, como lo harán, de entonces a esta parte, quince millones de personas en todo el mundo.

Lo anterior es, por supuesto, una caricatura, pero la pregunta inicial parece ahora más difícil de contestar. Si pensábamos que el best seller era un tipo particular de libro, nos equivocamos. Si le atribuíamos determinado valor estético, vimos que no era necesariamente así. Si lo considerábamos parte de una cultura totalmente ajena, establecimos puntos de contacto con ella. Una manera de reaccionar sería renegar de la novela, como hizo más de un crítico ante la creciente popularidad de Umberto Eco. Pero podríamos también ampliar la definición de best seller, con la esperanza de refinar nuestra comprensión del fenómeno. La primera constatación será obviamente económica (y tautológica): el best seller es un libro que vende. Un economista quizá nos dé una versión más florida, como que es un libro que crea el incentivo de que cierto número de personas lo compre; pero en esencia es lo mismo. Como dice Stephen King: «A Grisham, Clancy, Crichton y a mí [...] nos pagan sumas descomunales de dinero porque vendemos una cantidad descomunal de libros a un público descomunalmente grande». Lo interesante viene ahora. ¿Por qué Grisham, Clancy, Crichton, King (y Eco)? ¿Por qué que algunos libros crean ese incentivo y otros no? ¿Cuál sería la correlación entre ventas y rasgos estéticos? ¿Existe realmente? ¿Puede llegarse a una explicación textual del best seller?

Una respuesta satisfactoria tendría que bosquejar la estética común de, por ejemplo, El nombre de la rosa y Misery, a riesgo de dar una definición de una generalidad tal que no se explicara, en rigor, nada (como en la «definición» de novela de E. M. Forster: «una narración en prosa de más de setenta mil palabras»). Tal es el desafío que enfrenta David Viñas Piquer en El enigma best-seller, un inmenso estudio que plantea el problema en términos de géneros literarios. Viñas observa, correctamente, que «ningún conjunto de rasgos genéricos distintivos comparece con absoluta evidencia en el momento de intentar una definición del supuesto género best seller». El gótico, el policial, la novela romántica, son géneros altamente codificados; el best seller no presupone códigos. Pero lo cierto es que se habla, en la prensa y en la calle, del «género best seller». Esta discrepancia entre marcas textuales y percepciones de lectura le preocupa a Viñas. «Tenemos un problema y habrá que buscar alguna solución», escribe. La que se le ocurre es tan ingeniosa como abstracta: «El best seller sólo puede ser considerado un género literario si es visto como un fenómeno de genericidad puramente analógica. [...] O sea –comenta el autor– que la teoría literaria acaba de hacer acto de presencia». Ah, la teoría. ¿Qué haríamos sin ella?.

25 de abr. de 2011

¿Deja su trabajo? Llévese sus datos con usted



Por: Robert Strohmeyer

 Nada dura para siempre, y en el siglo 21, el empleo no está garantizado para la mayoría de personas. Sin embargo, lo que puede tener permanencia es nuestro rastro digital: el conjunto de datos que constituye el verdadero centro de nuestra vida profesional. En este artículo se explica cómo proteger la integridad de sus datos de negocio más valiosos a medida que hace la transición de un empleo a otro, o cuando pasa a ser desempleado.

Por ejemplo, recientemente dejé mi cómodo empleo a tiempo completo en una determinada publicación tecnológica muy conocida. Esta es la séptima vez que he dado el salto en los últimos 15 años, y estoy muy bien. En ese tiempo, he aprendido que no es la oficina, el escritorio, la computadora, la dirección de correo electrónico, la tarjeta de presentación, el título, o incluso la compañía lo que lo hace -en el sentido profesional- a usted. Estas cosas son solo la utilería y el telón de fondo en la etapa actual de su carrera, y es probable que cambien con frecuencia al igual que su vida laboral.

Las cosas que conforman su identidad real tienden a ser mucho más nebulosas y etéreas: Como profesional, su identidad está mucho más vinculada a activos intangibles tales como la lista de contactos, su presencia en los medios sociales, los compromisos que realiza a través de correo electrónico, y la estima de sus compañeros. En su mayor parte, la construye por su cuenta. Son los componentes de su marca personal -y cuando se mueve de un trabajo a otro a través de los años, tendrá que llevarlos con usted.

Hay varias maneras de vincular su vida digital a medida que avanza en su carrera. Elegir el mejor método depende en gran medida de cómo evalúa su situación actual. Si no tiene prisa en dejar su actual trabajo temporal, lo más probable es que obtenga el mayor beneficio de la sección "Siempre partiendohacia el final de este artículo. Si se está preparando para dar aviso o si siente que los despidos se dirigen hacia usted, asegúrese de leer la sección "Transición suave". Y si está a minutos de ser sacado del edificio escoltado por un par de policías, pase rápidamente a Su bote salvavidas digital.

Su bote salvavidas digital
A veces el cambio viene rápidamente a nuestras vidas. Una ronda de despidos repentinos en un viernes por la tarde puede poner patas arriba el día, arruinar su fin de semana, y descarrilar su carrera si no está preparado. Para los nuevos desempleados, la depresión severa es un peligro real que puede significar la diferencia entre volver a meterse rápidamente en el juego o quedarse en cuclillas en un charco de la autocompasión durante meses. 


Una buena manera de mantener su actitud positiva, es siendo capaz de darse cuenta de los activos digitales esenciales que pueden ayudarle a avanzar en su carrera. Estos son: sus contactos, e-mails importantes y archivos recientes de trabajo.



Si escucha rumores de próximos despidos, puede que no tenga mucho tiempo que perder. Se sabe que muchas empresas bloquean las computadoras, congelan las cuentas de correo electrónico y revocan los minutos de acceso a la red antes de anunciar los despidos, en un intento de prevenir las fugas de datos. En lugar de preocuparse en que será uno de los desafortunados que está a punto de ser arrojado por la borda, simplemente asuma lo peor y comience a preparar su bote salvavidas digital para que lo lleve a la orilla.
Para sacar su bote salvavidas fuera del edificio, necesitará un medio de transporte. La solución más simple es una unidad de almacenamiento portátil USB o tarjeta SD, pero un teléfono inteligente o servicio de almacenamiento en la nube también puede funcionar. Tenga en cuenta, sin embargo, que mover varios archivos de gran tamaño a un servicio de nube puede tardar mucho tiempo. Mientras que una unidad de almacenamiento portátil puede ser sospechosa y llamar atención no deseada sobre lo que está haciendo -incluso si está en el ascendente y ascendente. Un teléfono inteligente (si lo tiene y si nadie se opone a que lo lleve al edificio) es una excelente opción. Piense rápido, mida las opciones de almacenamiento, y actúe con decisión.
Cree una carpeta en el escritorio y nómbrela como "bote salvavidas" (o cualquier otra cosa, en realidad, no importa).
Lo primero que debe tomar es la lista de contactos, que normalmente está en la aplicación de correo electrónico. Si usted usa Outlook, Lotus Notes, o un servicio de correo electrónico en la nube como Gmail, puede exportar su lista de contactos como un archivo CSV que cualquier otro cliente de correo electrónico o aplicación de libreta de direcciones puede leer. Outlook CSV es la opción más soportada. Exporte el archivo a su carpeta de Bote salvavidas.
Mientras está en su cliente de correo electrónico, levante todos los mensajes importantes de los últimos proyectos que pueden ser prometedores para un trabajo futuro. Lo que debe buscar aquí son las señales de oportunidades de negocio, no la información de propiedad que pertenece a su empresa. Por ejemplo, si recientemente colaboró con una agencia externa que pueda necesitar sus servicios en el futuro, deseará mantener los mensajes relevantes de correo electrónico a mano después de salir por la puerta. Ábralos y reenvíelos a su dirección personal. Alternativamente, puede exportar los mensajes a su carpeta de Bote salvavidas, e importarlas a su propio cliente de correo electrónico cuando llegue a casa.
Por último, tome todos los archivos que pueda necesitar, tales como los proyectos recientes de trabajos en curso, los ejemplos de su mejor trabajo, y los contratos repetitivos que se pueden utilizar como referencia si va a iniciar un negocio propio. En caso de duda, y si el tiempo y la capacidad de almacenamiento lo permiten, tome todo el contenido de la carpeta Documentos y arrástrelos a su carpeta salvavidas.

Una vez que haya recopilado todo lo que necesita de su disco duro (o desde el servidor), copie la carpeta Bote salvavidas en su dispositivo de almacenamiento extraíble, expúlselo, y deslícelo en su bolsillo. Ahora, mientras todos los demás en la oficina están entrando en pánico, usted por lo menos tiene la tranquilidad de saber que está listo para salir por la puerta si el martillo cae sobre usted.
Vale la pena tomarse un momento para señalar la importancia de respetar los derechos intelectuales de propiedad de su empresa a medida que va reuniendo los archivos que se llevará. Sin duda tiene derecho a llevarse sus contactos y algunas piezas de correspondencia con usted como referencia, pero puede llenarse de problemas si saca datos propietarios fuera de la compañía. Libérese de cualquier elemento que pudiera interpretarse como un secreto de la compañía, como las guías de los productos o planes estratégicos de marketing. Intentar quemar a su reciente ex empleador comercializando la información privilegiada es una buena forma de socavar su propia credibilidad profesional y torpedear las posibilidades para tener una recuperación rápida y relativamente indolora. Esto también lo puede poner frente a desafíos legales que probablemente no está preparado para resistir.
Transición suaveSi sabe de antemano que va a dejar la empresa en un futuro próximo, ya sea porque se lo han notificado antes de un despido regular o porque está negociando su renuncia, puede hacer que la transición sea más fácil al trasladar sus activos digitales con antelación.
Además de reunir poco a poco todos los archivos, los contactos y comunicaciones clave que desee llevar con usted para futuras referencias, puede configurar para una transición suave al mover sus archivos y comunicaciones fuera de la infraestructura de la empresa y sobre los recursos que controla. Ya sea que su salida sea en los próximos días o semanas, es probable que quiera mantener abiertas las líneas de comunicación mientras hace el cambio. Considere la adopción de servicios cloud para las llamadas telefónicas y el correo electrónico.
Una forma fácil de mantener que sus contactos lo sigan llamando directamente una vez que el teléfono de su escritorio ha sido reasignado a su sucesor es dejar de usarlo de manera temprana, como cambiarse a algo como Google Voice o su teléfono celular para llamadas personales en los últimos días de su empleo. La ventaja de Google Voice es que se puede configurar para que suene en cualquier teléfono que desee, por lo que aún lo podrá utilizar en su escritorio hasta el último minuto, y luego volver a configurarlo para que suene su teléfono celular o el teléfono de su casa.
Asegúrese de actualizar el número de su teléfono en su firma de correo electrónico desde el principio, de modo que sus contactos tienen un registro de ello antes de que usted se vaya.

Del mismo modo, puede reenviar su correo de la empresa automáticamente a una cuenta personal de Gmail y configurar Gmail para poder enviar mensajes utilizando su dirección de negocios. De esta manera, tendrá todos los mensajes recientes de negocio en su cuenta de Gmail, y no tendrá que escarbar para juntar los mensajes importantes.
Utilice un servicio de nube como Dropbox para almacenar sus documentos, para que se sincronicen automáticamente con sus otras PC y la nube. Al salir de la empresa, quite Dropbox de la PC de la compañía para evitar que cualquier persona de forma remota pueda acceder a su cuenta de Dropbox después de que se haya ido.
Para simplificar aún más su salida, considere la posibilidad de retirarse con anticipación de la PC de la compañía y lleve su propia laptop al trabajo. Si puede trabajar de manera autosuficiente desde su propia computadora portátil durante algunas semanas antes de terminar su mandato, sabrá que está listo para irse.
Siempre partiendoEn mi opinión, la fugacidad y el cambio constante caracterizan la mano de obra moderna. Ahora importa que tan leal le sea usted a su empleador, las probabilidades de que permanezca en un empleo por más de un par de años es muy baja. Así que aun cuando le da a su equipo todo lo que tiene, es razonable tener en cuenta que, tarde o temprano, estará saliendo de nuevo por esa puerta. Aceptando este hecho como una realidad esencial de la vida laboral, en lugar de verlo como una eventualidad a evitar, es probable que reduzca el estrés relacionado con el trabajo, lo alienta a prepararse para los cambios inevitables en su carrera, y aumenta su productividad a lo largo del camino.
Como he señalado anteriormente, los servicios cloud y de teléfono como Google Voice y Skype hacen que sea fácil tomar posesión de las comunicaciones de su teléfono, aunque continúe trabajando en la oficina de su empleador. Durante los últimos años, he usado Google Voice como mi línea de teléfono principal para las empresas. Puse ese número en mis tarjetas de mi negocio y en mi firma de correo electrónico, y todos mis contactos lo tienen. Ni siquiera me preocupé en memorizar el número de mi línea en la oficina, porque nadie la usa. Ahora que he dejado la empresa, las llamadas siguen llegando sin interrupción, y yo llevo el negocio como de costumbre sin poner a mis contactos en apuros por tener que cambiar mi número en sus listas de contactos.
Además de mitigar mi transición fuera del trabajo, Google Voice me ha hecho más accesible a mis contactos haciendo sonar mi teléfono móvil y el teléfono de escritorio al mismo tiempo, y enviándome la transcripción de mensajes de correo de voz. Así que todos ganamos.

Durante mi estadía en mi último trabajo, rara vez accedí el cliente de correo de la empresa. En su lugar, envié todos los mensajes a mi cuenta de Gmail y he trabajado desde ahí. Todavía tengo todos los mensajes y contactos archivados en mi cuenta, y puedo acceder a ellos en cualquier momento.
Por último, rara vez almacené algo en los servidores de la empresa o en mi escritorio del negocio. En cambio, he usado Dropbox de principio a fin.
En última instancia, para mí, el paso fue increíblemente suave, gracias a unos cuantos servicios cloud gratuitos. Espero que estos sencillos consejos le ayuden a hacer que su transición hacia el próximo trabajo sea lo menos dolorosa posible.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...