6 mar. 2012

Medios de comunicación y política


La salud de un sistema democrático tiene en la calidad de sus medios de comunicación uno de sus principales indicadores. Los medios de comunicación, como sistema, son intermediarioscruciales  entre los ciudadanos y los partidos políticos–recogen sus programas, sus propuestas, trasmiten sus iniciativas – , entre las instituciones y los ciudadanos– los gestores públicos comunican sus políticas a través de los medios, la ciudadanía también los utiliza para canalizar sus demandas – y hasta intermedia entre la propia ciudadanía – entre los actores de la sociedad civil – . Incluso, ahora que los medios también hacen encuestas, los medios se convierten tanto en intermediario como en el origen.
Sin embargo, los medios de comunicación en un sistema democrático tienen más funciones a parte de ser mensajeros;  también ejercen (o deberían ejercer) de fiscalizadores del poder (lo que en algunos sitios implica jugarse la vida). Hacen visible la corrupción y el incumplimiento de los compromisos de nuestros gobernantes para que llegue a conocimiento de la opinión pública. Gracias a esto los ciudadanos para que esta pueda formarse una opinión y saber si debería o no votarlos en las próximas elecciones. Aunque aquí casi no tenemos en otros diarios internacionales existe la figura del “controller”, periodista/ experto centrado en exclusiva en ver si los partidos cumplen su programa.
Pero los medios también son actores políticos y disponen de importantes poderes en lo que los teóricos de la comunicación han denominado como agenda-setting (fijar la agenda). Los medios actúan como un filtro que ordena y estructura la información, luego son ellos mismos los encargados de (intentar) delimitar sobre qué temas se habla.  Otra de sus capacidades es el que se llama framing, lo que viene a ser el encuadre de la noticia o la perspectiva que se le da. Ante el suceso o la declaración del político ¿Esto algo positivo o negativo? ¿Cómo hay que procesar la información? ¿Quién es el responsable? El encuadre se hace muchas veces a través de los titulares, las imágenes… de una manera más sutil o más descarada.
En el caso de España el sistema de medios de comunicación se suele calificar como un caso depluralismo polarizado. Se le califica como pluralista porque casi todas las ideologías y grupos políticos tienen medios preferentes con una (relativa) variedad de enfoques y puntos de vista. Ahora bien, el sistema también se caracteriza por estar polarizado ya que hay una importante segmentación de las audiencias e ideologías en términos de medios. La izquierda se informa por determinadas vías, la derecha por las propias, etc…
En nuestro país apenas hay medios (privados) transversales que ofrezcan enfoques equilibrados de la noticia. Además, el periodismo en España se caracteriza por ser muy opinático y tendente al tertulianismo, donde las opiniones de expertos suelen quedar en un segundo plano frente a la de periodistas (siempre los mismos en todos los medios) que acentúan la polarización ideológica frente a una aproximación más aséptica al fenómeno.
Obviamente, todo esto tiene implicaciones. Primero que la intermediación se estanca y los medios actúan más como una vía de “refuerzo” de aproximaciones ideológicas que de introducción de nuevos “inputs” para formarse una opinión propia. Y segundo, problemas de control. Los medios solo vigilan a los gobiernos/ partidos rivales, lo que quizá no sea malo desde la perspectiva sistémica, pero básicamente“blinda” frente a los errores de los gobiernos que son afectos.
Los medios de comunicación son empresas y obran en consecuencia (no deberíamos olvidarlo) pero tienen una particular responsabilidad social. A mi lo que más me preocupa de nuestro sistema de medios es que reproduce muchos de los peores parámetros de sectarismo de nuestro sistema político, del que muchas veces se nutre o al que muchas veces, antes que moderar, extrema.
Yo invito al lector a que pluralice cuanto más pueda sus fuentes de información y opinión. Algo que, ahora que tiene acceso a Internet, puede ser tan fácil como circular por tres o cuatro medios digitales de diferentes tendencias. Quizá entre tanto marasmo informativo pueda usted formarse una idea auónoma de lo que ocurre, porque si algo le urge a nuestro país es gente con opinión propia.
PD: Aquí una fantástica campaña de “The Guardian” sobre el periodismo abierto.
Nota: Si bien este artículo es referente a España es aplicable a cualquier país latinoamericano.


No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...