3 ago. 2012

Plagios literarios: los casos más famosos


Los plagios más famosos de la literatura reciente es un tema espinoso, nos metemos en camisa de once varas, lo sabemos, porque a veces no es fácil diferenciar el plagio del homenaje, la intertextualidad o la burda copia… Pero la noticia sobre el plagio del que Guillermo Sheridan acusó recientemente a Sealtiel Alatriste nos hizo despertar las ganas de recordar los casos más importantes de los últimos años.


Dice la RAE, que plagiar es copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias. El delito de plagio atenta contra los derechos fundamentales que dimanan de la creación de una obra. El plagio lesiona las facultades morales del autor sobre su creación, al tiempo que perjudica también los derechos de explotación. Del mismo modo, el delito de plagio atenta contra el interés público en sus diversas facetas en la medida en que la obra plagiada, por no ser original, engaña al consumidor con la suplantación se pierde el vínculo que existe entre el verdadero autor y el fruto de su espíritu creador. 
Respecto a esos casos de plagios literarios más recientes, hemos recogido los siguientes:

Los plagios de Alfredo Bryce Echenique


El escritor peruano Alfredo Brye Echenique fue acusado en 2008 de haber plagiado 16 artículos periodísticos de medios como La Vanguardia, El periódico de Extremadura o la revista literaria Jano. Bryce Echenique fue encontrado culpable por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual peruano, con una sanción de más de 20.000 dólares. El autor se defendió esgrimiendo que el plagio es una forma de halago, para más tarde confesar su culpa, pero entretejiendo su acción con una compleja trama de conspiraciones fujimoristas y errores informáticos cometidos por su secretaria.


El plagio de Camilo José Cela



Sobre la novela de Camilo José Cela La cruz de San Andrés, que ganó el premio Planeta en 1994, sobrevuela la sospecha de plagio. La escritora Carmen Formoso denunció que la obra de Cela se parecía demasiado a la suya, Carmen, Carmela, Carmiña, que también concursó para ese premio, y el caso está aún en tribunales. Como Cela murió en el 2002, el único acusado en el caso es el consejero delegado del grupo editorial Planeta, José Manuel Lara Bosch, en tanto que responsable de la difusión de la novela.

La parte acusadora argumenta que la editorial proporcionó el original a Cela. En 2009, la jueza que instruye el caso declaró que existían indicios de delitos contra Lara, con dos argumentos: que Formoso presentó su obra el 2 de mayo y Cela el 30 de junio, el último día de plazo, y el contenido del informe pericial elaborado por Luis Izquierdo, catedrático de Literatura española de la Universidad de Barcelona, en el que se concluye que la obra de Cela es un supuesto de transformación, al menos parcial, de la obra original.


El plagio de Carlos Fuentes


El mexicano Carlos Fuentes recibió la acusación de plagio en 1995 por parte del también escritor Víctor Celorio. Según este, pueden encontrarse en Diana o la cazadora solitaria (1994) unas 110 coincidencias textuales y varios personajes excesivamente similares a los de la obra de Celorio El unicornio azul, de 1985, difundida en una tirada reducida a costa del propio autor. Finalmente un juez federal desechó el caso y dio la razón a Carlos Fuentes y a la editorial Alfaguara.


El plagio de José Saramago



El escritor y periodista mexicano Teófilo Huerta Moreno acusó a José Saramago deplagio, implicando en el caso a Sealtiel Alatriste, al que parecen perseguir las acusaciones de practicar la copia. Huerta Moreno aseguró que Alatriste, por entonces director de Alfaguara México, le había hecho llegar a José Saramago su relato “¡Últimas noticias!”, y este se había inspirado en él para Las intermitencias de la muerte. El caso quedó abierto, pero el nobel portugués declaró que no vio y ni siquiera tocó con la punta de los dedos el cuento del reclamante, y que si dos autores tratan el tema de la ausencia de la muerte, resulta inevitable que las situaciones se repitan en el relato y que las fórmulas en que las mismas se expresen tengan alguna semejanza.

El plagio de la traducción de Manuel Vázquez Montalbán



Vázquez Montalbán fue condenado en 1990 a pagar tres millones de pesetas, en concepto de perjuicio moral, al profesor de la Universidad de Murcia, Ángel Luis Pujante, por plagio en la traducción que éste había realizado de la obra de Shakespeare Julio César, nada menos. Lo que descubrió el plagio fue el descuido en borrar las pistas: en la traducción de Vázquez Montalbán se reproducían las mismas omisiones que en la de Pujante. El caso sentó jurisprudencia en los derechos de los traductores sobre sus textos.

El plagio de Ana Rosa Quintana



La popular presentadora de televisión Ana Rosa Quintana se lanzó al mundo de la narrativa en el año 2000 con un título que acabó siendo premonitorio: Sabor a hiel, publicado por Planeta. La acusación de plagio, párrafos y páginas enteras copiados de tres libros (a saber: Mujeres de ojos grandes, de Ángeles Mastretta; El pájaro canta hasta morir, de Colleen MacCullough y Álbum de familia, de Danielle Steele), era irrebatible. Ana Rosa Quintana envió una carta a los medios de comunicación pidiendo disculpas a los muchos lectores de su novela; Sabor a hiel vendió 100.000 ejemplares. El tema de los “negros” literarios se puso de moda, al conocerse que tras la redacción del libro se encontraba David Rojo, periodista y excuñado de Quintana.

Paradójicamente, en las páginas de agradecimientos del libro se podían leer estas palabras de la presentadora, refiriéndose a David Rojo: Gracias por las incontables horas que hemos trabajado en esta novela, por su meticulosa investigación y por todas las locuras que hemos quitado a la versión final del libro.

El plagio de Jorge Bucay



De las 270 páginas de Shimriti, del escritor argentino Jorge Bucay, 60 fueron copiadas casi textualmente de La sabiduría recobrada, de la filósofa española Mónica Cavallé. Así lo hizo saber ella y Bucay reconoció la copia en su revista Mente Sana: Un error absolutamente involuntario permitió que los textos de la profesora Mónica Cavallé fueran incluidos en Shimriti sin la correspondiente y merecida mención de su fuente, declaró Bucay. Todo quiso solucionarse por un simple error de entrecomillado, pero habría que plantearse hasta qué punto pertenece a un autor un texto con tantísima “participación” de otro…


Los plagios de Lucía Etxebarria



Ya no sufro por amor (2005), de Lucía Etxebarria, contenía párrafos enteros del artículo "Dependencia emocional y violencia doméstica", publicado por el psicólogo Jorge Castelló en 2004 en Psicocentro. Etxebarria, fiel a su estilo, no dudó en declarar que esperaba que el escándalo ayudase a aumentar las ventas de su libro. Finalmente la disputa se solucionó por acuerdo económico (3.000 €) y el envío de un comunicado de la autora en el que reconocía un uso inadecuado de los materiales ajenos.


Pero no fue esta la única vez que se acusó a Lucía Etxebarria de plagio. Años antes, en 2001, la revista Interviú acusó a la autora de plagiar versos del poeta Antonio Colinas en su libro Estación de Infierno. Colinas quiso evitar polémicas:Sabía de la admiración de esta autora hacia mi obra, pero nunca hubiera pensado que se iba a materializar así. No pienso tampoco entrar en polémicas, declaró. La Justicia dio la razón a Interviú. En palabras del juez, “la revista dio información veraz, es decir, que la actora en el pleito judicial, Lucía Etxebarria, plagió a Don Antonio Colinas, prevaleciendo así la libertad de información (derecho de toda una colectividad) sobre el derecho individual del honor”.

El plagio de Agustín Fernández-Mallo



El pasado mes de octubre dimos a conocer que El Hacedor (de Borges), Remakehabía sido retirado de las librerías, por petición de la viuda de Jorge Luis Borges, María Kodama. Aunque a Fernández-Mallo no se le acusó de plagio, sino de insertar materiales protegidos por derechos de autor (El hacedor, de Jorge Luis Borges) dentro de una obra original, sin contar con el debido consentimiento de su propietaria, recuperó el eterno debate sobre el plagio y la intertextualidad.

El caso sigue abierto, pero lo cierto es que la novela de Agustín Fernández-Mallo ya no está en las librerías.

4 comentarios :

SLeo dijo...

Yann Martel, ganador del Booker Prize merece estar en este listado, por la novela The life of Py, que plagió del brasileño Moacyr Scliar:

http://www.nytimes.com/2002/11/06/books/tiger-in-a-lifeboat-panther-in-a-lifeboat-a-furor-over-a-novel.html?pagewanted=all&src=pm

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/8-365-2002-11-14.html

Alejandro dijo...

A veces es bueno que los escritores nos preguntemos en que consiste un plagio. Después de tanta literatura, creo que cualquier acto de escritura termina siendo un plagio de una u otra forma. Ya está todo inventando y muchas veces uno plagia sin darse cuenta. Tiene una idea muy parecida a la de otro y que ya han llevado a la practica otras personas.

ferzvladimir dijo...

El padre de los plagios es carlos martin perez que ha plagiado de todos los libros dde robert grenne. Cada vez que lanza un libro, no hay anecdota que no transcriba de las 48 leyes del poder.

http://ferzvladimir.blogspot.com/2012/09/la-sabiduria-secreta-de-martincito.html

Anónimo dijo...

No tenía la menor idea del verdadero significado del plagio, sin embargo me queda claro que por mínimo que sea este no deja de tener la misma importancia. Me queda el aprendizaje aplicándolo en mis tareas, y en un futuro ¿por que no? en alguna literatura hecha por mi.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...