27/6/2012

Los adolescentes, maestros en el arte de esconder sus hábitos online

Un estudio de McAfee confirma lo que muchos padres sospechaban: los chicos saben más que ellos sobre cómo esconder sus actividades cuando están conectados,





La firma de seguridad informática McAfee (hoy parte de Intel) publicó un estudio en el que analiza la conducta de los adolescentes estadounidenses cuando están conectados.
Según la compañía, que encuestó a 2000 chicos y sus padres, la mitad de éstos cree saber lo que sus hijos hacen online, mientras que el 70% de los adolescentes dice haber encontrado alternativas para esconder sus hábitos digitales.
Entre ellos está el borrar el historial del navegador para esconder qué páginas visitan, minimizar el navegador cuando un padre entra en la habitación, borrar mensajes de chat o videos, usar una computadora sobre la que los padres no tienen control (como la de un amigo o un locutorio), privilegiar un celular para ciertas charlas o actividades, modificar el perfil de Facebook para limitar las visibilidad de las publicaciones a ciertos contactos -excluyendo a los padres- o manteniendo dos perfiles online: uno para padres y otro para los amigos.
En promedio, según McAfee, los chicos estadounidenses pasan 5 horas online por día, mientras que los mismos padres encuestados creían que lo hacían sólo tres horas; el promedio para América latina es mayor .
Recomendamos leer la columna de Ariel Torres reseñando el libro Los adolescentes y las redes sociales , de Roxana Morduchowicz.
En ese país el método de acceso a las redes sociales para los chicos todavía sigue siendo, en su mayoría, a través de la laptop o la PC antes que el teléfono móvil ( que en la Argentina está teniendo un crecimiento muy grande ).
El estudio marca a Facebook y Twitter como los más populares entre los adolescentes en Estados Unidos; y en esa red social, según los adolescentes encuestados, es a donde se ha mudado el bullying (el hostigamiento entre chicos, también presente en nuestro país , lo mismo que el grooming ); el 62% admitió haber visto alguna forma de acoso digital, y el 23% ser víctima de él, mientras que sólo el 10% de los padres cree que sus hijos alguna vez pudieron ser maltratados desde esa red social.
Según la firma, un 12% de los chicos consideró que encontrarse cara-a-cara con alguien que conocían sólo online no era peligroso; el 21% de los adolescentes publica fotos en las redes sociales; de ese grupo, un 7,5% lo hace con poca ropa y un 4%, borrachos. Y mientras el 12% de los padres cree que los chicos miran pornografía online, un tercio de los adolescentes afirmó haber buscado ese tipo de contenido en forma intencional, mientras el 43% dijo hacerlo al menos una vez por semana.
En el sitio de la compañía está disponible un PDF para descargar con más detalles de la encuesta (en inglés)..

Los lectores de libros digitales leen más que los otros en las bibliotecas norteamericanas



Los usuarios de bibliotecas norteamericanas que toman en préstamo libros electrónicos afirman haber leído un promedio de 29 libros en el último año, en comparación con los lectores que no solicitan eBooks en préstamo, que leen una media de 23 libros, según revela un nuevo informe de Pew Internet Research.
El estudio Libraries, patrons, and e-books [Bibliotecas, usuarios y libros electrónicos], elaborado por el Pew Internet & American Life Project del Pew Research Center, fue realizado entre los meses de noviembre y diciembre de 2011 con encuestas a 2.986 estadounidenses mayores de 16 años. Está centrado en la lectura y el uso de las bibliotecas públicas en Estados Unidos, con especial atención a los aspectos relacionados con el préstamo de libros electrónicos.
Uno de los datos significativos que recoge el informe es que de los usuarios que utilizan el servicio de préstamo de libros electrónicos el 32 por ciento cree que la selección de estos materiales es buena; el 18 por ciento opina que es ‘muy buena’; el 16 por ciento afirma que es ‘excelente’; el 23 por ciento dice que es ‘suficiente’; el 4 por ciento considera que es ‘pobre’ y el 8 por ciento no sabe cómo calificar la selección, según informa la periodista Dianna Dilworth en un artículo publicado en GalleyCat.
Asimismo, el informe revela que a pesar de que más de las tres cuartas partes de las bibliotecas públicas de Estados Unidos ya ofrecen el servicio de préstamo de libros electrónicos, sólo el 12 por ciento de los usuarios estadounidenses utilizaron este servicio durante el 2011. Según se desprende del estudio, el 62 por ciento de los estadounidenses encuestados no sabe si su biblioteca presta libros electrónicos; el 22 por ciento afirma conocer la existencia de un servicio de préstamo de eBooks, mientras que el 14 por ciento declara saber que su biblioteca no dispone de un servicio de préstamo de libros electrónicos.
Por otra parte, la investigación también muestra que los usuarios que utilizan el préstamo bibliotecario de libros electrónicos leyeron un promedio de 29 libros al año, tanto adquiridos como prestados, mientras que aquellos que sólo compran libros electrónicos leyeron de media 23 libros. Esto significa que las bibliotecas públicas de Estados Unidos prestan a sus usuarios un promedio de 5 libros electrónicos al año.
Respecto de las dificultades asociadas al préstamo de libros electrónicos, el estudio destaca como más significativos los siguientes aspectos:
  • El 56 por ciento de los usurarios que utiliza el servicio de préstamo de libros electrónicos afirma que la biblioteca no permite la descarga del libro.
  • El 52 por ciento de los usuarios revela que tiene que entrar en una lista de espera para poder obtener el libro.
  • El 18 por ciento indica que los archivos de los eBooks que quieren obtener en préstamo no son compatibles con sus dispositivos.
Por otra parte, en el estudio también se aprecia que el 46 por ciento de los estadounidenses que actualmente toma en préstamo libros electrónicos de las bibliotecas, probablemente solicitará el préstamo de un dispositivo eReader.

23/6/2012

Cómo decorar con estanterías y bibliotecas


Por: Mafe Molinari    


¿Cuántas veces te has preguntado cuál es el secreto de los profesionales para decorar las bibliotecas o estanterías? Esas composiciones perfectas de formas, tamaños y colores podrás conseguirlas tú también siguiendo estos consejos básicos.
1. Exhibir las pasiones
Si no sabes que poner en las estanterías bibliotecas o consolas primero considera que es lo que más amas, tus intereses, y hobbies pueden ser una buena forma de decorar sin gastar dinero en comprar accesorios. Utiliza colecciones de platos, pelotas de béisbol, miniaturas, o enmarca los dibujos de los niños o recuerdos de viajes que hayas hecho.

2.  Agrupar
Unifica la estantería agrupando los objetos por tema, color textura o forma. Agrupa cosas que se parezcan para crear un impacto visual. Por ejemplo un grupo de jarrones blancos o floreros blancos quedan perfectos sobre un mueble de madera oscura, lo mismo con cajas pintadas o esferas de adorno, si no son del mismo color puedes unificarlas dándole una pintadita con pintura en spray, las cajas o latas de caramelos o chocolates también pueden utilizarse si las pintas.

3. Si es grande, mejor
Los adornos pequeños sueltos en una estantería no lucen bien, es mejor que utilices objetos grandes que puedan verse desde lejos, los objetos pequeños como caracoles marinos, carritos de colección, fotos antiguas etc., puedes ponerlos en cilindros de vidrio o frascos reciclados de salsas o mayonesa.
4. Olvidarse de la simetría
Cuando decores lograrás más impacto agrupando objetos en números impares, 3, 5, 7 ubicándolos un poco corridos del centro de la estantería, en vez de simetría lo que buscamos es balance aún si tienes 2 objetos idénticos ponlos en diagonal nunca en la misma línea.
5. El gran "no"
El gran no en la decoración de estanterías es alinear los objetos de una misma altura. Lo mejor es que mezcles diferentes alturas, asegurándote de tener objetos altos bajos y medianos.
6. Apilar libros
Los libros siempre son los salvadores en la decoración de estanterías, y se pueden conseguir a precios muy bajos en las ventas. Los libros son elementales en la decoración de estanterías no solo por el color y la textura sino porque ayudan a "levantar" objetos, puedes usarlos como plataformas para exhibir y darle protagonismo a un accesorio muy especial si los apilas en forma horizontal, también puedes lograr este efecto usando cajas o hasta los pedestales para pasteles y tortas.
Un pie de foto - ThinkstockphotosCortesía: Mafe Molinari
7. Agregar brillo
Vidrio, cristal plata o metal hacen que las estanterías brillen literalmente. Si ubicas espejos en el fondo de la estantería o si tienes vajilla de plata o plateada en cambio de tenerla guardada en un gabinete es mejor que la muestres ya sea agrupada (colección) o de forma individual. Cuando las combinas con elementos más rústicos lucen extraordinarias.

8. Profundidad
La profundidad al decorar estanterías es uno de los mayores retos en decoración.
Esto lo logras creando diferentes capas de objetos comenzando por el fondo de la estantería puedes usar cuadros, espejos, bandejas y platos estos objetos deben ser los mas grandes del grupo, luego en la siguiente línea ubicarás los medianos y en el borde mas cerca a tí los pequeños que pueden estar como dijimos sobre libros o cajas.

9. Iluminación
Ya sea con una pequeña lámpara ubicada en la estantería o con luces que ya vengan con el mueble, la luz es importante para destacar la decoración ya que resaltará los objetos y lograrás juegos de luces y sombras.

Importante: Sigue el estilo de tu hogar si es minimalista, no recargues con accesorios y mantén estas reglas pero con menos objetos.
Si acomodas los libros por color crearás más impacto que si lo haces por altura.
Los "Vignettes" están muy de moda, es una manera de decorar en la que creas diferentes composiciones sobre una mesa pequeña o consola y la renuevas cada vez que quieres por ejemplo diferentes temporadas, fiestas y celebraciones; son ideales para quien tiene muchos accesorios u objetos.

La biblioteca verde



Cuando parece que estamos dejando la biblioteca 2.0 como algo atrasado y hay que ir pensando en la 3.0 o la que venga, hay un punto que aún está en desarrollo y que va a marcar nuestro futuro: la biblioteca verde.
También podréis encontrarla como biblioteca sostenible o biblioteca ecológica, aunque en este caso se confunde con las bibliotecas especializadas en ecología.

¿Qué hace que una biblioteca sea verde? Sí, la pintura, claro, pero no estamos hablando de eso. Se trata de que el impacto sobre el entorno sea mínimo y, a poder ser, positivo. Algunas medidas que ya se están tomando incluyen el autoabastecimiento energético, el uso mínimo de recursos (agua, electricidad, papel) e incluso añadir vegetación a los edificios. En Estados Unidos se aplica el sistema de puntuación Leadership in Energy and Environmental Design (LEED). Éste establece varias categorías según lo sostenible del edificio: certificado (26 puntos), plata (33), oro (39), y platino (52 o más). Además, claro, de suspenso.

Este sistema mide cuatro factores: impacto del edificio (cercanía a otros servicios, acceso en transporte público, facilidades a discapacitados…), ahorro de agua y energía (sistemas de climatización, ventanas, consumo eléctrico de los ordenadores y otros equipos, paneles solares en los tejados…), materiales constructivos (reciclados y reciclables) y calidad del aire
Algunos proyectos que ya existen con el certificado LEED:


Seattle Central Library

Diseñada por Rem Koolhaas. Aprovecha el agua de lluvia para riego y está acristalada para conservar el calor. Está construida con materiales obtenidos en la zona y todos los escombros de la obra fueron reciclados. Más, aquí: SPL’s green strategies

Biblioteca Nacional de Singapur

Obra de Ken Yeang, dispone de filtros solares para que la luz no dañe los materiales y sea a la vez cómoda para los usuarios.

Biblioteca Pública de Minneapolis

Su tejado es un jardín de 1,724 m². Aprovecha la lluvia como agua de riego y mantiene el interior fresco.

Anythink Brighton

Presume, con razón, de eliminar cientos de miles de toneladas de dióxido de carbono al año. Además, tiene un sistema fotovoltaico que genera un tercio de la energía que requiere para funcionar. Estiman que esto supone un ahorro de 30 mil dólares al año.
En Europa también existen proyectos en este sentido. En Leipzig se construyó esta biblioteca utilizando cajas de cervezas y aprovechando la fachada de un almacén abandonado.
La Biblioteca Central de Cardiff  tiene un tejado de hierba, elimina CO2 y dispone de una pequeña patrulla de halcones que evitan que otros pájaros arruinen sus jardines.
En España una de las pioneras ha sido la biblioteca de la Universidad de Burgos. En esta presentación podéis ver todas las medidas que han tomado.
Por su parte, la biblioteca de la Universidad Carlos III colabora con la Unidad de Medio Ambiente de la Universidad para formular y gestionar su política verde.
La Biblioteca de la Universidad de Oviedo promueve la adopción de una serie de medidas para favorecer las buenas prácticas en materia de sostenibilidad y medio ambiente, como instalar bombillas de bajo consumo, reutilización de papel, etc.
Todos estos proyectos no son, o no deberían ser, una moda pasajera, sino un modelo al que debemos tratar de aproximarnos. Las ventajas de una biblioteca verde no son solamente para su entorno: afectan a sus trabajadores y usuarios, además de que suponen un importante ahorro económico a no muy largo plazo.
¿Conocéis otros ejemplos?
Javier Pavía
Servicio de Web

22/6/2012

Las 5 grandes mentiras sobre las redes sociales

Por: Antonio Cambronero



No es cierto que con Internet no se pueda fijar la atención, se tenga menos tiempo para pensar y el estar informado sea tan solo una sensación. No solo es falsa esa forma de ver la Red, y cómo afecta a la educación y a la cultura de la gente, sino que, muy al contrario, los blogs primero (hace ya más de 10 años) y las redes sociales en la actualidad, proporcionan el entorno ideal para hacer progresar a la humanidad. Me molesta (y me aburre) la insistencia, en los medios de comunicación tradicionales, por demonizar Internet. Y para contrarrestarlo un poco en este post de Weblog Magazine vamos a ver las grandes cinco mentiras sobre las redes sociales.

1. Las redes sociales no son reales. Es uno de los mitos más extendidos en la sociedad. Sin embargo, el mundo virtual de las redes sociales es tan real como el no-virtual. No es físico pero cualquier acción en una red social tiene implicaciones en el mundo físico. Realmente, 
Internet no es otro planeta. Lo explica perfectamenteJosé Luis Orihuela, tan clarividente como es habitual.

2. Las redes sociales son difíciles. Otra de las mentiras que hay que abolir es aquella que asegura queInternet es complicado, que como mucho es solo para nativos digitales. Hoy en día, las herramientas a disposición de los usuarios (niños, jóvenes y seniors) son intuitivas y fáciles de utilizar. Las exclamaciones del tipo "¡ah, Twitter, sí eso de los chicos!" demuestra tan solo desconocimiento. Aunque parezca que el nivel de uso de Internet en la sociedad es alto, aún hay mucho que enseñar todavía pero, ni mucho menos, es difícil.

3. Las redes sociales son peligrosas. La seguridad y la privacidad en Internet es uno de los aspectos que hay que cuidar al máximo. Pero si partimos de la base de que el mundo virtual es tan real como el físico, su peligrosidad no es ni más ni menos que la que existe en éste. Del mismo modo que se enseña a los niños a mirar a ambos lados de la calle antes de cruzarla, hay que educarles en el uso sensato y seguro de las redes sociales. 
4. Las redes sociales son adictivas. Las herramientas en sí no causan adicción. Nadie es adicto a una llave inglesa pero sí puede existir alguien adicto a apretar tuercas. No es lo mismo. Un ludópata lo será seguramente con o sin Internet y todo en exceso puede provocar problemas. En general, las redes sociales no fomentan el aislamiento y la incomunicación sino todo lo contrario. Lo que si puedo afirmar con toda seguridad es que el ser humano es adicto a la comunicación ;) . 

5. Las redes sociales son aburridas. Y finalmente, si escuchas a alguien decir que Internet no es divertido no hagas caso. Es lo más divertido, apasionante y motivador que se ha inventado. 

Dejamos fuera de este medio-decálogo muchos aspectos de las redes sociales y de Internet. Lo mejor es que pruebes y experimentes. No te sientas obligado a usar Facebook ni Twitter por moda. Emplea las herramientas si verdaderamente las encuentras útiles. Pero no tengas miedo a subir una foto o a opinar. Abre un blog y cuenta lo que quieras. Iníciate en Twitter y cuéntale al mundo lo que haces. Tu cerebro no se va atrofiar ni nada parecido. Al contrario, ante tí se abrirá un mundo infinito de posibilidades. Y el límite es tu imaginación. 







18/6/2012

Para tener privacidad en Internet, borre sus huellas


Por:  Kate Murphy

Es probablemente imposible limitar del todo nuestras actividades online, pero podemos tomar medidas para asegurarnos una mayor privacidad. Lo difícil es encontrar el equilibrio justo entre costo y comodidad.




Es indudable que hay hackers dando vueltas en los puntos más neurálgicos de la wi-fi. No obstante, para los expertos en seguridad y los defensores de la privacidad, más preocupantes son los proveedores de servicios de Internet, los operadores de motores de búsqueda, los proveedores de correo electrónico y los administradores de sitios Web. Y si una sola entidad lleva a cabo más de una tarea, como Google, Yahoo, Facebook y AOL, pueden emparejar fácilmente nuestros correos electrónicos con nuestro historial de navegación, así como también averiguar nuestra ubicación e identificar los dispositivos que utilizamos para conectarnos.

"Lo peor de todo es que venden esta intrusión sumamente repulsiva como una gran bendición para nuestra vida porque pueden personalizar los servicios según nuestras necesidades", dijo Paul Ohm, profesor de la facultad de Derecho de la Universidad de Colorado en Boulder, que se especializa en privacidad de la información y delitos informáticos. "Pero ¿la mayoría de la gente quiere ceder tanto? No".

Él aconseja desconectarse de sitios como Google y Facebook lo más rápido que sea prácticamente posible y no utilizar el mismo proveedor para funciones múltiples. "Si una persona busca en Google, lo mejor es que no use Gmail como correo electrónico", dijo.

Le convendría considerar servicios gratuitos menos conocidos como HushMail, RiseUp y Zoho, que promocionan políticas sin intromisión. O se puede crear un servidor de correo propio. Es una opción no sólo para los paranoicos, según Sam Harrelson, profesor de escuela media en Ashville, North Carolina, que empezó a usar su propio servidor de correo este año usando un OS X Server con un costo de US$ 49,99 y software SpamSieve por US$ 30 para eliminar el correo basura.

"El tema de las políticas de privacidad y lo que nos depara el futuro respecto de nuestras huellas digitales me resulta especialmente interesante y pertinente, ya que trabajo con chicos de 13 y 14 años que recién empiezan a lidiar con servicios como Gmail y todas las aplicaciones de Google, además de Facebook, Instagram, y juegos sociales", dijo. "Yo no tengo nada para ocultar, pero me genera incomodidad todo lo que estamos cediendo".

De todos modos, aun teniendo servidor de correo propio, Google tendrá los correos que usted intercambie con amigos o colegas con cuentas de Gmail, dijo Peter Eckersley de la Electronic Frontier Foundation, un grupo activista en materia de derechos digitales de San Francisco. "Uno está menos expuesto", dijo. "Pero no se puede escapar totalmente".

Otra táctica de protección consiste en usar el motor de búsqueda DuckDuckGo, que se distingue con su política de "¡No rastreamos ni filtramos!" (A esta práctica se la denomina "bubbling" y se realiza sobre la base del historial de búsqueda).

Los expertos en seguridad recomiendan activar el "modo privado" en el navegador. Esto garantiza que se borren las cookies de rastreo al cerrar el navegador, limpiando el historial.

Sin embargo, ese modo privado no oculta la dirección del protocolo de Internet, que identifica nuestro punto de acceso a Internet, probablemente permitiendo a los sitios Web saber quiénes somos, dónde estamos y cuándo y durante cuánto tiempo vimos sus páginas.

Proteger la dirección I.P. es posible conectándose a lo que se llama una red privada virtual, o V.P.N., como las que ofrecen WiTopia, PrivateVPN y StrongVPN. Estos servicios, cuyos precios varían de 40 a 90 dólares anuales, dirigen nuestro torrente de datos a lo que se llama un servidor sustituto, donde éstos son despojados de la dirección I.P.

antes de ser enviados a su destino.

También está Tor, un servicio gratuito con 36 millones de usuarios. Tor codifica datos y los hace rebotar en una serie de servidores sustitutos para que ninguna entidad sepa el origen de la información. La única desventaja es que, por esos rebotes, es muy lento.

"Las empresas como Google están creando unas bases de datos enormes usando nuestra información personal", dijo Paul Hill, consultor principal de SystemExperts, una compañía especializada en seguridad de redes en Sudbury, Massachusetts. "Podrán tener las mejores de las intenciones en este momento, pero quién sabe cómo serán dentro de 20 años, y para entonces, será muy tarde para volver atrás".

10 cosas que no sabías sobre la llegada a la Luna




A propósito de la documentación en los archivos de la NASA para escribir de Rocket Men (editado en 2009), Craig Nelson descubrió algunos datos que probablemente la mayoría de gente desconoce acerca del alunizaje del Apolo 11, uno de los momentos más trascendentales del siglo XX:
1. Los cohetes del Apolo llevaban suficiente combustible como para lanzar partículas de hasta 45 kg de peso a una distancia de 4,8 km, así que, por si todo explotaba en el despegue, los invitados VIPfueron acomodados a una distancia prudencial de 5,6 km de la rampa de lanzamiento.
2. Los ordenadores de a bordo tenían menos capacidad de procesamiento que un moderno teléfono móvil.
3. Los efectos de la defecación y de la micción en gravedad cero no fueron tomados con suficiente consideración, y uno de los astronautas tuvo que trabajar con antidiarreicos para evitar los efectos desagradables.
4. Al separarse el módulo lunar del Apolo 11, la cabina estaba totalmente despresurizada, originando un estallido de gas equivalente al del tapón de una botella de champán, que desplazó el módulo a 6,4 km del objetivo previsto.
5. Neil Armstrong, el piloto, casi se quedó son combustible al alunizar, y muchos temieron que se estrellara.
6. Luego, Armstrong tuvo que dar un salto de un metro de altura desde la escalerilla del módulo hasta la superficie. La razón fue que su aterrizaje había sido tan suave que los amortiguadores no se habían comprimido.
7. Cuando Buzz Aldrin se unió a Armstrong en la superficie, tuvo mucho cuidado de no cerrar la escotilla del módulo: no había manija exterior para luego abrirla de nuevo.
8. La tarea más dura de todas en la superficie lunar fue nada menos que plantar la bandera americana. A pesar de que los estudios sugerían que el suelo de la Luna era blando, se dieron cuenta de que bajo una fina capa de polvo había roca dura. Finalmente consiguieron clavar el asta para que pudiera realizarse la transmisión, pero por los pelos.
9. La bandera había sido fabricada por Sears, pero la NASA se negó a reconocerlo.
10. La cámara de aire interna de los trajes espaciales, así como los chips ROM del ordenador de a bordo, fueron confeccionados a mano por equipos de mujeres mayores.




http://www.xatakaciencia.com/astronomia/10-cosas-que-no-sabias-sobre-la-llegada-a-la-luna

Cuando la tecnología nos enferma

Por: Débora Slotnisky


No es una epidemia, pero los casos de tecnoestrés están en aumento. Mal de la era digital y de las conexiones omnipresentes, se manifiesta como ansiedad, nerviosismo, fatiga y hasta adicción. Cómo detectar el problema y evitar un uso abusivo de gadgets e Internet



nadie sorprende ver a personas que están todo el día con el teléfono en la mano como si fuese una extensión de sus cuerpos. Hay quienes no apagan sus equipos ni siquiera en el cine o en las salas de internación médica, donde están expresamente prohibidos. También hay casos de personas que pasan largas horas frente a la computadora, sin poder dejar de chequear y actualizar las redes sociales.
Bien es cierto que el avance tecnológico facilita en muchos aspectos la vida de los usuarios, pero la relación persona-aparato puede volverse patológica.
Aunque no hay estudios científicos que den cuenta de la prevalencia del tecnoestrés en la sociedad, una investigación reciente de Intel en varios países del mundo detectó que el 40% de los usuarios permanece 24 horas, siete días a la semana, conectado a sus dispositivos, mientras que 8 de cada 10 duermen con su celular al lado. Los profesionales consultados por La Nacion consideran que, sin que sea una epidemia, una proporción significativa de la población puede estar aquejada por estos males de nuestros tiempos. De hecho coinciden en que las consultas por este tipo de casos están en aumento: "Me ha sucedido de estar atendiendo a un paciente al que le suena el celular; éste pide disculpas, pero responde a la llamada dándole prioridad por sobre el diálogo que está manteniendo conmigo acerca de su salud. Tras finalizar la conversación, el paciente apaga el celular, pero en cuestión de segundos, otro teléfono en uno de sus bolsillos empieza a sonar", ejemplifica el Dr. Daniel López Rosetti, que preside la comisión directiva de la Asociación Argentina de Medicina del Estrés (Sames), para describir el caso típico de un paciente tecnoadicto.
 
Consejo: no verificar el correo laboral durante los fines de semana. Foto: Corbis
El término tecnoestrés comenzó a oírse en los años 70, entendido como la sobrecarga de información que puede alterar a las personas. Durante la última década, y a medida que las tecnologías se fueron haciendo cada vez más masivas y de uso más cotidiano, este concepto comenzó a utilizarse con más frecuencia.
"De todos modos, aún no está clasificada como enfermedad dentro del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSMV-IV), que contiene una clasificación y proporciona descripciones claras de las categorías, con el fin de que los clínicos y los investigadores de las ciencias de la salud puedan encuadrar, estudiar, intercambiar información y tratar los trastornos. Esto es así porque lleva muchos años modificar la clasificación de las patologías. En psiquiatría las últimas actualizaciones fueron hace unos 15 años. De todos modos es esperable que en el próximo DMS-V se incluya al tecnoestrés", especula el Dr. Juan Manuel Bulacio, psiquiatra y presidente de la Fundación Iccap, Instituto de Ciencias Cognitivas Aplicadas.
 
Síntoma: no poder despegarse de los equipos y las relaciones virtuales es un signo de que algo está andando mal. Foto: Corbis
Signos y síntomas
El tecnoestrés puede manifestarse de diversas maneras: tecnoansiedad, que es la tensión derivada por el uso extremo de las tecnologías y que se revela, por ejemplo, en la necesidad imperiosa de responder un mensaje de manera inmediata más allá del contexto y de que la respuesta no sea de carácter urgente. Es también un estado de nerviosismo que, precisamente, desencadena la falta de conexión.
Por otra parte está la tecnofilia, que puede plasmarse en un deseo desmedido por adquirir el último gadget lanzado al mercado.
Está también la tecnofatiga, que se caracteriza por un estado de cansancio mental y físico, agotamiento cognitivo, trastornos visuales, cefaleas y dolores musculares (principalmente tensión de cuello y espalda), derivado del uso excesivo de las tecnologías. Y a pesar de este agotamiento, la persona no consigue desconectarse.
Otro cuadro está dado por la tecnoadicción, que tiene que ver con la necesidad desmedida de usar la tecnología en cualquier momento y lugar, hasta tal punto que la vida real de la persona se ve alterada por la preponderancia de las relaciones virtuales.
 
Dr. Daniel López Rosetti, de la Asociación Argentina de Medicina del Estrés. Foto: Patricio Pidal / AFV
"La tecnoadicción, tal como cualquier otra adicción, es una enfermedad física y psicoemocional que tiene que ver con la dependencia de una cosa, en este caso la tecnología. Está representada por deseos que consumen los pensamientos y comportamientos, que es el síndrome de abstinencia del adicto, y éstos actúan en aquellas actividades diseñadas para conseguir la sensación o el efecto deseado o para comprometerse en la actividad deseada, que se encuentra en el mismo plano de otras adicciones como el alcoholismo o la drogadicción", sostiene López Rosetti.
Si bien no hay estudios científicos que indiquen qué tipo de persona es más susceptible a padecer tecnoestrés, los expertos explican que nadie está exento. Salvador M. Guinjoan, miembro de la carrera del investigador clínico del Conicet, profesor regular adjunto de Salud Mental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y psiquiatra de Fleni, dice que los mayores de 40 son muy propensas ya que no han crecido con estas tecnologías, por lo que les puede costar más hacer una correcta adaptación.
"Por otra parte, dado que las mujeres tienen en general una predisposición más social, y utilizan más el lenguaje, tienen una mejor adaptación a las nuevas tecnologías. Por este motivo, los hombres son quienes más posibilidades tienen de sufrir tecnoestrés, aunque a la hora de la consulta, las mujeres son las que más se acercan al consultorio", asegura.
Mirta Laham, doctora en psicología clínica del Instituto de Psicocardiología, comenta que las personas que tienen menos de 40 años también tienen probabilidades de padecer problemas con la tecnología: "Se trata de individuos que manejan computadoras con mucha facilidad y se comunican mayormente por las redes sociales hasta tal punto que sus relaciones interpersonales se vuelven más virtuales que reales, hecho que los hace susceptibles a caer en el uso abusivo y descontrolado".
Alarmas
De las patologías mencionadas, los entrevistados dicen que la mayoría de las consultas tiene que ver con la dificultad que manifiestan las personas para poder desconectarse de sus aparatos. "Definitivamente, si las relaciones interpersonales de un individuo se concretan principalmente a través de la tecnología estamos ante un indicio importante, ya que la mayor parte de las comunicaciones debe darse de manera directa", sostiene López Rosetti.
Según los expertos, los primeros síntomas de que algo anda mal son la pérdida de autoconfianza, problemas en el rendimiento laboral y conflictos en las relaciones interpersonales. A su vez, esto acelera el sistema simpático, y como explica Laham: "Ocasiona ansiedad, irritabilidad, problemas de memoria, concentración, depresión, frustración e ira, sensación de vulnerabilidad y hasta el síndrome de piernas inquietas. Así se va degradando la salud, propiciando el desarrollo de gastritis, úlceras, problemas dermatológicos, insomnio, hipertensión, hasta llegar al evento coronario", asegura.
 
Salvador M. Guinjoan, del Conicet, la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y de Fleni. Foto: Patricio Pidal / AFV
"Uno de los síntomas más fuertes es la ansiedad. De todos modos, la ansiedad dentro de la salud mental es un fenómeno muy general y poco específico, comparable con la fiebre", explica el profesional de Fleni, y agrega que según su experiencia, más del 50% de las consultas generales por patologías vinculadas con ansiedad tienen que ver por la imposibilidad de las personas a desconectarse de la tecnología.
Guinjoan dice que el usuario debe empezar a preocuparse por su vinculación con los dispositivos cuando, por ejemplo, la prioridad pasa por los mensajes que está recibiendo en el teléfono y no por el diálogo que está manteniendo con un par en ese momento. "Otra señal es cuando la misma persona empieza a preocuparse por no poder desconectarse y siente un vacío cuando se olvida el teléfono", explica este profesional, que ha decidido no tener celular.
"Las individuos deberían estar atentos a indicios como contar con computadoras hogareñas siempre encendidas o celulares que nunca se apagan por las dudas ", ejemplifica Laham.
Pedir ayuda
Los expertos afirman que el tratamiento para las personas con tecnoestrés depende de si la manifestación se da a través de adicción, ansiedad o depresión. Sea cual fuere, no hay una receta para todos los casos, sino que el tratamiento apropiado debe ser implementado dependiendo de las características propias de cada individuo.
En líneas generales, al tecnoansioso se lo puede tratar como si fuese un caso clásico de trastorno de ansiedad. En tanto, al tecnoadicto se lo atiende como un problema de adicción, se trabaja el día a día. "He tratado a varios pacientes con tecnoadicción. Por ejemplo, uno, de 19 años, fue traído al consultorio por sus padres ya que estaba largas horas frente la computadora y no podía apartarse de ella, hasta tal punto que se quedaba dormido sentado junto a la PC. Esta persona estaba teniendo problemas en las relaciones familiares y bajo rendimiento educativo, pero con un tratamiento psicoterapéutico pudo superar esta situación. Hoy es un adicto recuperado y, como tal, debe ser extremadamente prudente en el uso que hace de la tecnología", describe Bulacio.
El tecnoestrés ocasiona sintomatología en distintas partes del cuerpo. "El 60% de los episodios cardiovasculares está ligado a lo que pasa en la oficina. La persona con factores de riesgo, como tabaquismo, colesterol e hipertensión, comparte muchas características de personalidad con los que padecen tecnoestrés. Esas personas con tendencia a desarrollar algún problema cardíaco suelen tener un estado de mayor irritabilidad que el resto, son muy ansiosas y caen en arrebatos de ira y frustración", explica Laham.
 
Mirta Laham, doctora en psicología clínica del Instituto de Psicocardiología. Foto: Patricia Pidal / AFV
Las personas que creen estar padeciendo tecnoestrés en cualquiera de sus variantes deberían consultar a un médico clínico. "Si es un buen profesional, al escuchar al paciente podrá percibir que está ante un cuadro de depresión o ansiedad, y lo derivará al psicólogo o psiquiatra", observa Guinjoan, y recomienda a las personas tener en cuenta si padecen alteraciones en el sueño, el humor, el carácter o la concentración, entre otras, y si estas alteraciones se vinculan con el uso de los equipos tecnológicos.
El profesional de Fleni opina que los cardiólogos y gastroenterólogos reciben muchísimas consultas por síntomas como taquicardia, palpitaciones o úlcera, que en realidad tienen que ver con cuestiones psicológicas, por lo que realizan la derivación correspondiente. En tanto, López Rosetti aconseja iniciar siempre la consulta con el médico clínico: "Muchos especialistas ven a los pacientes desde la óptica de su especialidad, por eso lo mejor es ir al médico clínico, que observa al individuo en su integridad, para luego derivarlo al especialista que corresponda".
Consejos
Para aprender a surfear la tecnología sin necesidad de hundirse, López Rosetti recomienda: "Establecer los propios límites en forma consciente. Pensar qué herramientas le alcanzan a uno para su tarea y utilizar sólo esas. La eficiencia no debe enfermar".
Un buen comienzo puede ser desconectar los alertas de recepción de e-mails durante los fines de semana o apagar el teléfono por las noches, para no estar pendiente del equipo.
Ese sondeo de Intel también determinó que el 20% de los usuarios prefiere perder la cartera que el teléfono, mientras que 43% cree que su dispositivo refleja su personalidad. Asimismo, la mitad de las personas que usan smartphones asegura que su vida social sería insatisfactoria sin su equipo.
Aunque parezca obvio, no está de más recordar que el objetivo es, siempre, ser usuarios de la tecnología y no sus esclavos.

SOY TECNOADICTO

 
Foto: Ilustración: Simón Chávez
"Reconozco que soy un adicto a la tecnología", admite Valentín en diálogo con La Nacion. Este soltero de 31 años es propietario de un decena de dispositivos tecnológicos de último modelo, entre ellos, las notebooks MacBook Pro y MacBook Air que se compró casi en simultáneo. Recientemente le robaron su celular (un iPhone 4) y aprovechó la oportunidad para comprarse dos días más tarde el iPhone 4S, el último lanzamiento de Apple.
"Tengo más de 10.000 dólares invertidos en equipos. Me da placer probarlos, testearlos y ver cómo funcionan los nuevos productos. Por lo general, luego los vendo, así no tengo que desembolsar tanto dinero para comprarme el modelo que acaba de presentarse en el mercado", dice Valentín, que además tiene por rutina seguir por Internet los eventos de lanzamientos mundiales de equipos, leer varios blogs sobre tecnología y dejar comentarios en los artículos publicados.
En la casa de este joven hay equipos para todos los gustos. Actualmente tiene tres cámaras de fotos, muchísimos accesorios para estas cámaras y otros chiches, como teclados, ratones, auriculares inalámbricos y hasta un objetivo que compró por Internet en una fábrica de Bielorrusia que los produce artesanalmente.
"Me gusta que mi entorno me pida consejos a la hora de comprar un equipo. Mis amigos me dicen: Cuando vendas algo, acordate de mí", se ríe, aunque reconoce que este fanatismo por las últimas tecnologías le ha traído problemas en sus relaciones de pareja. "Mis novias me han dicho que soy freekie, y mi mamá también me cuestionaba esta actitud, hasta que se acostumbró."

DIXIT

  • "Las personas mayores de 40 son más propensas ya que no han crecido con estas tecnologías y entonces les cuesta más hacer una correcta adaptación a estas innovaciones".Salvador M. Guinjoan, del Conicet, la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y de Fleni
  • "Los menores de 40 años manejan computadoras con mucha facilidad y se comunican mayormente por las redes sociales, hasta tal punto que sus relaciones interpersonales pueden volverse más virtuales que reales, hecho que las hace susceptibles a caer en el uso abusivo y descontrolado". Mirta Laham, doctora en psicología clínica del Instituto de Psicocardiología
  • "Me ha sucedido de estar atendiendo a un paciente que le suena el celular. Este pide disculpas, pero responde la llamada dándole prioridad por sobre el diálogo que está manteniendo conmigo acerca de su salud". Dr. Daniel López Rosetti, de la Asociación Argentina de Medicina del Estrés
  • "He tratado a varios pacientes por tecnoadicción. Por ejemplo, uno, de 19 años, fue traído al consultorio por sus padres ya que estaba largas horas frente a la computadora y no podía apartarse de ella, hasta tal punto que se quedaba dormido sentado junto a la PC". Dr. Juan Manuel Bulacio, del Instituto de Ciencias Cognitivas Aplicadas
.




http://www.lanacion.com.ar/1478029-cuando-la-tecnologia-nos-enferma

14/6/2012

DÍA DEL LIBRO


15 de junio DÍA DEL LIBRO

No existe nada como el papel,
esa sensación única de tener entre manos un libro impreso, 
su textura al hojearlo, 
ese olor a papel nuevo, 
un invento tan perfecto que casi no tuvo cambios 
en más de cinco siglos.


Hernán Maglione  






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...