9 abr. 2013

Libraries' Social Role in the Information Age



Estimados colegas: 

Con motivo de ampliar el tema Redefinir el papel de las bibliotecas para adaptarse a la era de internet que considero de gran importancia en este momento donde vemos  temblar los cimientos de las bibliotecas públicas tal como las conocemos para dejan su impronta en una acción más social ….. es que me comunique con los autores y ellos muy gentilmente me brindaron parte del trabajo.
Por ello mi agradecimiento por la buena predisposición de los Sres. Enrique Herrera Viedma y Javier López Gíjon autores del letter: 
Libraries' Social Role in the Information Age que fuera publicado en Sciencie.


Palabras de los autores:

Lo que hemos pretendido es plantear que desde nuestro punto de vista  estamos asistiendo a un cambio de paradigma en el mundo de las bibliotecas, pasando de las “bibliotecas de información” (centradas en la colección e información) a las “bibliotecas como espacios sociales” (centradas en el usuario y la comunidad a la que sirve). Y que si las bibliotecas quieren seguir teniendo un espacio y una función en la sociedad de la información deben transformarse.


Esta sería la idea núcleo de la letter, dicho así, directamente, y planteando que un paradigma (la biblioteca como espacio social) es emergente, y el otro (la biblioteca como “centro de información”) esta en contracción. Lo que queremos es generar un debate sobre ambos paradigmas, para plantearnos: ¿Qué bibliotecas necesitamos para el siglo XXI?
Este cambio empezamos a observarlo en los estudios de satisfacción de usuarios que nuestro grupo de investigación, Secaba, ha ido realizando en distintas bibliotecas (fundamentalmente universitarias) españolas y algunas latinoamericanas. Cuando a los estudiantes les preguntábamos ¿qué es lo que más deseas? contestaban la biblioteca como espacio. Cosa que nos sorprendió, pues pensábamos que iban a responder mejorar la colección, la información que suministra la biblioteca, etc.




Hace algo más de un año en nuestra ciudad el Ayuntamiento cerró la biblioteca de las Palomas, que daba servicio en el Zaidin, un barrio popular. Sorprendentemente los vecinos iniciaron una serie de acciones y movilizaciones para pedir la reapertura de la biblioteca. Después de algo más de un año de lucha han conseguido que el Ayuntamiento ceda el edificio de las Palomas a la Junta de Andalucía (gobierno autónomo). Esto ha permitido que actualmente la biblioteca este autogestionada por los vecinos, mientras negocian con la Junta de Andalucía.


Para nosotros era evidente que más de un año de lucha por una biblioteca, y por vecinos de todas las edades, tenía que ser por algo más que por una biblioteca mero repositorio de información. Los vecinos sentían la biblioteca como suya, como un espacio que les hacía sentir comunidad.
También le seguimos la pista al debate que hay en Nueva York, con motivo de la reforma que pretenden hacer de la biblioteca pública. 

Una serie de académicos (entre ellos Vargas Llosa) se han puesto en contra de esta reforma, mientras la dirección de la misma sigue pensando que se necesita esta reforma para ganar espacio para los usuarios. Estas opiniones divergentes nosotros las interpretamos como una defensa de la biblioteca de información e investigación, académica, por parte de los que se oponen a la reforma. Y por una defensa del nuevo papel social de la biblioteca por parte de la dirección de la biblioteca pública de Nueva York. Unos centrados más en la información y otros en el usuario.
También nos inspiro Ray Oldenburg y su teorización del tercer lugar, junto con el hogar (primer lugar) y el trabajo (segundo lugar). Y como estos terceros lugares son claves para la creación del ciudadano, como pilares de la sociedad democrática. Sitios que mejora la calidad de vida en las ciudades que cuentan con terceros lugares.

A esto tenemos que sumarle que con internet y los buscadores también podemos observar que la biblioteca como depósito de información e incluso el bibliotecario estaban siendo absorbidos. Internet la podemos ver como una gran biblioteca (de información) y buscadores (como google, etc.) pueden hacer el papel del bibliotecario que suministra información.

Todo esto nos llevó a preguntarnos ¿qué biblioteca se demanda en la actualidad? ¿qué biblioteca piden los usuarios? Y fue cuando empezamos a pensar que se estaba dando un cambio de paradigma, que los usuarios demandaban que la biblioteca fuera un espacio social, un tercer lugar. Un sitio sin exclusiones, donde todos son iguales, donde se desarrollan como personas y como ciudadanos. Una biblioteca donde el centro son ellos, la biblioteca entonces está para servir a la comunidad.


Y esto es lo que hemos querido plantear en la letter de Science, con la idea, no solo de defender el paradigma de la biblioteca como espacio social, sino de plantear en nuestro campo un debate sobre ¿qué biblioteca necesitamos para el siglo XXI?. Nosotros pensamos que las bibliotecas deben adaptarse a este nuevo paradigma para ser relevantes en la actual sociedad de la información y del conocimiento.



Parte del letter que fue publicado en Sciencie.

Recientemente, The New York Times preguntó si todavía necesitamos bibliotecas). La respuesta es sí, pero el papel de las bibliotecas en la sociedad está cambiando. Tradicionalmente, el objetivo de la biblioteca ha sido almacenar la información generada por la sociedad. Las personas visitan las bibliotecas con el fin de acceder a esta información con la ayuda de un bibliotecario. Con la llegada de Internet, la Web ha asumido el papel tradicional de las bibliotecas, y los motores de búsqueda (como Google) han asumido el papel de los bibliotecarios. Sin embargo, creemos que hay nuevas oportunidades para las bibliotecas en la actual sociedad de la información y del conocimiento.

En la década de 1980, Ray Oldenburg teorizó que la gente pasa la mayor parte del tiempo en casa y en el trabajo, y gran parte de su tiempo restante en espacios dedicados a la vida social de la comunidad, tales como cafeterías, librerías, bares y salones de belleza , que son esenciales para la vitalidad de una democracia. Las bibliotecas también pueden ser espacios sociales.

Las bibliotecas para hacer la transición al papel de espacio social, deberían comenzar a centrarse en los usuarios en lugar de la recolección de información. Las bibliotecas deben tener espacios sociales de aprendizaje, pensamiento, lectura, donde las personas puedan compartir sus experiencias y conocimientos. La gente puede ir a la biblioteca para sacar libros, usar Internet,leer un libro o un periódico, o ver un documental, pero también para aprender cómo abrir una cuenta bancaria o iniciar un negocio, discutir los problemas de su barrio o país, tomar clases de poesía, teatro o cine, o aprender buenos hábitos alimenticios y de salud, a la vez que puede tomar una bebida con otros usuarios. En este nuevo paradigma, la biblioteca pertenece a la comunidad.

Las personas están demandando estos nuevos servicios en las bibliotecas.

En muchos países, incluyendo Estados Unidos, Reino Unido y los Países Bajos, el público está perdiendo interés en las bibliotecas públicas tradicionales de información, pero las experiencias piloto con el nuevo formato de bibliotecas está surgiendo y tiene éxito.

Las bibliotecas deben adaptarse para seguir siendo relevantes en la sociedad actual.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Me gusta. Ahora falta que los bibliotecarios recibamos una formación adecuada para emprender una labor digna al frente de esas nuevas bibliotecas.

Susana dijo...

Muy interesante la nota. me interesa saber que lo que se persigue es generar la interacción social entre las personas, para que todos tengan oportunidad de acceder a la información

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...