2 jul. 2014

Es posible propiciar nuestra propia suerte

Por: María de Marco

Yo era de los que solía pensar que conseguiría eléxito simplemente trabajando más duro que el tipo de al lado – que no tenía que hacerlo necesariamente de forma más inteligente, sino, eso sí, con mayor afán. Que para ello me levantaría más temprano y me acostaría más tarde y que trabajaría los fines de semana.
Este convencimiento me vino de mi éxito en atletismo en la escuela secundaria. Cuando mis contrincantes me igualaron, yo seguí esforzándome. ¿Y sabes qué? ¡Funcionó! Aunque mis cualidades no superaban la media, sin embargo, un sacrificio mayor que el de mis oponentes me permitió ganarles. Estaba decidido a superarme, y lo conseguí. Como consecuencia, pensé que ganar resultaba así de sencillo.
Durante muchos años, he aplicado esta misma teoría a mi carrera profesional. Y hasta cierto punto, me funcionó. Pero me di cuenta de que la suerte también juega un papel muy importante en el éxito. El trabajo duro y la determinación sólo te ayudarán hasta cierto punto.
No debes permitir que la realidad te deprima. Olvida todo eso que se dice por ahí: La suerte no existe. Yo estoy convencido de que uno es capaz de generar su propia suerte.
Por supuesto, van a ocurrir muchos acontecimientos a lo largo de tu trayectoria que en nada dependerán de ti- y bien puede que te beneficies de ellos, o que tengas que sufrirlos. Eso no significa que no debas intentar establecer una meta en cada oportunidad que encuentres a tu paso.
La suerte se basa en estar en el momento adecuado en el lugar adecuado. Y así es cómo puedes asegurarte este hecho:
  • Sé positivo. Si desprendes positivismo, los demás acudirán a ti. La gente de éxito se ​​rodea de personas que comparten una actitud positiva. ¿Qué significa realmente ser positivo? Significa rebosar de gratitud y estar dispuesto a compartir los conocimientos y ofrecer tu amistad a los demás. Ya tenemos suficientes pensamientos oscuros e inseguridades dentro de nosotros – compartir nuestro tiempo con personas negativas tan solo logrará que se exacerben. Cuanto más esfuerzo pongas en cultivar las relaciones profesionales, más oportunidades se te presentarán. Habrá gente que acudirá a ti con sus problemas, porque saben que tu actitud es positiva. Donde otros solo son capaces de ver frustraciones, tu tendrás la capacidad de encontrar una solución. Todo el mundo desea trabajar con alguien que pueda aportar soluciones.
  • Escucha más de lo que hablas. Si escuchas con atención lo que dicen los demás, encontrarás oportunidades propicias para lograr soluciones. La forma más sencilla de poder ser más útil – y por lo tanto, más valioso – es escuchando.
  • Sé servicial. Empleos modestos conducen a empleos importantes. Los trabajos importantes conducen a oportunidades fabulosas. Si ayudas a triunfar a los demás, nunca lo olvidarán. Las personas que son capaces de ver la “perspectiva general” saben que ningún hecho es irrelevante ni carece de importancia. En ese aspecto, asegúrate de conceder todo el crédito necesario cuando sea merecido. A nadie le gusta sentirse infravalorado. Actuar así dirá mucho acerca de tu carácter e integridad. Me siento impresionado de lo mucho que me ha servido el tiempo que he invertido en los demás.
  • Quiérete a ti mismo. Esto es muy importante. Si te quieres ti mismo, no podrás evitar el amar a otras personas. Amarse a uno mismo significa aceptar los propios errores y concederse un respiro cuando se comete un error. Si te amas a ti mismo, te será más fácil enfrentarte al rechazo, ya sea que esto suponga lanzar una nueva empresa o hacer nuevos amigos. Podrás llamar a la puerta de mucha más gente. ¿Por qué no vas a tener éxito?
  • Adopta una mentalidad abierta. La mayoría de nosotros tenemos una visión muy reducida de lo que creemos que es posible, seamos conscientes o no. Las cosas son blanco o negro, posible o imposible. Perderás muchas oportunidades si mantienes una visión limitada. No es fácil, pero debes tratar de mantener altas tus expectativas. O en todo caso, no dejes de soñar a lo grande. Todos conocemos el dicho: Si aspiras a alcanzar la luna, aún fracasando, conseguirás llegar a las estrellas.
No debes esperar que la suerte venga a por ti. Tienes que propiciar tu propia suerte y prepararte para esa oportunidad que está por llegar. ¡Buena suerte!
Fuente: Stephen Key    www.entrepreneur.com

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...