5 jun. 2015

Oficio de bibliotecario

Por:  

En la actualidad el perfil del profesional bibliotecológico ha evolucionado en consonancia con el de­sarrollo tecnológico.



Los bibliotecarios cubanos celebran su día el 7 de junio. Foto: Romero Vidal
Tan antiguo como la formación de las primeras bibliotecas de la Hu­manidad, el oficio de bibliotecario no ha ocupado, muchas veces, el justo lugar que merece en la literatura historiográfica. Aun hoy en día cuando el desarrollo científico-técnico impone nuevos y diferentes re­tos, quizá pocos imaginen lo esencial que resulta la figura y presencia del bibliotecario para el éxito de cualquier servicio basado en tecnologías de la información.
Si bien es imposible desligarnos de esa imagen del guardián de li­bros, organizador, proveedor y pro­­fundo conocedor de sus contenidos, esta silente y noble profesión también ha tenido que adicionar a su rol tradicional de servicio público, con prácticas profesionales acordes a las necesidades que requiere la sociedad moderna.
En la actualidad el perfil del profesional bibliotecológico ha evolucionado en consonancia con el de­sarrollo tecnológico, su imagen se ha transformado y es por ello que lo versátil de la profesión hace que se requiera de una peculiar formación y de una no menos peculiar experiencia de vida.
Cuba celebra cada 7 de junio, el Día del Bibliotecario, en homenaje al natalicio de Antonio Bachiller y Morales, conocido como el padre de la bibliografía cubana.
El programa de actividades in­cluirá un evento científico, talleres, exposiciones, presentaciones de li­bros, encuentros con personalidades de la cultura, la campaña Libros en Movimientos y E-Books, libros electrónicos para todos, que este año tendrá como novedad la utilización de la red inalámbrica (WI-FI) a través de la cual se podrá obtener 1GB de documentos de las más diversas temáticas en el Museo Nu­mismático y la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena.  
La labor de los bibliotecarios cu­banos se extiende a distantes zonas de la geografía, así como a escuelas, barrios, centros penitenciarios, en­tre otros espacios. Las bibliotecas pú­blicas acogen también talleres li­terarios; organizan círculos de lectura en las escuelas; y diversas tertulias sobre el libro y sus autores. Jun­to a cada investigador, estudiante, o lector siempre está el bibliotecario. Su oficio, callado pero preciso, también ayuda a conservar la cultura cubana.  

Fuente bibliográfica
DUARTE DE LA ROSA, AMELIA 2015. Oficio de bibliotecario. Granma.cu [en línea]. [Consulta: 5 junio 2015]. Disponible en: http://www.granma.cu/cultura/2015-06-04/oficio-de-bibliotecario. 

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...