9 may. 2016

Todos queremos comprar barato online, pero ¿qué hay de la seguridad?

Hay que sospechar de ofertas que parecen demasiado buenas para ser ciertas, lo que puede indicar que la web está vendiendo productos ilegales o falsificados.



Hoy en día pueden comprarse todo tipo de cosas y objetos por internet. Desde entradas para eventos a prendas de ropa o compras en un portal de múltiples marcas, así como alimentación y casi cualquier cosa imaginable. Pero para que en nuestras transacciones online no haya sorpresas desagradables, siempre hemos de tener cuidado, estar atentos y tomar ciertas precauciones.

En este artículo vamos a intentar darte unas pautas para que puedas comprar con total seguridad en cualquier tienda online. Algunas personas sólo piensan en comprar barato online, por esto nos ha ayudado a hacer una guía para saber dónde hacer compras seguras, y no sólo económicas por internet. Se trata de un portal que hace análisis y comparativas de todo tipo de productos electrónicos o del hogar.


Páginas web seguras y con buena reputación

Antes de introducir los detalles de tu tarjeta de crédito en una página web, asegúrate de que se trata de una web de confianza. El navegador que estés utilizando te puede ayudar en esto, dado que incluirá en la barra de direcciones el símbolo de un pequeño candado verde (quizás no en la barra pero seguro que en cualquier otra parte de la ventana, dependiendo del navegador que utilices). Además, la dirección de la web que visitas empezará por https:// La “s” hace referencia al término “seguro”. Si no se da en la propia página web, seguramente te envíe a la web de la entidad bancaria asociada, en la cual si tendrás esa seguridad extra.

También existen otras posibilidades para comprobar que la página web que estás visitando es segura. A continuación enumeramos una serie de sugerencias y trucos para que reduzcas el riesgo de utilizar una web no segura:

• Sospecha de ofertas que parecen demasiado buenas para ser ciertas. Esto puede indicar que la web está vendiendo productos ilegales o falsificados. Se cuidados@ en este aspecto.

• Si no estás familiarizado con la web, puedes preguntar a gente en la que confíes: amigos, compañeros de trabajo o familiares. Así podrás comprobar si tienen una buena opinión sobre la tienda en cuestión. Hoy en día muchas personas compran por internet, así que la gente que tenemos cerca puede haber tenido experiencia en la web que necesitas o en otras similares.

• También puedes buscar en internet opiniones sobre la página web que estás visitando. Muchos portales de internet recogen dudas y opiniones de usuarios que ya han experimentado con webs, y que podrán serte útiles para comprobar la fiabilidad de una web.

Trucos antes de pagar

Normalmente, siempre se te pedirá una contraseña antes de realizar un pago online. Esto ayudará a que mantengas la privacidad de tus datos personales. Asegúrate de elegir una contraseña fuerte, que se componga de números, símbolos y letras, tanto mayúsculas como minúsculas.

Evita realizar compras por internet cuando te encuentres un lugar público como una biblioteca. Cuando utilizas la red wifi (la red inalámbrica) de un lugar público, no puedes garantizar al cien por cien que la conexión a internet sea segura. No sabes quién puede estar utilizando esa misma red. Incluso aunque necesites de una contraseña para acceder a internet.

Al hacer un pago

Una vez que has encontrado el producto que deseas comprar, estos son los siguientes pasos que has de dar antes de comprarlo. Lo normal es que tengas que clicar (o tocar, si estás utilizando la pantalla táctil de tu smartphone o tu tablet) en un botón denominado algo así como “añadir al carrito/ añadir a la cesta”. Así, el artículo se guardará hasta que estés preparado para realizar el pago.

Sigue las instrucciones de la página web e introduce los datos personales que se te requieran, tales como tu nombre, dirección y dirección de correo electrónico. Todas las casillas que tienen junto a ellas un asterisco necesitan ser rellenadas con los datos correspondientes. Cuando hayas terminado con este paso, probablemente aparecerá una página resumen. En esta página se recogen los datos de la factura referidos al producto que estés comprando específicamente. En ese momento debes comprobar si todos los datos son correctos.

En algún momento previo a la realización del pago, probablemente se te pedirá que cliques en una casilla con la que confirmas que estás de acuerdo con los términos y condiciones legales de la compra en esa web. Asegúrate de leer cuidadosamente esos términos antes de marcar esa casilla.

Por último, se te pedirán los datos de tu tarjeta de crédito o débito. De nuevo, tendrás que completar todas las casillas junto a las que se represente un asterisco. Puede que se te cobre un pequeño recargo por utilizar tu tarjeta de crédito para hacer una compra online, aunque deberían avisarte antes. Sin embargo, puede que ese recargo solo se produzca cuando utilizas una tarjeta de crédito, y no así si tu tarjeta es de débito. Ten en cuenta que además, un cargo mue elevado en ese tipo de cargos fue prohibido desde abril de 2013, y que se convirtió en ley desde mediados de 2014.

Una vez que estés felizmente de acuerdo para seguir con el pago, has de clicar en una tecla en la que diga algo así como “enviar”, “proceder” o "completar el pago". En ese momento, probablemente se te pedirá una nueva contraseña. Este procedimiento es un paso más para aumentar la seguridad de las transacciones hechas por internet mediante tarjetas de crédito o débito. Algunos ejemplos de comprobación de seguridad son el “verificado por Visa” de la compañía Visa o el “código de seguridad” de las tarjetas MasterCard.

Algunas páginas web se ofrecen a actuar como intermediarios cuando realizas una compra por internet. Es el caso por ejemplo de los portales de compra en internet donde diversos vendedores y marcas venden sus productos.

PayPal es un ejemplo muy famoso de este tipo de servicios. Tú les realizas a ellos el pago y ellos pagan posteriormente al vendedor del producto. En estas plataformas, el vendedor nunca accede a tus datos bancarios.

Tarjetas y derechos del consumidor

Si vas a realizar compras por internet por importes superiores a 100 Libras, entonces es preferible que utilices una tarjeta de crédito en lugar de una de débito. Esto es porque si gastas más de 100 Libras con tu tarjeta de crédito, tienes derechos legales de acuerdo con la Seccion 75 de la Ley de Derechos del Consumidor.

Una protección similar está disponible en el caso de compras inferiores a esas 100 Libras, gracias al denominado servicio de post pago. Esto se aplica pagues con una tarjeta de débito o una de crédito. En ciertos casos, el post pago permite pedirle a tu compañía de tarjeta de crédito que anulen una transacción en el caso de que tengas problemas con el artículo adquirido. No es una obligación legal para tu compañía pero en muchos casos forma parte de los servicios y derechos a los que muchas entidades bancarias están suscritas. El proveedor de tu tarjeta bancaria podrá proporcionarte más información de todos los procesos relacionados con el post pago.

Al comprar por internet, es importante que te asegures de tener derecho a recuperar tu dinero si no quedas satisfecho con tu compra. Lee bien la garantía que te ofrecen en la web. Bajo las normas de venta online, lo más probable es que tengas derecho a un reembolso completo de los gastos de tu compra siempre que, dentro de ciertos días tras recibir los productos, no estés satisfecho y quieras devolverlos. Además, también se te permitirá recuperar tu dinero si no recibes los artículos adquiridos dentro de un tiempo razonable (generalmente 30 días). Ten en cuenta que a veces los precios del transporte no se incluyen en este reembolso, por lo que puede que tengas que pagarlos igualmente.

Mantén siempre la cautela

Utilizar una tarjeta para realizar pagos por internet puede ponerte en riesgo de sufrir un fraude con tu tarjeta. Este tipo de fraude consiste en que los criminales pueden ser capaces de retener tus datos bancarios y entonces realizar pagos con ellos sin tu consentimiento. Pero tu podrás reducir este riesgo siempre que sepas en qué y cómo ser cauteloso.

Cuando realices un pago con tarjeta, nunca se te pedirá el PIN de la misma, ni tampoco la clave secreta de tu cuenta bancaria online. Tu PIN solo debe ser utilizado en cajeros automáticos y en terminales físicos de venta, es decir, en tiendas, como por ejemplo en la caja de un supermercado.

Sin embargo, cuando realizas un pago online, se te preguntará por los tres o cuatro dígitos que conforman el número de seguridad (el código CVV2), que normalmente aparece escrito en la parte trasera de tu tarjeta.

A no ser que des tu permiso expresamente, las páginas web no están autorizadas a almacenar los datos de tu tarjeta tras haber realizado una compra. Ese permiso excepcional suele estar relacionado con que una compra posterior en la misma página sea más rápida si tus datos bancarios ya están almacenados en ella. Nuestra recomendación en ese caso es no permitir que almacenen los datos, por mucha confianza que te de la página en cuestión.


Si visitas de nuevo una página en la que, sin haber consentido que tus datos se guarden, puedes realizar compras sin introducirlos de nuevo, deberías contactar con dicha página y pedirles que borren tus datos bancarios. Es mucho más seguro incluirlos cada vez que quieras realizar una nueva compra. Ahorrarás problemas innecesarios.

Fuente bibliográfica
EL MUNDO, [sin fecha]. Todos queremos comprar barato online, pero ¿qué hay de la seguridad? EL MUNDO FINANCIERO [en línea]. [Consulta: 9 mayo 2016]. Disponible en: http://www.elmundofinanciero.com/noticia/54350/economia/todos-queremos-comprar-barato-online-pero-que-hay-de-la-seguridad.html. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...