27 jun. 2016

El cáncer es el mejor negocio del planeta

Por: Valentín Oyarzábal



La enfermedad y el miedo a la muerte se han convertido en el negocio más lucrativo del planeta, muy superior al de las armas y prostitución. Hemos confiado ciegamente en los productos que desde el imperio de la farmacopea se nos han presentado sin rechistar, disminuidos y acomplejados como niños que hacen caso a las ordenes de los padres porque si no serán castigados.

De ahí que cuando un paciente dice NO a lo que le prescribe su médico, éste le diga que si no lo hace morirá. El médico se ha convertido en Dios y sus mandamientos decretos sumarísimos de obligado cumplimiento.

Los galenos son instrumentos activos de las farmacéuticas que de forma permanente son lobotomizados en congresos, revistas sesudas con lo último de lo último. La dedicación exclusiva de comerciales o viajantes médicos donde instruir al doctor sobre las novedades de los productos que desde los laboratorios se desarrollan, con sus costosas patentes, en un arte de suerte de vender y vender más que la competencia, que tiene lo mismo pero modificado por media proteína o mineral, es de todos conocida. La acción terapéutica es lo de menos, lo importante es amortizar y lograr pingües beneficios sobre el conejillo de indias, aunque su cuadro, podía haber sido tratado SIN NINGÚN PRODUCTO. Tengamos en cuenta que no hay un solo medicamento que no tenga efectos adversos sobre el cuerpo, distinto es el grado de tolerancia que cada individuo tiene.

Sigamos, los protocolos oncológicos en su noventa por ciento son inservibles pero, sobre todo, bombas de relojería, pues aquello que queremos tratar a su vez es abordado por unos compuestos de venenos abrasivos, tóxicos e invasivos que actúan en tiempos y espacios impredecibles. Las reacciones de los más de cuatrocientos protocolos de quimioterapia que están en ventanilla en su inmensa mayoría crean una base, un abono rico en el suelo de nuestro cuerpo de información de alto riesgo para nuestra salud en el presente inmediato, pero con pocas dudas para un futuro más o menos cercano. Muchos de estos protocolos crean cáncer, alteran las células, la bioquímica, la homeóstasis del organismo. Estas cosas no se dicen al paciente ni a la familia. Se habla de forma ambigua sobre beneficios y riesgos, costes y ganancias como si de presupuestos económicos tratásemos. La realidad es otra bien distinta que no asumen los laboratorios y amparan los propios gobiernos de los Estados. Desde el principio de la medicina hay una máxima que no se respeta por intereses crematísticos: "Si no puedes curar, al menos, no lo empeores".

Actualmente has decenas de nuevos protocolos en fases distintas contra el cáncer que nos dirán que son para salvar la vida del paciente o alargarla, cuando realmente lo que estamos haciendo es prolongar su sufrimiento. ALGO ESTÁ FALLANDO.

Llevamos cien años investigando sobre el cáncer y hoy existen más cánceres que nunca. Casi nueve millones de personas mueren al año y las recidivas al cabo de diez años y, no de cinco, como quieren presentarnos desde la administración sanitaria para que veamos su éxito.

El 40% de las personas padecerá cáncer o padeceremos, claro está, en la próxima década. Los éxitos en este campo son una AUTÉNTICA MENTIRA, a excepción de los tumores mamarios que ha invertido su pronóstico. En la década de los años setenta del siglo pasado morían el 80% de las mujeres que lo padecían, hoy, el 20%. Pero, ¿realmente han tenido que ver los nuevos fármacos en este resultado? Poco, realmente muy poco. Nuestra medicina ha progresado gracias a la ingeniería nuclear de diagnóstico y a los hábitos de reconocimiento y seguimiento. Sobre el resto es pírrico el avance, si bien, se ha alargado la vida o la mala vida del paciente como antes ya he mencionado.

De los cuarenta cánceres más habituales que son protocolizados, TODOS tiene mejor pronóstico gracias a la detección precoz. Solo añadir que tampoco hay que abusar de estos medios, pues su efecto radiológico es otro activador nada despreciable.

Un último dato para terminar este breve análisis: el coste más económico de un tratamiento es de 20.000 euros, hasta 60, 70 y muchos miles más según sus derivaciones y metástasis. Un brutal y vergonzoso negocio al servicio de una industria falta de ética y excelencia.

Si cada día está siendo más complejo acceder a la información de la célula por mucho estudio del genoma, por muchos oncólogos y dinero que se pone sobre la mesa de esta estafa colectiva de clase y poder; tal vez, sea el momento de pararse a pensar por encima de los testículos y los bolsillos.

Señoras y señores, el cáncer es producto del modelo de vida que el sistema ha creado para seguir en la fiebre de tener más, ser más y poder más.

Una industria alimentaria dañina, eso sí, con todos los permisos y registros de autorización en regla.

Una mala calidad del aire y las aguas por otra industria diseñada para la superproducción y la avaricia. Un mundo que no educa desde la infancia a los niños que al crecer toman hábitos cancerígenos donde se encuentran el 80% de los cánceres evitables: fumar, beber, mala alimentación y, por otra parte, una posición enérgica contra los gobiernos y sus industrias protegidas para que no expulsen sus venenos al exterior, boicoteando sus productos y tomando el control político, proponiendo a líderes con conciencia ciudadana que desarrollen leyes de obligado cumplimiento, interviniendo al instante si no fuese así.

Cuando la vida se vive sin el estrés contagioso y una razón y pasión fulgurante, el cáncer tiene poca cabida.

De cualquier forma la genética es caprichosa e incierta y aunque para muchos sea inconcebible ésta, tan solo es determinante en un escaso 10%.

Os deseo buena salud a todos y pensemos antes de dejarnos llevar por el miedo y sus mercaderes.


Fuente bibliogáfica
OYARZÁBAL, VALENTÍN, [sin fecha]. El cáncer es el mejor negocio del planeta. media-tics.com [en línea]. [Consulta: 27 junio 2016]. Disponible en: http://www.media-tics.com/noticia/6578/economia-y-sociedad/el-cancer-es-el-mejor-negocio-del-planeta.html. 



2 comentarios :

Jorge Ocando dijo...

Discúlpenme, pero no creo que el cáncer sea el mejor negocio del mundo en cuestión médica, creo que es la gripe, en cada farmacia, la mitad es para tratarla, a pesar que lo más seguro es que ya existan vacunas, pero matarían este excelente negocio. Las enfermedades pasaron de ser un problema de salud pública a un gemirán negocio capitalista.

Jorge Ocando dijo...

Fe de erratas. Donde quise colocar un ...gran..negocio, el auto completado colocó

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...