16 oct. 2016

¿Cuánto sabe tu médico?



El mayor acceso a la información sobre temas de salud nos vuelven pacientes más exigentes…¿están actualizados nuestros médicos?

  
Como pacientes ya habituados a googlear nuestros síntomas, lo que esperamos de nuestros médicos ha cambiado en los últimos tiempos. Ahora somos pacientes empoderados. Tenemos información. Hacemos los deberes, escribimos nuestra lista de preguntas para hacerle al doctor y llegamos a la consulta con una serie de expectativas y hasta respuestas sobre lo que nos pasa. Esto tiene un doble efecto: por un lado nos hace más comprometidos con nuestra salud, nos vuelve más exigentes y capaces de distinguir a los profesionales idóneos de aquellos que no lo serían tanto, y por el otro nos confronta con una realidad: el profesional puede o no estar enterado de la información que le llevamos e incluso puede desestimarla.

Lo cierto es que los avances científicos ocurren en distintos lugares del mundo, todos los días. Nuevas drogas, tratamientos más eficientes y cambios en la conceptualización de las condiciones de la salud y la enfermedad. Es imposible que un ser humano, por excelente profesional que sea, esté al tanto de todo.

Sin embargo, los profesionales no dejan - o no deberían dejar- de estudiar una vez que se reciben. En la carrera de grado y luego en la residencia hospitalaria, los médicos adquieren una formación general pero después deben pasar varios cursos que les van dando una mayor especialización y los dotan de más herramientas de trabajo. Sin la suficiente formación o experiencia, el riesgo es el de cometer errores que luego, obviamente, los paga el paciente.

Según la declaración de la Asociación Médica Mundial (AMM) "el médico debe esforzarse por continuar su educación médica a lo largo de su carrera", y en relación al desarrollo profesional continuo o la educación médica continua sostiene: "los programas educacionales son indispensables para el desarrollo profesional continuo del médico: estar al corriente del progreso de la medicina clínica y de la atención médica y mantener los conocimientos y la experiencia necesarias para prestar una atención de alta calidad. El objetivo de la educación médica continua es mantener al médico competente. Las escuelas de medicina, los hospitales y las sociedades profesionales comparten la responsabilidad de implementar programas de desarrollo profesional continuo y de ponerlos a disposición de todos los médicos. La demanda para que los médicos presten atención médica, realicen prevención de las enfermedades y proporcionen asesoría en materia de salud exige el más alto nivel de enseñanza médica universitaria y postuniversitaria, así como de desarrollo profesional continuo.


¿Te animás a preguntarle a tu médico cuando fue la última vez que hizo un curso de actualización?

"La actualización es un requisito vital para un profesional de la salud", señala Mirta Labora, Directora de las Jornadas de Capacitación Hospitalaria. "Por eso, desde hace quince años, con el apoyo y el auspicio de las más prestigiosas sociedades científicas de la Argentina, se organizan estos encuentros, que brindan la oportunidad no sólo de aprender, sino también de debatir las problemáticas que preocupan a los profesionales en un ámbito que propicia el encuentro, el intercambio y el debate", detalla. Y señala: "la exigencia de actualización vale para todos los profesionales de salud, no sólo los médicos, sino también los que trabajan en áreas de enfermería, diagnóstico por imágenes, incluso los administrativos, todos se deben formar continuamente".

 

¿Algunas preguntas para saber si tu médico es el mejor para vos?
Uno de los representantes de esta nueva generación de médicos que abogan por la capacitación permanente y la mejora de los procesos de comunicación con los pacientes es Diego Bernardini, médico de familia (UBA) y Doctor en Medicina por la Universidad de Salamanca (España). Director de Mayores.org y autor del libro "De Vuelta" sugiere algunas preguntas para elegir al médico adecuado.

1. ¿Hay espacio para poder hacerle preguntas durante la consulta? El hecho de dialogar con nuestro médico de familia, negociar y debatir las opciones terapéuticas más convenientes es parte del proceso de "toma de decisiones compartidas", y es una habilidad que todo buen médico debería poseer.

2. ¿Brinda opciones de tratamientos -con la explicación fácil de entender- de los pros y los contras de cada opción? La instancia de elegir y definir, como todas, contempla un objetivo que es lograr un buen resultado, pero también la preocupación que el paciente suele tener frente al hecho de decidir. Toda decisión encierra una carga de estrés o tensión. El riesgo cero no existe. Y en ese marco es clave entender que, en última instancia, es el paciente quien decide forma parte del respeto al "Principio de autonomía" y es uno de los principios de bioética que todo médico debe respetar.

3. ¿Muestra humildad? Los médicos que saben comunicarse con pacientes activos aceptan que no son los dueños del saber absoluto. Son los primeros en considerar que la mejor decisión para ellos no tiene por qué ser la mejor para el paciente.

4. ¿Acepta tomar decisiones compartidas? Frente a la posibilidad de decisiones consensuadas entran en juego factores como gestión de la información, técnicas de comunicación, y habilidades de negociación entre otras cuestiones. Hablar y considerar con el paciente lo que es mejor para él es un buen hábito para el médico.



Si dudás, una mejor educación ayuda a los profesionales a tomar las mejores decisiones para el bienestar de quienes buscan su consejo y ayuda, nosotros, los pacientes. Preguntarle al profesional si está actualizado en su especialidad, no debería darnos pudor.


Fuente bibliográfica
¿Cuánto sabe tu médico? [en línea], [sin fecha]. [Consulta: 16 octubre 2016]. Disponible en: http://www.lanacion.com.ar/1940298-cuanto-sabe-tu-medico. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...