17/9/2014

La Web visible, la invisible y la oscura

Invisible_Man
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/6b/Invisible_Man.png

Cuando se busca información sobre un tema en la Red suele hacerse mediante la navegación e interrogación de directorios temáticos o consultando un motor de búsqueda generalista. La información proporcionada se denomina Web visible (visible Web), Web de superficie (surface Web), Web accesible (open Web) o (generic Web sites).

Comprende todos aquellos sitios cuya información puede ser indexada por los robots de los buscadores convencionales mediante técnicas de rastreo (spidering o link crawling), en las  éstos almacenan únicamente el título de la página web, descripción, autor, su URL y las palabras clave, siendo recuperada mediante una consulta a sus formularios de búsqueda. Sus características principales son:
  • su información no está contenida en bases de datos.
  • es de libre acceso.
  • no requiere la realización de un proceso de registro para acceder a su información.
Mayoritariamente está formada por páginas Web estáticas, es decir páginas o archivos con una URL fija y accesibles desde otro enlace.
La Web invisible o profunda está compuesta por la información accesible únicamente por medio de algún tipo de pasarela o formulario web y que los motores de búsqueda no indizan. Comprende información volátil, dinámica y en formatos especiales. En el contexto de la comunidad científica y profesionales de la información se denomina Web académica invisible y es toda aquella información académica almacenada en bases de datos en Internet que no es recuperada por los buscadores convencionales.
En términos simples, la única manera de acceder a la Web invisible es mediante la realización de una búsqueda en los formularios de cada sitio web o base de datos.
La información almacenada es por consiguiente "invisible" a éstos ya que los resultados se generan en la contestación a una pregunta directa mediante páginas dinámicas (ASP, PHP...), es decir, páginas que no tienen una URL fija y que se construyen en el mismo instante (temporales) desapareciendo una vez cerrada la consulta.
El término Web invisible (invisible Web) fue introducido a mediados de los años 90 por Jill Ellsworth y Matthew Koll y popularizado por Intelliseek en 1998 mediante el servicio invisibleweb.com, desaparecido y absorbido por la compañíaThe Nielsen Company. Posteriormente ha sido denominada mediante los términos Web profunda (deep Web) acuñado por la compañía BrightPlanet Corp, oculta (hidden Web) o infranet.
Su volumen de crecimiento es muy alto y su calidad es considerada superior a la Web de superficie o Web indexable, esencialmente porque la mayor parte de los sitios son especializados y su contenido es creado y aprobado por profesionales y especialistas en cada materia. Basta mencionar por ejemplo:
Hoy los términos invisible Web y deep Web son utilizados para el mismo concepto y la utilización de uno o el otro es simplemente una cuestión de preferencia, aunque el término más correcto desde el punto de vista técnico debería ser Web no indizable.
En los últimos años se ha discutido mucho acerca del término Web profunda, al que se ha malinterpretado e identificado negativamente con la Dark net o Dark Web, red oscura o Internet oscura (Black Holes in cyberspace, dark address space, murky address space, dirty address space), dedicada a las actividades fraudulentas de compra-venta y servicios, archivos de intercambio P2P, etc.
Por ejemplo:
  • Silk Road
  • Los proyectos The Onion Router, (Tor), ideado en sus orígenes por el U.S. Naval Research Laboratory, software libre cuyo objetivo principal es el desarrollo de una red de comunicaciones distribuida de baja latencia y sobrepuesta a la red internet en la que no se revela la dirección IP, es decir, la identidad de sus usuarios, manteniendo además la integridad y la ocultación de la información que transita por ella, (existe la versión para móvil denominada Orbot) y The Freenet Project de características similares.
  • El sistema operativo Tails, cuyo  objetivo es la preservación de su intimidad y el anonimato como el  buscadorDuckduckgo.
  • Shodan, buscador especializado en la localización de vulnerabilidades en la red relacionadas con las organizaciones.
  • Los programas de software libre para redes P2P descentralizadas como GNUnet o la japonesa Perfect Dark(P2P).
El gran inconveniente de estos programas es que aprovechando la posibilidad de publicar material amparados por el anonimato, algunos de sus usuarios realizan acciones ilícitas y delictivas como la distribución de pornografía infantil y un largo etcétera de actividades ilegales.
He aquí un pequeño botón de muestra del material docente preparado por Ricardo Albiñana para la unidad sobre lainternet invisible.

http://docdigital.typepad.com/servicio_de_alerta/2014/06/la-web-visible-la-invisible-y-la-oscura.html

Recordamos mejor lo que leemos en papel que lo que leemos online


Aunque el proceso pueda parecernos exactamente el mismo, leer en papel y leer online no parece ser lo mismo, al igual que escuchar un mensaje y leerlo tampoco activa las mismas regiones de nuestro cerebro.
Al menos es lo que sugiere una investigación de la Universidad de Houston que señala las diferencias cualitativas entre leer una noticia a través de Internet y hacerlo en los periódicos convencionales, sin entrar a juzgar qué método es tecnológicamente más interesante.

La memoria en el mundo online

El descenso en picado de las ventas de periódicos físicos a favor de los periódicos digitales o los agregadores de noticias personalizados pudiera no ser la panacea de la nueva era de la información, al menos en cuanto a número de noticias leídas, comprensión y memorización de las noticias por parte del lector medio.
Para detectar las diferencias entre la prensa online y offlineArthur D. Santana y sus colegas de la Universidad de Houston formaron dos grupos de estudiantes universitarios. Un grupo tenía que leer la versión impresa del The New York Times, y el otro debía leer la misma edición online. A ningún participante se le reveló que se le estaba poniendo a prueba su capacidad para recordar noticias.
Después de veinte minutos de lectura, se le solicitó a los participantes que recordaran la mayor cantidad de titulares, temas generales y puntos principales de las noticias leídas. Los lectores offline recordaron un promedio de 4,24 noticias, mientras que los lectores online recordaron un promedio ligeramente inferior: 3,35.
comunicacaointerativa-1.jpg
La razón de esta discrepancia aducida por Santana estriba en la propia naturaleza de la Web, que permite escanear las noticias más que resultar metódico en su lectura. Además, en el medio donde leemos suelen producirse toda clase de interrupciones o llamadas de atención en forma de enlaces a otras noticias o juegos.
A ello se suma que la naturaleza de las noticias online resulta efímera, puede aparecer y desaparecer sin previo aviso, incrementando la sensación de que quizá no vale tanto la pena recordar lo leído. También confiamos en que la noticia se encontrará al mismo tiempo en otros lugares de Internet, almacenada electrónicamente, y por tanto resultará fácilmente recuperable, lo que evita sintamos que necesitamos recordarla.
Finalmente, la configuración online no ofrece las noticias con una jerarquía estable que señale las historias más importantes frente a las menos importantes. Las jerarquías online son cambiantes, y además es el propio lector quien las puede establecer, así que el lector medio es menos apto para recordar las noticias más relevantes frente a las más irrelevantes.

Experiencia lectora y vocabulario

Todo ello, pues, no significa necesariamente que debamos conservar esos enormes papales sin grapar en los que vienen impresas las noticias, sino que tal vez debería buscarse una plataforma de lectura que recoja las ventajas de la lectura online unidas a las ventajas de la lectura offline (o que el modelo de negocio de la prensa offline cambie radicalmente para competir en igualdad de condiciones con la prensa online).
Y, si bien el experimento de Santana dista de ser concluyente, y quienes confiamos en la revolución que supone administrar la información online podamos detectar cierto tufillo ludita en sus plantamientos, lo cierto es que la lectura online no parece ser exactamente igual que la lectura offline En 2005, Diana DeStefano y Jo-Anne LeFevre, psicólogas del Centro de Investigación Cognitiva Aplicada de la Universidad de Carleton (Canadá), sometieron a revisión exhaustiva nada menos que 38 experimentos ya realizados en relación con la lectura de hipertextos, tal y como explica Nicholas Carr en su libro Superficiales:
La mayoría de las pruebas indicaba que “las crecientes demandas de toma de decisiones y procesamiento de la lectura”, especialmente en contraste con “la presentación lineal tradicional.” Concluyeron que “muchas prestaciones del hipertexto aumentaban la carga cognitiva, pudiendo exigir mayor memoria de trabajo de la que tenían los lectores.”
jornais1899.jpg
Estas diferencias no son tan sorprendentes si comparamos, por ejemplo, el acto de leer con el acto de escuchar. Cuando leemos una frase con palabras que no acabamos de comprender, detenemos un poco la velocidad de la lectura o incluso retrocedemos, porque la lectura no consiste en hacer fotografías del texto, sino que se parece más a buscar el sentido de los grafismos que fotografía el ojo. Tal y como explica Alain Lieury en su libro ¿A qué juega mi cerebro?:
Pero si el ojo lee una frase como “el tiranosaurio surgió de entre los pteridofitos arborescentes para devorar a un triceratops”, varias de las palabras requerirán un tiempo de identificación y de búsqueda de sentido más largo. Por ejemplo, si la duración de la mirada es de alrededor de un cuarto de segundo para una palabra familiar (animal), puede ser el doble (medio segundo) para una palabra compleja o poco conocida como "tiranosaurio". Si la palabra no se conoce, como "pteridofitos" (helechos), ¡hay que hacer un alto para buscar su sentido en el diccionario o para preguntar a papá o mamá!
Esta forma de detenernos, leer más despacio o incluso volver a leer no se produce en la audición, en una clase oral o cuando se escucha una emisión radiofónica, lo cual explica por qué la lectura es un medio extraordinario para entender una explicación porque permite la autoregulación en función de la dificultad del texto.
Estas diferencias entre audición y lectura también pueden producirse de otro modo entre lectura y lectura online. No ya por la propia manera de procesar la información de nuestro cerebro, sino por la forma en que los textos online se suelen presentar para adecuarse a ese procesamiento: es decir, evitar en el medio online los términos complejos o las frases demasiado complejas, habida cuenta de que online hay más distracciones que offline. Ello redunda en un texto más básico, en quizá ideas más simples, tal y como ha puesto en evidencia Mark Bauerlein, profesor de lengua inglesa de la Universidad de Emory, en su estudio al respecto publicado en The Dumbest Generation: How the Digital Age Stupefies Young Americans and Jeopardizes Our Future. Abunda también en ello Jeremy Rifkin en su libro La civilización empática:
Por ejemplo, un periódico contiene 68,3 palabras de uso poco frecuente por cada mil palabras; los libros para adultos, 52,7 palabras por cada mil. Por el contrario, los programas televisivos para adultos más vistos únicamente contienen 22,7 palabras raras. Internet, debido al énfasis puesto en la velocidad, la navegación, la multitarea y la necesidad de establecer referencias rápidas, favorece las construcciones con palabras sencillas y una estructura de frases simples.

http://www.xatakaciencia.com/tecnologia/recordamos-mejor-lo-que-leemos-en-papel-que-lo-que-leemos-online?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29&utm_content=Netvibes

Maestros de pie

Maestros de pie


Más información: http://www.11noticias.com
Copyright 11Noticias.com
Una semana antes de conmemorarse el Día del Maestro por el paso a la inmortalidad del educador argentino Domingo Faustino Sarmiento, se registraron graves hechos de violencia de parte de una mamá a los directivos de una escuela de Puerto Gral. San Martín. Una mujer golpeó a la directora del establecimiento, Clelia Crisponi, frente a todos los docentes diciendo que había maltratado a sus hijos. 

El violento hecho ocurrió en la Escuela N°1360 Batalla Punta Quebracho de la localidad y no ha sido la primera vez que ocurre, pero hoy salió a la luz y está dando que hablar en la región. ¿Cómo tener el valor de agredir a quien día a día instruye a tus hijos, los educa y les brinda su cariño? 

La mujer ingresó a la dirección, insultó a la directora, junto asu hija y luego comenzó a golpearla. Clelia se encuentra de licencia, y siente una profunda angustia por lo sucedido. "Es una mamá que debe tener un gran problema y debe estallar en la escuela", reflexionó Crisponi. 

Varios psicólogos coinciden que la violencia escolar contra profesores tiene su origen en la “falta de normas en familia” y aquí se ve reflejado en el caso de Puerto Gral. San Martín, donde no sólo hay maltrato de los alumnos, sino también de los mismos padres. 

Estos maestros y educadores, de cada una de las escuelas del mundo merecen el mayor respeto, ya que son ellos quienes tratan a veces de inculcar la educación que en sus hogares no fue brindada. Ser maestro es un acto de fe, fe en la posibilidad de cambiar el mundo educando. El maestro y la escuela, son el segundo hogar de cada persona. 

Lo más admirable de todo esto, es que cada maestro que ha estado en situaciones similares de violencia en las escuelas, continuó ejerciendo su profesión, siguió educando a pesar de la gran dificultad que, en estos tiempos, ser maestro conlleva. Desde este medio repudiamos los hechos de violencia ocurridos en la escuela de la localidad vecina de Puerto Gral. San Martín y apoyamos la educación. 

“La educación primaria es la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización” Domingo Faustino Sarmiento.

Fuente:http://www.11noticias.com/noticias/Opinion/Maestros-de-pie_7347.html
Más información: http://www.11noticias.com
Copyright 11Noticias.com

13/9/2014

El poder terapéutico del silencio

Por: José Ramón Zárate
Hace cuatro años se reunieron un centenar de expertos en marketing en un restaurante de Helsinki con el objetivo de hacer de ese país remoto y frío un destino turístico de fama mundial. El problema era que Finlandia era conocido como un país bastante tranquilo, sin muchas cosas con las que hacer algo de ruido. Uno de los asistentes sugirió que esa tranquilidad quizá no fuera tan negativa. Unos meses más tarde, junto a temas como su sistema educativo, la delegación presentó como marca finlandesa el silencio. En un mundo ruidoso y ajetreado, “el silencio es un recurso, como el agua limpia o las setas. En el futuro, la gente estará dispuesta a pagar por la experiencia del silencio”, recuerda Daniel A. Gross en la revista Nautilus. No hay más que ver el precio de algunos cursos de meditación silenciosa.
En 2011, el Consejo Finlandés de Turismo difundió una serie de fotografías de figuras solitarias en el desierto con el título “Silencio, por favor”. Y una compañía de relojes de Finlandia, Rönkkö, lanzó el lema: “Hecho a mano en el silencio finlandés”.
En los últimos años, muchos investigadores han puesto de relieve el poder del silencio para calmar el organismo, subir el volumen de los pensamientos internos y sintonizar mejor con el exterior. La palabra “ruido” procede de una raíz latina que significa náusea o dolor. En 1859, la enfermera británica y reformadora social Florence Nightingale escribió: “El ruido innecesario es la más cruel falta de atención que puede infligirse a un enfermo”. Es una fuente de alarma, angustia y pérdida de sueño.
A mediados del siglo XX, los epidemiólogos descubrieron correlaciones entre la presión arterial alta y las fuentes de ruido crónicas como carreteras y aeropuertos. Esta línea de investigación fraguó en los años sesenta la idea de la “contaminación acústica”. El cuerpo reacciona de inmediato a los sobresaltos sonoros, incluso en medio del sueño profundo, activando la amígdala y provocando la liberación de hormonas del estrés como el cortisol. 
En 2011, la Organización Mundial de la Salud concluyó que los 340 millones de habitantes de Europa Occidental pierden anualmente un millón de años de vida sana a causa del ruido; incluso dijo que 3.000 muertes de causa cardiaca eran resultado del exceso de ruido. Imke Kirste, de la Universidad de Duke, publicó en 2013 un estudio en ratones en el que observó que dos horas de silencio por día impulsaron el desarrollo de células en el hipocampo, relacionado con la formación de la memoria, al igual que ocurría con la introducción de juguetes o de compañeros ratones. 
Si se estableciera un enlace entre el silencio y la neurogénesis en los seres humanos, dice, tal vez los neurólogos podrían encontrar un uso terapéutico para el silencio. “Silencio, por favor” es ahora el tema más popular de la marca Finlandia. Tal vez el silencio vende porque, muy a menudo, lo tratamos como algo fácil de romper, como la porcelana, algo delicado y valioso.


Fuente: http://medicablogs.diariomedico.com/laboratorio/2014/09/10/el-poder-terapeutico-del-silencio/

10 Ideas para organizar tu colección de libros

¿Con el tiempo se han ido acumulando docenas de libros en tu casa? Quizás alguna de estas ideas te sirva para despejar el espacio y poner un poco de orden.
colección de libros
1. Haz inventario. Si tu relación con los libros se remonta décadas atrás, quizás tengas entre tu colección ejemplares que no recuerdas que estaban ahí.
Podrías utilizar un catalogador de libros como BookDB (no lo he probado), diseñar tu propia base de datos o hacer una simple lista de todos los libros que tienes.
2. Decide cómo los vas a organizar. Eso depende de las características de tu colección, del espacio disponible y de tus preferencias personales.
Puedes adoptar el criterio que mejor se adapte a tu caso: alfabéticamente, por género, por tamaños, por colores, etc.
3. Distribuye los libros. Decide cuáles van en la cocina, cuáles en el salón, cuáles en el cuarto de los niños, cuáles en la estantería de la entrada de la casa, qué par de ejemplares colocarás en tu dormitorio, etc.
Se trata de que coloques cada libro donde vayas a usarlo.
4. Decora. Aprovecha los más vistosos y/o elegantes para que formen parte de la decoración hogareña (si te atrae la idea).
5. Considera donar los libros que no te gusten o que no te sirvan. Quizás, algunos los puedas vender.
Otros, los puedes donar a una escuela, a una biblioteca o regalárselos a conocidos que vayan a utilizarlos. ¡Vas a enriquecer sus vidas!
6. Considera la versión digital. Si te haces con la versión electrónica de un libro, puedes donar el libro físico. También podrías prescindir de los libros o contenidos a los que puedes acceder fácilmente en Internet.
En mi caso, compré un lector de libros electrónicos (un Kindle) y me ayudó a ahorrar espacio. Los libros “repetidos” se los regalé a mi hermana. De paso, también estoy ahorrando dinero, ya que la versión electrónica de un libro suele ser más económica que la física.
7. Deja un diccionario a mano. El diccionario es una excepción. Aunque sea muy sencillo consultarlo desde el ordenador, es recomendable dejar al menos uno en casa y en un punto muy accesible.
Puede ser útil para consultar palabras nuevas que dicen en la tele, para resolver dudas ortográficas, para jugar al Scrabble, etc. :D
Es una opinión personal. A mí me saca de muchos apuros mi amado diccionario. Quizás haya otro libro “clave” para ti, uno que necesites recurrentemente: un manual de lo que sea, la Biblia, un compendio de recetas caseras, etc.
8. Considera sacar de casa los libros desactualizados. ¿Cuántos tienes de éstos? Yo mandé al reciclaje el Plan General Contable de 1992.
Si no vas a usarlo ni encuentras a quién le interese, ¿para qué vas a guardarlo en casa?
9. Considera no comprar libros por un tiempo. Podrías darte a la lectura de ese libro que compraste una vez y lo dejaste en la estantería “para cuando tuvieras la ocasión”.
Y también podrías releer los ejemplares que te dejaron un buen sabor de boca en su día.
10. Lee hoy. Disfruta de tu colección de libros, que para eso está.
Además, el hábito de la lectura te ayuda a ir decidiéndote sobre qué libros se quedan, dónde y para qué. Que lleves años sin tocar alguno de ellos es otra señal para que consideres liberar ese espacio en casa.
Por si te duele la idea de desprenderte de algunos, míralo de este modo: Se van los libros viejos (que no usas) para que entren los nuevos, a los que sí vas a sacar provecho.
Fuente:http://tusbuenosmomentos.com/2014/09/ideas-organizar-coleccion-libros/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+tusbuenosmomentos%2FvJYm+%28Tus+Buenos+Momentos%29&utm_content=Netvibes

Desorganización organizada ¿Como?

Por: Berto Pena
La semana pasada escuché una expresión que hacía tiempo no oía: «yo no soy desorganizado. Mi caos está organizado». Me hizo mucha gracia pero sobre todo me volvió a sorprender la convicción con la que se dicen estas cosas. Esa «desorganización organizada» (que no existe), hace más daño de lo que parece.

Para las cosas de trabajo yo antes era bastante desorganizado, y ahora soy todo lo contrario. He cambiado tanto, no porque me den medallas o sienta regocijo interior por contemplar las cosas a punto y en su sitio; sino porque me ayuda a hacer mejor las cosas que me importan.
La organización es un medio, una herramienta, una forma de conseguir algo. La recompensa está detrás.
«Yo me aclaro con mis cosas. Además no es para tanto, y a mi edad ya no voy a cambiar». Pues yo creo que sí es para tanto, que te afecta muchísimo más de lo que crees, que termina afectando a otros (compañeros, familia…), y que te roba más energía y tiempo de lo que crees.
La desorganización tiene más consecuencias de las que observamos en superficie. Pero, el gran problema con los hábitos y rutinas personas, es que uno nunca las ve de forma global, sumando, sino en un momento determinado. Y aquí y ahora, esa desorganización no hace tanto daño. Es cierto. Pero ¿qué pasa con ella cuando suma o multiplica al cabo del año?
Tu desorganización resume lo que eres al cabo del año, no en un momento determinado.
Yo me “volví” organizado el día que me dí cuenta todo lo que podía ganar. O, dicho de otro modo, el día que me dí cuenta todo lo que mi desorganización me quitaba:
  • Pierdes eficiencia y rapidez. Cuando las cosas no están a mano, cuando cuesta encontrarlas más de lo necesario, cuando unas cosas se ponen en el camino de otras más importantes, pierdes fluidez, agilidad y ritmo de trabajo. Poco o mucho, es algo que tenías y ahora pierdes.
  • Afecta a otros, les contagia. Colaborando junto a otros llega un punto donde tu desorganización deja de ser tuya, y pasa a ser un problema para otros. En proyectos junto a otros unos dependéis de los otros y formáis una cadena que debe estar sincronizada y equilibrada. Todos estáis a tope de trabajo, con fechas límite y mucha presión. ¿Cómo crees que afectará tu desorganización a ellos y al proyecto?
  • Consume tiempo, atención y energía. El desgaste de buscar y no encontrar, o de “ponerte a rebuscar”, de no tener a mano en el momento justo, supone un desgaste. En ese momento uno lo percibe como algo inocuo. Y es verdad, no es para tanto. ¿Pero qué pasa cuando eso se suma al cabo del mes o del año? Es tiempo, atención y energía que podrías haber dirigido a cosas muchísimo más importantes.
  • Se te escapan cosas. Piensa en el enorme volumen de tus tareas. Llegan por mil sitios: teléfono, Email, de viva voz, se te ocurren a ti, te las piden aquí y allá clientes, jefe, compañeros… Ser desorganizado en ese área supone que, más temprano que tarde, se te olvidarán cosas y tecomerás algún plazo. Y eso en equipo es todavía más serio.
  • Te distrae, te desenfoca. Justo lo apuntaba en mi último artículo: cuando estás “enchufado” con una tarea, y por tu desorden tienes que ponerte a rebuscar y pelearte con papeles, archivos digitales o navegar por Internet, vas a generar microdespistes o macrodistracciones que te van a alejar de la tarea. Y perderás las ideas y el ritmo de trabajo que tenías antes.
Hay más efectos. Bastantes más. Y además no sólo en el ámbito del trabajo o los estudios. También en casa, en la vida personal y familiar. Pero quería apuntar estos cinco efectos como los más representativos.
¿El quid de todo esto? Que ser organizado no cuesta tanto. No lleva tanto tiempo o esfuerzo como se asegura desde el otro lado. Dos o tres sencillas reglas y rutinas prácticas y, a la larga (recuerda, mira siempre al largo plazo), notarás cómo consigues tiempo, atención y energía para las cosas verdaderamente importantes. ¿Por qué no apuntarte a la organización organizada?
Fuente:http://thinkwasabi.com/2014/08/desorganizacion-organizada-como/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+thinkwasabi+%28ThinkWasabi%29&utm_content=Netvibes

8/9/2014

Día del bibliotecario


Ante un nuevo Día del bibliotecario quería destacar que necesitamos Asociaciones de Bibliotecarios fuertes, que se interesen también en el aspecto gremial y que aglutinen la mayor cantidad de asociados en las distintas ciudades o provincia de nuestro país; y donde no las hay... instarlos a crearlas. Debemos salir de una actitud individualista,  y hacernos tiempo para colaborar, participar y comprometernos; nuestra profesión se enfrenta a retos y desafíos constantes y cada vez más acelerados y radicales”.  Por lo tanto debemos estar preparados para actuar corporativamente por la profesión.
Si no hacemos valer nuestros derechos, nadie lo va a respectar.

Ernesto Della Riva

Bibliotecas populares: un fenómeno que se abre paso en todo el país

El reciente reconocimiento público por parte de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la biblioteca popular que se negó a aceptar un subsidio de una fundación vinculada a los fondos buitre, volvió a visibilizar este creciente fenómeno educativo que se muestra único en toda la región.



Las bibliotecas populares (BP) son quizás una de las experiencias de educación popular más importantes de Latinoamérica, y se calcula que en todo el país ya existen más de 2.000.

Esto la transforma en una red única y al mismo tiempo plural, ya que surgen de la propia iniciativa comunitaria en las que más de 25.000 personas prestan tarea de manera voluntaria.

Su historia se remonta a los viejos ateneos y círculos obreros, en los que los militantes socialistas se reunían para difundir ideas positivistas y humanistas.

Muchas de las BP también fueron fundadas a instancias de Domingo Faustino Sarmiento, quien en 1870 creó la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares (Conabip), con el propósito de fomentar la creación y el desarrollo de estas instituciones.

Aunque, en rigor, la existencia de estas instituciones era previa al organismo, como lo testifica la Biblioteca Popular Franklin de la ciudad de San Juan, la más antigua del continente, que este año celebra su 148° aniversario.

La magnitud del fenómeno y su permanencia en el tiempo, hace que convivan en un mismo movimiento bibliotecas con importantes infraestructuras con otras que funcionan apenas en una habitación, a la vez que las centenarias conviven con otras bibliotecas fundadas recientemente.

Entre estos últimos casos está la Biblioteca Popular Leopoldo Lugones, de la localidad cordobesa de Villa Giardino, que, fundada en el 1997, desbordó el rol de institución educativa y se convirtió en un verdadero centro comunitario de la localidad.

Emilia Gómez, una de las fundadoras, recuerda que el proyecto “surgió a partir de la vieja biblioteca municipal, que tenía poco funcionamiento y tomando sus fondos bibliográficos, impulsamos que se convierta en una biblioteca popular”.

Hoy la casa donde funciona “la Lugones”, como la conocen sus vecinos, es un verdadero centro cultural para la localidad en el que colaboran entre 30 o 40 personas con el trabajo de la biblioteca, la sala para espectáculos “La Nogalera” y los distintos talleres educativos y culturales que se dictan allí.

El trabajo de todos los colaboradores es voluntario. “Es una elección de vida”, señala Emilia, y destaca que “el trabajo comunitario y la construcción colectiva nos permiten mayores logros como comunidad”.

“Más que apostar a potenciar las capacidades individuales, tratamos de ir resolviendo las necesidades de los vecinos, junto con los vecinos”, señala y riendo dice que “acá lo de 'La patria es el otro' es así”.

Tiempo atrás, decidieron impulsar un Banco de Buena Fe, a través del cual los vecinos acceden a pequeños créditos para microemprendimientos, que financia el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

En 2011 también respondieron a la convocatoria de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) para acceder a la licencia de radio y consiguieron una frecuencia para fundar la radio La Minga, que desde entonces funciona allí.

Por tratarse de organismos no gubernamentales, las formas de financiación varían según la realidad de cada biblioteca y de cada localidad.

Los integrantes de la Biblioteca Popular “Palabras del alma”, institución que el miércoles pasado recibió el reconocimiento de la Presidenta por haberse negado a recibir un subsidio de una empresa vinculada a un fondo buitres, agudizan el ingenio para financiarse.

Hernán Nemi, presidente de esta biblioteca del barrio Peruzzotti de Pilar, explica que se financian a través de donaciones personales o de empresas de la zona y una vez al año realizan una cena benéfica para juntar fondos destinados a la ampliación de la casa en la que funcionan.


Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201409/77232-bibliotecas-populares.html

Consejos para disfrutar la lectura

Traducción de google

READING

"Nadie nace lector, por lo que la tendencia natural es que se mantenga alejado de los libros. Lectura en serio, esa pasión adictiva, lo que nos hace vivir entre los libros, esto tiene que ser desarrollado, cultivado." José Luiz Goldfarb no habló de su boca: que realmente vive entre los libros. Curador Premio Tortuga de 23 años y director de la compañía que coordina proyectos destinados a promover la lectura en Brasil, Goldfarb fue librero durante casi 20 años, una época en que su función principal era conocer con precisión los nuevos lectores. Desafortunadamente Brasil está lejos de ser considerado un país de lectores: según un sondeo publicado el año pasado por IBOPE, sólo el 55% de los brasileños lee regularmente. Pero estamos luchando para cambiar eso! 

Es importante que el hábito de lectura se adquiere desde la infancia. De acuerdo con José Goldfarb, los padres y las escuelas tienen un papel fundamental: "Ellos deben dar el ejemplo Si los jóvenes no ven la pasión por los libros en casa y no los maestros, terminan asociando con el estudio y por lo tanto no descubren la lectura. para el placer ". Tengo un ejemplo aquí de la mano. Stephen Reyes, mi colega iba, comenzó a leer en serio hace cuatro años. Hijo de un maestro, él siempre vio a la lectura como algo obligatorio y monótono. Las cosas comenzaron a cambiar cuando llegó a São Paulo. Después de ver a Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte 1 en el teatro, nuestro amigo era tan curioso por saber lo que ocurriría en la segunda parte acabamos comprando el libro. "Empecé sin pretensiones, leí más porque estaba pasando el rato en casa, ya que él no sabía casi nadie en la ciudad." Resultado: que amaba el libro y compró la colección completa de Harry Potter. Después de eso, se sumergió en otras series, y luego otro, y así fue. Hoy, Stephen es uno de los chicos que leen más aquí en IBA (de tres a cuatro libros al mes). "Creo que la lectura de los niños debe cubrir el catálogo de bestsellers, así como galaxias guía para mochileros, ya que a menudo son más accesibles y mantener la atención. Y el niño debería tener el poder de elegir qué leer para que pueda desarrollar un perfil de la lectura ". 

De 0-10, lo importante que es la lectura? 

"¿Quién lee mucho habla mejor, pensar mejor, escribir mejor y se vuelve más exitoso", dice Miriam Leitão, periodista, escritor y apasionado por los libros desde la infancia. Ella me dijo que era tan tímido que ni tuvieron el coraje de salir de la casa. Una vez que empiece a leer, se dio cuenta de que cada vez que hablaba algo la gente dejó de escuchar. "Estaba desarrollando mi mente! La lectura es un tipo de entrenamiento con pesas para el cerebro", dice. Según Miriam, es importante buscar las cosas que interesan a tomar interés por la lectura. "Con el tiempo, será posible disfrutar de un hermoso cuento de Machado de Assis, leer Vidas secas de Graciliano Ramos (libro que he leído varias veces como un niño), se dan cuenta de la exuberancia de Jorge Amado y el portugués inventó la música que es casi Grande sertão: veredas ". 

Así, le ha convencido para entrar en el mundo de la lectura? Si no, no tengo un argumento más: los libros digitales. Su existencia permite leer a través del dispositivo que sea más conveniente para usted en ese momento. "Tengo muy optimista sobre la posibilidad de obtener tantas obras para ordenadores, tabletas e incluso teléfonos móviles", dice Goldfarb. Así que, sin más excusa para quedarse sin leerla porque olvidó el libro en casa. Ah, y ya que es posible ir a las librerías y leer un poco de cada libro antes de elegir lo que conducirá, en digital, es posible descargar gratis extractos de libros electrónicos antes. 

¿No te gusta lo que lees? Elija otra hasta que encuentre uno que tiene que ver con usted y bienvenido al mundo de los lectores! 

2014-07-14-Habitodeleitura.png

Echa un vistazo a consejos para disfrutar de la lectura: D 

- ¿Qué tal comenzar una serie? 

A medida que el final de un libro instiga el comienzo del siguiente volumen, usted no tendrá ningún deseo de dejar de leer. ;) 

- Descubre tu género preferido 

Hable con amigos sepan lo que están leyendo y ver lo que más le importa. 

- Dele un chace a bestsellers 

Por lo general, tienen un atractivo más amplio y esto significa que las posibilidades son mayores que te gusta. 

- Lea extractos para ver si te gusta el estilo de la narración 

Descarga gratis capítulos de libros electrónicos para elegir aquellos que tienen que ver con usted. 

- Comience por textos cortos 

Si no te gusta leer cosas extensas, buscar revistas o periódicos que traen crónicas, cuentos ... 

- Leer un poco cada día 

Con el tiempo, va a crear un hábito y cuando la notificación será la lectura durante horas. 

- Manténgase alejado de las distracciones 

Antes de empezar a leer, apague el televisor y se mantenga alejado de cualquier cosa que pueda distraer. 

- Recuerde que la lectura no es una maratón 

No te preocupes por la velocidad: es importante que lea en su tiempo y preste atención a los detalles. 

- Leer en tiempos cuando estás relajado 

Por lo tanto, la lectura fluirá mejor. Puede ser en el baño antes de acostarse ... 

- Iniciado un libro y no le gustaba? Pasar a otro! 

Mantenerse insistiendo el libro hará que usted asocia la lectura con algo obligatorio y extravío. 

- Si te gustó un libro del mismo autor busca otro 

Las posibilidades de identificar con ellos son grandes, ya que cada autor tiene su propio estilo de escritura.

Fuente:http://www.brasilpost.com.br/nathalia-bottino/dicas-para-gostar-de-ler_b_5585204.html

¿Cuál es la huella que deja el paso del lector por un libro?

Por: Constanza Bertolini

Pliegues, subrayados, pegatinas y hasta formas impensadas de intervención integran una muestra de fotografías que explica la relación física de 99 escritores y sus fetiches de papel


La tasa de lectura en nuestro país es de las más altas de América latina. Hay muchos lectores, en casi todos los formatos. Si el lector de esta página es -como más de la mitad de los argentinos declara- lector de libros, entonces le propongo un ejercicio: tome tres ejemplares de su biblioteca; en lo posible, de diferentes estantes. Estírese un poco más por el tercero, vamos. Y (h)ojéelos como buscando alguna huella suya en esas páginas. Si le ocurre como a mí, se sorprenderá: en el Muchacha Punk de Fogwill encontré una tira de papel con la lista de electrodomésticos que imaginaba necesarios para mi primera casa, pegada por el simple efecto del paso del tiempo sobre la dedicatoria en tinta azul que me escribió un amigo muy especial. En Sobre el dibujo, de John Berger, me esforcé en vano por reconocer unos trazos en lápiz negro que pronto me hicieron recordar que debo devolver ya este ejemplar a una colega: su verdadera dueña. Y finalmente, de todas las líneas subrayadas en Nadie acabará con los libros (una apasionante conversación entre Umberto Eco y Jean-Claude Carrière) me quedo con ésta, que me resulta tan oportuna: La tecnología no es en absoluto una ventaja. Es una exigencia.
¿Cuál es la relación física que tenemos con los libros? ¿Qué marcas concretas dejamos en ellos? ¿Por qué, para qué, les plegamos orejas, ponemos ganchitos o papeles adhesivos, anotamos en los márgenes, dibujamos círculos, ajustamos con gomitas, tachamos y volvemos a tachar? ¿En qué se convierte esa obra (primero literaria) intervenida? ¿En una nueva obra (ahora visual)? ConLeídos, una investigación que devendrá en muestra de fotografías durante julio y agosto en la Biblioteca Nacional, se responden varias de estas preguntas sobre las consecuencias físicas que puede dejar en el libro el acto íntimo de la lectura. Tras este proyecto, durante un año completo, el poeta, actor y periodista Esteban Feune de Colombi contactó, visitó y conversó apasionadamente con 99 escritores que estuvieron dispuestos a exhibir novelas, cuentos, ensayos, títulos de todo tipo intervenidos y atesorados en sus bibliotecas. Ejemplos que ilustran el vínculo con el ejemplar de papel.
Así, en una galería que rápidamente se vuelve colorida, graciosa, emotiva, se advierte el afán por los dobleces de Selva Almada y Silvio Mattoni, el dibujo incontenido de Miguel Brascó y Luis Chitarroni, las anotaciones que parecen campos de batalla llevados hasta los márgenes por Jorge Dubatti, una madeja de colores tejida metódicamente sobre los párrafos en el caso de Hugo Mujica o de Teresa Arijón. Por nombrar sólo tres, Beatriz Sarlo, Mariano Dupont y Mercedes Halfon militan entre los fans de los Post-it. Y llaman la atención muy curiosas formas de engordar los tomos: con papeles diversos guardados entre las páginas (Federico Andahazi), con semillas, hojas de eucaliptos, espigas de trigo y hasta plumas blancas (Inés Acevedo).

AL PRINCIPIO, FUE GIRONDO

"Hace unos años heredé las Obras completas de Oliverio Girondo con anotaciones hechas en lápiz por mi abuelo materno, a quien no conocí. La débil, mística, titilante grafía de Karol, moribundo en su cama, daba la impresión de que desaparecería a cada vuelta de página. Él, amigo del poeta, había escrito en los márgenes de algunas páginas cosas como «en cualquier momento nos encontramos allá arriba». Ante la posibilidad de que esas apostillas se perdieran, las fotografié por instinto." En este primer párrafo de la nota que Feune de Colombi escribe para el catálogo de la exposición está descripta la génesis de Leídos. Un proyecto inicialmente de formato incierto que salió a cotejar con hechos aquella presunción sobre que "después del paso de un lector activo el libro ya no es el mismo".
Entonces, pensó una lista de nombres de escritores. En la mayoría de los casos, no había tenido contacto previo con ellos. Pero los llamó, les contó su interés, los invitó a reunirse para charlar y les pidió que le prepararan algún libro que tuviera "representaciones corpóreas de su lectura" para fotografiarlos, como objetos. Casi sin preguntar más, le fueron abriendo la puerta de sus casas -los menos, los más celosos, sugirieron la cita en el bar de la esquina-, y lo esperaban con uno, diez, hasta cincuenta ejemplares sobre la mesa. Hasta se atrevían a sugerir la participación de un colega, pasando el dato de un fetiche conocido en el ambiente, o entregaban inesperadas colaboraciones que tomaron forma de "ofrendas": piezas intervenidas por autores que ya no están y que algunos entrevistados eligieron sacar de sus bibliotecas para darles voz propia. Por caso, Sarlo -personaje bisagra de toda historia, hacia la mitad del proyecto opinó: tenés que hacer una muestra en la Biblioteca, y sin saberlo formateó la experiencia- le acercó un ejemplar de El arte de narrar, de Juan José Saer, con la dedicatoria tachada con perseverancia y vuelto a dedicar para ella. Y Miguel Brascó, primer editor del Esteban Feune de Colombi periodista, le dio otra perlita: The Devil's Dictionary, de Ambrose Bierce, en cuya tapa se lee en cursiva: Ojo: Este libro es propiedad de R. Walsh. Devolver.
Que el subrayado es para muchos autores la primera instancia de intervención lo supo pronto. Señaladores caseros, muy personales, encontró a montones: una orquídea seca, un boarding passBuenos Aires-París, un insecto con una pata chueca. Y empezó a ver otras marcas involuntarias que los escritores (en definitiva, curadores de su propio aporte) consideraban parte del asunto: obras inundadas, mordidas, con manchas de humedad. Aunque lo más valioso del recorrido está en el aspecto personal de los casi cien casos, Feune de Colombi podría ya enunciar algunas máximas del tema. Como que los libros de trabajo se ven diferentes de los de lectura placentera: profesores, traductores, correctores de estilo llegaban a la toma con libros cascados, destartalados de tanto uso tanto tiempo. Otra máxima: cuanto mayor es la edad de su dueño más "tocable" resulta el ejemplar, mientras que para los que hoy leen repartidamente con las pantallas, no.
A propósito de intocables, tal vez el único pesar al final del camino sea no haber sumado alguna pieza impoluta. "No concibo la idea de leer con un lápiz en la mano", dice que contestó Leila Guerriero a la convocatoria. Mientras que César Aira le aseguró que nadie sospecharía que leyó los ejemplares de su biblioteca porque están como en una librería.
Dispuestos en la sala en catorce paneles en forma de doble página, quien visite la muestra no sabrá de quién es cada una de las obras-libro intervenidas. El catálogo (de entrega gratuita e indispensable para jugar el juego completo) devela la correspondencia y, además, entrega una breve crónica al pie de cada foto que pone la nota de emotividad que subyace a todo esto. "Frente a sus bibliotecas, conmigo, su único espectador, los escritores se convertían en histriones. Contaban historias de libros perdidos y recuperados. La imagen de ellos hurgando entre los anaqueles es muy poética, muy fuerte. En cinco libros te contaban sus vidas", describe Feune de Colombi una experiencia que ya piensa capitalizar como trama dramatúrgica para su próxima experiencia teatral.

EJEMPLOS DE UNA RELACIÓN PARTICULAR

Tras el paso de un lector "activo" la obra literaria se convierte en una pieza muy visual
 
Autobiografía II. El imperio insular, de Victoria Ocampo, propiedad de Beatriz Sarlo, quien además ofrendó El arte de narrar. 
 
de Juan José Saer. 
 
La lista del súper que Oliverio Coelho hizo en un blanco de La novela luminosa, de Mario Levrero. 
 
Daniel Link sostiene las páginas de En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, con bandas elásticas multicolores. 
COMPARTIR

http://www.lanacion.com.ar/1705521-cual-es-la-huella-que-deja-el-paso-del-lector-por-un-libro
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...