20 ene. 2017

El extraño caso del libro electrónico

Por: Basilio Baltasar


Se abrió paso como una espléndida invención sin pensar en los riesgos que entraña

La tecnología ejerce una extrañísima fascinación sobre los consumidores. Hay motivos de sobra para creer que si un aparato deslumbrante y absolutamente inútil se pusiera a la venta como novedad (y no digamos como innovación), los clientes habituales se pondrían a la cola y se darían empujones hasta conseguirlo.

El caso más desconcertante de seducción masiva es el del libro electrónico. Desde el primer momento se abrió paso como la espléndida invención que estábamos esperando. Como si nuestra biblioteca se hubiera convertido en una insoportable carga cuyo peso no nos veíamos capaces de acarrear durante más tiempo, el libro electrónico irrumpió en nuestras vidas para acabar de una vez con los estorbos. Según los publicistas, el ingenio ha acabado con los ácaros, con los agobiantes problemas de espacio en las estanterías, con el enojoso ir y volver cargado como una mula de las librerías. Se acabó eso tan poco higiénico de mojarse el pulgar para pasar página, o lo de usar como punto de lectura un recorte de periódico. Basta ya de agitar el plumero para quitar el polvo incrustado en los lomos. Nunca más eso de prestar libros que no te devuelven. La tecnología ha sentenciado el fin del libro de papel y así concluyen los nocivos hábitos aparejados al viejo artefacto de Gutenberg.

La conversación con el librero, en la que concluye el laberíntico sendero que conduce a los libros que no buscamos, el intuitivo encuentro con la obra de un nuevo autor, el íntimo discurrir del lector que a nadie da cuentas, el libérrimo gesto del que elige sin dejar huellas de lo que hace, el ejercicio de hojear y ojear un libro para saber si nos conviene, el fulminante vistazo con que uno entiende lo que hace el editor, el perfume que destilan la cola del encuadernador, el papel y la tinta del impresor, ese mirar de reojo lo que compra una desconocida, los fetichistas que guardan los libros firmados de puño y letra por el autor, los coleccionistas que conservan las dedicatorias como el rastro de una devoción… Toda esta sensualidad desaparecerá al fin.

La teoría política que reconoce como un logro moral de la Historia la autonomía y privacidad del individuo, considera escandaloso el yugo mercantil de la tecnología. El usuario del libro electrónico no es propietario de sus libros. No podrá dejarlos en herencia. No puede prestarlos. A diferencia del lector instalado en su biblioteca de papel, el abonado al libro electrónico acepta una dependencia inconcebible: pagar una y otra vez, cuantas veces se le exija, el acceso a “su” biblioteca. Cuando la pantalla de su terminal se agote, cuando los programas sean obsoletos, cuando las aplicaciones no sean actualizadas, cuando al servidor (sic) le convenga, cuando al fabricante le urja… Y eso después de hacer cedido al propietario de la “nube” la potestad de abrir o cerrar cuando le parezca bien el acceso a ciertos ejemplares de la biblioteca.

Si ya resulta patético esto de  pagar, no te digo lo que puede llegar a ser la renuncia deliberada a la privacidad. Ser vigilado, computado, censado o rastreado por un algoritmo no es menos inofensivo que serlo por un inquisidor. Que nuestros gustos intelectuales y preferencias estéticas sean archivadas en un gigantesco almacén de identidades y vendidas al mejor postor, no es algo que uno deba tolerar alegremente. 

Podría ocurrir que se nos imponga. Pero que al menos sea sin nuestro consentimiento. Ni nuestro dinero.

Fuente bibliográfica
BALTAZAR., BASILIO, 2017. El extraño caso del libro electrónico. EL PAÍS [en línea]. [Consulta: 20 enero 2017]. Disponible en: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/01/07/catalunya/1483814441_648534.html. 

25 libros que te harán llorar

Por: Jorge García Carmona
25 libros para llorar
Hace ya algunos años Axl Rose, vocalista de Guns & Roses, nos invitaba a dejar de llorar con aquel incomparable Don’t cry que, durante semanas, se adueñó de las listas de éxitos de la época.
Nuestra intención hoy es compartir con vosotros los 25 libros que, sin lugar a dudas, sacarán tu parte más tierna y sensible. 25 libros para llorar. Estamos seguros de que se convertirán en el compañero ideal en estos días.
Chocolate o café caliente, lluvia y un buen libro entre las manos porque el Otoño ha llegado al Hemisferio Norte.
Charlie es un chico realmente especial: lee muchísimo, no sale ni con amigos ni con chicas y reflexiona sobre el mundo desde un punto de vista muy particular. Su ingenuidad, su incapacidad para relacionarse normalmente y su extrema sinceridad le crearán más de un problema especialmente ahora que su único amigo ha muerto y el único consuelo lo encuentra en la soledad de su habitación, donde puede llorar con tranquilidad. Conocer a Sam y Patrick, los chicos más populares y vitales del colegio, provocará un giro radical en su vida que lo sumergirá de pleno en la adolescencia.


Entre dos lunas (Sharon Creech)
Mientras atraviesa en coche las Colinas Negras, Sal no puede evitar pensar en su madre desaparecida. Está dispuesta a todo para encontrarla incluso si eso supone cruzar el país e iniciar el que será el viaje de su vida. Una aventura que no te dejará indiferente.


La ladrona de libros (Markus Zusak)
Erase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la muerte contaba su propia historia. Erase una vez una novela preciosa, tremendamente humana y emocionante. Erase una vez un mundo imaginario donde encontrar cobijo y poder, a la vez, olvidar razón alguna para llorar. Erase una vez la historia de alguien muy especial.


libro_1370973256
El arte de conducir bajo la lluvia lo tiene todo: amor, tragedia, redención, peligro y un narrador poco común: un perro con un estilo inigualable para describir la esencia del ser humano. Nada volverá a ser igual una vez que hayas conocido a Enzo. ¿Te animas a escuchar su historia?


Un monstruo viene a verme (Patrick Ness)
Merecedora de numerosos premios y distinciones esta es la novela más aclamada de Patrick Ness. Una historia emocionante y extraordinaria sobre un niño, su madre enferma y el monstruo que viene a visitarle. Una novela que nos habla acerca de la dificultad para aceptar la pérdida y de cómo nos aferramos a lo que más queremos: la vida.


Mil soles espléndidos (Khaled Hosseini)
Superando con creces el rotundo éxito de Cometas en el cielo (más de seis millones de ejemplares vendidos en treinta idiomas) la segunda novela de Khaled Hosseini ha saltado de inmediato al primer puesto en todos los países donde se ha publicado. Haciendo gala de sus dotes de narración, el autor nos sumerge en la conmovedora historia de amistad entre dos mujeres afganas de orígenes muy dispares, cuyos destinos se entrelazan por obra del azar y de las convulsiones que ha sufrido Afganistán en los últimos treinta años.


A sus trece años Anna ha pasado por incontables operaciones, pruebas y transfusiones para que su hermana mayor sobreviva a la leucemia. Ha sido la perfecta donante. Ahora ha tomado una decisión que desgarrará a su familia y que puede tener consecuencias fatales para su hermana. Una historia que te atrapará desde el primer momento y que, sin duda alguna, hará las delicias de todos aquellos que busquen una buena excusa para poder llorar.


Deja escapar a los lobos (Carol Rifka Brunt)
Una excepcional novela sobre la rivalidad fraternal y la exploración del amor, la inocencia cautivadora de una niña y la melancolía sabia de un adulto con el corazón roto. Un libro inolvidable sobre el amor, la amistad y la vida. Una cautivadora novela sobre las relaciones humanas que traspasa las fronteras de la edad.


La canción de Aquiles (Madeline Meyer)
Especializada en cultura clásica, Madeline Miller acomete una nueva lectura del mito de Troya demostrando su plena actualidad y vigencia. Todos los elementos que tan familiares nos resultan y que forman una parte tan esencial de nuestra cultura tienen cabida en ella y, sin embargo, toman una nueva dimensión, moderna y actual, en un estilo firme y fluido, desarrollando una trama tan inteligente y bien perfilada que resulta imposible abandonar su lectura ya desde la primera página.


libro_1363451109
La casa de los espíritus (Isabel Allende)
La primera novela de Isabel Allende, La casa de los espíritus, narra la saga de una poderosa familia de terratenientes latinoamericanos: el despótico patriarca Esteban Trueba ha construido con mano de hierro un imperio privado que empieza a tambalearse con el paso del tiempo y un entorno social explosivo. Finalmente, la decadencia personal del patriarca arrastrará a los Trueba a una dolorosa desintegración. Atrapados en unas dramáticas relaciones familiares, los personajes de esta poderosa novela encarnan las tensiones sociales y espirituales de una época que abarca gran parte del siglo pasado.


Yo antes de ti (Jojo Moyes):
Louisa Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del autobús y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio Patrick. Lo que Lou no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio.


El mundo conocido (Edward P. Jones):
Novela ambiciosa, escrita de un modo impecable, que se mueve sin solución de continuidad entre pasado y futuro para volver al presente. Mueve los hilos de las vidas de personas cuyos destinos se entretejen entre las redes de la esclavitud y permite una comprensión más profunda del mundo multidimensional creado por dicha institución.


Un hombre llamado Ove (Fredrik Backman)
Una historia repleta de humor, sentimiento y sabiduría que nos sumerge en el mundo de un protagonista entrañable e inolvidable cuya vida está a punto de dar un giro radical: va a recuperar, en contra de su voluntad, la fe en el género humano. Según la crítica, este libro es un estallido de emociones que logra enfadarte, arrancarte una sonrisa y, al momento, hacerte llorar. Una obra para todo el mundo.


650_GM26791.jpg
Así es como la pierdes (Junot Díaz)
Así es como pierdes es una descripción de la vida misma. Es una charla con nuestros miedos, inquietudes y soledades. Es un canto a la vida y una toma de contacto con nuestra necesidad de reír, amar o llorar. Es un recordatorio de que el ardor siempre triunfa sobre la experiencia y de que el amor, cuando llega de verdad, necesita más de una vida para desvanecerse.


La habitación (Emma Donogue)
Para Jack, un niño de cinco años, la habitación es el mundo entero: es el lugar donde nació, donde come, juega y aprende. Por la noche, Mamá lo pone a dormir en el armario por si viene el Viejo Nick. Para su madre la habitación es el cubículo donde lleva siete años encerrada aunque, con gran tesón e ingenio, ha creado en ese reducido espacio una vida para su hijo y su amor por él es lo único que le permite soportar lo insoportable. Pero la curiosidad de uno crece a la par que la desesperación de la otra…


La carretera (Cormac McCarthy)
La carretera, novela galardonada con el premio Pullitzer 2007 y best seller literario del año en Estados Unidos, transcurre en la inmensidad del territorio norteamericano, un paisaje literalmente quemado por lo que parece haber sido un reciente holocausto nuclear. Un padre trata de salvar a su hijo emprendiendo un viaje con él. Rodeados de un paisaje baldío, amenazados por bandas de caníbales y empujando un carro de la compra donde guardan sus escasas pertenencias, llegarán a establecer un vínculo entre ellos que jamás hubieran podido imaginar.


LlaveSarah.qxd
La llave de Sarah (Tatiana de Rosnay)
París, Julio de 1942. Las autoridades arrestan a 13.000 judíos ante la mirada de los parisinos que guardan silencio por miedo, indiferencia o por simple interés, pues esperan ocupar las viviendas vacías. El pequeño Michel se oculta en un armario para huir de la redada. Su hermana Sarah cierra la puerta para protegerle y se la guarda pensando que va a regresar en unas horas. Sin embargo, el destino de los Starzynski es protagonizar una de las páginas más luctuosas de la historia gala. Los gendarmes confinan a los miles de detenidos durante cinco días en el Velódromo de Invierno, cerca de la Torre Eiffel, sin comida ni agua. Después envían a las familias a un campo de concentración francés, donde los separan como paso previo a su posterior traslado a Auschwitz.


Nosotros los animales (Justin Torres)
La vida de la familia Torres es un caos. El padre, portorriqueño y la madre, nacida en Brooklyn, deciden tener tres hijos pese a su precaria situación laboral. Les darán una educación peculiar que se desarrollará entre trabajos basura, problemas en el barrio y anécdotas familiares íntimas y divertidas. En ese marco, solo el cariño y el amor entre ellos hará posible que sobrevivan en esa jungla que es la ciudad. Pero la principal jungla de la historia es la de la infancia, porque los tres niños, los verdaderos protagonistas de la novela, se comportarán como pequeños animales en continuo aprendizaje: travesuras, extrañas conversaciones con los adultos, juegos, motivos para reír y llorar, inocencia y destellos de esa inteligencia tan lúcida y en ocasiones impropia de los niños pequeños.


Esta es la historia de tres generaciones de una familia de la región de Kerala, en el sur de la India, que se desperdiga por el mundo y se reencuentra en su tierra natal. Una historia que es muchas historias. La de la niña inglesa Sophie Moll que se ahogó en un río y cuya muerte accidental marcó para siempre las vidas de quienes se vieron implicados. La de dos gemelos Estha y Rahel que vivieron veintitrés años separados. La de Ammu, la madre de los gemelos, y sus furtivos amores adúlteros. La del hermano de Ammu, marxista educado en Oxford y divorciado de una mujer inglesa. La de los abuelos, que en su juventud cultivaron la entomología y las pasiones prohibidas. Una novela para aprender a amar, a reír y a llorar. Una lección de vida.


El peligro aumenta para los Cazadores de Sombras ahora que esta trilogía, bestseller del New York Times, llega a su fin. Si la única manera de salvar el mundo fuera destruyendo a quien más amas, ¿lo harías? El tiempo corre. Debes elegir. Pasión, poder, secretos y magia. El peligro acecha a los Cazadores de Sombras en la entrega final de Los Orígenes.


9788497592420
Del amor y otros demonios (Gabriel García Márquez)
La inspiración para escribir este libro le llegó a García Márquez con una insólita noticia que tuvo que cubrir como periodista. El 26 de octubre de 1949 el reportero fue enviado al antiguo convento de Santa Clara, que iba a ser demolido para edificar sobre él un hotel de cinco estrellas, a presenciar el vaciado de las criptas funerarias y a cubrir la noticia. Se exhumaron los restos de un virrey del Perú y su amante secreta, un obispo, varias abadesas, un bachiller de artes y una marquesa. Pero la sorpresa saltó al destapar la tercera hornacina del altar mayor: se desparramó una cabellera de color cobre, de veintidós metros y once centímetros de largo, perteneciente a una niña. En la lápida a penas se leía el nombre: Sierva María de Todos los Ángeles. Con esta intrigante premisa como punto de partida, García Márquez nos zambulle en un relato especial, cargado del lirismo y fuerza que no dejará indiferente a nadie.


El 25 de noviembre de 1960 se encontraron, al pie de un risco en la costa dominicana, los cuerpos sin vida de tres muchachas. Según la versión oficial, se trataba de un accidente y ningún diario publicó la verdad: las tres hermanas Mirabal, conocidas como las mariposas, luchaban contra el violento régimen dictatorial del general Trujillo. Tres décadas después, la cuarta hermana, narra la apasionante historia de su lucha.


Pequeñas mentiras (Liane Moriarty)
Algunas veces las pequeñas mentiras son las más letales. Madeline es una fuerza de la naturaleza. Es divertida, mordaz y apasionada. De esas mujeres que harían llorar de risa a más de uno. Lo recuerda todo y no perdona a nadie. Ni a su ex marido, que se acaba de mudar junto a ella. Celeste, la mujer de éste, posee el tipo de belleza que hace que el mundo se pare a mirar. Ella y su marido llevan una vida de ensueño pero los sueños tienen un precio. Jane, madre soltera y nueva en la ciudad, es tan joven que la confunden con la niñera. Además alberga preocupaciones impropias de su edad y tiene ciertas dudas secretas sobre su hijo. Pero… ¿por qué? Pequeñas mentiras es una extraordinaria historia sobre estas tres mujeres en una encrucijada, sobre ex maridos y segundas esposas, madres e hijas, escándalos de patio de colegios y las peligrosas mentirijillas que nos contamos a nosotros mismos para poder sobrevivir.


libro_1329044594
Cuando su hijo fue diagnosticado a los tres años de edad con una enfermedad degenerativa que acortaría su vida en la adolescencia, Harold Kushner se enfrentó a una de las preguntas más angustiantes en la vida: ¿Por qué, Dios? Años más tarde, el rabino Kushner escribió esta contemplación sencilla y elegante de las dudas y temores que surgen cuando una tragedia nos golpea la puerta. Kushner comparte su sabiduría como rabino, como padre, como lector y como ser humano. Con múltiples imitaciones que no han logrado superar este original, Cuando a la gente buena le pasan cosas malas es un clásico que nos ofrece pensamientos claros y consolación en períodos de dolor y tristeza donde la única solución aparente es llorar con fuerza.


Las doce tribus de Hattie (Ayana Mathis)
Merecedora de los mayores elogios tras su publicación esta magnífica novela recoge la extraordinaria historia de una mujer que, en su empeño por sacar adelante a sus hijos, representa la inagotable fuerza de voluntad con que una madre es capaz de afrontar los desafíos más extremos al tiempo que narra la huella indeleble que ese mismo ímpetu dejará, inevitablemente, en cada uno de sus descendientes. Así, a lo largo de los sesenta años que abarca el relato, el lector se verá enfrascado en una emocionante aventura humana, de hondo significado y simbolismo, fruto del particular talento de una escritora que ha adquirido ya una insoslayable relevancia en el panorama de la literatura estadounidense contemporánea.


Esperamos que la lista os ayude a elegir vuestras lecturas para el Otoño y, para los que tengáis dudas acerca de los beneficios del llanto, os ofrecemos el siguiente enlace donde podéis ver algunos de los beneficios que esta práctica tiene.

¡A llorar se ha dicho!

Fuente bibliográfica
GARCÍA CARMONA, JORGE, [sin fecha]. Los 25 libros que te harán llorar este OtoñoBlog de Quelibroleo.com. [en línea]. [Consulta: 20 enero 2017]. Disponible en: http://www.quelibroleo.com/noticias/libros/libros-para-llorar. 



18 ene. 2017

10 secretos para incrementar tu autoestima

Por: Hugo Landolfi



La clave para se felices en esta vida reside en el amor hacia nosotros mismos. No caigamos en la arrogancia, pero tampoco en la ausencia. Olvídate por un momento del mundo exterior, desconéctate y pregúntate: ¿Realmente me amo tal y como soy? Responde de manera sincera y, si realmente sientes que sí lo haces, entonces bien por ti, pero en caso de que respondas con un no, no hay que desesperarse: existe una salida y a lo mejor la puedes encontrar con estos consejos.

Una baja autoestima puede causar a nuestra vida un sin número de problemas, entre ellos encontramos la falta de confianza en uno mismo, lo que al mismo tiempo origina una carencia de determinación y empeño. En general, una baja autoestima nos pone más en un estado de sobrevivencia en lugar de vivir plenamente, haciéndonos ver el vaso siempre medio vacío.
Ahora dejemos de hablar de problemas y vayamos directo al grano, es decir, a las soluciones.

Aquí tienes a tu disposición un listado con 10 estrategias que intentarán ayudarte a mejorar tu autoestima, devolviéndote las ganas de vivir y superarte día a día.


1. Empieza a conocerte en serio

¿Cómo saber lo que quieres si no te conoces a tí mismo? Esta estrategia toma como centro y punto de partida el autoconocimiento. Empieza a sumergirte poco a poco en las profundidades de tu propio ser, para encontrar las respuestas que tanto buscas.

Penetraremos en lo más profundo de tu ser con las siguientes preguntas, que darán de poco en poco, luces sobre quién eres en realidad y lo que quieres lograr en tu vida:

* ¿Qué es ese algo que te hace especial y único? Deja de lado por un instante lo que no eres o los deseos de lo que quieres ser, y concéntrate en explicarte a ti mismo ese factor que te hace un ser diferente. Una vez lo encuentres, abrázalo y aprécialo. Al hacerlo te estará conociendo más a ti mismo.

* Si el día de tu muerte fuera mañana, ¿estarías contento con la vida que has vivido? Esta pregunta puede resultar dura para algunos o muchos, pero hemos de tomarla por el lado positivo. Empieza a evaluar todo lo que has hecho en tu vida hasta el momento, y sinceramente considera si hasta el momento has podido si quiera alcanzar una parte de la felicidad que anhelas. Esta pregunta nos hace también apreciar más el paso del tiempo y ser conscientes de que todo tiene un final y que el tiempo nunca se detiene. Que el mejor momento para tomar las riendas de nuestras vidas es hoy y en este preciso instante.

Siguiendo este sencillo mecanismo podrás tener una mejor visión de tu ser, pero tienes que poner de tu parte, dado que tu fuerza de voluntad será la que determine tu éxito.

Una vez tengas entre tus manos este retrato vivo de lo que eres, te ayudará a conocer mejor tus emociones más frecuentes, los pensamientos que transitan más por tu cabeza, tus puntos fuertes y también los débiles, etc. Teniendo esta imagen de tí mismo, puedes utilizarla ingeniosamente como una referencia para edificar en ti más confianza y por ende elevar tu autoestima.

 Recuerda, una autoestima saludable es esencial para una vida feliz.

2. No intentes complacer a todo el mundo

Una de las cosas que en repetidas ocasiones hace mucho daño a nuestra autoestima es el intentar agradar a todo el mundo. Entiéndelo: no puedes agradar o complacer a todos, dado que esa es una regla inquebrantable de la vida, porque todos somos diferentes, con diferentes metas y gustos.
Esta estrategia es simple y directa, consiste en solamente ser tú mismo (pero primero debes saber quién eres). Deja de preocuparte por los demás y desenvuélvete tal y como eres, así te sentirás cómodo y verdaderamente libre.

Debes intentar lograr que las personas que te rodean no sean el eje de tu vida, entendido esto como que no debes realizar tus obras cotidianas fundamentado en agradarles sino en desarrollar a la persona que estás llamada a ser, independientemente que esto sea del agrado o no de otros.

El mero hecho de complacer a otros por el simple hecho de complacerlos es, muchas veces, un camino para erosionar la imagen que tienes de ti mismo pues no lograr actuar en función de lo que genuinamente quieres o deseas sino en función de lo que otros esperan de ti. Y ese a veces es un camino para perderse a uno mismo.

3. Aprende a decir que NO

Existe el sí, pero también el NO. Aprende a decirlo: Un campo de fútbol tiene límites fijos, lo mismo debes hacer tú contigo mismo. Esto lo conseguirás al aprender a decir que NO. Al negarle algo a alguien (con fundamento) fijamos los límites, tanto para ti como para las personas de tu alrededor. Al decir, como he mencionado recientemente, que debemos decir NO “con fundamento”, me refiero principalmente a evaluar si te sientes cómodo con tal o cual situación y, basado en eso, podrás decidir con un FUNDAMENTO adecuado, si dirás que SÍ o que NO.

Dale este pequeño cambio a tu actitud y sentirás más control sobre tu vida, lo cual generará un incremento muy bueno en tu autoestima. Quiero aclarar que no se trata, lo recomendado en este punto, de un simple decir NO por el mero hecho de decirlo sino en oponernos a aquellas cosas que nos conducen por caminos que no son los nuestros.

4. Lleva un diario personal

Todos llevamos dentro de nosotros la capacidad de expresar con palabras nuestros sentimientos y sueños. Usa esa capacidad para elevar tu autoestima y enrumbar hacia mejores aguas tu vida. ¿Cómo? Descubre cómo hacerlo con los consejos que siguen:
Escoge un cuaderno para que sea tu diario. Diariamente escribe en él tus metas, creencias y sentimientos, hazlo en aquellos momentos del día donde te sientas más libre y con mayor ligereza para dejar las ideas fluir. Trata de mantener esta costumbre contigo para siempre, pero hablaremos más específicamente sobre cómo el diario y su análisis ayudan a combatir la baja autoestima.

¿A qué horas vas usualmente a dormir? Tómate unos 10-15 minutos antes para leer lo que has escrito en tu diario a lo largo del transcurso del día. Verás frecuentemente que tus ideas son limitantes y tus sentimientos tienden al pesimismo. Más no debemos desanimarnos, dado que esto es un fiel reflejo de una realidad y hemos de recordar que somos nosotros los arquitectos y constructores de nuestra concepción de dicha realidad. Usa este poder para cambiar tu actitud hacia la vida.

Para llegar a usar este poder sabiamente, cuestiona tus ideas plasmadas en el diario, critica tus metas y analiza tus emociones. Elimina esas ideas que solo cortan las alas de un futuro prometedor, y nos dejes que los sentimientos actuales te repriman y, además de poner énfasis en las metas escritas en tu diario, analiza si de verdad son lo que quieres para tu vida, sí es así, imagínate en un futuro donde ya has concretado tus más importantes metas. Solamente, no olvides tomar acción.

Usa tu diario como una manera de desahogarte y al mismo tiempo como un espejo de tu interior, úsalo inteligentemente: tú puedes hacerlo.


5. ¿Ves el vaso medio lleno o medio vacío?

¿Vaso medio lleno o medio vacío? Mejor corre y llénalo: Una de las cosas que caracterizan a la baja autoestima es su fuerte tendencia al pesimismo y la desconfianza en uno mismo, originando esta última un gran obstáculo a la hora de tomar acción, puesto que no creemos en nosotros mismos, y esto apaga la llama de la motivación. Esta estrategia para enfrentar tu problema de autoestima se basa en dejar de ser tan negativo y, más importante aún, tomar una actitud de acción y determinación. Esto lo conseguiremos primero definiendo nuestras metas más importantes y, una vez teniéndolas, procederemos a categorizarlas por su grado de importancia (he aquí la importancia de conocernos a nosotros mismos).

Ya debes tener una lista organizada de tus metas y ahora es momento de dividir cada una en “pedazos”, con esto quiero decir que debes hacer de tu meta un conjunto de “sub-metas”, siendo una parte de ellas de corto plazo, otra parte de mediano plazo y otro pedazo corresponde al largo plazo.

¿Por qué usar esta estructura? Normalmente la falta de paciencia es la responsable de acabar con nuestros proyectos, pero al usar esta técnica para segmentar tus metas, estas se vuelven más fáciles de alcanzar. Ten presente que podremos reducir el estrés que esto genera manipulando la idea del tiempo que tengamos (lo cual es un pensamiento limitante), y hecho esto, nuestra determinación y motivación empiezarán a arder más vivamente. Somos en mayoría seres impacientes y, al ver que nuestros esfuerzos empiezan a dar resultados (aunque estos sean mínimos), sin duda alguna nos alegrarán y motivarán a seguir empujando, pero esto también depende de ti.

Puedes acompañar esta estrategia con un simple truco que consiste en tratar de sonreír más a lo largo del día. Pero no se trata simplemente hacerlo por hacerlo: trata de encontrar en tus memorias algún momento agradable, recréalo en tu mente, siéntelo y sonríe para hacer renacer en tu rostro la magia de ese feliz recuerdo. Parece simple, pero ayuda mucho a la hora de levantar nuestra autoestima dado que nos abrirá la puerta a apreciar más nuestra vida y a disfrutar de las pequeñas cosas que esta ofrece.

Por último, recuerda: “Uno no nace sabiendo caminar, primero se gatea.”

6. El fracaso tiene un lado positivo

El fracaso es un triunfo: ¿Eres de los que creen que solo hay dos caminos en la vida, uno que lleva al triunfo y otro al fracaso? Pues la realidad de las cosas es otra: para llegar al triunfo indudablemente te encontrarás con varios fracasos en el camino, pero es tu decisión hacerlos un obstáculo o aprender de ellos.

El error no está en fracasar, sino que el error se encuentra en no aprender de los mismos. Tómalos (a los errores) como experiencias que te nutren para seguir adelante, úsalos como alertas para hacer cambios a ciertos aspectos de tu plan. Y lo más importante, no te rindas. Los fracasos son una fuente de conocimiento impresionante, y son estos los que nos permiten encontrar el verdadero camino hacia el logro de nuestra meta.

¿Cómo ayuda esto a nuestra autoestima? Muchas veces nos criticamos demasiado y ponemos sobre nuestros hombros una carga muy pesada que a la larga daña nuestra autoestima y crea una imagen apática y distorsionada de lo que somos. Al aceptar al fracaso como una herramienta para el éxito, dejas esa pesada carga atrás, lo cual te permitirá lograr de ti una nueva imagen, mucho más viva y buena.

7. Haz cosas que te inspiren

Todos necesitamos algo que nos mueva, algo que nos lleve a hacer grandes cosas, que nutra nuestras ganas de hacer algo en esta vida. Una baja autoestima es, en números ocasiones, una señal de falta de inspiración en nuestra vida.

Afortunadamente, esto es fácilmente solucionable, sobre todo teniendo en nuestras manos el poder del internet.
Busca lecturas, frases, videos, audios o cualquier material que pueda inspirarte. No envidies los logros de otros, mejor alégrate y úsalos como una guía e inspiración para tus propios fines porque en fin: si él o ella pudo, ¿por qué yo no?

Los libros de autoayuda pueden también ser una fuente importante de inspiración. Solamente recuerda usar estos elementos como complementos, para concretar algo tienes sí o sí que tomar acción. Mas con la ayuda de material que te ayude a inspirarte, tomar acción se volverá más sencillo.

8. No te compares con otros

Mucha gente tiene la predisposición a compararse con otros. Esta conducta puede dañar nuestra autoestima, en especial si estamos muy lejos de nuestro modelo a seguir. Es decir, el error no está en tener un modelo a seguir, sino en querer ser como esa persona y compararse constantemente. Eres único, no existe la necesidad de compararte con otros. Tu única tarea es superarte a ti mismo a través del tiempo. Toma a otras personas como ejemplos, pero no como competidores. Al entender y aplicar esto, nuestra autoestima dará un agradable salto debido a que dejamos ese afán de compararnos y nos enfocamos más en desarrollar a nuestra propia persona.

9. Libérate

Los factores externos afectan nuestra autoestima. El sentirse un fracasado por no llegar a las expectativas de los padres, sentir que uno no encaja en el grupo o sociedad, ser víctima del peso ejercido para seguir ciertas conductas. Son estos y muchos otros factores los que pueden hacer a nuestra autoestima ir en un viaje profundo a los abismos del desprecio de uno mismo.

Para corregir esto, hay que aprender a amarnos tal y como somos, y aceptarnos. Pero cuidado, no hay que ser conformistas. Si hay algo que puedes arreglar, hazlo. No te dejes engañar que aceptarte y quererte a ti mismo es quedarte únicamente con tu situación actual. El amor hacia nosotros mismos se hace notar cuando tomamos en nuestras manos la responsabilidad por mejorar en todo aspecto de nuestra vida.

¿Tienes sobrepeso? Acéptalo y trata de que ese amor por ti mismo te impulse a mejorar tu situación, en caso una de tus metas sea el tener un mejor cuerpo y salud (estos dos deben siempre ir juntos). Este es un simple ejemplo ilustrativo. Deja de lado el qué dirán y empieza a desenvolverte tal y como eres, sin ninguna máscara más que tu propio rostro.

10. Celébrate a ti mismo

Tendemos a ser muy duros con nosotros mismos y a no celebrarnos. No te digo que te construyan un altar o algo por el estilo, simplemente marca los eventos más importantes de tu vida, es decir los logros que más orgullo te han hecho brotar del corazón.

Eres un ser maravilloso, viniste desnudo a este mundo y ya llevas ropa: eso es un logro. Celebra cada cosa buena que hagas en tu día a día, pero no olvides hacer también un balance con tus errores cometidos, más no los tomes de la manera negativa, aprende de ellos (¡celebra esto también!).

Siéntete feliz de seguir con vida, tienes más oportunidades de lograr tantas cosas que tu corazón anhela. Date pequeños obsequios, un poco de chocolate puede dibujarte una sonrisa, más aún al saber que lo hemos ganado al hacer algo bueno: un regalo de nosotros para nosotros.

Conclusiones

Una autoestima estable y saludable es una carta segura a la felicidad personal. Llevará trabajo y tiempo repararla, pero realmente vale la pena. Hay un mundo externo y uno interno, y es este último el más importante para tu felicidad, dado que es tu realidad, la que vives dentro de ti día a día, segundo a segundo.

Toma estas 10 estrategias y combínalas, cada una tiene algo importante que aportar. Acomódalas inteligentemente de acuerdo a tus necesidades. Y solo me queda decirte:

¡Empieza a amarte y se feliz!




Referencias adicionales:
1) Dumb Little Man.
2) Causas de la baja autoestima en Tus buenos momentos.
3) Extractos de “De la autoestima al egoísmo” de Jorge Bucay.



Fuente bibliográfica
LANDOLFI, HUGO, 2015. 10 secretos para incrementar tu autoestima :: VictimaProtagonista.com. Libro de autoayuda «De víctima a protagonista» [en línea]. [Consulta: 19 enero 2017]. Disponible en: http://victimaprotagonista.com/10-secretos-incrementar-autoestima/. 

16 ene. 2017

Resiliencia: Los 12 hábitos de las personas resilientes

Por: Rosario Linares






¿Sabes qué es la resiliencia? ¿Quieres aprender a ser más resiliente?


A veces la vida nos pone a prueba, nos plantea situaciones que superan nuestras capacidades: una enfermedad, una ruptura de pareja particularmente dolorosa, la muerte de un ser querido, el fracaso de un sueño largamente anhelado, problemas económicos… Existen diferentes circunstancias que nos pueden llevar al límite y hacer que nos cuestionemos si tenemos la fuerza y la voluntad necesarias para continuar adelante. En este punto tenemos dos opciones: dejarnos vencer y sentir que hemos fracasado o sobreponernos y salir fortalecidos, apostar por la resiliencia.

Resiliencia: definición y significado

La resiliencia, según la definición de la Real Academia Española de la Lengua es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, pero en psicología añadimos algo más al concepto de resiliencia: no sólo gracias a ella somos capaces de afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas , sino que también podemos salir fortalecidos de ellas.

La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos psicológicos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades. De esta manera, las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial.

Para las personas resilientes no existe una vida dura, sino momentos difíciles. Y no se trata de una simple disquisición terminológica, sino de una manera diferente y más optimista de ver el mundo ya que son conscientes de que después de la tormenta llega la calma. De hecho, estas personas a menudo sorprenden por su buen humor y nos hacen preguntarnos cómo es posible que, después de todo lo que han pasado, puedan afrontar la vida con una sonrisa en los labios.

 resiliencia practica

La práctica de la resiliencia: ¿Cómo podemos ser más resilientes?

La resiliencia no es una cualidad innata, no está impresa en nuestros genes, aunque sí puede haber una tendencia genética que puede predisponer a tener un “buen carácter”. La resiliencia es algo que todos  podemos desarrollar a lo largo de la vida. Hay personas que son resilientes porque han tenido en sus padres o en alguien cercano un modelo de resiliencia a seguir, mientras que otras han encontrado el camino por sí solas. Esto nos indica que todos podemos ser resilientes, siempre y cuando cambiemos algunos de nuestros hábitos y creencias.

De hecho, las personas resilientes no nacen, se hacen, lo cual significa que han tenido que luchar contra situaciones adversas o que han probado varias veces el sabor del fracaso y no se han dado por vencidas. Al encontrarse al borde del abismo, han dado lo mejor de sí y han desarrollado las habilidades necesarias para enfrentar los diferentes retos de la vida.

¿Qué caracteriza a una persona resiliente?
Las personas que practican la resiliencia:

1. Son conscientes de sus potencialidades y limitaciones. El autoconocimiento es un arma muy poderosa para enfrentar las adversidades y los retos, y las personas resilientes saben usarla a su favor. Estas personas saben cuáles son sus principales fortalezas y habilidades, así como sus limitaciones y defectos. De esta manera pueden trazarse metas más objetivas que no solo tienen en cuenta sus necesidades y sueños, sino también los recursos de los que disponen para conseguirlas.

2. Son creativas. La persona con una alta capacidad de resiliencia no se limita a intentar pegar el jarrón roto, es consciente de que ya nunca a volverá a ser el mismo. El resiliente hará un mosaico con los trozos rotos, y transformará su experiencia dolorosa en algo bello o útil. De lo vil, saca lo precioso.

3. Confían en sus capacidades. Al ser conscientes de sus potencialidades y limitaciones, las personas resilientes confían en lo que son capaces de hacer. Si algo les caracteriza es que no pierden de vista sus objetivos y se sienten seguras de lo que pueden lograr. No obstante, también reconocen la importancia del trabajo en equipo y no se encierran en sí mismas, sino que saben cuándo es necesario pedir ayuda.

4. Asumen las dificultades como una oportunidad para aprender. A lo largo de la vida enfrentamos muchas situaciones dolorosas que nos desmotivan, pero las personas resilientes son capaces de ver más allá de esos momentos y no desfallecen. Estas personas asumen las crisis como una oportunidad para generar un cambio, para aprender y crecer. Saben que esos momentos no serán eternos y que su futuro dependerá de la manera en que reaccionen. Cuando se enfrentan a una adversidad se preguntan: ¿qué puedo aprender yo de esto?

5. Practican el mindfulness o conciencia plena. Aún sin ser conscientes de esta práctica milenaria, las personas resilientes tienen el hábito de estar plenamente presentes, de vivir en el aquí y ahora y de tienen una gran capacidad de aceptación. Para estas personas el pasado forma parte del ayer y no es una fuente de culpabilidad y zozobra mientras que el futuro no les aturde con su cuota de incertidumbre y preocupaciones. Son capaces de aceptar las experiencias tal y como se presentan e intentan sacarles el mayor provecho. Disfrutan de los pequeños detalles y no han perdido su capacidad para asombrarse ante la vida.

6. Ven la vida con objetividad, pero siempre a través de un prisma optimista. Las personas resilientes son muy objetivas, saben cuáles son sus potencialidades, los recursos que tienen a su alcance y sus metas, pero eso no implica que no sean optimistas. Al ser conscientes de que nada es completamente positivo ni negativo, se esfuerzan por centrarse en los aspectos positivos y disfrutan de los retos. Estas personas desarrollan un optimismo realista, también llamado optimalismo, y están convencidas de que por muy oscura que se presente su jornada, el día siguiente puede ser mejor.

7. Se rodean de personas que tienen una actitud positiva. Las personas que practican la resiliencia saben cultivar sus amistades, por lo que generalmente se rodean de personas que mantienen una actitud positiva ante la vida y evitan a aquellos que se comportan como vampiros emocionales. De esta forma, logran crear una sólida red de apoyo que les puede sostener en los momentos más difíciles.

8. No intentan controlar las situaciones. Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida. Por eso, cuando algo se nos escapa de entre las manos, nos sentimos culpables e inseguros. Sin embargo, las personas resilientes saben que es imposible controlar todas las situaciones, han aprendido a lidiar con la incertidumbre y se sienten cómodos aunque no tengan el control.

9. Son flexibles ante los cambios. A pesar de que las personas resilientes tienen una autoimagen muy clara y saben perfectamente qué quieren lograr, también tienen la suficiente flexibilidad como para adaptar sus planes y cambiar sus metas cuando es necesario. Estas personas no se cierran al cambio y siempre están dispuestas a valorar diferentes alternativas, sin aferrarse obsesivamente a sus planes iniciales o a una única solución.

10. Son tenaces en sus propósitos. El hecho de que las personas resilientes sean flexibles no implica que renuncien a sus metas, al contrario, si algo las distingue es su perseverancia y su capacidad de lucha. La diferencia estriba en que no luchan contra molinos de viento, sino que aprovechan el sentido de la corriente y fluyen con ella. Estas personas tienen una motivación intrínseca que les ayuda a mantenerse firmes y luchar por lo que se proponen.

11. Afrontan la adversidad con humor. Una de las características esenciales de las personas resilientes es su sentido del humor, son capaces de reírse de la adversidad y sacar una broma de sus desdichas. La risa es su mejor aliada porque les ayuda a mantenerse optimistas y, sobre todo, les permite enfocarse en los aspectos positivos de las situaciones.

12. Buscan la ayuda de los demás y el apoyo social. Cuando las personas resilientes pasan por un suceso potencialmente traumático su primer objetivo es superarlo, para ello, son conscientes de la importancia del apoyo social y no dudan en buscar ayuda profesional cuando lo necesitan.

resiliencia niños

La resiliencia en los niños

Si queremos que nuestros hijos afronten las dificultades de la vida con fortaleza es importante educarles en la capacidad de ser resilientes, para ello es fundamental nuestro ejemplo, no sobreprotegerles y sobre todo creer en ellos. No se trata de evitar que se caigan, sino de enseñarles a levantarse, y para ello tenemos que confiar en que ellos pueden. Por supuesto, tampoco se trata de exponerles a peligros o ambientes agresivos “para que se hagan más fuertes”, afortunadamente no estamos en Esparta. Aportar seguridad y protección es necesario.

Algo importante que podemos preguntarles a los niños cuando tienen un contratiempo si queremos que aprendan a desarrollar la resiliencia es ¿qué puedes aprender de esto? o ¿qué puedes sacar bueno de esto que ha ocurrido?



Fuente bibliográfica
LINARES, ROSARIO, 17/11/2014. Resiliencia: Los 12 hábitos de las personas resilientes. El Prado Psicólogos [en línea]. [Consulta: 16 enero 2017]. Disponible en: http://www.elpradopsicologos.es/blog/resiliencia-resilientes/. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...