15 feb. 2017

¿Es el vídeo el nuevo libro de texto?

Por: J. F. Hernández 


Para alguien como yo, que hace muchísimos años dejé de usar los libros de texto, escuchar a cada rato que el vídeo es el nuevo libro de texto es, cuando menos, chocante.

El vídeo es una forma de transmitir conocimiento distinto al libro de texto, que ha generado unos entornos de aprendizajes nuevos e impensables cuando se usaba solo el libro.

A nadie se le ocurre decir que el avión es el nuevo tren o que el coche es el nuevo carro de caballos. Nada que ver.

Qué tiene el vídeo que no posee el libro de texto:

* Involucra pues transmite sentimientos y sensaciones.
* Es apetecible. Nuestros alumnos prefieren ver un video de cuatro minutos que tener que leer ocho páginas de un libro (nosotros también)
* Facilita la adquisición de conocimientos. No me imagino que todo lo que he asimilado sobre Geogebra en Youtube tuviese que aprenderlo leyendo el correspondiente manual.
* Engancha. Sólo tienes que poner un vídeo de Carlos González o de José Antonio Lucero (por citar algunos de los muchos que hay). No tendrás escapatoria.
* Evita repetir las explicaciones.
* Nos libera a los profesores que podemos, por tanto, dedicar el tiempo en el aula a otras actividades más productivas para los alumnos. Así, por ejemplo cuando en 4º de la E.S.O. les tengo que hablar del infinito les indico que vean el video de Tres14 “Los límites del infinito” y, en el aula, hacemos actividades relacionadas con dicho concepto. Ningún libro de texto tiene la potencialidad de explicar la noción del infinito (por ejemplo) como la que tiene ese video pues las herramientas que utiliza son más poderosas que las que puedan ofrecer cualquier libro.




* Adaptado a los teléfonos móviles.
* Útil. Se puede compartir fácilmente en las redes sociales. Un libro de texto solo lo podías compartir con tu hermano más pequeño y cuando le llegaba ya estaba ajado y no tenía ilusión por usarlo. El video siempre es nuevo,  fresco.

¡Pues lo dicho, nada que ver!


Video con el que Xin Yi, Stefania y Vanessa han ganado la 1ª edición del Concurso Ciencia Clip ¿nuevo libro de texto?


Fuente bibliográfica
HERNÁNDEZ, J.F., 2016. ¿Es el vídeo el nuevo libro de texto? The Flipped Classroom [en línea]. [Consulta: 16 febrero 2017]. Disponible en: http://www.theflippedclassroom.es/es-el-video-el-nuevo-libro-de-texto/. 

10 Efectivos consejos para dar a un alumno un buen elogio

Por: Santiago Moll



Hoy vengo a hablarte del arte del elogio. En su momento publiqué en Justifica tu respuesta un artículo titulado 4 Maneras de responder ante el logro de un alumno. Pues bien, este artículo quiere ir un poco más allá y centrarse en el alto poder de conexión que se establece cuando se realiza correctamente una alabanza.

¿Cuáles son los beneficios de un buen elogio?

A la hora de enfrentarse a un elogio, lo primero que debemos pensar es en los múltiples beneficios que puede aportar tanto a la persona que lo da, como a la persona que lo recibe.

Entre estos beneficios estaría:
* Favorece el buen clima en una relación.
* Es una excelente manera de reconocer un trabajo, una actitud o un comportamiento.
* Las personas que reciben buenos y acertados elogios demuestran una mayor y mejor predisposición para una crítica constructiva.
* Es otra manera distinta de dar las gracias.
* Sirve para crear vínculos.
* Fomenta la felicidad en uno mismo y en el otro.
* Siempre se centra en lo positivo por encima de lo negativo.
* No cuesta nada, sólo el tiempo de que dedicamos a darlo.
Ahora que has podido leer alguno de los beneficios, viene el momento de que te enseñe el cómo. Para ello me he servido de un excelente manual titulado Manual de la comunicación personal de éxito, de Teresa Baró y que desde Justifica tu respuesta aprovecho para recomendarte.

10 Consejos para elaborar el mejor elogio para tus alumnos.

1. Sinceridad. Un elogio que no es sentido, no es un elogio. Si hay algo que destacaría de un buen elogio es, por encima de todo, su honestidad.
No soy partidario de engañar a un alumno con un elogio que no me creo. Además, si no es honesto, es muy probable que el alumno se sienta engañado.

2. Gratuidad. Debes imaginarte que una alabanza es lo más parecido a un regalo. Y cuando se regala, debe regalarse sin esperar nada a cambio, sin esperar ninguna contrapartida.

3. Merecimiento. Un buen elogio debe ser algo merecido por tus alumnos. ¿Qué quiere decir esto? Pues que debe ser algo que se salga de lo normal, es decir, no se puede elogiar lo que debería ser una obligación.

Por ejemplo, no puedo elogiar a un alumno porque llega puntual a clase todos los días. El elogio a un alumno sobre puntualidad se lo daré si por una determinada razón ha sido puntual, pese a las dificultades que haya podido tener.

4. Actitud y esfuerzo. Creo que el tipo de elogio que debes dar a tus alumnos debe ir enfocado hacia su actitud y hacia su esfuerzo. ¿Por qué? Pues porque son dos cualidades que requieren de acción, voluntad y determinación.

Además, no son cualidades o atributos que nos vienen dados como, por ejemplo, la inteligencia. Por tanto, el alumno debe darse cuenta de que una alabanza se gana desde el trabajo.

5. Inmediatez. Otro de los consejos para dar un buen elogio tiene que ver con la inmediatez del reconocimiento. Por tanto, no dejes pasar mucho tiempo entre logro y elogio, ya que este podría perder efecto.

6. Discreción. Aunque no siempre, en mi caso me gusta elogiar a un alumno desde la privacidad y la discreción. Creo que cuando se da un elogio hay que tener muy en cuenta el entorno en que dicho elogio se produce porque puede acabar siendo motivo de burla o envidia por parte del grupo clase.

7. Forma. Es muy importante encontrar las palabras justas, es decir, un buen elogio debe ser breve, directo y con un tono de voz que no suene a exagerado.

También es importante mirar a los ojos del otro. En mi caso lo que hago es elogiar con un semblante serio y, al final del mismo, esbozar una leve sonrisa.

8. Concreción. No hay peor elogio que aquel que el alumno recibe y no es capaz de entender. Es por eso que debe ser breve, conciso e ir al grano. Aquí tienes un ejemplo:
* Te felicito por la buena redacción del ejercicio sobre (…) En especial me ha gustado mucho el vocabulario específico que has utilizado. Has hecho un magnífico trabajo.

9. Momento oportuno. Es tan importante el elogio como el momento en que das ese elogio a tu alumno. En este sentido, hay que evitar dar un elogio cuando se tiene previsto pedirle algo a un alumno.

10. Buen uso. Haz del elogio un buen uso y no un abuso. Si elogias demasiado, el elogio pierde su efecto. Recuerda que debe ser la recompensa a algo “extraordinario”, no a algo rutinario.

El arte del elogio. A modo de conclusión.

Si has leído estos diez consejos sobre cómo alabar a un alumno, te habrás dado cuenta de que, efectivamente, es todo un arte.

Pero todo arte tiene su recompensa y la que recibes como docente es el agradecimiento, la satisfacción por el trabajo bien hecho. Y todo ello sin esperar nada a cambio.

Ojalá que en tus clases encuentres cada día una oportunidad para la alabanza. Y ojalá que esa oportunidad te ayude a afianzar el vínculo emocional entre el alumno y tú.

Fuente del artículo: Manual de la comunicación personal de éxito, de Teresa Baró,
Fuente bibliográfica
 MOLL, SANTIAGO, 2016. 10 Efectivos consejos para dar a un alumno un buen elogio. Justifica tu respuesta [en línea]. [Consulta: 15 febrero 2017]. Disponible en: http://justificaturespuesta.com/10-consejos-dar-elogio-alumno/. 


10 feb. 2017

Algoritmos vs. inflar las estadísticas... ¿quien no lo ha hecho?

Por: Raquel C. Pico



La tecnología está en todas partes y las herramientas que ofrecen han llegado a todos los lugares y a todos los escenarios. La cultura no permanece ajena al poder de la tecnología y es cada vez más dependiente de la misma. De hecho, el impacto que tienen las herramientas de análisis de datos en el mundo cultural es cada vez mayor y está cada vez presente en muchos más espacios.

Los algoritmos parecen empezar a dominar nuestro día a día y cómo accedemos a la información. Son los que organizan el feed de Facebook, los que dicen que resultados son más importantes y relevantes en el buscador de turno e incluso quienes señalan los libros que deben conservarse y los que no en las bibliotecas

Esto es lo que ocurre en Estados Unidos ahora mismo: las bibliotecas se basan en sus sistemas informáticos para detectar qué libros se están llevando los usuarios realmente prestados y para saber los que no se leen. Estos últimos son los que corren el riesgo de desaparecer del catálogo. Pero, igual que se crea el sistema, se puede crear la trampa

Un bibliotecario en Florida lo acaba de hacer para salvar esos libros que no se toman prestados. Él asegura que lo ha hecho para ahorrarle dinero a la biblioteca al largo plazo (los libros que se sacrifican a veces vuelven a ser comprados nuevamente años después), aunque las autoridades no lo tienen tan claro y lo están acusando de fraude, como apuntan en Quartz. Por el momento, está suspendido de empleo y sueldo.

¿Cómo engañó al algoritmo el bibliotecario? Tan simple como creando un personaje. Charles Finley, un lector voraz, le hizo su carné de biblioteca (el bibliotecario hasta la creó su propia biografía de personaje), con el que sacaba esos libros que nadie se llevaba prestados. De este modo, el algoritmo ya no pensaba que no le interesaban a nadie.

El engaño podría haber funcionado sin problemas si Finley no hubiese sido un lector demasiado voraz. Con sus pautas de lectura (a veces tomaba prestado un libro cada hora) y sus más de 2.500 libros prestados en 2015, hizo que la media de lectura de la biblioteca creciese un 3.9%, lo que llevó a los responsables de la misma a preguntarse qué pasaba y a investigar. E investigando descubrieron la mentira. El bibliotecario ha defendido que no es el único que hace estas cosas y que crear carnés falsos es una práctica poco exótica (si tenemos en cuenta que las bibliotecas de EEUU dependen de donaciones y de fondos ligados a su éxito es bastante fácil imaginar que no miente).


Fuente bibliográfica
PICO, RAQUEL C., enero 2017. El bibliotecario rebelde que luchaba contra la tiranía de los algoritmos. Librópatas [en línea]. [Consulta: 10 febrero 2017]. Disponible en: http://www.libropatas.com/libros-literatura/bibliotecario-rebelde-luchaba-la-tirania-los-algoritmos/. 

9 feb. 2017

La frontera entre Canadá y Estados Unidos es una biblioteca y no un muro



La bibliotecaria Rumery, de 53 años, nació en Canadá pero desde hace tres décadas vive en Vermont con su marido estadounidense. Explica, entre risas, que rehúsa hablar del muro con México porque no quiere captar la atención de Trump. No vaya a ser que decida también levantar una barrera con Canadá. “Si lo miras desde el aire, esta es una sola comunidad”, dice. “Hay una larga historia de generaciones viviendo juntas”.

Nancy Rumery junto a la línea que delimita la frontera entre Estados Unidos y Canadá en la biblioteca Haskell, el pasado miércoles

Cuando trabaja en su despacho, Nancy Rumery está en Estados Unidos. Cuando cruza el pasillo para agarrar un libro, está en Canadá. Una frontera invisible parte en dos la biblioteca Haskell. La fachada norte del edificio da a Stanstead, en la provincia canadiense de Quebec. La sur a Derby Line, en el estadounidense Vermont. Pero es como si los dos fueran el mismo pueblo: los cerca de 4.000 residentes cruzan con facilidad del uno al otro para trabajar, hacer la compra o echar gasolina


En esta frontera, nadie se imagina que pudiera haber un muro como el que existe entre EE UU y México y que planea completar el presidente estadounidense, Donald Trump. En Quebec no se oyen voces que apoyen el muro con México, pero en Vermont sí. El miedo, atizado por Trump, a los supuestos peligros que traen consigo los inmigrantes latinoamericanos ha calado en Derby Line, donde la vida transcurre con calma a la espera de que deje de nevar en un par de meses.

La biblioteca Haskell, el pasado miércoles
                           La biblioteca Haskell, el pasado miércoles 

El contraste con Stanstead es un espejo de cómo los Gobiernos del republicano Trump y el progresista Justin Trudeau, que ha reforzado la política de acogida al inmigrante, están en las antípodas. Una encuesta del Angus Reid Institute muestra que el 62% de los canadienses se declaró molesto por la victoria de Trump en las presidenciales de noviembre.

Roland Goodsell, canadiense de 76 años y nacido en Stanstead, considera una “estupidez” el muro con México. “Puede haber algunos malos hombres [“bad hombres”, como los ha llamado Trump] mexicanos, pero también americanos y canadienses. Los realmente malos tienen dinero y pueden volar”, dice. Habla al lado de la barrera, que se alza cuando pasa un vehículo y que lleva hasta EE UU.

Goodsell también cree inútil, como piden algunos legisladores, ampliar el número de agentes en la frontera con Canadá porque, esgrime, es ilusorio creer que evitarían todas las irregularidades.



Cuando la frontera entre Canadá y Estados Unidos es una biblioteca y no un muroApenas hay cicatrices entre Quebec y Vermont. En los bosques, la frontera solo se revela por la ausencia de árboles, talados para marcar la divisoria internacional. En las calles de Stanstead y Derby Line, la frontera son unas puertas que la policía abre tras examinar a vehículos y peatones.

Junto a la biblioteca, hay una separación simbólica: una hilera de macetas con plantas, ahora teñidas de blanco, y un monolito delimita cada país. Hay un coche de policía en los alrededores. Los controles en la aduana, aunque sean más estrictos que antes del 11-S, son laxos.

Muchas familias, cuenta Rumery, viven en Canadá pero trabajan en EE UU. Tienen lo mejor de ambos mundos: sanidad gratuita en el primero, y sueldos más altos y productos básicos más baratos en el segundo. También hay residentes de Derby Line que acuden a la farmacia de Stanstead, que es más económica, o mandan a sus hijos a estudiar francés o jugar a hockey hielo.

Goodsell, que vende aspiradoras a domicilio en Quebec, habla con nostalgia. Apenas no hay un minuto en que no suelte la frase: “En los buenos viejos tiempos”. Se refiere a cuando era más fácil cruzar la frontera y todo el mundo se conocía. Sus dos hijos mayores nacieron en los años sesenta en EE UU porque el ginecólogo vivía allí. Ahora, dice, sería demasiado complicado. Él va mucho menos a Vermont. Todo cambió en 2001: tras los atentados del 11 de septiembre, EE UU estableció unos puntos de paso, y amplió el número de cámaras y de agentes.

El vecino también añora la época en que había “tres hoteles y tres concesionarios de coche” en Stanstead. En los años setenta, cuenta, empezaron a cerrar fábricas de textil y acero. Ahora el granito es la única industria del pueblo. Le cuesta muy poco criticar a Trump, pero ve con buenos ojos el proteccionismo que defiende bajo la promesa de traer de vuelta empleos industriales a EE UU, y que también le lleva a querer renegociar el NAFTA, el acuerdo de libre comercio con Canadá y México.

En un par de minutos en coche, se cruza a EE UU. El paisaje es el mismo: casas bajas bañadas en nieve. Pero la Rue Dufferin pasa a llamarse Main Street, el límite de velocidad cambia de kilómetros a millas y apenas se oye francés. En Derby Line, las cosas se ven algo distintas.

Fritz Halbedl, un austríaco nacionalizado estadounidense de 57 años y que lleva 30 en el país, es el cocinero del único hospedaje de Derby Line. Dos veces a la semana juega al tenis en Stanstead. Considera innecesario levantar una barrera con Canadá pero pide “controlar más” la frontera. Atribuye la epidemia de adicción de opiáceos que sacude Vermont, y otros Estados, a la entrada de drogas desde Canadá. “¡Imagina cuál debe ser el ratio de muertes por drogas en las ciudades sureñas!”, exclama para defender la construcción del muro con México, que, según una encuesta de ABC News y The Washington Post de mediados de enero, rechaza un 60% de los estadounidenses.


El chef, casado con una estadounidense, pide restringir la inmigración irregular. “Tenemos que protegernos”, interviene su esposa Paula. En las elecciones de noviembre, votaron a Trump. Están muy contentos con el maratón de decretos que ha firmado el presidente en sus primeros días en la Casa Blanca, entre ellos la formalización del plan de muro con México y el veto a la entrada a EE UU de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

2.200 POLICÍAS PARA 8.800 KILÓMETROS DE FRONTERA

Unos 2.200 agentes estadounidenses vigilan los 8.800 kilómetros de frontera con Canadá, la más larga del mundo. En la frontera con México, de 3.100 kilómetros, hay aproximadamente 18.500 agentes. Hay 100 veces más aprehensiones por tráfico de drogas o personas en la frontera sur. La disparidad económica entre México y EE UU, la llegada de inmigrantes indocumentados y la amenaza del narcotráfico es infinitamente superior que entre EE UU y Canadá. Pero la escasa vigilancia de la frontera norte inquieta a algunos legisladores y funcionarios estadounidenses que han alertado de la facilidad de cruzar desapercibido por las zonas boscosas.


Fuente bibliográfica
(WWW.DW.COM), D.W., 2017]. Bibliotecas del futuro | Cultura | DW.COM | 02.11.2015. DW.COM [en línea]. [Consulta: 3 febrero 2016]. Disponible en: http://www.dw.com/es/bibliotecas-del-futuro/a-18821919. 

4 feb. 2017

Se preparan para el Apocalipsis

Por: Miguel Ángel Ossorio Vega



Una tormenta perfecta amenaza la supervivencia de… ¿los multimillonarios?

Una parte de la élite estadounidense cree que será necesario huir del país. Algunos compran búnkeres en territorio americano, pero muchos otros se han hecho con propiedades a miles de kilómetros de distancia. Este es el relato de quienes ven el fin del mundo (o de los Estados Unidos) más cerca que nunca…

Extraterrestres, zombis, guerra nuclear, catástrofes naturales, epidemias, escasez de agua y alimentos, disturbios, dictadores, saqueos… El fin del mundo es una idea que ronda nuestras cabezas desde siempre, y las historias de ficción (desde ‘Armageddon’ hasta ‘The Walking Dead’) no han ayudado mucho. Ante una amenaza de tal calibre, un sector de la población ha reaccionado con resignación (tal vez por la imposibilidad de hacer nada al respecto). Otra parte ha reaccionado con miedo, pero se mantiene en estado latente y continúan su vida con resignación, en una curiosa mezcla de ambas posibilidades. Sin embargo, hay otra parte de la sociedad que ni se resigna ni tiene miedo: se ha preparado para defenderse. Y para ello han puesto al servicio de esta causa su bien más preciado: el dinero. Son los multimillonarios, sobre todo estadounidenses, que se están armando para sobrevivir al Apocalipsis.

“Mantengo un helicóptero con combustible todo el rato y tengo un búnker subterráneo con un sistema de filtración de aire”, explica el jefe de una empresa de inversión a The New Yorker. Lo hace en un grupo de Facebook copado con multimillonarios estadounidenses que intercambian consejos sobre máscaras de gas, búnkeres y lugares seguros para protegerse de un variopinto abanico de posibles causas del fin del mundo: desde la guerra nuclear hasta el cambio climático.

El hecho de que los millonarios se estén armando para sobrevivir en caso de colapso generalizado del mundo que conocemos no es extraño. A fin de cuentas, ¿hay alguien que no invertiría una pequeña fracción de su riqueza en procurarse un refugio, reservas de agua y comida o equipamiento para poder presenciar cómo es la Tierra después de su final? En las películas no parece tan complicado sobrevivir al fin del mundo. ¿Lo será en la vida real? Habrá que verlo en su momento. Pero esta idea, la de sobrevivir, ha calado con más fuerza si cabe entre un selecto grupo de personas caracterizadas por no ver imposibles ante sus ojos: Silicon Valley.
“Los expertos en tecnología no piensan necesariamente que un colapso sea probable”, explica Yishan Wong, uno de los primeros empleados de Facebook y CEO de Reddit entre 2012 y 2014. “Lo consideran un evento remoto, pero uno con un inconveniente muy grave, así que, dada la cantidad de dinero que tienen, el gasto de una fracción de su patrimonio para protegerse contra esto es lógico”. No nos cansamos de llamar ‘visionarios’ a estas personas porque ellos han ‘descubierto’ cosas que nos ayudan en nuestro día a día y que a nadie se le había ocurrido antes. Bueno, tal vez a ellos se les ha ocurrido antes que nadie que el fin del mundo es probable y, fieles a su tenacidad, se pueda esquivar. Como dice Wong, “la mayoría de la gente simplemente asume que los eventos improbables no suceden, pero los técnicos tienden a ver el riesgo de una manera muy matemática”.

Asumamos que el fin del mundo es posible y evitable (sobre todo si tienes dinero). Pero, ¿por qué son los estadounidenses – y no los franceses, ingleses, alemanes o chinos- quienes se están preparando para ello? La respuesta no es sencilla: bien porque la prensa ha decidido centrarse únicamente en estadounidenses, bien porque la población americana está más acostumbrada (o expuesta, o atemorizada, o concienciada…) a este tipo de posibles calamidades… o bien porque se trata de algo mucho más terrenal. ¿Y si el fin del mundo es terrenal? ¿Y si no es lo que estábamos imaginando?

Descartemos por un momento la idea de naves espaciales aterrizando en Nueva York para destruir la Humanidad. Imaginemos que no habrá ningún virus mortífero e imparable que barrerá a toda la población.

Imaginemos otro fin del mundo: el de su mundo. El de las élites.
“Cualquiera que está en esta comunidad conoce gente que está preocupada de que Estados Unidos se esté dirigiendo hacia algo parecido a la Revolución Rusa”, explica Robert H. Dugger, quien se convirtiera en socio del fondo de cobertura Tudor Investment Corporation. El problema no son los extraterrestres. El problema parece ser la desigualdad, utilizada por populistas como arma política que ha demostrado funcionar.

“El 20 de enero de 2017 será recordado como el día en que el pueblo volvió a ser el gobernante de esta nación. Los olvidados hombres y mujeres de nuestro país ya no lo serán más. Todo el mundo les está escuchando ahora", expresó Donald Trump durante su discurso de investidura como 45º Presidente de los Estados Unidos. “Hoy no estamos meramente transfiriendo el poder de una administración a otra, o de un partido a otro, sino que lo transferimos de Washington DC y se lo devolvemos a ustedes, al pueblo". Y lo hizo porque mientras las élites políticas y económicas (entre las cuales se encuentra el propio Trump) “prosperaban”, las familias trabajadoras “tenían poco que celebrar”, algo que “cambia aquí y ahora”.

Contra todo pronóstico, parece que en esto Trump sí tiene razón: 117 millones de estadounidenses ganan, en promedio, lo mismo que en 1980, mientras que los ingresos del 1% más rico se han triplicado desde entonces, según explicaron en diciembre del año pasado Thomas Piketty, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, economistas que durante los crudos años de crisis han demostrado con datos la realidad de la misma: los ricos se hicieron más ricos y los pobres se hicieron más pobres. “Veinticinco gestores de fondos de cobertura ganan más dinero que todos los profesores de guardería de Estados Unidos juntos”, explica Robert A. Johson, doctor en Economía por la Universidad de Princeton que trabaja en finanzas. “Ser uno de esos veinticinco no hace sentirse bien, creo que han desarrollado una mayor sensibilidad”, añade. Hay más: “Si tuviéramos una distribución más equitativa de los ingresos y mucho más dinero y energía para las escuelas públicas, los parques, el ocio, la cultura y la salud, se podría eliminar mucho de lo que crispa a la sociedad. En gran medida hemos desmantelado esas cosas”.

La élite tiene miedo no a seres con tres ojos quieren comerse a las personas: tiene miedo a otros humanos que, simplemente, quieren comer. Y que han identificado, a veces con ayuda, a los culpables de sus males. De su pobreza. De su situación. De la desigualdad. Quieren hacer justicia porque ahora han visto que es posible. Y más cuando en la Casa Blanca ya habita el adalid del cambio de tornas. Una persona que ya ha puesto nombre (de ahí la ayuda del pueblo) a algunos culpables. A saber: los ricos, los extranjeros, los políticos, la prensa, el sistema judicial. Un discurso que ha calado en la sociedad, especialmente entre una parte de la población que cree que “hay un movimiento deliberado por parte de la gente del Congreso para abatir a América” porque “no quieren que la gente sea inteligente para ver lo que está pasando en la política” y que, incluso, leyó acerca de una investigación que lleva en marcha 20 años hará que hasta el 40% de los miembros del Congreso de los Estados Unidos sea arrestado por un plan que involucra a los Papeles de Panamá, la Iglesia Católica y la Fundación Clinton. Lo dice Larry Hall, CEO del Survival Condo Project, una promoción inmobiliaria de búnkeres de lujo que ha construido (con bastante éxito entre la élite) en diversos lugares de los Estados Unidos.

Lo de la ‘investigación’ suena a posverdad, palabra del año 2016 para el Diccionario de Oxford. Pero la élite, por si acaso, ha decidido armarse. Sobre todo porque ellos serían el objetivo de ese fin del mundo basado en turbas enfurecidas de gente dispuesta a hacer justicia. Aunque no todo, ni mucho menos, comienza con Trump: algunos llevan años preparándose para ello. Tal vez desde que la caída de Lehman Brothers, en 2008, demostró que el statu quo era tan frágil como los negocios que lo sustentaban.

Claro, que no todo son búnkeres en esta defensa: en muchas películas han sido asaltados, demostrando cierta vulnerabilidad. Además, dile a un multimillonario acostumbrado a una mansión que se pase el resto de sus días bajo tierra a pesar de seguir vivo. ¿Hay alternativas? Sí, Nueva Zelanda.

Aunque en los primeros siete días después de la elección de Donald Trump 13.041 estadounidenses se registraron ante las Autoridades de inmigración de Nueva Zelanda (17 veces más de lo normal), en los primeros diez meses de 2016 se compraron casi 1.400 kilómetros cuadrados de tierras en el país oceánico, el cuádrupe que en todo el año anterior. Los compradores estadounidenses superaron en número a los australianos. Y muchos de ellos construyen pistas de aterrizaje en sus nuevas casas, a 13.000 kilómetros de distancia de Silicon Valley, donde las élites que diseñan el futuro de la tecnología tienen miedo de ser aplastados por quienes instalan en sus móviles sus aplicaciones, leen noticias en sus plataformas y clican en publicidad que ellos gestionan.


Curiosamente, las mismas herramientas que los han colocado a lo largo de la lista de Forbes son las que podrían acabar con su modelo de vida. “Internet ha facilitado que las personas estén juntas”, pero “es más fácil para la gente entrar en pánico cuando están juntos”, explica Steve Huffman, cofundador de Reddit. Se operó la miopía en 2015 para aumentar sus posibilidades de sobrevivir al fin del mundo. Ya sea nuclear, extraterrestre o humano: “Sin ellos estoy jodido”.

Fuente Bibliográfica
OSSORIO VEGA, MIGUEL ÁNGEL, 2017. Silicon Valley se prepara para el Apocalipsis. media-tics.com [en línea]. [Consulta: 5 febrero 2017]. Disponible en: http://www.media-tics.com/noticia/7203/economia-y-sociedad/silicon-valley-se-prepara-para-el-apocalipsis.html. 


25 Hábitos diminutos que pueden cambiar totalmente tu vida

Por: Annie Mueller



La investigación, así como el sentido común y la experiencia personal, nos está mostrando que los pequeños pasos nos llevan a lugares lejanos .La clave es tomar constantemente esos pequeños pasos en la misma dirección. La construcción de un gran hábito que cambie la vida es difícil, es difícil mantener la fuerza de voluntad para ver los cambio.

Pero la construcción de pequeños hábitos? Eso es factible. BJ Fogg, director del Laboratorio de Tecnología Persuasiva de Stanford, ha realizado una amplia investigación sobre este tema. El Método Fogg  utiliza la eficacia de los pequeños hábitos, específicos para crear grandes cambios en el comportamiento.

Aquí hay 25 pequeños hábitos se podría añadir a tu vida. No parecen ser mucho, pero si se practica con regularidad, pueden cambiar tu nivel de energía, tu condición física, tus relaciones, tu trabajo, tu comunidad y tu entorno ... de manera grande.

Hábitos pequeños para una mejor salud física
1. Beba un vaso de agua a primera hora de la mañana. A menudo no reciben suficiente agua en nuestros sistemas, y estamos tan ocupados durante todo el día que no pensamos en parar para reponer nuestro suministro. O que reponer con soda o café o té, pero no agua. Disparar a sí mismo dejando un gran vaso sobre el mostrador o mesa. O hacer lo que hago, y obtener una taza grande de viaje con una tapa. Por la noche, la lleno con un montón de hielo y un poco de agua, y por la mañana se me está esperando: una taza, de agua fresca. Limpiar las toxinas, un impulso a su sistema, despertarse.

2. Estacione tan lejos como sea posible de la puerta de su trabjo. Luchar contra los efectos de un estilo de vida sedentario por conseguir más pasos en su día cada vez que pueda. De hecho, las cosas simples como un paseo más largo desde el coche a la puerta podrían ser más efectivos que una vigorosa sesión de ejercicio a contrarrestar los efectos de las largas horas en un escritorio.

3. Coma fruta cruda o verduras con cada comida. Piense: una ensalada verde, una rodaja de melón, algunas bayas, unos palitos de zanahoria y rodajas de pepino. No sólo va a conseguir más nutrientes, también  va a obtener en más fibra y potencialmente ayudar a su cuerpo a perder peso , conservar la energía y reducir el hambre.

4. Ponte de pie y estira cada parte de tu extremidades  unos minutos cada una hora. Avísate a ti mismo con un pitido en su teléfono o ver (qué la gente todavía usan esos?) O un ordenador. Sentado durante largos períodos de tiempo es una mala idea para su cuerpo y su cerebro . Usted necesita un descanso mental y físico, y no tiene que ser un gran problema. Simplemente parar, cuando el pitido en el lugar de horas suena a usted. Ponte de pie donde se encuentre, alcanzar sobre su cabeza, tomar una respiración profunda, tocar los dedos, gire los hombros.

5. Prepara una pequeña bolsa de nueces o carne seca donde quiera que vaya. Algo rico en proteínas ayudará a evitar el hambre, así como que le impide llegar a ese punto voraz cuando se va a comer cualquier cosa a la vista, no importa lo que la cantidad de calorías es. Conseguir un poco más de proteína en la dieta puede ayudar a aumentar su metabolismo y construir el músculo, también.

Hábitos pequeñas para una mejor salud mental
1. Haga preguntas abiertas. En lugar de tirar las preguntas sólo para que pueda insertar su propio dictamen, puede formular preguntas más grandes y mejores. Evite hacer preguntas que pueden ser contestadas con un simple Sí o No. Intenta preguntas que comienzan con "¿Qué opinas sobre ...?" Y "¿Cómo te ....?" O "¿Cuál es su experiencia con ...?" Luego escuche las respuestas con la actitud que usted está aquí para aprender. Tener una perspectiva abierta e iniciar conversaciones más profundas le ayudará a relacionarse con los demás, cultivar la empatía, a mantener sus propios problemas en perspectiva, hacer nuevos amigos y aprender nuevas formas de enfocar la vida. Imagínese la sabiduría que ganaría en cinco o diez años si sólo tiene una de estas conversaciones todas las semanas.

2. Realice una manualidad, pinte o dibuje. Mantener una bandeja de materiales de arte sobre una mesa / escritorio / estante. No fuerce la situación para producir. Sólo mantenerlos a su alcance, de modo que cuando usted se siente con ganas de realizar algo manual, se dé sin esfuerzo. Cambiar de recurso artístico al cabo de cada semana o mes (pasteles, lápices de colores, acuarelas, tinta, arcilla, plastilina, cuchillo de trinchar y bloque de madera).

3. Siéntese en silencio durante unos minutos todos los días. No tenemos que llamar a esta meditación, porque eso podría ser un poco demasiado intimidante. Usted no tiene que sentarse con las piernas cruzadas. Usted no tiene que cerrar los ojos. Usted no tiene que ser Zen de todos modos. Su cerebro puede estar volando a cien millas por hora, pero no dice ni hace nada. Sólo sentarse cómodamente, y respirar durante unos minutos.

4. Anote todo lo que en su mente durante unos minutos al final del día. Este es un volcado de cerebro en la forma más fácil posible. No es un gran problema como un diario o lista de tareas pendientes o planificador puede sentir. Mantenga un cuaderno sencillo junto a la cama, y se da unos minutos para derramar todo lo que está en su mente antes de ir a dormir. No edite. Dejar que todo salga fuera, en cualquier formato, en cualquier orden. No tiene que tener sentido, incluso a usted. Los estudios demuestran que este tipo de escritura puede reducir la ansiedad y la depresión . Alternativa: utilizar una grabadora de voz y simplemente hablar, dejar salir lo que tiene en la cabeza, durante unos minutos en la grabadora.

5. Repetir un mantra personal a sí mismo cuando se golpea los puntos de tensión. Que sea algo sencillo de recordar que le calma y le recuerda de las cosas importantes en la vida. Esta es una manera simple de entrenar a su cerebro y decirle cómo responder al estrés. En lugar de dejar que los puntos de estrés se envían en un modo de pánico, usted saca su mantra y dice a su cerebro que va a estar bien . Algunos de mis favoritos: esto también pasará. Soy más fuerte de lo que pienso. Puedo aprender lo que necesito para aprender cuando tengo que aprenderlo. He manejado cosas peores que estas. No estoy solo. Hay libertad aquí. Cuando tomo la responsabilidad, tomo el poder.

Hábitos pequeñas para una mejor productividad y el trabajo
1. No pretender ser tu héroe. Cuando se enfrenta a una situación difícil, un proyecto intimidante, un nuevo salto en su carrera, una reunión importante, pensar en un héroe en su industria o carrera. Luego pregúntese lo que esta persona lo haría en su situación. ¿Cómo iba a manejarlo? ¿Se le intimida? ¿Temeroso? O confiado y tranquilo? Ahora imagina a sí mismo haciendo exactamente lo que usted piensa que su harían. Esto ayuda a aclarar cuáles son las acciones correctas son para usted mediante la eliminación de la inseguridad y el diálogo interno negativo que puede empantanar en la incertidumbre.

2. Hacer una revisión diaria de 5 minutos en su escritorio al final del día. Antes de salir del trabajo, o desde su escritorio en casa antes de envolver las cosas para el día (o la noche!), Tomar cinco minutos. Escribe lo que has logrado en una lista rápida, con viñetas. Escribe lo que no logró que habías esperado, y lo que se detuvo. No te castigues por sus fracasos, apenas notará, si es posible, lo que causó que usted consigue de pista. Y nota lo mucho que se obtuvo el mismo. Este tipo de crítica es una manera de ayudar a su cerebro enfoque en lo positivo (Yo lograre algo hoy en día) y le ayudará a ser más conscientes de las cosas que tienden a descarrilar o distraer la atención de un trabajo productivo.

3. Desactivar todas las notificaciones para al menos un bloque largo del tiempo de trabajo todos los días. Nuestros cerebros no son expertos en cambiar de una tarea a otra. Los ding individuales de una notificación por correo electrónico o de texto, incluso si se trata de algo totalmente sin importancia, pueden provocar la pérdida de hasta un 40% de su tiempo de trabajo. ¿Es realmente vale la pena? Tal vez si usted tiene tiempo infinito a su disposición ... Pero todos sabemos que no lo hace. Así que hágase y su carrera un favor, y el silencio todos los golpes y chirridos durante al menos un bloque largo del tiempo (2 - 4 horas).

4. Responder a todas las invitaciones y oportunidades con "Voy a revisar mi calendario." Parar la respuesta automática que le dan, si es negativo o positivo. Tal vez usted es demasiado rápido para decir que no (soy). O tal vez usted es un pueblo-complaciente y usted es demasiado rápido para decir sí, y se encuentra con exceso de reservas y abrumado. Date tiempo para evaluar cada oportunidad, simplemente haciendo que su práctica no responder de forma inmediata. En lugar de ello, por ejemplo, "Voy a comprobar mi calendario y le hará saber." Entonces, cuando usted tiene un poco de tiempo, revise su calendario, sus prioridades y determinar lo que puede entrar.

5. Pase 5 minutos al día pensando en el proceso que se llevará a que les permite conocer a sus objetivos de carrera. Este es el tipo correcto de visualización positiva . Visualizar el resultado final no suele ayudar a llegar allí. Pero visualizarse haciendo los pasos que deberá seguir para llegar a su objetivo final puede ayudar a seguir a través en realidad en esos pasos cuando sea el momento.

Hábitos diminutos para mejores relaciones
1. Llamar, texto, correo electrónico o un amigo o miembro de la familia un día. Mantenerse en contacto nunca ha sido más fácil, pero es muy fácil solamente conectar con la gente que vemos en el trabajo o los que simplemente no dejan de aparecer en nuestro feed de Facebook. Llegar un poco más lejos que eso para mantenerse en contacto con los amigos y miembros de la familia que valora. Sólo toma unos minutos para invertir en una relación, con el resultado de que tiene una fuerte red de personas a su alrededor, tanto cerca como lejos.

2. Escribir una nota de agradecimiento cada semana. Esto puede ser un ejercicio exclusivamente para usted: escribir una nota de agradecimiento a alguien que ha transmitido, pero impactó su vida, y les dice a todas las cosas que desea que se podría decir en persona. O escribir una nota de agradecimiento a alguien que sea o haya sido parte de su vida y lo enviará a esa persona. Cultivar la gratitud ayuda a disminuir el temor en su vida . Cuánto mejor sería su vida si se había entrenado a sí mismo para ser agradecidos en lugar de miedo?

3. Termine su noche con una palabra de agradecimiento o estímulo. Este es el tipo de hábito simple que puede hacer o romper una relación de por vida. Antes de darse la vuelta e ir a dormir, deje que su pareja sabe usted acepta y él o ella valora . Usted no tiene por qué ser complicado: "Me encanta estar contigo", o "Gracias por estar ahí para mí," envía el mensaje correcto. Si no estás en una relación, darse una palabra de agradecimiento o estímulo. Suena tonto? Tal vez. Sin embargo, puede ayudar a construir su confianza y le impiden dejar una espiral mal día en la depresión.

4. Haga una pausa antes de contestar o responder a la gente. Entrenarse para escuchar bien, dándose tiempo para pensar su respuesta en esa pausa, no mientras la otra persona está hablando. Esto no sólo demuestra que usted valora lo que la otra persona está diciendo (que comunica la aceptación y el respeto), sino que también le da tiempo para sopesar su actitud y palabras. En una situación de alta tensión o una conversación estresante, una sencilla pausa de cinco segundos podría ser lo que le impide volar y arruinar una relación que valora.

5. Date un tiempo de espera. La vida pasa. Vas a puntos de golpe cuando se siente estresado, frustrado, enojado o impaciente. Eso está bien, porque si usted puede darse un tiempo de espera a continuación, puede mantener las cosas en perspectiva. No se puede esperar para ser un robot sin emociones, pero usted puede entrenarse para tomar un descanso de cinco minutos de la humanidad cuando las cosas están en su caso. Vuelta a la manzana, encerrarse en el baño, en un recorrido rápido con las ventanillas bajadas y la música a todo volumen. Encuentra la "silla de tiempo de espera" que funcione para usted, y lo utilizan.

Hábitos pequeñas para una mejor comunidad y el medio ambiente
1. Tome un paseo alrededor de la cuadra donde vive,  con una bolsa de basura y recoga la basura. Este ritual semanal o diaria le ayudará a ser más conscientes de cómo usted trata a su entorno cotidiano, y nunca se sabe el efecto que puede tener en los demás. A veces, sólo una persona que toma el tiempo para hacer algo mejor puede despertar a otros a cuidar mejor de cosas, también.

2. Detener y saludar a sus vecinos. Que sea un hábito para hacer un poco más de un guiño o una sonrisa. Se necesita un momento, cada vez que los ve salir, a acercarse y saludar. Crear una comunidad más amigable y ayudar a las personas a su alrededor se tapan en, también. Algunos de mis mejores amigos son los vecinos que estaban dispuestos a apoyarse sobre el alambrado y charlar durante un minuto. Ahora ellos son los que llamar para ver si necesito algo cuando se ejecutan a la tienda, o se ofrece a cuidar a mis hijos si yo no me siento bien.

3. Obtención de préstamos para realizar compras grandes. No siempre es posible, pero ¿por qué no intentarlo? Ahorrar dinero y ayudar al medio ambiente. Que sea un hábito de pedir prestado en primer lugar, probarlo y ver si es lo que realmente necesita / quiere / debe tener. A continuación, tratar de comprar usado antes de comprar algo nuevo. Obviamente, esto no se aplicará a cada compra grande ... pero aplicará a una gran cantidad.

4. Aparte dinero para dar. Puede ser una pequeña cantidad. De Verdad. Cinco dólares pueden hacer una gran diferencia para alguien. Fuera de cada cheque de pago, o de los ingresos totales de cada mes, dejar a un lado un poco pequeño monto para dar. Tiene que ser sin condiciones-unidos, y anónimo es el camino a seguir siempre que sea posible. Ayuda a tus vecinos. Donar a una organización benéfica. Comprar a ese vagabundo una comida. Todos somos parte de la misma familia humana.


5. Mantenga su bicicleta en un lugar en la que la puede ver. No, usted no tiene que usarla ... Sólo hay que ponerla por ahí, delante de usted, dondela pueda visualizar. Cada vez que sube al coche piense que puede dejarlo y usar la bicicleta. Espere, usted no tiene una bicicleta? Hmmm. Tal vez llamar a un vecino y ver si le puede prestar una.



Fuente bibliográfica
MUELLER,ANNIE, 2017. 25 Tiny Habits That Could Totally Change Your Life. Lifehack [en línea]. [Consulta: 5 febrero 2017]. Disponible en: http://www.lifehack.org/articles/productivity/25-tiny-habits-that-could-totally-change-your-life.html. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...