17/10/2014

El hábito de la lectura, un tema clave de nuestra educación

Por: Rafael Lucio Gil
Un indicador clave para conocer los niveles culturales de cualquier país, es poder apreciar el nivel de hábito de lectura que tengan sus habitantes. Un dato interesante es observar, en otros países, cómo jóvenes y adultos, profesionales y personas diversas, acompañan sus viajes leyendo un libro o revista.
Lo cierto es que en nuestro país, aunque no contamos con datos precisos acerca de este indicador, la experiencia de educador nos evidencia a menudo que niños, niñas, adolescentes, jóvenes, estudiantes de todos los niveles, profesionales, etc., leen muy poco.
Este déficit refleja y acumula, en el tiempo, un vacío cultural muy profundo que tiene implicaciones presentes y futuras para el desarrollo del país. Cierto es que el entorno cotidiano, las pocas bibliotecas existentes, las pocas y caras librerías, la ausencia de locales comunales con bibliotecas, etc., no contribuye a que la lectura se vuelva un hábito en la sociedad, lo que empobrece sensiblemente los niveles culturales de la ciudadanía.
Podríamos afirmar que existe una relación directa entre la poca cultura de lectura que existe, y la pobre capacidad de la ciudadanía para comprender lo que está ocurriendo en su entorno social, político, cultural y económico; para argumentar sus propias ideas con fundamento científico básico y no con superficialidad, y aportar críticas constructivas y propuestas que contribuyan a mejorar el entorno social y político, el funcionamiento del estado y de sus instituciones.
La educación recibida por cada quien, desde su niñez, imprime la tónica fundamental que preside la actuación de niños y niñas, ya como adolescentes, universitarios y profesionales.
El adultismo está presente en cómo se enseña la lectura, principalmente, en la primaria y también en la secundaria. Son los intereses de los autores de libros de texto y de maestras y maestras, los que presiden el escenario de enseñanza de la lectura, utilizando temas muy alejados de los intereses de niños, niñas y adolescentes.
La enseñanza de la lectura no logra encantar a niños y niñas, motivándoles a continuar leyendo por su propia cuenta, y desarrollando en ellos y ellas “hambre de leer, de aprender”. Los métodos de su enseñanza se quedan en la periferia, sin tocar las venas profundas motivacionales y de comprensión de los estudiantes. Y lo peor es que, en dependencia de cómo algunos maestros y maestras de primaria y de secundaria enfocan las lecturas literarias de autores nacionales y extranjeros, sin mediación pedagógica alguna, ni utilización de recursos didácticos motivacionales, terminan por crear un rechazo hacia la lectura.
Los medios de comunicación le hacen también el juego a esta realidad, acabando por presentar algunos periódicos de versiones superficiales, lecturas e informaciones con muy poco peso y sustento crítico científico. La TV, la radio, el celular, y las redes sociales, tal como se utilizan, acaban por destrozar las normas básicas de lectura y escritura, reducen contenidos al máximo, cambiándolos por imágenes, disminuyendo, así, la racionalidad del saber, por una racionalidad ligth, superficial, de imágenes. Así, medios concebidos para ayudar a pensar, naufragan en la superficialidad de lo vano y supérfluo, renunciando a las páginas culturales para incrementar su mercado.
Siendo así, muchos niños, niñas, adolescentes, universitarios y profesionales acaban detestando la lectura por cansada, aburrida e ininteligible, desarrollando en ellos la alergia, que les vacuna en contra del hábito de la lectura.
Es así como el amor por la lectura acaba siendo sofocado, frente a tantas inclemencias que concurren, gestando una subcultura de rechazo al conocimiento, y regresando progresivamente a “la cultura del silencio”, y no a la “cultura de la palabra”, contrario a lo que Paulo Freire nos planteara. Al final, se desarrolla lo que podríamos llamar “analfabetismo del saber”.
Es preciso hacer algo para contrarrestar esta dinámica involutiva y depredadora del conocimiento, la cultura y el desarrollo. Es necesario poner un alto a este derrotero. Ya existen algunos programas, muy pocos, para inyectar esta alegría y gozo de leer, pero se requieren cambios de fondo y forma al interior de los currículos, principalmente del nivel primario y secundario. Animamos a todas las instituciones educativas, sociales, empresariales, estatales a unir esfuerzos e iniciativas, para lograr que en todo el país desarrollemos, desde los primeros años de vida, "hambre de saber, de leer". Que logremos reencantar a la población con la lectura, haciendo plausible la "cultura de la palabra y el saber", para que renuncien a la “cultura del silencio”.

Fuente: http://www.elnuevodiario.com.ni/opinion/330241-habito-de-lectura-tema-clave-de-nuestra-educacion

Pasar mucho tiempo frente la computadora puede ser peor de lo que se piensa


La formación de coágulos en arterias y venas puede ser muy peligroso y poner en riesgo la vida. Foto: Archivo 
Pasar largas horas sin moverse frente a la computadora o el televisor y en la butaca de un avión o colectivo puede ser más grave de lo que se piensa o se siente, por nombrar el simple cosquilleo de una pierna dormida.
Y es que el sedentarismo, asociado a la falta de ejercicio, la edad y una escasa hidratación, además de otros factores médicos como un largo posoperatorio o factores hereditarios pueden derivar en la aparición de un coágulo en las arterias o en las venas.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo existen tres enfermedades vasculares que encabezan el ranking de muertes: Infarto Agudo de Miocardio, Accidente Cerebrovascular (ACV) y la Enfermedad Tromboembólica Venosa. Esta última, cuyo Día Mundial se celebra hoy, es la menos conocida, pero su impacto es altísimo.
Tan alto es que encabeza la lista de muertes prevenibles en los pacientes internados. Si bien las personas no la conocen tanto por su nombre, se caracteriza por la aparición de un coágulo sanguíneo en las arterias o en las venas. Y es tan grave, que produce más fallecimientos por año que el SIDA, los accidentes viales y el cáncer de mama y próstata juntos.

 
Foto: Archivo 

Se estima que unas 60.000 personas en la Argentina sufren un Tromboembolismo Venoso (TEV) por año. Aproximadamente 48.000 de ellos se manifiestan como Trombosis Venosa Profunda (TVP) y unas 15.000 personas desarrollan un Tromboembolismo Pulmonar (TEP o Embolia Pulmonar).
Según los especialistas, teniendo en cuenta que la tasa de mortalidad del TEP es de hasta 30%, esto se traduce en unas 4300 muertes por año en el país. Frente a este panorama, la OMS se propuso reducir las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles (dentro de las cardiovasculares, la trombosis en sus diferentes manifestaciones) en un 25% para 2025.

LOS PELIGROSOS TROMBOS

"La enfermedad se caracteriza por la aparición de un coágulo sanguíneo en las arterias o en las venas. En el tromboembolismo venoso, el coágulo se forma en una vena [por lo general, en una pierna]. Pero cuando se produce en un vaso sanguíneo se llama "trombo", puede desprenderse, desplazarse hasta los pulmones y provocar embolia pulmonar: una condición grave, que puede amenazar la vida y requiere atención médica inmediata," explicó a LA NACION la doctora Andrea Rossi, médica hematóloga del plantel del Servicio de Hematología del Hospital Universitario Fundación Favaloro.

 
Consecuencias de una trombosis en la pierna. Foto: Archivo 

Según la especialista, algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de formación de coágulos son la edad -una persona de 80 años de edad tiene un riesgo cinco a seis veces mayor que una de 40-, la obesidad y el sobrepeso, las medicaciones que contienen estrógeno, como los anticonceptivos orales y la terapia de reemplazo hormonal, y los antecedentes familiares de trombosis. También existen situaciones que pueden provocar la formación de un coágulo, como la inmovilización prolongada o ciertas cirugías.
Por su parte, Cecilia Colorio, también hematóloga y miembro del mismo equipo de la Fundación Favaloro, precisó que es fundamental la realización de controles médicos periódicos con el fin de detectar si tenemos riesgo de padecer trombosis, y así acceder a un diagnóstico y tratamiento temprano. "Lo más importante es que la trombosis puede evitarse", advierte.

SÍNTOMAS PARA ADVERTIRLA A TIEMPO

La doctora Patricia Casais, médica Hematóloga y presidenta del Grupo Cooperativo Argentino de Hemostasia y Trombosis (CAHT) - explicó que cuando se produce un coágulo de sangre en alguna vena (Trombosis Venosa Profunda), los signos de alarma son dolor o sensibilidad (por lo general comienza en la pantorrilla), hinchazón que abarca el tobillo y el pie, y el enrojecimiento y/o calor en un lugar determinado de la pierna.

 
Trombosis en pierna. Foto: Archivo 

"En cambio, cuando ocurre un Tromboembolismo de Pulmón, éste se lo identifica a través de síntomas tales como falta de aire sin explicación aparente, el aumento de la frecuencia respiratoria; dolor de pecho que puede empeorar al respirar profundo, mareos o desmayos. Ambas afecciones requieren de la consulta médica temprana para evaluación e inicio de tratamiento anticoagulante, que previene la progresión del cuadro clínico, las complicaciones y disminuye la mortalidad", indicó la especialista.
En cuanto a la prevención, Casais indicó que lo más importante es llevar una vida saludable, realizar actividad física regular dado que una larga inmovilización aumenta el riesgo de desarrollar un coágulo en la sangre. "Aquellos pacientes que deben someterse a una cirugía, el médico evaluará previamente el riesgo de trombosis debido al reposo y tomará las medidas necesarias. Además, en caso de presentar alguno de los síntomas antes mencionados, recurrir inmediatamente al centro de salud más cercano", finalizó.

 
La prolongada inactividad física atenta contra la salud. Foto: Archivo 

MEDIDAS PARA REDUCIR EL RIESGO DE UNA TROMBOSIS

  • Respetar las indicaciones (tiempo, dosis, frecuencia) del médico en relación a la ingesta de medicamentos
  • Retomar el movimiento tan pronto como sea posible después de una cirugía o una enfermedad, de acuerdo a la recomendación del médico. Moverse reduce las probabilidades de formar coágulos
  • Ejercitar los músculos de la pantorrilla durante viajes largos o largas horas de reposo o inactividad física frente a la computadora, o en su trabajo diario habitual
  • Si tiene dudas, o presenta hinchazón, dolor, entumecimiento, o cambio de color ya sea del miembro superior o inferior consulte a su médico
  • Si se va a operar o a internar por cualquier causa consulte a su médico sobre la conveniencia de recibir prevención en el pre o en el postoperatorio
  • Si en la familia directa hay antecedentes de trombosis no olvide hacérselo saber a su médico y que este le aconseje como protegerse
  • Movilizarse e hidratarse son dos herramientas que, también, ayudan a prevenir la trombosis


http://www.lanacion.com.ar/1735005-pasar-mucho-tiempo-frente-la-computadora-puede-ser-peor-de-lo-que-se-piensa

¿Sufres acoso laboral?



¿Sufres acoso laboral?La encuesta realizada para el Barómetro Cisneros sobre acoso laboral revela que un 13% de los trabajadores en activo declaraban sufrir 'mobbing', una cifra que se ha incrementado un 43% en sólo dos años. Las reducciones de personal, las fusiones empresariales o el miedo a perder el puesto de trabajo se encuentran detrás de un clima laboral que constituye un caldo de cultivo para el acoso.
Entre las causas que están detrás de este acoso laboral que el código penal considera delictivo, el Barómetro Cisneros señala la envidia por parte del acosador (33%); el éxito profesional de la víctima (26%); y la reivindicación de derechos laborales y el éxito personal por parte de quien lo sufre (16%).
Según explica Elisa Sánchez, psicóloga, técnica en Prevención de Riesgos Laborales y coordinadora del Grupo de Salud Laboral del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, a quien más le interesa solucionar el problema del acoso laboral es a la propia empresa, a quien genera pérdidas en productividad y de cara a los clientes muy mala imagen.
Según señala Sánchez, los últimos datos indican que en 2014 han sufrido acoso laboral un 15% de los trabajadores y se estima que un 60% de los trabajadores sufrirá acoso a lo largo de su vida laboral. "El mobbing tiene costes morales, sociales y económicos que empresarios, directivos y accionistas deberían tener muy en cuenta", señala.
"Estamos hablando de un delito tipificado en el código penal que compete no sólo al acosador sino también al jefe o a la empresa que lo permiten", señala la psicóloga que apunta a que existen protocolos de actuación que las entidades tienen la obligación de desplegar para prevenir, detectar e intervenir ante el acoso laboral.
Las consecuencias del acoso laboral se trasladan a todas las esferas de la vida de la persona. El acoso laboral genera problemas de insomnio, ansiedad, fobia al trabajo y síntomas similares a la depresión por el estrés mantenido. Los problemas emocionales pronto se trasladan al ámbito físico e incluso repercuten en su sistema inmune.
Según señala Sánchez, quienes pueden detectar antes el problema son los médicos de cabecera que, ante las visitas a consulta por síntomas como falta de sueño, alteraciones en el apetito o dolores de cabeza pueden consultar sobre la situación personal y laboral de la persona y plantear la sospecha.
En cuanto a los sectores profesionales afectados, Sánchez señala que es más común en la administración, donde los cambios de puesto laboral o de localización del puesto de trabajo son más difíciles de realizar, en organizaciones muy cerradas propias de un género o en aquellas con valores corporativos muy estrictos en los que mostrar opiniones diferentes puede convertirse en blanco de acoso.
¿CÓMO SON ACOSADO Y ACOSADOR?
El acoso laboral está tipificado por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene del Trabajo como violencia psicológica dentro del contexto laboral, ejercida por alguien que tiene cierto poder sobre el acosado y no es necesariamente su jefe.

"No es algo puntual sino frecuente y mantenido en el tiempo. No es un conflicto entre dos, sólo una de las partes mantiene esta actitud y el objetivo es el desprestigio o que se abandone el puesto de trabajo", explica Sánchez.
Según apunta la especialista en prevención de riesgos laborales, el perfil del acosador está a veces más definido que el del acosado. "Es fácil identificar a un acosador porque una vez que ha conseguido su objetivo con una persona desplaza su atención a otra".
Los acosadores suelen ser personas con un estilo agresivo de comunicación, impositivos, autoritarios y que no toleran la frustración. Suelen tener una personalidad egocéntrica en la que existen miedos e inseguridades que son la principal fuente del acoso que ejercen.
Por su lado, el acosado acostumbra a ser un buen profesional, que suele destacar y que puede percibirse como una amenaza laboral para el acosador. Además, su estilo de comunicación es menos asertivo, no reaccionan frenando el acoso sino que suelen aguantar ya que no tienen habilidades para afrontar la situación.
"En muchos casos son personas en situación de vulnerabilidad y que tardan en ser conscientes de que sufren acoso, buscan otras explicaciones a la situación o incluso cuando lo comentan a familiares y amigos no encuentran respaldo e incluso terminan sintiéndose culpables", explica Sánchez. Los acosadores suelen buscar este perfil, ya que les resulta más fácil actuar con impunidad.
TIPOS DE ACOSO LABORAL
Sánchez apunta a diversas modalidades en lo que se refiere a violencia psicológica:
* Vertical ascendente (del trabajador al jefe): aunque poco frecuente, se da cuando el jefe no asume bien sus funciones, no tiene capacidad de liderazgo, no toma decisiones y son sus capacidades técnicas las que le llevan a ocupar el cargo. En estos casos un miembro del equipo suele tomar la iniciativa y las decisiones y comienza a desprestigiarlo.

* Vertical descendente (del jefe al trabajador): el denominado 'síndrome de Ulises' se produce cuando el jefe puede considerar que su puesto está en peligro frente a un trabajador a su cargo que podría sustituirle.
* Horizontal (entre colegas con estatus similar): es el más frecuente. Con la situación de crisis ha aumentado el miedo a perder el trabajo, se dan reducciones de plantilla o fusiones de empresas. La situación lleva a no compartir información, excluir de la dinámica de trabajo, etc.
* Institucional (de la empresa al trabajador): constituye una línea orquestada desde la dirección que busca que un trabajador deje el puesto de trabajo de forma voluntaria, evitando el despido, y así abaratar los costes.
* A la maternidad (ligado a reducciones de jornada): aunque existen empresas que gestionan bien los cambios asociados a la conciliación laboral, otras presionan a las madres o crean un clima de sobrecarga laboral para el resto de compañeros que contribuye al acoso.
Cómo actuar frente al 'mobbing'

Sánchez apunta los pasos a seguir para encontrar ayuda y resolver una situación de acoso laboral:
1. Hay que estar seguros de que se trata de acoso laboral
Existen criterios que se han establecido como propios de 'mobbing' que competen al Instituto Nacional de Seguridad e Higiene del Trabajo (Nota técnica 854) y a la Inspección del Trabajo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Criterios claros como no llamar a una reunión de trabajo, quitar trabajo o asignar alguno por encima o por debajo de las competencias, una reubicación del puesto no apropiada, etc., van más allá de los malos modos de un jefe a un trabajador.

2. Pedir ayuda a las personas competentes: acudir a los organismos competentes de la empresa de prevención de riesgos laborales (departamento específico, Recursos Humanos o delegados sindicales) para preguntar cómo actuar.
3. Cuando hay cambios importantes en el día a día laboral: se debe pedir que quede por escrito la actuación del responsable, ya sea un cambio en el tipo de trabajo que se va a realizar, de ubicación del puesto de trabajo o de carga laboral. Es mejor dejar constancia aunque sea vía correo electrónico de los cambios o de las situaciones laborales que puedan considerarse una agresión.
4. No actuar por impulso y de forma explosiva: hay que evitar entrar en conflicto con la persona que nos acosa, evitar las malas maneras o darse de baja sin dar explicaciones. "Cómo lo gestiones es lo que va a condicionar cómo evoluciona la situación y las consecuencias que tendrá en tu salud y en una posible sentencia", señala la psicóloga.
5. Buscar apoyo social: los acosados temen compartir con familiares y amigos su situación porque suele ser minimizada, lo que les lleva al aislamiento para evitar comentar sus preocupaciones que se ven como quejas sobre el trabajo cuando la situación económica no ayuda.
Fuete:http://www.lagacetadesalamanca.es/salud/2014/10/15/sufres-acoso-laboral/129184.html

13/10/2014

Cómo ayudar a los estudiantes a buscar información en Internet


Por: Carina Cabo


En el proceso de enseñanza y aprendizaje lo importante no es la tecnología, sino lo que hagamos con ella, lo que enseñemos sobre sus usos, posibilidades y sobre sus límites
Trabajar con textos digitales en el aula es una práctica de avanzada a la que hay que atender.
Trabajar con textos digitales en el aula es una práctica de avanzada a la que hay que atender. ()Ampliar Imágenes

Algunos suponen que los grandes problemas que tenemos se solucionan poniendo computadoras en todas las escuelas y comprando un buen software educativo. Sin embargo, es necesario aclarar que en el proceso de enseñanza y aprendizaje lo importante no es la tecnología, sino lo que hagamos con ella, lo que enseñemos sobre sus usos, posibilidades y sobre sus límites.

Trabajar con los textos digitales en el aula es una práctica de avanzada, pero es necesario no caer en ciertos errores. El problema de este tipo de textos es netamente pedagógico-didáctico. Las dificultades de empleo escolar no provienen de la lógica informática sino de la estructuración de los contenidos, sus formas de presentación y las modalidades didácticas que tienen incorporados.

Las enciclopedias virtuales, al igual que algunos textos escolares, muestran la dominancia de la trama descriptiva y los relatos situados y cronológicamente precisos en sus explicaciones. Esto llevaría a la tendencia a una “inflación documental”, que es susceptible de tentar a los alumnos a prácticas conocidas de seleccionar, copiar bloques, unir e imprimir. Por tanto, es necesaria la experimentación cuidadosa para evaluar las competencias de estos soportes en la tarea de guiar el trabajo autónomo de los alumnos en tareas más complejas que las de informarse.

Cómo ayudar a los estudiantes a buscar información en Internet

Es necesario seguir ciertos ítems para garantizar una buena búsqueda

  • Autoridad: La selección de recursos educativos debe centrarse en materiales provenientes de fuentes confiables y prestigiosas. La autoridad está dada por la persona, conjunto de personas u organismo responsable del sitio. Es conveniente consultar al profesor los sitios más recomendables con la disciplina que están estudiando.
  • Actualización: Esta dimensión orienta en la selección de información actualizada y válida en función de las modificaciones periódicas que reciba el sitio.
  • Navegabilidad: La navegación se ve facilitada o dificultada en función de la estructura del sitio, su diseño y los recursos que ofrece. Este criterio nos orienta en la búsqueda de recursos que resulten “amigables” para el usuario. El profesor podrá recomendar.
  • Organización: La organización dada a los contenidos resulta fundamental para el usuario, por eso debemos tender a la selección de sitios que presenten una organización clara y recursos que faciliten la consulta, como títulos, índices, etcétera.
  • Selección de contenidos: En este punto debemos considerar el tratamiento dado a los contenidos, el modo en que se enfocan los temas, su relevancia y su pertinencia para el proceso de enseñanza-aprendizaje. En esta dimensión resulta también relevante el cuidado puesto en la elaboración de los textos y la ausencia de errores gramaticales y sintácticos.
  • Legibilidad: Un recurso resulta legible cuando presenta una buena utilización de elementos gráficos tales como combinación de colores, ilustraciones, estilos y tamaño de letras, etcétera.
  • Adecuación al destinatario: dado que son materiales para contextos y lectores específicos, debemos considerar muy especialmente si los recursos que analizamos resultan adecuados para estos lectores, en esta institución.
Fuente:http://www.rosario3.com/educacion/noticias.aspx?idNot=153193&C%C3%B3mo-ayudar-a-los-estudiantes-a-buscar-informaci%C3%B3n-en-Internet

El 70% de los argentinos siente que no le alcanza el tiempo

Por: Gisele Sousa Dias


Sacrifican el desayuno o duermen menos para ser más “productivos”. El síndrome de los “impacientes permanentes”.

INFOGRAFIA. Así se divide un día promedio para los argentinos que trabajan jornada completa. (Clarín)


El trabajo, y ni hablar si necesitás tener más de un trabajo. Los chicos, y sus tareas, sus peloteros. Terapia, el gimnasio. Y la casa, y comprar comida para no morir de inanición, y limpiar porque la mugre no deja ver a través de los vidrios y cocinar, después de todo eso, cuando ya no das más. Hacemos tantas cosas que sentimos que el día no alcanza, no usamos los “ratos muertos” para descansar sino para adelantar más tareas y creemos que algunas escenas de la vida cotidiana –una web que se cuelga, un embotellamiento, una fila para un trámite– se complotan para robarnos más tiempo. ¿Qué sacrificamos? El desayuno, horas de sueño y la actividad física, entre otras cosas. Ahora bien, ¿nos queda corto el día o sólo nos sentimos bien cuando nos sentimos productivos?
Una encuesta hecha por D’Alessio IROL mostró que 7 de cada 10 argentinos sienten que les quedan tareas pendientes al finalizar el día, y que sólo un 16% dice que “le sobra el tiempo para el ocio”. “La manera dominante que tenemos de vivenciar el tiempo es la que se conoce como ‘tiempo lineal’. Esa idea tiene consecuencias valorativas: si el tiempo es lineal tiene que ser productivo, porque a lo largo de esa línea se va desplegando nuestra realización en el mundo y todo lo que vamos haciendo es una inversión a largo plazo”, introduce el filósofo Darío Sztajnszrajber, protagonista de la obra “Desencajados”.
“Otra de las características de este tiempo lineal –continúa– es que el tiempo es cuantitativo, que lo podemos medir. Pero lo cierto es que eso lo lleva más cerca de la esfera de la economía que de la humanista, y así el tiempo se parece más a una cadena de montaje donde se supone que nos estamos produciendo a nosotros mismos. Lo que creo es que tenemos que dar una pelea y conectarnos con el tiempo cualitativamente: así, perder el tiempo no sería algo negativo sino una manera de emanciparse de esa obsesión productivista de que el tiempo debe producir resultados”.
Es que el concepto de “tiempo muerto” como ese rato para parar y almorzar, dormitarse en una sala de espera o leer en un colectivo también cambió: el 94% de los encuestados usa esos ratos entre una actividad y otra para recuperar “tiempo perdido” (planifica el resto del día o contesta mails de trabajo, por ejemplo). “Hay quienes están todo el tiempo en acción y se llenan de actividades y eso puede ser un modo de escapar de sí mismos o de no contactar con aspectos depresivos propios. Los ‘tiempos muertos’ podrían ser, por el contrario, tiempos muy vitales, momentos de vacío donde uno puede pensar sobre uno mismo, interrogarse y tener resultados muy fecundos”, opina Juan Tesone, médico psiquiatra, integrante de la Asociación Psicoanalítica Argentina.
Vivir a mil no es gratis: cuando las horas no alcanzan lo primero que se sacrifica son actividades que afectan directamente a la salud. “Para muchos, dormir, desayunar, comer sentados, hacer una cola, esperar que bajen los mails o dormir una siesta puede vivirse como una terrible infracción, un absurdo, una pérdida inadmisible de tiempo”, dice Enzo Cascardo, director del Centro de Investigaciones Médicas en Ansiedad. Se termina el día agotado y en la búsqueda desesperada por dejar de perder minutos se pierde el eje: hacer una fila para hacer un trámite y que justo se caiga el sistema, esperar mucho en un consultorio, en un embotellamiento o a que nos atiendan en un call center puede sacar lo peor de nosotros.
Es que cuando no se sabe delegar, poner prioridades o preguntarse ‘¿qué quiero hacer hoy?’ y sólo aparece la satisfacción en el mandato de completar a tiempo la lista de objetivos diarios, perdemos la capacidad de esperar y nos convertimos en impacientes permanentes: “Esa impaciencia genera mucha irritabilidad en las relaciones interpersonales, porque cuando llegás a tu casa y las cosas no están como querés en el momento en que querés, tirás la bronca. Quienes se vuelven tan impacientes bajan mucho la tolerancia a la frustración”, dice Cascardo. “Vivir a mil, la sobreinformación que tenemos en la cabeza, la necesidad de estar en todos lados a la vez son todas situaciones que se oponen al ocio, y el ocio es imprescindible para reparar ese gasto de energía que significa estar conectados a todo. Yo no los llamo ratos para ‘no hacer nada’ sino al revés: ratos ‘para hacer nada”.
Rogamos, finalmente, porque llegue el fin de semana y ¿qué hacemos cuando llega? La mitad de los encuestados o se llena el día de tareas pendientes o siente que si lo usa para descansar “está desperdiciando el tiempo”. Dice Sztajnszrajber: “Recordar todo el tiempo que nos vamos a morir no debería ser algo negativo sino liberador, porque podemos romper con ese tiempo lineal y recuperar la idea del momento, del instante”. Este fin de semana debería ser al menos eso: un instante para parar la línea de producción.


Fuente:http://www.clarin.com/sociedad/argentinos-siente-alcanza-tiempo_0_1228077310.html

La NSA te puede hackear incluso sin estar conectado a internet




La forma más sencilla de evitar ataques o ser perseguidos en el actual mundo conectado es a menudo…desenchufarnos. Pero, según nuevos datos publicados esta semana, esto ahora ni siquiera es suficiente, cuando se trata de la NSA (Agencia de Seguridad Estadounidense).
El New York Times informó esta semana que gracias a la información de Edward Snowden, existen novedades acerca de la capacidad de la NSA de conectarse remotamente a un equipo sin una conexión a Internet.
La NSA comenzó instalar en 2008 en multitud de ordenadores, un software que establecía “un canal secreto de ondas de radio”, así gracias a la combinación del software con el propio hardware del equipo el sistema era capaz de comunicarse a través de ondas de radio a pequeños equipos de la NSA.
El sistema de comunicación alcanza varios kilómetros de distancia gracias a repetidores que la agencia colocaba estratégicamente para interceptar las comunicaciones de aquellos equipos que no estaban conectados a Internet.
Obviando por un momento el hecho de que el uso de esta tecnología viola a todas luces los derechos individuales de las personas, se trata de un desarrollo impresionante que tiene mucho sentido.
De hecho, una práctica estándar en muchas organizaciones tecnológicas de cara a la prevención de pérdida de datos, es tener una tecnología que monitorea los datos al salir de la red.
espiando1
Según el informe de The Times, la tecnología de extracción de datos basados en radio no se ha utilizado en actividades de vigilancia doméstica dentro de los Estados Unidos.
Es probable que esta tecnología fuese utilizada en Irán. Durante años, la gente ha especulado acerca de cómo el malware Stuxnet afectó a Irán y ayudó a desbaratar ese ambicioso plan de armas nucleares. La teoría prevaleciente ha sido que los Estados Unidos, probablemente ayudado spor el estado de Israel y su agencia de inteligencia, Mossad, crearan Stuxnet conjuntamente con la intención de preservar la paz internacional.


espiando2Además, el diario explica que aunque no hay certificación de que este sistema se haya usado en EEUU el ejército chino ha sido un blanco frecuente de este tipo de despliegue tecnológico, pues “la actividad de la NSA se centra específicamente en objetivos de inteligencia extranjera desplegados contra EEUU”, comenta la agencia en un comunicado, quien además añade que “no utilizamos las capacidades de inteligencia extranjeras para robar los secretos o información comercial de las empresas extranjeras para mejorar la competitividad de las empresas de EEUU”.
Lamentablemente, gracias a las filtraciones Snowden, sabemos que el ancho y la amplitud de las actividades de espionaje de la NSA son inmensos. Está claro también que es necesario algún tipo de reforma ante estas prácticas, y afortunadamente esa reforma parece ser que llegará muy pronto. El 18 de diciembre de 2013, un grupo de tareas presidencial emitió un informe que proporciona 46 recomendaciones para revisar las actividades de vigilancia de Estados Unidos a las que el Presidente Barack Obama deberá comentar y responder.


Fuente:http://laflecha.net/la-nsa-te-puede-hackear-incluso-sin-estar-conectado-internet/

6/10/2014

Diccionario a toda máquina

Por: Carles Geli

La Real Academia Española ultima la encuadernación de la 23ª edición del ‘Diccionario de la Lengua’, que tendrá más de 93.000 artículos



Trabajadores de la empresa encuadernadora colocando en un estuche los primeros ejemplares de la 23ª edición del Diccionario de la lengua española de la RAE. / MASSIMILIANO MINOCRI
“No se nota el olor de la cola porque se aplica inmediatamente la secadora y no da tiempo a desprender nada”, dice con un hilo de voz entre un ruido industrial el hombre de traje azul y camisa blanca impecables, lujoso emblema en la solapa, que contrasta con los trabajadores de camiseta. Algo sabe José Manuel Blecua (Zaragoza, 1939), director de la Real Academia Española, de imprentas porque, de profesor, estuvo vinculado al servicio de publicaciones de la Universidad Autónoma de Barcelona. Se le ve feliz entre la maquinaria, al final ya del proceso de encuadernación de los primeros ejemplares de la 23ª edición del Diccionario de la lengua española (DRAE), quizá después del primero, el de 1780, el más significativo: llega en plena conmemoración del Tricentenario de la institución y quizá, quién sabe, igual sea su última edición en papel. 
Dos meses después de que el pasado agosto terminara un minucioso proceso de corrección de pruebas que empezó el 14 de marzo cuando el texto completo del diccionario (93.111 artículos, 8.680 más que su predecesor y el doble que los que cabían en 1780, con 140.000 enmiendas en 49.000 de esos artículos) llegó a la editorial Espasa Calpe, las tripas del diccionario daban vueltas ayer por complejas máquinas de Color Print Service (CPS-Egedsa), la inmensa empresa encuadernadora que da cuerpo físico al DRAE. Gran guiño para estos tiempos: el diccionario de la lengua española acaba cogiendo forma física en Polinyà, municipio catalán de la comarca del Vallès.
A pesar de ir desnudo, el cuerpo del nuevo diccionario, que costará 99 euros y que llega 13 años después  de la edición anterior, es inconfundible, por majestuoso, y se distingue entre los palés con los pliegos de competidores tan variopintos como el Anuario 2014 de Mingote, el segundo capítulo o entrega de la Costura paso a paso o un nuevo volumen de L’Illustration, enciclopedia en francés.
El director de la RAE, José Manuel Blecua, ante los primeros ejemplares de la 23ª edición del 'Diccionario de la lengua española'. / M. MINOCRI
En apenas un mes saldrán de ahí unos 50.000 ejemplares para que puedan estar en librerías de España y América el día 16, apenas 24 horas antes de la presentación oficial con presencia de los Reyes. Se hace extraño que ese grueso volumen, ahora mismo informe y un punto arrugado, sea al final del proceso un pulcro y notable volumen de 2.376 páginas bellamente encuadernado de azul y blanco. El primer diccionario de Felipe VI… “El problema es que el papel es muy fino, de apenas 28 gramos…; los papeles están vivos y lo cogen todo: humedad, calor, polvo minúsculo…”, habla como de un ser latente Iñaki, uno de los trabajadores de la empresa. Si no lo es, lo parece: las primeras células que se forman son los 33 pliegos de 76 páginas, que reposan cada uno en atriles metálicos que, en parsimoniosa fila india, se deslizan para ser cosidos con hilo vegetal, el bueno. Al entrar en una especie de vitrina, la procesión parece parar: ¿Se ha roto el minitelar? “El problema no es el hilo sino que se rompa la aguja porque eso quiere decir que se ha roto todo el pliego”, cruza interiormente los dedos Iker.
Al visitante, en cambio, le preocupa otro milagro: que las páginas sean correlativas y no se mezclen. “Si falta un pliego o se ha cambiado el orden de alguno, la máquina se para”, afirma taxativo y muy seguro el operario de esa zona. Hay truco: unas células fotoeléctricas instaladas en la alzadora (donde se cogen los pliegos) y en la cosedora guardan grabado en su memoria el esquema del orden de las tripas: si lo que ven no coincide, pues falta algo.
Pasea Blecua entre la maquinaria sin descomponerse un ápice su porte académico, a pesar del calor que obliga a encender ventiladores a los que se arriman los sudorosos trabajadores. La temperatura sube en la nave por culpa de las pequeñas lámparas incandescentes que secan el lomo de la tripa tras su paso por el estrecho conducto que los impregnará con la primera cola. A pesar de ser volúmenes tan serios, saltando de cinta en cinta cual acróbata desembocan en una secadora que, serpenteando, alcanza unos 200 metros; la cola empleada es fría: “Es de la que no cruje y permite sostener bien abierto el libro, a diferencia de la cola caliente”, ilustra.
La nueva edición tiene  8.680 artículos más que su predecesor y el doble que los que cabían en 1780, en su primera aparición 
El golpe seco de la guillotina deja, por vez primera, los bordes perfectos del futuro volumen que, sin descanso, entra en los dominios de la Kolbus Compact 2000 SC Copilat; traducido: desde unas minúsculas ventanas se puede ver cómo se curva milagrosamente el lomo, se le añade una gasa que sustentará todos los pliegos y luego se la embellece con una tira marrón de papel; el contador de la pantalla de ordenador marca el ejemplar 5.122. Lentamente van destino de las manos de algunos de los seis empleados que los introducen en un estuche y luego en cajas: no caben más de cuatro; un gran palé sólo puede llevar 144 ejemplares. “Todo es inmenso con este libro: el volumen que ocupa, las expectativas…”, dice otro trabajador del final de la cadena.
Insiste Blecua en que no sabe si será la última edición en papel porque “la tecnología informática parece haber sido pensada para hacer diccionarios” y recuerda que la versión web del DRAE recibe “unos 500 millones de consultas al año”, enumera mientras desenfunda su móvil para demostrar que también él lo consulta desde ese aparato. E, incluso, tampoco descarta impulsar la edición en bolsillo: “Lo intentaremos porque fue muy bien y es una maravilla práctica”.
Tuit y Tuiter ya estarán con esta grafía en una edición del diccionario del que se han suprimido unos 1.350 artículos pero que cuenta con 195.439 acepciones (de ellas, 19.000 americanismos), extranjerismos en cursiva y que ha debido armonizar sus contenidos con las flamantes Nueva Gramática de la lengua española (2009) y laOrtografía… (2011). También ahí llega la política: contrariamente a lo que han dicho “lenguas viperinas", dice Blecua, la voz sobreReferéndum que se encontrará en el volumen no se ha tocado, “es la misma que se enmendó en 2008” y que incluye la acepción de consulta “con carácter decisorio o consultivo”.
Nada preocupado por el maltrato que recibe la lengua en las pequeñas pantallas digitales (“¿Uso de k por que? En los documentos medievales hay relativos de una q con acento; nunca se escribió tanto como ahora”), el director de la RAE desde diciembre de 2010 sabe que será su único Diccionario de la lengua: “No sabe el veranito que me he pasado con las correcciones; además, no creo que me re-presente al cargo”, dice quien disfruta usando el diccionario de papel: “Tengo todas las ediciones y aunque esté en el ordenador, voy a buscar la palabra al texto impreso… Pero con los jóvenes eso ya no pasará”, dice acariciando un volumen a punto de ser encajado. También habían de desaparecer los discos de vinilo...
Fuente:http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/09/30/catalunya/1412101477_785067.html

La memoria, el sueño y hasta la caligrafía cambian por las nuevas tecnologías

Por: Victoria De Masi

Se escribe menos a mano. Si falla el GPS, surgen problemas de ubicación que antes no existían. La ciencia, en alerta.



¿Cuándo fue la última vez que escribió a mano? ¿Falló su GPS y se sintió perdido? ¿Cómo fue que un acontecimiento reciente se volvió difuso? Está cambiando la forma de escribir a mano, recordar, ubicarse, dormir, reflexionar. Para los científicos, se debe al avance tecnológico, que es capaz de producir para nosotros, pero también en nosotros. Ya podemos manejar nuestra casa sin estar en ella, con chips que apagan las luces cuando detectan que no hay gente en la habitación o sensores que permiten mover una silla a distancia. Un runner sabe cuánto corrió y cómo trabajó su corazón gracias a zapatillas que almacenan datos. 
El perfil en Facebook se ocupa de retener fechas, nombres y antecedentes. El celular conserva números y fotos, y el GPS calcula la mejor ruta de regreso. Pero, ¿qué pasa con el cerebro y con el cuerpo? ¿Cuál es lado B de tantos beneficios? Diferentes estudios y especialistas consultados porClarín confirman que hay cambios en funciones esenciales, pero también advierten que esta era no es apocalíptica y que el cerebro seguirá siendo un órgano noble, con una capacidad de adaptación suprema.
Menos textos “de puño y letra”. La imprenta no mató a la escritura y el teclado no terminará con la tinta. Sin embargo, hace dos años el periódico alemán Bild reveló en una encuesta que “1 de cada 3 adultos no había escrito nada a mano en seis meses”. Denunciaba el “fin de la caligrafía” tal como nos enseñaron en la escuela y remarcaba que la gente sólo escribe mensajes de texto virtuales. “Es probable que con el tiempo la escritura disminuya y sea reemplazada por otras tecnologías. Un tarea para los educadores es ver cuándo recurrir al ‘lápiz y papel’ y cuándo al dispositivo electrónico”, explica Gisela Schwartzman, coordinadora pedagógica del Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías de Flacso. Aún es difícil definir si es mejor tomar apuntes en la notebook. Pero sí está probado que la escritura es fundamental para fomentar la coordinación, las habilidades manuales y la actividad cerebral.


La brújula interna, de vacaciones. Investigadores de la Universidad McGill, en Canadá, estudiaron a personas que usaban habitualmente el GPS y a otro grupo que no. Así demostraron que la dependencia a ese dispositivo tiene un efecto negativo en el cerebro. “Especialmente en el hipocampo, área del cerebro involucrada en los procesos de memoria y espacio, es decir, cómo llego y cómo vuelvo de un lugar. Los que usaban GPS tenían menos actividad en esa zona cerebral. A veces los sentidos no alcanzan y por eso desarrollamos herramientas. Lo que no habría que hacer es reemplazar los sentidos por esas herramientas”, observa el biólogo Diego Golombek, investigador de la Universidad Nacional de Quilmes y de Conicet.

El sueño: poco y de mala calidad. Según la National Sleep Foundation, los adolescentes usan 4 dispositivos electrónicos al mismo tiempo: televisión, reproductor de música o video, celular, computadora. Esa exposición excesiva al ruido y a la luz hace que las hormonas inductoras del sueño no sepan cuando “salir a trabajar”. Analiza Eduardo Borsini, especialista en Medicina del Sueño del Hospital Británico: “En los últimos 80 años el avance tecnológico supuso una irónica reducción de la ‘necesidad’ de dormir. Hoy dormimos menos, desordenado y mal. La sugerencia no es restrictiva sino de uso responsable, útil y efectivo de lo electrónico”.

Adiós a la memoria de elefante. En 2010 el británico Nicholas Carr escribió el libro “Superficiales” y fue best seller. Allí considera que el uso cotidiano y excesivo de la tecnología limita la memoria y el desarrollo del cerebro. El debate que disparó sigue abierto. Para Pablo Richly,   jefe de la Clínica de Memoria INECO y subdirector del Instituto Alzheimer, no es que hayamos perdido memoria sino que la usamos diferente. Sigue: “Si sabemos que la información que nos dan podemos buscarla de manera fácil y volver cuando queramos –como en Internet– somos más eficientes en recordar cómo o dónde buscarla que de recordar la información en sí misma. Si la usamos juiciosamente, la tecnología nos presenta recursos y desafíos que permiten ampliar nuestro horizonte”.

No hay tiempo para tanto contenido. “Cuando uno está exageradamente bombardeado por estímulos externos que son muy adictivos, como series de tevé que no podés dejar de ver o navegar por la Red saltando de una página a la otra sin pausa, puede que haya menos tiempo para procesar la información internamente”, entiende Mariano Sigman, director del Laboratorio de Neurociencia de la Universidad Torcuato Di Tella. Así como Hal Pashler, profesor de Psicología y Neurociencias en la Universidad de California, “midió” qué tiempos son efectivos para incorporar conocimiento entre los estudiantes, Sigman observa que abrumar con información “impide un tiempo natural que tiene el cerebro humano para asimilarla”. La fórmula sería que si no hay tiempo, no se incorpora y, por ende, no se recuerda. “Lo que pasa con muchas tecnologías nuevas es que son muy compulsivas y uno entra en un
loop que no es efectivo para la consolidación de la información”, cierra.

Fuente:http://www.clarin.com/sociedad/memoria-caligrafia-cambian-nuevas-tecnologias_0_1224477628.html
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...