19 sept. 2016

El estrés es detonante de tics nerviosos, afirma neurólogo




El estrés es un detonante de los llamados tic nerviosos, indicó el neurólogo adscrito al Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Francisco Frías Márquez.

Explicó que los tics son movimientos repetitivos breves, que generalmente son precedidos por estados de ansiedad en el que la persona siente un gran deseo por realizar una maniobra, decir palabras o emitir sonidos en este contexto.

"Que son actos motores breves intermitentes, puede ser involuntario o controlados. Desde un parpadeo, movimiento de la mano, encoger el hombro, estos son los más simples", precisó.

Agregó que de hecho la persona básicamente no puede evitar la repetición del tic, por un lapso mayor a 30 minutos ya que vuelve a sentirse presa de la necesidad de hacer una y otra vez los movimientos.

El especialista del Seguro Social dijo que además del estrés, los tics nerviosos conllevan un importante componente genético para su desarrollo.

"Hay un componente hereditario y genético, no sabemos a ciencia cierta cuál es el modo de herencia, a veces es también porque el papá lo hace o la mamá, hay que estar atentos si influye o perjudica al paciente, si en la escuela le afecta, o molesta en sus actividades, incluso en lo social o laboral", apuntó Frías Márquez.

Mencionó que la "gama" de tics nerviosos abarca también la llamada ecolalia, que se refiere a la repetición de la última palabra que es escuchada por el paciente, así como del llamado Síndrome de Tourett, que define a las personas que de manera repetitiva emiten palabras altisonantes.

Advirtió que comúnmente los tics no son diagnosticados e incluso llegan a considerarse "normales", sin embargo, no es raro que prevalezcan en la edad adulta, aunque el paciente refiera que inició con las manifestaciones en la niñez o adolescencia.

Precisó que en edades escolares los tics pueden estar presentes en hasta un tres por ciento de la población infantil en esta etapa, e incluso con frecuencia son observados en pacientes con el llamado déficit de atención.


El manejo de los tics nerviosos conlleva una terapia cognitivo- conductual a través de los especialistas en psicología, técnicas para el manejo del estrés y se puede suministrar fármacos que coadyuven en la reducción de estados de ansiedad, afirmó.

Fuente bibliográfica
El estrés es detonante de tics nerviosos, afirma neurólogo. Terra [en línea], [sin fecha]. [Consulta: 19 septiembre 2016]. Disponible en: https://noticias.terra.com/mundo/latinoamerica/el-estres-es-detonante-de-tics-nerviosos-afirma-neurologo,2522b3ce60ff1836b8f2632945943c6891pwth3z.html. 


Tics nerviosos, ¿señales de alerta?

Pueden ser frecuentes en la infancia y desaparecer a medida que la persona va creciendo. Sin embargo, se pueden prolongar hasta la adultez, convirtiéndose en un trastorno crónico, donde el tratamiento con un especialista es clave para el afectado.

Guiños de ojos, arrugar la nariz, muecas, sonidos y movimientos repentinos, son lo que comúnmente conocemos como tics nerviosos, contracciones involuntarias de los músculos que se presentan de forma repetida en una persona y que pueden resultar muy incómodos para quienes los padecen.

Pueden ser frecuentes en la infancia y, por lo general, desaparecer a medida que la persona va creciendo. Sin embargo, se pueden prolongar hasta la adultez, especialmente cuando los tics tienen su origen en una predisposición genética o en una alteración neurológica, convirtiéndose en un trastorno crónico, donde el tratamiento con un médico especialista es clave para el afectado.

Las causas
La Dra. Marianella Hernández, neuróloga, explica que los tics "son movimientos o vocalizaciones involuntarias, repentinas, rápidas, recurrentes, arrítmicas y esteriotipadas, que se producen por la contracción involuntaria de uno o varios músculos, los que pueden suprimirse por períodos de tiempo variable".

La especialista expone que los niños tienen entre 5 a 12 veces más probabilidades de presentarlos, siendo más comunes en hombres que en mujeres.


Pueden exacerbarse en circunstancias tales como estrés, aburrimiento, excitación emocional, fatiga y exposición al calor, y disminuir por concentración, sueño o relajación. Son idiopáticos, es decir, de causa desconocida, varían en severidad y características en semanas y meses.

Sobre el origen de los tics, la Dra. Hernández menciona la probabilidad de causas genéticas (antecedente de familiares con tics), prenatales (fumar, consumir drogas y toxinas), perinatales (ictericia, hipoxia), factores ambientales y psicosociales, como ansiedad, estrés, nerviosismo; deficiencias en la alimentación, efectos secundarios de medicamentos, el abuso del café y otras sustancias.

Clasificación de los Tics

Los tics se pueden clasificar en motores y fónicos y cada uno de ellos de dividen en simples y complejos.

Entre los tics motores simples se pueden mencionar movimientos básicos que afectan a un grupo muscular: parpadeo, muecas, movimiento de cejas, aleteo de nariz, sacudidas de cuello y extremidades, movimientos oculares, de la pared abdominal y hombros.

En los tics motores complejos participa varios grupos musculares para un movimiento elaborado: gestos con las manos, tocar, saltar, presionar, dar vueltas al caminar, ecopraxia (repetición involuntaria o imitación de los movimientos observados de otra persona) y copropraxia (tendencia a efectuar gestos groseros).

En los tics fónicos simples destaca cualquier sonido o ruido, como carraspear, oler o gruñir, mientras que en los tics fónicos complejos hay diversas manifestaciones: sílabas, palabras, frases, tartamudeo, ecolalia (repetición involuntariamente de una palabra o frase), coprolalia (decir obscenidades), palilalia (repetición espontánea e involuntaria de sílabas o palabras) y cambio en el énfasis del volumen de voz.

Una de las formas más severas de tics, que combina tanto los motores como los vocales, es el Síndrome de Gilles de la Tourette.

Diagnóstico y tratamiento
Al momento de realizar el diagnóstico, el médico debe considerar las causas físicas y sicológicas del trastorno, teniendo en cuenta la edad del paciente, antecedentes familiares y recurrencia, entre otros, además de descartar causas secundarias u otros trastornos.

Muchos de los casos de pacientes que padecen tics se resuelven de manera espontánea, sobre todo en la etapa de la niñez, resultando muy útiles los métodos psicológicos y de autocontrol.

Cuando los tics presentan un problema en la vida cotidiana, afectan a múltiples grupos musculares, son persistentes o graves, en necesario recurrir a un tratamiento especializado adecuado para cada paciente, pudiendo indicar el uso de fármacos para ayudar a disminuir los síntomas, pese a que no eliminan la causa, o indicar algún otro métodos terapéutico que ayude a controlar el origen de los tics.


Fuente bibliográfica
Clínica Reñaca - Tics nerviosos, ¿señales de alerta? [en línea], [sin fecha]. [Consulta: 19 septiembre 2016]. Disponible en: http://www.clinicarenaca.cl/prontus_clinica/site/artic/20130730/pags/20130730120054.html. 

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...