13 sept. 2017

Bullying, ¿cómo hacer para que los chicos no sean víctimas ni victimarios?





Mateo, de tres años, le pega a Rodrigo, de la misma edad. Rodrigo le devuelve el golpe y su madre se excusa ante la otra mamá: “Yo le digo que tiene que defenderse. Tengo miedo de que le hagan bullying”. “Entiendo, yo le enseño lo mismo, porque me pasa igual”, respondió la otra.

En los últimos años el bullying cobró mayor visibilidad social. Aunque la problemática es tratada con cierta frecuencia en los medios y distintas instituciones educativas arman charlas y talleres para abordarla, los casos parecen no disminuir y los padres se muestran cada vez más preocupados frente a esta situación.

Se llama bullying al acoso que padecen algunos chicos por parte de sus pares. Se manifiesta con agresiones físicas, insultos o manipulación psicológica. Puede darse dentro del aula, en la calle o en las redes sociales. El boom de la serie 13 Reasons Why, de Netflix, que trata sobre el suicidio de una adolescente, víctima de bullying, reactualizó el tema.

“Las consecuencias del bullying son innumerables y pueden perdurar en el tiempo. Depositan en el alma de los jóvenes una sensación de vacío y resentimiento, que intoxica los vínculos afectivos de cada adolescente con su comunidad. El aislamiento, la culpa, el complejo de inferioridad, en ciertos casos, los induce a pensar que la única salida es el suicidio”, dice Elízabeth Lencina, autora de “Algo en común” , que narra la historia de chicos discriminados por distintos motivos, y participante activa de organizaciones internacionales que luchan contra el bullying.

           “Si bien el bullying existió siempre, ahora es mucho más grave porque la tecnología da lugar a que el acoso vaya mucho más allá del perímetro de un aula”

Desde las instituciones que trabajan la problemática instan a padres y a docentes a intervenir en casos de bullying, pero muchos adultos no saben cómo actuar.

¿QUE ACTITUD DEBEN TOMAR LOS PADRES?
“Creo que las madres y los padres, en primer lugar, tienen que trabajar sobre la autoestima de sus hijos. Los victimarios buscan a los más débiles para destruirlos, mostrando su poder”, dice Lencina.

“Es importante hacerles ver que todos somos diferentes y que no se es culpable de una característica (color de piel, religión, situación social o económica, gustos). No hay motivo que justifique el acoso. Cualquier niño o adolescente puede padecer bullying”, dice la escritora y remarca que el apoyo de las familias es un elemento fundamental para combatir la problemática.

La psicóloga Silvia Medina explica que tanto las víctimas como los victimarios son parte de un mismo proceso y comparten características: “Tienen un yo debilitado, en el que prevalecen sentimientos de culpa, temores y frustración. Desde ambos lados lo que vemos es la gran vulnerabilidad de la autoestima. Una autoestima que no han podido formar con la valoración de los adultos que tienen a su alrededor (los padres encargados de su crianza).

Mientras que en los primeros (víctimas) se observan rasgos de timidez, de inhibición, conductas de retraimiento, expectativas de pertenecer a determinados grupos o subgrupos y sentir que no lo pueden lograr; en los segundos (victimarios) hay conductas reactivas e intentos de liderar, pero como sienten que no tienen condiciones naturales para lograrlo, apelan a la violencia, a la desestimación del otro y a la ridiculización”.

Según la ONG Bullying Sin Fronteras, el acoso en la escuela sigue creciendo en el país. Las últimas estadísticas indican que en 2016 subió un 40 por ciento en relación al año anterior.

El 2015 finalizó con 1.631 casos graves de bullying, pero el primer semestre concluyó con 1.142, por lo que habrían aumentado un 40% los casos graves, que terminaron con denuncias en la justicia y los ministerios de educación. La mayoría ocurrieron en capital federal, el conurbano bonaerense, Córdoba, Mendoza, San Luis, San Juan, Formosa, Corrientes y Misiones.

Lencina plantea que un error frecuente de los adultos es que minimizan el problema. “Si bien el bullying existió siempre, ahora es mucho más grave porque la tecnología da lugar a que el acoso vaya mucho más allá del perímetro de un aula o del patio de un colegio. Hay padres que no están informados acerca del alcance de las redes sociales y los medios de comunicación. Y muchas veces la salida más rápida es ignorar”.

La especialista también remarca la importancia de dialogar con los chicos. Afirma que más allá del tiempo que se invierta en ello, lo importante es la calidad de la charla. En relación a los maestros, señala que deben estar atentos a la conducta de cada uno de sus alumnos para prevenir este tipo de casos. “Deberían observar su comportamiento en clase y en los recreos. Es importante que destinen algunas horas para tratar temas sobre convivencia, respeto, diversidad, solidaridad y valores. Este no será un tiempo perdido. Cada vez hay más material que puede ayudar a los docentes: libros, películas, series, que son muy bien recibidos por los niños adolescentes”.

Durante mucho tiempo el mundo adulto se rigió por la creencia que sostiene que “las cosas de chicos mejor que se resuelvan entre chicos”. El bullying reveló que esta vieja idea supone un grave error, ya que algunas problemáticas que afectan a niños y adolescentes necesitan de la intervención (rápida y eficaz) de los adultos para que no afecten el desarrollo psíquico del menor.
  

 


“Los padres que sospechan que sus hijos son victimarios, en primer lugar deberían enseñar con el ejemplo, no discriminando de manera constante. No deben alentar, ni premiar, ni ignorar este tipo de actitudes. Tampoco tomarlo como algo normal. Deberían ser sus guías para salir del conflicto. Y si es necesario, pedir ayuda”, afirma Lencina.
Medina advierte que enseñarles a pegar no es la solución para el problema y que, como en tantos otros temas, lo mejor es el diálogo.

Para Lencina, el rol del estado es fundamental. “Es el responsable de velar por la salud de todos los habitantes. Debe dotarse de forma urgente de profesionales (psicopedagogos, psicólogos, sociólogos) que ayuden a detectar y a tratar esta problemática”.
     
         “Las consecuencias del bullying son innumerables y pueden perdurar en el tiempo. Depositan en el alma de los jóvenes una sensación de vacío y resentimiento, que intoxica los vínculos afectivos de cada adolescente con su comunidad”

En nuestra ciudad, desde el año pasado se vienen realizando acciones en distintos colegios para abordar la problemática. Es una campaña impulsada por la municipalidad con el objetivo de interiorizar a los estudiantes y a los docentes sobre las consecuencias del bullying.

“Todas las semanas damos charlas en distintos colegios. Hablamos sobre los tipos de bullying y el derecho a una convivencia pacífica. Después de la teoría hacemos un taller en el que los chicos participan con diferentes actividades, como juegos de roles. La idea es abarcar la mayor cantidad posible de escuelas”, dice el subsecretario de Juventud, Agustín Scotti.

El funcionario señala que si bien no hay estadísticas oficiales sobre la cantidad de casos de bullying en La Plata, tienen previsto armar una para fin de año.


“Argentina no es un país en el que la violencia escolar tenga proporciones muy grandes, como pasa en Estados Unidos, donde la violencia es mucho mayor. De todos modos es necesario atender estas problemáticas”, dice Scotti, y agrega que “si bien el acoso escolar viene de muchos años hoy también está el ciberbullying. Está más contextualizado, más arraigado y las tecnologías también influyen en eso. Los chicos viven una parte de su vida a través de las redes sociales”.

El ingenioso truco de una madre italiana para que sus hijos lean

La nota se ha hecho viral en las redes sociales



Conseguir que los niños lean es cada día una labor más ardua. Debido al acceso que tienen los pequeños a las nuevas tecnologías, muchos prefieren jugar con el ordenador o el móvil que leer un buen libro. Por ello, muchos padres, en su busca por fomentar la lectura, han de inventarse mil y una estrategias para que los niños lleven a cabo esta práctica.

Así, una madre italiana ha ingeniado un sorprendente truco para que sus hijos lean. La mujer dejó una nota en la nevera de su casa con el siguiente mensaje:


«La contraseña del wifi de esta semana es el color del vestido de Anna Karenina en el libro. ¡He dicho el libro, no la película! 
Buena suerte.
 PD: he empezado a leer 'El conde de Montecristo'».




Fuente bibliográfica
El ingenioso truco de una madre italiana para que sus hijos lean. Las Provincias [en línea], 2017. [Consulta: 3 septiembre 2017]. Disponible en: http://www.lasprovincias.es/sociedad/mundo-viral/ingenioso-truco-madre-20170901111914-nt.html. 

¿Cuales son los derechos humanos?

Por:  J.R.B. Aristín



Se ha entendido necesario hacer una lectura-presentación de los principales textos de los Derechos Humanos, para que todos, los niños, los jóvenes y los adultos de todos las clases sociales y niveles de educación -incluso universitarios- se animen a leer los Derechos Humanos Universales, y los principales texto internacionales de protección de los derechos más importantes de la Humanidad.  

La lectura habitual o asidua de textos tan básico, es necesaria incluso para profesionales del Derecho, y universitarios, pues la lectura ayuda a refrescar el contenido y conocimiento que por no tenerlo presente y activo, se pierde en el olvido y la memoria, sin tener en cuenta que muchos juristas (incluso, abogados, jueces o fiscales), no han leído nunca completa todos los artículos de las declaraciones universales de derechos humanos. Lo cual abunda en su desconocimiento y desprotección. 

Cuando se dice que muchos profesionales no han leído la Declaración Universal de los Derechos Humanos, basta que si algún lector es abogado, juez, fiscal o licenciado en derecho, se pregunte ?cuantas veces ha leído la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el último año, por ejemplo?. O más genéricamente, para saber cuanto sabes de derechos humanos preguntarte si has leído la declaración Universal de los Derechos Humanos alguna vez, entera y completa. 

La lectura sosegada, es una invitación a la toma de conciencia, que requiere de una atenta escucha y concentración. De la concentración mental, como la del estudio cuando ya se tiene ya cogido el maravilloso hábito de estudiar diariamente, es el medio básico para elaborar un comprensión más allá de la atención superficial de la mera lectura desinteresada. 

Se trata también de una cuestión:
(1) mental, intelectual y de comprensión
(2) psicológica (inspiración, motivación, estimulación) 
(3) de conciencia. 

Resultado de imagen para los derechos humanos son



Esta última es la que cambiaría nuestra vida si todos y cada uno tuviéramos más conciencia del Respeto a la Dignidad de los Derechos Humanos, propios, y de los demás, incluso de los familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc. Por ejemplo, cuando al conducir alguien insulta con gritos a otros, es por que no conoce la dignidad y el respeto a los derechos humanos, el insulto es la primera prueba del desconocimiento en conciencia del respecto de las demás personas. Pero puede ser también un profesional del derechos, que si conoce al menos en principio los valores y derechos de dignidad y respeto de los demás, pero que cambia su estado de ánimo, y pierde su equilibro, se pone como un energúmeno como se dice coloquialmente. 


El enfado, la ira, el rencor, el odio en cualquiera de sus formas es una lesión contra los esencia de la dignidad propia y de los demás. Meditar en esto ayudaría a ir tomando conciencia del significado profundo de la ética y moral sobre el respecto de los demás y del conocimiento de la dignidad de las personas, en un mundo conflictivo. 

Se invita por tanto, a leer, escuchar, meditar y tomar conciencia de la importancia de aprender con la lectura, la escucha y la meditación el significado de los derechos humanos, para irlos adquiriendo en conciencia y respeto. Si no se conocen, y no se escuchan o leen, no se puede aprender ni respetar. 


El lenguaje que usamos es importante, aprender el lenguaje de los derechos humanos es preciso en todos los ámbitos de la sociedad, y muy especialmente en todos los sectores de la función pública y de la sociedad en su conjunto.



Fuente bibliográfica

ARISTÍN, J.R.B., [sin fecha]. ¿Cuales son los derechos humanos? DERECHOS HUMANOS: J. R. Blanco [en línea]. [Consulta: 4 septiembre 2017]. Disponible en: http://www.tendencias21.net/derecho/Cuales-son-los-derechos-humanos_a123.html. 

12 sept. 2017

Día del Bibliotecario



Saludo a los colegas en nuestro día, como así también a las Asociaciones de bibliotecarios, Instituciones de formación, a las bibliotecas y centros de documentación donde la mayoría ejercemos nuestra profesión.

8 sept. 2017

"Cuando leemos, otro piensa por nosotros"

Leer es una actividad aún más fecunda cuando está acompañada de nuestras experiencias personales



Leer, en efecto, es una actividad noble, provechosa, decisiva para el crecimiento individual y colectivo del ser humano, y aun las personas que no cultivan el hábito de la lectura podrían llegar a convenir en esto.

Sin embargo, como usualmente sucede con las categorías de “bueno” y “malo”, apenas se les escuche es muy conveniente preguntarse por la perspectiva desde la cual se califica algo de una u otra manera. ¿Leer es bueno por sí mismo? ¿No leer es malo? ¿Toda lectura es “buena”? ¿Hay libros buenos y libros malos? ¿Y quién decide?

Para algunos estas preguntas quizá podrían parecer elementales, pero no todos los que se acercan a los libros tienen en su horizonte un faro que los guíe a través de ese mar más o menos infinito de la lectura.

A este respecto compartimos ahora una reflexión de Arthur Schopenhauer sobre la lectura, su utilidad y, más específicamente, una forma muy singular de incorporarla a nuestra vida.

El fragmento proviene del tomo Pensamiento, palabras y música publicado por la editorial Edaf. Veamos:

Cuando leemos, otro piensa por nosotros; repetimos simplemente su proceso mental. Algo así como el alumno que está aprendiendo a escribir y con la pluma copia los caracteres que el maestro ha diseñado antes con lápiz. La lectura nos libera, sentimos un gran alivio cuando dejamos la ocupación con nuestros propios pensamientos para entregarnos a la lectura. Mientras estamos leyendo, nuestra cabeza es, en realidad, un campo de juego de pensamientos ajenos. Y cuando éstos se retiran, ¿qué es lo que queda? Por esta razón, sucede que quien lee mucho y durante casi todo el día, y en los intervalos se ocupa de actividades que no requieren reflexión, gradualmente pierde la capacidad de pensar por sí mismo --como el individuo que siempre va a caballo se olvida de caminar--. Tal es el caso de muchas personas muy cultas. Acaban siendo incultas de tanto leer.

La constante lectura, que se retoma en cada momento que tenemos libre, paraliza el espíritu más que el trabajo manual continuo, pues, en éste, puede uno dedicarse a sus propios pensamientos. Un muelle, bajo la presión continuada de un cuerpo extraño, acaba perdiendo elasticidad, y el espíritu pierde la suya bajo la imposición constante de pensamientos ajenos. Como el exceso de alimento echa a perder el estómago y daña a todo el organismo, se puede también sobrecargar y sofocar el espíritu por exceso de alimento intelectual. Cuanto más se lee, menos huellas quedan en la mente de lo que se ha leído: la mente es un tablero en el que hay escritas muchas cosas, unas sobre otras. Así no se llega a rumiar, y tan sólo rumiando se asimila lo que se ha leído; del mismo modo que los alimentos nos nutren, no porque los comemos, sino porque los digerimos.

Si se lee de continuo, sin pensar después en ello, las cosas leídas no echan raíces y se pierden en gran medida. El proceso de alimentación mental no es distinto del corporal: apenas se asimila la quincuagésima parte de lo que se absorbe. El resto se elimina por evaporación, respiración, etcétera.

A esto hay que añadir que los pensamientos depositados en el papel no son más que las huellas de un caminante sobre la arena: podemos ver la ruta que siguió, pero, para saber lo que vio en su camino, tenemos que usar nuestros propios ojos.

Más allá de que sea bueno o malo leer, en este fragmento Schopenhauer nos invita a pensar en los motivos que nos llevan a hacerlo. Leer es importante y, sin duda, puede resultar muy fecundo, pero más todavía cuando lo hacemos con sentido, acompañando la lectura con las experiencias de nuestra propia vida.


Fuente bibliográfica
PIJAMASURF, [sin fecha]. «Cuando leemos, otro piensa por nosotros»: un fragmento de Schopenhauer sobre la lectura en relación con la vida. PIJAMASURF.COM [en línea]. [Consulta: 7 septiembre 2017]. Disponible en: http://pijamasurf.com/2017/08/quotcuando_leemos_otro_piensa_por_nosotrosquot_un_fragmento_de_schopenhauer_sobre_la_lectura_en_relacion_con_la_vida/. 

23 ago. 2017

Cinco libros de Ray Bradbury que debes leer





El escritor Ray Bradbury nació el 22 de agosto de 1920 en Illinois y a través de sus narraciones exploró tanto la naturaleza del ser humano como una distopía donde los libros están prohibidos.

El autor, que recibió reconocimientos como el Premio Benjamin Franklin (1954), el Premio Saturn (1983) y una Mención especial especial al Premio Pullitzer (2007), falleció el 5 de junio de 2012 a los 91 años.

Para conocer su obra enlistamos cinco libros de su vasta bibliografía:


Resultado de imagen para Fahrenheit 451

1. Fahrenheit 451. Esta es quizá la obra más conocida de Bradbury. En ella presenta una sociedad futura donde la humanidad está alienada. El título del libro hace referencia a la temperatura en la escala Fahrenheit a la que arde el papel de los libros. Montag es un bombero, cuya misión es incendiar publicaciones por orden del gobierno. Sin embargo, una persona llegará a su vida para generarle dudas sobre su vida.

Resultado de imagen para el hombre ilustrado


2. El hombre ilustrado. Este libro reúne una serie de cuentos de ciencia ficción que exploran la naturaleza humana así como los mecanismos tecnológicos. Los relatos que dan cuerpo a la obra están unidos por "El hombre ilustrado", un sujeto con el cuerpo tatuado donde cada dibujo cuenta una historia.

Resultado de imagen para Crónicas marcianas


3. Crónicas marcianas. Este libro también reúne una serie de relatos del autor estadounidense y aunque carecen de un argumento lineal fijo, el contexo y tiempo en cada uno es el mismo. La obra narra la llegada y colonización de Marte por parte de la especie humana.


Resultado de imagen para El país de octubre

4. El país de octubre. Este tomo es una coleección de 19 historias cortas que suceden en un lugar "donde siempre está haciéndose tarde. El país donde las colinas son niebla y los ríos neblina", se lee en la contraportada del libro. Las narraciones abordan a personajes que realizan un hallazgo en su vida que va más allá de la imaginación, como un chico que es educado para convertirse en Dios o una mujer que considera que su hijo recién nacido tiene intención de matarla. 

Resultado de imagen para El ruido de un trueno



5. El ruido de un trueno. Este cuento relata un viaje a través del tiempo donde un negocio ofrece cazar animales prehistóricos, aunque deben ser cuidadosos de dejar todo como estaba pues un cambio puede provocar importantes alteraciones en el futuro. 

Fuente bibliográfica
NRV, 2017. Cinco libros de Ray Bradbury que debes leer. El Universal 22 octubre 2017. [Consulta: 24 agosto 2017]. Disponible en: http://www.eluniversal.com.mx/cultura/letras/cinco-libros-de-ray-bradbury-que-debes-leer. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...