6 feb. 2016

Agatha Christie 40 años sin la reina del misterio



La escritora británica especializada en género policial dejó un legado de 66 novelas policiales, seis novelas rosas bajo el seudónimo de Mary Westmacott, 14 historias cortas y varias obras de teatro, sigue más viva que nunca.


Los misteriosos casos del detective Hércules Poirot, Miss Marple, y Tommy y Tuppence Beresford sumergieron en la lectura a decenas de generaciones.

La escritora británica especializada en género policial, Agatha Christie, que dejó un legado de 66 novelas policiales, seis novelas rosas bajo el seudónimo de Mary Westmacott, 14 historias cortas y varias obras de teatro, sigue más viva que nunca.

Justo cuando el 12 de enero se celebran 40 años de su desaparición física, sus fanáticos disfrutan de “Diez negritos”, una novela escrita en 1939 por Christie y convertida por ella misma en obra de teatro en 1943.
La obra se presenta en el Auditorio El Batel, de Cartagena, bajo la dirección de Ricard Reguant y un amplio elenco de actores.

La autora sitúa la historia en la Isla del Negro, pero podría estar ubicada en cualquier lugar donde destaque un ambiente solitario en medio de la inmensidad del mar, esta vez a más de 50 kilómetros de cualquier puerto marítimo.

La idea de reestrenar la obra es “para tratar de complacer a los miles de aficionados a este género y seguidores de Agatha Christie, porque es un teatro de evasión muy bien escrito y de intriga constante, que permite un acto de ocio social para familias y todo tipo de espectadores”, detalla la producción.

“Diez negritos” cuenta con más de 100 millones de copias vendidas, siendo la novela de misterio más vendida de la historia y situándose entre los 10 libros más vendidos de todos los tiempos.

Agatha Christie es una de las autoras más leídas del siglo XX. Se dio a conocer en 1920 con “El misterioso caso de Styles”. En este primer relato, escrito mientras trabajaba como enfermera durante la Primera Guerra Mundial, aparece el famoso investigador Hércules Poirot, al que pronto combinó en otras obras con Miss Marple, una perspicaz solterona.

Un difícil inicio
En 1914 se casó con Archibald Christie, de quien se divorció en 1928, un hecho que la llevó a una larga y terrible depresión, que la llevó a desaparecer una noche de diciembre de 1937. Su auto apareció abandonado cerca de la carretera, sin rastros de la escritora. Once días más tarde se registró en un hotel con el nombre de una amante de su marido.

Fue encontrada por su familia y se recuperó tras un tratamiento psiquiátrico. Dos años después se casó con el arqueólogo Max Mallowan, a quien acompañó en todos sus viajes a Irak y Siria. Las largas temporadas en estos países, inspiraron varias de novelas posteriores, como “Asesinato en la Mesopotamia” (1930), “Muerte en el Nilo” (1936) y “Cita con la muerte” (1938).

La estructura de sus novelas se basa en la tradición del enigma por descubrir, es siempre similar, y su desarrollo está en función de la observación psicológica.

Amada y odiada
Algunos críticos consideran “El asesinato de Roger Ackroyd” (1926), en el que la autora se sirvió del relato en primera persona para ocultar y al mismo tiempo revelar la identidad del asesino, como su mejor obra. Pero, sin duda la serie del detective Hércules Poirot es su sello.

Agatha Christie ha tenido admiradores y detractores entre escritores y críticos. Se le acusa de conservadurismo y de exaltación patriótica de la superioridad británica. Pero se reconoce también su habilidad para la recreación de ambientes rurales y urbanos de la primera mitad del siglo XX de la isla inglesa, su oído para el diálogo, la verosimilitud de las motivaciones psicológicas de sus asesinos, e incluso su radical escepticismo respecto de la naturaleza humana.

Y por si fuera poco, de las cerca de 300 víctimas que aparecen en sus más de 60 novelas, la mayoría parte hacia el más allá por obra y arte de alguna sustancia tóxica.

Para los amantes de las novelas de la llamada “reina del crimen” esto no es ningún misterio. Pero lo que quizás no todos sepan es que a la hora de usar veneno para matar, Christie no recurría a la ficción sino a la realidad.
“Christie usaba el veneno con una precisión asombrosa”, dijo a BBC Mundo, Kathryn Harkup, autora del libro “A, de arsénico: los venenos de Agatha Christie”.

Los detalles del veneno elegido eran fieles, así como los síntomas que provocaba una sobredosis, la facilidad para conseguirlos en el mercado, la dificultad para ser detectados y la eficacia de los antídotos.

El conocimiento de Christie en esta área comenzó a forjarse durante la I Guerra Mundial, cuando fue enfermera y continuó en la II, trabajó como voluntaria en la farmacia.

Fuente bibliográfica
Agatha Christie 40 años sin la reina del misterio. Diario El Heraldo [en línea], [sin fecha]. [Consulta: 7 febrero 2016]. Disponible en: http://www.elheraldo.hn/revistas/crimenes/916107-466/agatha-christie-40-años-sin-la-reina-del-misterio. 

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...