12 nov. 2016

25 libros para reír sin parar

Por: Jorge García Carmona




¿Cansado del mal tiempo?
¿Cansado del jefe?
¿De los vecinos?
¿De la familia?
¿Cansado de estar cansado?
No estás solo. Se trata de un mal común. Relájate y ponte cómodo porque vamos a poner solución al problema.

Prepárate para reír a mandíbula batiente con la lista que hemos preparado. Se trata del remedio definitivo contra el aburrimiento y el mal humor: libros divertidos para desconectar y pasar un buen rato.

Disfruta 



Maldito Karma (David Safier):
Una desternillante novela sobre el secreto de la felicidad que ya ha hecho reír a un millón de lectores en Alemania. La presentadora de televisión Kim Lange está en el mejor momento de su carrera cuando sufre un accidente y muere aplastada por el lavabo de una estación espacial rusa. En el más allá, Kim se entera de que ha acumulado mal karma a lo largo de su vida: ha engañado a su marido, ha descuidado a su hija y ha amargado a cuantos la rodean. Pronto descubre cuál es su castigo: está en un agujero, tiene dos antenas y seis patas… ¡es una hormiga! Kim no tiene ganas de ir arrastrando migas de pastel. Además, no puede permitir que su marido se consuele con otra. Sólo le queda una salida: acumular buen karma para ascender por la escalera de la reencarnación y volver a ser humana. Pero el camino para dejar de ser un insecto y convertirse en un ser bípedo es duro y está plagado de contratiempos.

El antropólogo inocente (Nigel Barley):
El antropólogo inocente es un texto ciertamente insólito del que se dijo: Probablemente el libro más divertido que se ha publicado este año. Nigel Barley hace con la antropología lo que Gerald Durrell hizo con la zoología (David Halloway). El autor, doctorado en antropología por Oxford, se dedicó durante un par de años al estudio de una tribu poco conocida del Camerún, lo que constituyó su primera experiencia en el trabajo de campo, y casi la última. Nigel Barley se instaló en una choza de barro con la intención de investigar las costumbres y creencias del pueblo dowayo, que se resistía a amoldarse a norma alguna. En esta crónica del primer año que pasó en África, Nigel Barley – tras sobrevivir al aburrimiento y a desastres, enfermedades, y hostilidades varias-, nos ofrece una introducción decididamente irreverente a la vida de un antropólogo social. Después de esta experiencia, el autor se incorporó al Museo Británico, cuyo departamento de publicaciones editó este texto como curiosidad. La excitación que causó entre sus primeros lectores motivó que se publicara después en la colección de bolsillo de Penguin con extraordinario éxito.

Me vestiré de medianoche (Terry Pratchett):
Con casi dieciséis años, Tiffany Dolorido ya es una bruja en pleno derecho. Ha pasado varios años estudiando con brujas veteranas y ahora ejerce su oficio sola en su tierra natal, la Caliza. Lleva a cabo esas partes de la brujería que no son nada divertidas ni glamurosas, no hacen saltar chispas, no tienen nada que ver con varitas, y de las que rara vez se oye hablar: cuida a los necesitados. Pero alguien, o algo, está fomentando el miedo, inculcando oscuras ideas contra las brujas y resucitando rumores muy desagradables sobre ellas. De repente, el simple hecho de llevar un sombrero puntiagudo puede traer muchos problemas. Aún peor, todo apunta a que el culpable sea un misterioso fantasma que está persiguiendo a una joven bruja en especial. Y ya casi ha dado con ella… Con la ayuda de sus diminutos aliados azules, Tiffany deberá encontrar y derrotar el origen de este malestar atacando su raíz. Porque si Tiffany cae, la Caliza entera caerá con ella. Vuelven Tiffany Dolorido y los Pequeños Hombres Libres en una nueva y exuberante aventura del Mundodisco para todas las edades.

49 personajes que encontraron su autor (Enrique Jardiel Poncela):
En esta obra su autor Jardiel Poncela agrupa tres de sus obras teatrales: Usted tiene ojos de mujer fatal, Un adulterio decente y Las cinco advertencias de Satanás, éstas son algunas de las principales comedias con las que el autor se asomó a los escenarios; en el presente volumen ha prologado cada obra con unas cuartillas, de esencia autobiográfica, refiriendo cómo y en qué circunstancias fueron escritas y estrenadas la historia de cada una de ellas.

El diario de Bridget Jones (Helen Fielding):
Es poco usual encontrar a una autora que escriba sobre las mujeres de hoy y que sea realmente divertida e inteligente. Helen Fielding lo ha conseguido con un personaje desenfadado, hilarante y que habla sin tapujos sobre sus contemporáneos. El libro transcribe un año de la vida de Bridget Jones en forma de diario. Bridget, personaje que se hace rápidamente entrañable al lector, rebasa los treinta años, trabaja en una editorial, vive sola y, al iniciar su diario, se propone cinco objetivos: perder peso, dejar de fumar, controlar el alcohol, ser encantadora y conseguir una pareja estable. Por el diario desfilan sus padres (empeñados en casarla), sus amigas (adictas a los libros de autoayuda), un amigo homosexual, un compañero de oficina con el que tiene un ligue y le manda mensajes insinuantes por el ordenador, y otros muchos personajes, en una serie de situaciones divertidísimas.

Con este viaje al pasado, Mark Twain no pretende hacer alardes científicos, «la transposición de épocas y cuerpos» es solo un pretexto para escribir un relato humorístico, empapado, como es habitual en él, de sátira social y política. Las instituciones monárquicas, eclesiásticas y caballerescas reciben un buen repaso; y los personajes, un tanto grotescos y caricaturizados, a la vez que nos divierten, nos sitúan frente a la desconfianza del autor ante ciertos valores morales tenidos entonces por inamovibles.

El Proyecto Esposa (Graeme Simsion):
Don Tillman, profesor de Genética en la universidad, un hombre atrapado en una visión de la realidad extremadamente rígida, nunca ha tenido una segunda cita con una mujer. Sin embargo, conocedor de los estudios que demuestran que los hombres que viven en pareja son más felices que los solteros, se embarca de lleno en lo que bautiza El Proyecto Esposa, cuyo primer paso consiste en redactar un cuestionario de dieciséis páginas para encontrar la pareja perfecta: una mujer puntual, que no fume ni beba y se adapte a su reglamentada existencia. Y entonces conoce a Rosie Jarman, que es una mujer guapa, capaz y luchadora, pero trabaja en un bar, fuma, bebe, y llega siempre tarde: ¡totalmente descartada para el Proyecto Esposa! Ella tiene un proyecto propio, encontrar a su padre biológico, y nuestro excéntrico profesor se encontrará inventando excusas a diario y saltándose sus estrictas reglas con tal de verla y ayudarla poniendo sus conocimientos de genética al servicio de su causa. Don y Rosie se lanzan así a una intrépida y divertidísima aventura que demuestra que el amor no se busca sino que acude a nosotros cuando menos lo esperamos.

El canguro alcohólico (Kenneth Cook):
En la pequeña localidad de Walgett, lugar donde transcurrió una parte importante de la infancia de Kenneth Cook, había un viejo llamado Benny que tenía como mascota un enorme canguro muy dado a aporrear a su anciano dueño alternativamente con las patas y la cola. De acuerdo a esta inclinación pugilística, el viejo Benny puso al canguro el nombre de Les, inspirándose en un célebre boxeador de la época. En la apacible comunidad de Walgett, Les no suponía un problema para nadie salvo para su amo, sin embargo, ciertas circunstancias impulsaron al canguro a darse a la bebida, y fue así como Les se convirtió en un peligro público. Este episodio, recuerda Cook, supuso su primera confrontación con una persistente verdad que toda su experiencia posterior en innumerables viajes por el Outback australiano no hizo más que confirmar una y otra vez: en la dicotomía entre naturaleza y cultura, al contrario de lo que pensaron filósofos como John Locke o Jean-Jacques Rousseau, la naturaleza no es la parte inocente y buena, y el ser humano tuvo muy buenas razones para alejarse de ella. En El canguro alcohólico, tercer y último volumen de un vasto anecdotario con el Outback australiano como escenario, Kenneth Cook vuelve a dar cuenta de la aberrante fauna humana y animal que habita ese continente a medio camino entre lo silvestre y lo civilizado, en el que no es extraño encontrarse con ratones antropófagos, avestruces enloquecidos, escuadrones de rescate suicidas o emprendedores indigentes.

Tras partir hacia Oriente con el pequeño Michael, tía Mame (que nos sorprendió y fascinó con La tía Mame, Acantilado, 2010) había prometido regresar a tiempo para la vuelta al colegio del niño. Pero ya han pasado dos años y medio, y nada se sabe de la extraña pareja, más allá de algunas postales fortuitas llegadas desde lugares exóticos. Pegeen está fuera de sí, pero Patrick intenta calmarla: tía Mame es la mejor compañera para dar la vuelta al mundo, su único problema es no ver nunca el momento de regresar… Así que Patrick decide explicar a su mujer, con bastantes omisiones, una parte de su vida que había mantenido oculta hasta entonces: unos años antes de la Segunda Guerra Mundial, él dio la vuelta al mundo con tía Mame: París, Londres, la Austria nazi, la Rusia soviética y Oriente son algunos de los destinos de ese divertidísimo viaje, lleno de aventuras, en el que el lector no parará de reír con la extravagante y deliciosa Mame, con su sentido del humor irreverente y sus ganas de vivir.

Reggie Perrin es un hombre gris, de mediana edad, que lleva una vida si cabe más gris. Hasta que un día decide simular su propio suicidio y comenzar de nuevo como una persona diferente. «El regreso de Reginald Perrin» retoma el espíritu de la hilarante y agridulce «Caída y auge de Reginald Perrin» y nos ofrece las nuevas aventuras de uno de los antihéroes más inolvidables de la literatura británica reciente. Tras diversas tribulaciones, incluida la temporada en que nuestro protagonista se ve obligado a cuidar gorrinos en una granja, Reggie abrirá una tienda, «Basura» en la que todo lo que se vende es completa y absolutamente inútil. Para su sorpresa, el proyecto se convierte en un éxito apabullante. Cuando Reggie decide destruir el monstruo que ha creado, se da cuenta de que hay criaturas difícilmente eliminables. Un canto a la condición suburbana y a la miseria del hombre moderno; una «comedia trágica» plasmada con un ácido humor a prueba de bombas.

El leñador (Michal Witkowski):
A finales de otoño, el protagonista y narrador, Michal Witkowski, se retira a un resort turístico de playa, totalmente solitario en esa época del año, para escribir la novela que le proporcionara dinero, fama y todos los premios literarios. Se aloja en una pequeña casa en medio del bosque pero le cuesta avanzar con el libro, ya que su atención se centra en su anfitrión Robert(el Leñador) quien en realidad es un músico depresivo de mediana edad. Michal, intrigado con este personaje y siguiendo la pista de una fotografía, inicia una investigación que le conducirá a un antiguo centro de ocio de la época comunista y al olvidado caso de la desaparición de una belleza local. De una forma de lo mas excéntrica y con la colaboración de los arquetípicos y grises personajes que se va encontrando, Michal indaga en el pasado de el Leñador.Esta variación de la novela negra contiene los elementos de humor y temática gay habituales en la obra de Witkowski (aunque el componente gay no es tan explicito como en su anterior novela Lovetown publicada en España por Anagrama). Cuando el lector cree que esta en medio de una típica novela negra, se encuentra con una obra que también le habla del contraste entre las Polonias vieja y nueva, entre la antigua mentalidad comunista y el nuevo capitalismo salvaje, se encuentra con un narrador dotado de una capacidad de observación de la realidad fuera de lo común, que describe el mundo hortera y kitsch de la sociedad de una forma original y divertida.El autor combina frases complejas y sintácticamente impecables al estilo de la novela policiaca del siglo XIX con frases cortas extraídas del lenguaje coloquial y en ocasiones vulgar de los personajes que el protagonista se va encontrando en el resort fuera de temporada. Este choque de estilos, junto con la capacidad de realizar ingeniosas asociaciones semánticas y la autoironía del autor, contribuye al efecto cómico que exhala la novela.

La dama de provincias vive en una preciosa casa de campo, tiene dos hijos encantadores y un marido que, cuando está con ella, acostumbra a dormitar tras las páginas del Times. Lleva un diario que le sirve para poner un poco de distancia con las cosas que le suceden, en él escribe sobre sus esfuerzos para equilibrar la economía familiar y lidiar con su temperamental cocinera y la sensible institutriz francesa de sus hijos, así como sobre su lucha constante por mantener a raya a su engreída vecina, Lady B., y sus denodados esfuerzos por estar siempre a la altura de las circunstancias. Con el relato cotidiano de las desventuras de su protagonista, de sus agobios y preocupaciones, de sus pequeños triunfos, E. M. Delafield creó un vivísimo e inolvidable personaje con el que se identificará cualquier lector que se haya sentido alguna vez sobrepasado por los quehaceres del día a día. Publicado por primera vez de forma seriada en una revista de los años treinta y recogido después en forma de libro, “Diario de una dama de provincias” es un hilarante retrato de la clase alta británica y una de las más divertidas novelas de la literatura inglesa del siglo xx.

Después de El dinero en The New Yorker llega la segunda antología publicada en castellano de viñetas de la revista The New Yorker. Esta vez el eje temático es el mundo de la oficina, cuyos códigos, situaciones y pequeñas miserias cotidianas dan lugar a una comicidad universal. Más de 300 viñetas que meten el dedo en la llaga y que desatarán carcajadas. Los lunes por la mañana, las recepcionistas, los jefes, recursos humanos, el poder de los contables, las reuniones, la jubilación, cómo pedir un aumento, las entrevistas de evaluación… situaciones de sobra conocidas pero vistas con la ironía característica de la mítica revista americana.

Sin noticias de Gurb (Eduardo Mendoza):
Perdido en la Barcelona preolímpica, el extraterrestre Gurb pone al servicio de su supervivencia la extraña cualidad de adoptar el aspecto que le plazca. Se pierde con la apariencia de Marta Sánchez, mientras su compañero alienígena inicia la búsqueda en la jungla urbana. Por su diario personal vamos conociendo las increíbles peripecias de un extraterrestre en Barcelona. En este relato de carácter paródico y satírico, la invención de Eduardo Mendoza convierte la Barcelona cotidiana y absurda en el escenario de una carnavalada. Tras las máscaras pintarrajeadas y grotescas, se revela el verdadero rostro del hombre urbano actual y, tras el estilo literario, la acerada conciencia artística del escritor. Eduardo Mendoza afirma de esta obra que “Sin noticias de Gurb es, sin duda, el libro más excéntrico de cuantos he escrito. No hay en él una sola sombra de melancolía. Es una mirada sobre el mundo asombrada, un punto desamparada, pero sin asomo de tragedia ni de censura.”

El diario de mamá (Alfonso Ussía):
La madre del marqués murió en el tomo anterior, dejando tranquilo al pobre marqués y haciéndole un hombre mucho más rico de lo que ya era. Pero su muerte no significa que deje de maltratarle como ha venido haciendo desde que él era un niño. Ha dejado un Diario en el que su maldad se hace más evidente, si cabe. El pobre marqués lee el diario cuando sus actividades diarias se lo permiten. Mientras tanto, tiene que organizar una cacería a la que está invitado el juez Garzón y, muy probablemente, el ministro Bermejo. El marqués de Sotoancho es un niño bien y mimado, de la alta aristocracia española, con finca en Andalucía, de los que no ha trabajado en su vida y vive completamente ajeno a la realidad. Pero su vida está llena de estrés y problemas que normalmente vienen producidos por la gente que trabaja para él y por su mujer, mucho más joven que él y guapísima. Alfonso Ussía hace en estas novelas un retrato jocoso y algo crítico de esta clase social que no sabe ganarse la vida y cuya máxima preocupación es quién invitarán a la próxima cacería.

Mafalda (Quino):
Para todos los admiradores y personas devotas de esta única y encantadora niña preguntona, que representa el inconsciente colectivo de toda una generación. Una magnífica recopilación, para disfrutar y compartir. Esta es la colección de todas las tiras de Mafalda: los 10 libritos publicados entre 1964 y 1973 recopilados en un solo volumen, editado en un formato apaisado, con tapa blanda y a un precio muy reducido.

La conjura de los necios (John Kennedy Toole):
En este libro todo es extraordinario, empezando por su historia. Escrito a principios de los años 60, el autor no pudo conseguir que se editara; creyéndose un escritor frustrado se suicidó en 1969, a los 32 años. Su madre siguió intentando infatigablemente su publicación, lo que no consiguió hasta 1980 (cuando ella tenía 79 años), gracias al apoyo del gran novelista Walker Percy, y tan sólo en una editorial universitaria de Louisiana, cosa en principio muy poco prometedora para una consagración literaria. Y, sin embargo, el libro alcanzó en pocos meses un éxito inmenso, coronado en 1981 con el premio Pulitzer y con la crítica más entusiasta y unánime aparecida en muchos años. Su autor ha sido comparado a Cervantes, Fielding, Swift, Rabelais, Dickens… Resulta imposible resumir la trama picaresca y siempre sorprendente de esta obra, ambientada en Nueva Orleans y sus bajos fondos. Su figura central es uno de los personajes más memorables de la literatura norteamericana: Ignatius Reilly –una mezcla de Oliver Hardy delirante, Don Quijote adiposo y Tomás de Aquino perverso, reunidos en una persona–, que vive a los 30 años con su estrafalaria madre, ocupado en escribir una extensa y demoledora denuncia contra nuestro siglo, tan carente de «teología y geometría» como de «decencia y buen gusto»; un alegato desquiciado contra una sociedad desquiciada. Por una inesperada necesidad de dinero, se ve «catapultado en la fiebre de la existencia contemporánea» embarcándose en empleos y empresas de lo más disparatado. Los personajes secundarios son tan exóticos (y neuróticos) como los de una película de los Marx Brothers: Darlene la stripteaseuse de la cacatúa; Burma Jones, el quisquilloso portero negro del cabaret Noche de Alegría, regentado por la rapaz Lana Lee, quien completa sus ingresos como modelo de fotos porno; el patrullero Mancuso, el policía más incompetente de la ciudad; Myrna Minkoff, la estudiante contestataria, amiga de Ignatius; Dorian Greene, un líder de la comunidad gay; la desternillante octogenaria Miss Trixie, siempre enfurecida porque no le dan la jubilación… y tantos otros personajes inolvidables.

En nadar – dos – pájaros (Flann O’Brien):
En Nadar-dos-pájaros es un libro tan sorprendente y original como su propio título: tan incomprensible para el lector español como lo es para el inglés. Esta novela está considerada una de las obras maestras de la narrativa del siglo XX y quien se adentre en ella se encontrará con el maravilloso mundo de O’Brien… Es literatura en estado puro. Una sátira, una comedia, una farsa, un truco de magia, un birlibirloque narrativo… todo eso, y más, es esta novela. Es difícil intentar describir lo que es esta novela de novelas de novelas de novelas… O’Brien juega con el lector y con la literatura, asume su condición (como escritor) de creador de verdades, de mago que convierte lo irreal en real, la mentira en verdad, lo falso en auténtico, lo novelado en verdadero, para confundirnos en su papel de dios sobre lo creado, lo muerto, lo contado y lo callado.

Cuando Harold Ross, el fundador de The New Yorker, le comentó en 1927 al entonces joven colaborador James Thurber que todo el mundo creía dominar el uso de la lengua pero que en realidad nadie sabía hacerlo, no podía imaginarse que estaba ante un escritor que iba a convertirse, al lado de nombres como Dorothy Parker o Truman Capote, en uno de los autores de referencia de la mítica revista neoyorkina. Observador milimétrico y narrador incansable, los relatos de Thurber nos divierten, nos arrastran, nos abren un claro de cielo por el que entrevemos, más allá de la ironía, las frustraciones del hombre moderno. La vida secreta de Walter Mitty, el más célebre de sus relatos que da título a nuestra selección, sirvió incluso para bautizar como «síndrome de Walter Mitty» la tendencia compulsiva a fantasear con la que algunos hombres escapan —a su modo heroicamente— de la rígida y anodina cotidianidad de lo que convenimos en llamar «una vida normal».

Piccadilly Jim (P.G.Wodehouse):
Cuando la riquísima Eugenia Van Brunt se casó con Bingley Crocker, un actor de quinta fila, Jimmy, el hijo de Crocker, más conocido como Piccadilly Jim, se despidió de su trabajo. ¿Por qué habría de malgastar la vida trabajando? Y ahora todos viven en Londres, donde Eugenia se ha empeñado en conseguir un título nobiliario para Bingley. Jimmy es un auténtico señorito, dedicado a la buena vida, y sus hazañas son material de los periódicos sensacionalistas. Estas noticias llegan a Nueva York, a oídos de Nesta Pett, la hermana de Eugenia, escritora de novelas muy intensas que toma cartas en el asunto. O sea, que se entromete en la buena vida del alegre Piccadilly Jim.

Pura anarquía (Woody Allen):
Veinticinco años después de su último libro de relatos, Woody Allen vuelve a hacernos reír con sus historias: desde la policía hasta los gourmets, pasando por Mickey Mouse, los detectives privados a las guarderías, nada escapa a las ácidas burlas de Woody Allen en estos dieciocho relatos.

La abadía de Northhanger (Jane Austen):
Irónico y divertido retrato de la sociedad inglesa de la época. Catherine Morland es una muchacha “tan corriente como la que más”: ni por su espíritu ni por su condición social está llamada a ser una heroína novelesca… y, sin embargo, las novelas son su debilidad. La realidad le revelará al fin un mundo acaso más absurdo y angustioso que el imaginado por la peor de sus fantasías.

Ha vuelto (Timur Vermes):
Es el verano de 2011. Adolf Hitler despierta en un descampado en el centro de Berlín. No hay símbolos nazis, reina la paz, las calles están invadidas por extranjeros, y Alemania está gobernada por una mujer rechoncha que hace lo que quiere en Europa. Sesenta y seis años después de su caída, el resucitado Hitler triunfa en la televisión como perfecto imitador del Führer, un cómico genial. Pero él no bromea en absoluto. La fama es la plataforma perfecta para retomar su carrera política. ¿Qué daño podría hacer hoy Hitler? Esta disparatada historia está contada por él mismo, un hombre que analiza tenazmente su entorno, que descubre de modo fulminante los puntos débiles de los demás, que, con una terquedad sin límites, se guía por su extraña lógica, con fanatismo pero también con lucidez. Las librerías de toda Alemania exhiben la portada del fenómeno literario del año. Esta divertidísima novela que ya ha leído un millón de personas pronto será publicada en treinta y dos países, mientras se rueda la película. Timur Vermes ha logrado algo inimaginable con esta sátira feroz, y es que nos riamos no ya de Hitler, sino con él. ¿Es posible algo así? ¿Está permitido?.

Días de perros (Gilles Legardinier):
Cansado de vivir en un mundo en el que no encuentra su lugar, y triste por la pérdida de sus seres queridos más cercanos, el riquísimo Andrew Blake decide dar un giro radical a su vida y desaparecer. Así, el día que le van a otorgar el Premio a la Excelencia Industrial, como mérito a toda una carrera como empresario, deja su Londres natal y se marcha al campo en Francia… ¡a trabajar como mayordomo! Cuando llega a Beauvillier se da cuenta enseguida de que la mansión ha perdido el alma que tuvo antaño… Entre sus habitantes están Nathalie, su patrona viuda y de horarios y exigencias extrañas Odile; una cocinera refunfuñona; Manon, una joven que no sabe lo que quiere, y Philippe, el jardinero y manitas que vive en la casita del jardín y se pelea con todos… La relación entre todos es un caos, y está llena de malentendidos y situaciones absurdas, así que Andrew no tiene otra opción que intentar poner orden en esta caótica casa…Ah, ¡y hacerse amigo de Méphisto, el gato de Odile!

Clásicos de Mortadelo y Filemón (Francisco Ibáñez):
Este libro contiene seis de los más celebrados títulos de Mortadelo y Filemón. Los tres primeros fueron publicados por primera vez en Editorial Bruguera, mientras que el resto constituyen una muestra de su fructífera y larga relación con Ediciones B. El sulfato atómico (1969), Contra el gang del Chicharrón (1969), Valor y… ¡al toro! (1970), ¡Pesadilla…! (1994) Cien años de cómic (1996) y Mortadelo de La Mancha (2005). Seis títulos fundamentales de Mortadelo y Filemón juntos por vez primera en un mismo libro.


¡A disfrutar!


Fuente bibliográficaGARCÍA CARMONA, JORGE, [sin fecha]. 25 libros para reír sin parar - Blog de Quelibroleo.com. [en línea]. [Consulta: 13 noviembre 2016]. Disponible en: http://www.quelibroleo.com/noticias/libros/libros-divertidos-para-reir. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...