30 dic. 2016

Cómo conseguir más tiempo para leer durante los feriados de navidad y Fin de Año





Quizá ahora mismo estés resentido preguntándonos en voz alta…¿qué vacaciones? Pero incluso si no has podido cogerte una semanita libre, seguro que sí cuentas con tres festivos fantásticos agrupados en solo quince días (y eso no pasa muchas veces al año). ¿Y para qué hay que aprovechar esos días festivos? ¿Para leer? ¡No! ¡Para estar con la familiacomer hasta reventar y abrir regalos!

Por eso, porque a priori no parece fácil (a diferencia de las vacaciones en verano, que son el paraíso de la lectura) te vamos a dar algunos consejos para que consigas sacar el máximo partido al periodo navideño en lo que a lecturas se refiere. Una solución sería pasar de las reuniones familiares y quedarte en casa leyendo 24 horas al día, pero vamos a presuponer que eres un ser sociable y amigable, al que le gusta cenar, bailar e incluso perder un poco el tiempo en grupo viendo horribles programas navideños. Aún así, podrás encontrar más de un momento que dedicarle a tu afición favorita.

Comenzamos repasando algunas propuestas de un práctico post de Bookriot sobre el tema, en el que hacen hincapié en lo siguiente.

1. Determina cuándo parar (y comenzar a leer)
Estas fechas son las más estresantes del año, entre pensar en regalos, comprar los regalos, preparar postres y entretener a los niños uno no da abasto. Pero hay un máximo de cosas que uno puede hacer por día, y de nada sirve no parar hasta las once de la noche (y después solo cenar y meterse en la cama). Ponte un horario, y  cúmplelo: a partir de cierta hora, no se hacen cosas útiles.

Además, la lectura actúa como relajante, así que hasta es buena para conservar intacto tu espíritu navideño. Y al fin y al cabo, si no consigues comprar todos los regalos puedes decir que te los olvidaste en casa, y si no has conseguido llevar el postre que prometiste, siempre puedes decir que te atacaron unas gaviotas asesinas por el camino. La lectura te ayudará a desarrollar la imaginación y así inventar mejores excusas.

2. Madruga
Si te quedas en casa de algún familiar, (o si simplemente vas a aparecer por allí) probablemente haya una hora que se considere la adecuada para empezar el ritual de abrir los regalos o desayunar o juntarse en el salón para charlar  (y como son vacaciones, probablemente no sea muy temprano). Vale la pena poner el despertador y disfrutar de media horita de tranquilidad en la cama, en compañía de un libro, antes de comenzar el día.

3. Planifica
Lleva un libro a todas partes, si no, corres el riesgo de contar con unos minutillos de espera en cualquier actividad (como esperando que te empaqueten los juguetes en el corte inglés, por ejemplo) y nada con lo que entretenerte. De la misma manera, ten en cuenta que hay trayectos muy largos, y que si solo llevas un libro, lo acabarás enseguida y te sentirás triste y vacío el resto de la jornada. Por no hablar de que lo mejor es que te asegures de cargar tu ebook antes de salir de viaje. Y si te esperan muchas horas al volante…¡consigue un audiobook!
Y continuamos con otras recomendaciones de factura propia.

4. Improvisa
Lo bueno de las Navidades es que vas a estar en varias casas que no son la tuya. Eso te permite echar un ojo a un montón de librerías…¡y conseguir un montón de material de lectura nuevo! Y dirás tú, tener más libros en la pila no quiere decir que haya más tiempo para leerlos… no, pero mientras espías las estanterías ajenas, a nadie le extrañará que pierdas unos minutillos leyendo esta o aquella página.
Además está comprobado que tener los libros físicamente en la mesilla hace que uno lea más que si solo piensa “cuando tenga tiempo se lo pido”.

5.  Vete a la cama más tarde
Una ventaja de tener días festivos en medio de la semana es que uno no tiene que irse pronto a la cama… nunca. La promesa de que habrá un día pronto en el que podamos dormir toda la mañana puede ser suficiente aliciente para mantenernos despiertos lunes y martes hasta la una de la madrugada. ¡Y qué placer, poder acabar un libro sabiendo que al día siguiente no sonará el despertador! Quizá no nos de tiempo a preparar todos esos postres que habíamos prometido, pero me remito al punto 1.

6. Lee en familia
En vez de poner excusas para pasar de la familia, lo que puedes hacer es leer con ellos. Una cosa es ponerte a leer en medio de una interesante conversación (que es antisocial) y otra muy diferente hacerlo mientras estáis viendo la tele o durmiendo la siesta. En ese momento puedes sacar tu libro…¡y verás que muy pronto lo saca alguien más! Hasta podéis convertirlo en una tradición para después de comer.

Si tienes niños, una forma de mantenerlos entretenidos es proponerles momentos de lectura. Por supuesto, ellos que se apañen solos, que tú tienes una novela fascinante a medias, y bastante haces dando ejemplo.

7. Haz un maratón de lectura
Quizá en el día a día navideño estés súper estresado, pero puedes compensar haciendo maratones de lecturas en días como Año Nuevo que, una vez que te has incorporado al mundo, nadie espera nada de ti. Si la resaca te deja, puede ser la tarde ideal para pasar cinco horas seguidas leyendo y ponerte al día con ese libro con que el que llevabas un mes sin avanzar.

8. Aprovecha el tiempo, por poco que sea
No debes tener una hora libre para empezar a leer, bastan esos cinco minutos en los que estás esperando a que tu pareja se acabe de arreglar (y así no te pones nervioso), esos diez mientras se hornean las galletas en el horno, o esos quince de los anuncios. ¡Todo cuenta!



Fuente bibliográfica
Cómo conseguir más tiempo para leer durante las vacaciones de Navidad. Librópatas [en línea], 2014. [Consulta: 30 diciembre 2016]. Disponible en: http://www.libropatas.com/libros-literatura/como-conseguir-mas-tiempo-para-leer-durante-las-vacaciones-de-navidad/. 

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...