21 oct. 2017

Ojo con los sueños, pueden cumplirse o frustrarte




Últimamente he leído en noticias deportivas comentarios del tipo "de pequeña soñaba con llegar a unos juegos olímpicos y no pararé hasta conseguirlo", "desde niña quería ser número uno y no he parado hasta conseguirlo". Cuando leemos esta declaración a una número uno o a alguien que ha alcanzado su sueño olímpico, solemos valorar su empeño, su tesón, su disciplina y la determinación con la que soñaban desde niños. Pero claro, solo nos hacemos eco de aquellos que soñaron y lo lograron.

Pero, ¿cuántos sueños determinantes, categóricos, basados en el resultado, se quedaron en el camino?, ¿cuántos soñadores frustrados nos rodean? Muchos, muchísimos. De esos no nos enteramos... porque no llegaron, porque se avergüenzan, porque no les bastó el talento a pesar de todos los valores y el ahínco con el que pudieran trabajar.

Muchos padres, educadores o entrenadores "restriegan" a sus hijos y deportistas estas frases: "¿Te das cuenta? Desde pequeña empeñada en ello y a base de esfuerzo lo ha conseguido",  comparando así la voluntad, la actitud, el espíritu de lucha o cualquier otra variable que puedan tener los suyos en comparación con los que sí lo consiguieron. Y esto no hace más que frustrar a quien desea destacar y ser brillante.

Pero queridos padres, madres y entrenadores. No todo es actitud, no todo es soñar. Hay mucho más. Al margen del esfuerzo, del trabajo, de la perseverancia y de todo lo que supone inversión personal, hay talento, hay recursos, hay un pellizco de suerte, hay otros factores no controlables.

Así que quien sueña a lo grande, tiene un talento prodigioso y además se esfuerza al máximo, puede, que con un poco de suerte, pueda llegar a ser número uno. Porque quien haya soñado con ser número uno, seguramente, que por mucho que se haya esforzado, habrá sufrido una gran frustración. ¿Me entienden?

No presionen a sus hijos con sueños que no dependen de ellos, porque una cosa es desear algo y otra, pensar que por el simple hecho de desear y trabajar en ello, los deseos se convertirán en realidad.

Dejemos que los deportistas, con sus valores y sus entrenamientos, disfruten, sean personas de bien, responsables, disciplinadas, trabajadoras, y con todo eso, suerte mediante, algún día disfruten del éxito. Y que cado uno defina el éxito como le venga bien. Porque el éxito no está en ganar, ni en ser el número uno, salvo para algunos contados con los dedos de la mano. El éxito está en la superación personal, en aquello que tú defines como éxito.

¿Se pueden imaginar cuántos sueños rotos hay en el camino, cuántos corazones frustrados, cuántas personas creyendo que no son lo suficientemente buenas y que han decepcionado a los suyos no estando a la altura de las expectativas? No es un precio que valga la pena pagar. 

Resultado de imagen para Ojo con los sueños, pueden cumplirse o frustrarteNada de lo que nos ocurre es fortuito. Todo es fruto del trabajo, del esfuerzo, de la búsqueda de oportunidades, de la perseverancia, del talento y de la pasión que ponemos en nuestros proyectos. Los valores del deporte son valores para la vida. Podemos entrenarnos para vivir con dignidad y con ilusión, para saber competir aprendiendo a superarnos cada día. El éxito no está en lo que ganamos o conseguimos.


El éxito está en nuestra entrega, valentía, en intentar ser mejores deportistas y mejores personas. El éxito está en la superación personal. Entrenarse para la vida es entrenarse para vivir conforme a nuestras expectativas, con honradez, honestidad y buscando ser felices y disfrutar del momento. Nada ocurre si tú no te involucras.


Fuente bibliográfica
Ojo con los sueños, pueden cumplirse o frustrarte. MARCA.com [en línea], [sin fecha]. [Consulta: 21 octubre 2017]. Disponible en: http://www.marca.com/blogs/entrenate-para-la-vida/2017/10/21/ojo-con-los-suenos-pueden-cumplirse-o.html. 

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...