18 nov. 2013

Reflexiones acerca del avance de la violencia


Por: Roberto Burad - Primer juez federal al inicio de la democracia.



1. El avance inusitado de la violencia nos incentiva a formular distintos interrogantes. Preguntar, por ejemplo: 


¿Por qué la violencia ha ingresado con tanta rapidez en distintos sectores de nuestra sociedad? 

¿Por qué la agresión de género causa tantas heridas y muertes específicamente a las mujeres? 

¿Por qué la violencia sin piedad contra los niños? 

¿Por qué la agresión física y psíquica hacia ellos?

¿Por qué la violencia escolar entre alumnos de similar edad, empleando la fuerza, las burlas, amenazas y humillaciones?

¿Por qué un conjunto de hinchas deportivos golpea, o infiere puñaladas o mata al seguidor de otro equipo?

¿Por que la violencia se manifiesta entre los seguidores de diferentes partidos políticos?

¿Por qué la violencia laboral, sexual e institucional?

2. No todas las preguntas tienen respuestas y adecuadas soluciones. Pero resulta necesario reconocer que la violencia es impulsada siempre por la decisión de agredir, lastimar, menoscabar, disminuir o suprimir la vida de otros seres humanos.

La violencia individual, social, o institucional tiene que ver con el choque que se produce entre los seres, cuando alientan un sentido de la vida marcadamente diferente. El violento juzga que el otro no resulta necesario para la vida social, es un estorbo, otras veces un ser considerado prescindible o calificado como un enemigo. 

Esta concepción inspira la formulación de una regla perversa, que consiste, en su implementación extrema, en el logro de su aniquilamiento o su desaparición, o su acorralamiento en el silencio y la marginalidad.

En ese escenario, las víctimas de la violencia son instaladas en espacios de indignidad, rebajadas como seres humanos, con horizontes precarios y miserables. Los violentos, a su vez, se ubican como administradores dominantes de los sufrimientos ajenos, de agonías y muertes.

3. La violencia entonces -cualquiera fuere su intensidad, leve, grave o gravísima- constituye hoy uno de los obstáculos más inquietantes de la vida social, por la irracionalidad, los daños, injusticias e inseguridades que se producen en casi todos los ámbitos de la interacción social.

Remarcando lo anteriormente dicho, los actos de violencia configuran exteriorizaciones cotidianas de ese estigma. Los violentos además tienden siempre a suprimir los derechos reconocidos a otros seres humanos.

4. El avance de las acciones violentas también se verifica en las calles de Mendoza; en las canchas de deportes; en las escuelas, colegios y universidades; en el interior de los hogares; en las manifestaciones colectivas, entre otros espacios sociales. La pluralidad de estas acciones, cuando persiste, constituye una invitación a la permisividad y un debilitamiento de la tolerancia y el respeto mutuo.

La búsqueda de las causas que producen los distintos tipos de confrontaciones violentas es propia de una investigación muy profunda, en la que se conjugan diferentes disciplinas. Tienen mucho que aportar los sociólogos, juristas, filósofos, psicólogos y psiquiatras, educadores, religiosos, criminólogos, antropólogos, legisladores, entre otros.

En ese derrotero hacia el encuentro causal caben otros interrogantes: ¿La violencia es una enfermedad; es la ausencia de factores culturales y educativos; es la presencia tardía de la justicia; es el incumplimiento de normas morales y sociales, reglas de conducta que permiten la convivencia social; han fracasado ciertos postulados educativos; los medios masivos de comunicación están a la altura de los tiempos; es el avance del consumo y comercialización de la droga, cualquiera sea la clase social; es la decadencia de principios religiosos y paradigmas espirituales; es la injusticia social con su secuela de desigualdades y falta de oportunidades?

5. La violencia, en su avance, amenaza con estimular la fragmentación comunitaria, que significa no preferir o no tener vínculos cooperativos y solidarios. Pero además observamos que una interacción de frialdad se extiende sobre las relaciones humanas, que tradicionalmente fueron cálidas, puntos de apoyo del respeto y el intercambio de inquietudes, ideas y proyectos. 

Ha declinado en las familias y en los centros educativos el hábito del diálogo, y con él la aceptación de opiniones diferentes; también tienden a aflojarse las normas disciplinarias, tanto como el interés y el respeto por el otro; al propio tiempo se debilitan los acuerdos mínimos de reglas de entendimiento y admisión de opiniones y actitudes diversas.

6. Desde otro ángulo de mira, la No Violencia parece extraña a nuestra cultura; y aun a nuestra historia, que alberga desde 1810 hasta el presente innumerables hechos violentos, que han perseguido en cada etapa la exclusión del otro, su eliminación o exterminio individual o grupal. Pero la No Violencia, la AHIMSA de Mahatma Gandhi, es posible y necesaria en nuestra sociedad.

7. Por otra parte, con el advenimiento de internet, la violencia ha encontrado la ruta cibernética, que posibilita nuevas manifestaciones en red. En las relaciones virtuales entre los seres participa un gran número de personas, que reunidas en la Web, todas juntas en un instante pueden decidir la promoción de actos violentos, que tendrán su efectiva realización en las relaciones sociales verdaderas.

Por supuesto, la tecnología cibernética que ha convertido al mundo en una "aldea global" puede estar también al servicio de justas causas. Pero lo que aquí interesa destacar en el tema que nos convoca es que la dominación, la intolerancia y el odio siempre acompañan al desarrollo de la violencia. La historia ha demostrado que la más cruel de las intolerancias es de orden político cuando el Estado desenvuelve acciones sistemáticas tendientes a la destrucción o exterminio de un grupo social determinado.

A pesar de ello, o más bien a causa de ello, siempre es posible divisar un presente diferente, más humano e integrado, con una renovación de valores y perspectivas, según transcurre inexorablemente la vida.

1 comentario :

Rosa astudillo dijo...

hay esos tipos de violencias por el motivo de q los no enseña a sus hijo desde tenprana edad lo valores :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...