18 abr. 2014

Gabriel García Márquez. El legado de sus libros en 30 frases

Gabriel Garcá Márquez era el máximo exponente del realismo mágico- género literario que muestra lo irreal o extraño como algo cotidiano o común.
Gabriel Garcá Márquez era el máximo exponente del realismo mágico- género literario que muestra lo irreal o extraño como algo cotidiano o común.
Foto: Archivo

 destacó como un escritor dedicado al amor.

Ciudad de México - Dueño de una pluma maravillosa y de una imaginación perspicaz e ilimitada, Gabriel García Márquez también destacó como un escritor dedicado al amor.

Y al amor en todas sus edades y formas. Desde el rubor adolescente hasta la pasión otoñal, pasando por el desenfreno sexual, la promiscuidad y hasta una pederastia encubierta por el manto de la prostitución.
A continuación, les ofrecemos una selección de 30 de las más famosas frases extraídas de sus libros. Entre paréntesis, el libro o cuento de la que fueron sacadas:
1.- “Poco a poco fue idealizándola, atribuyéndole virtudes improbables, sentimiento imaginarios, y al cabo de dos semanas ya no pensaba más en ella. Así que decidió mandarle una esquela simple escrita por ambos lados con su letra de escribano” (El amor en los tiempos del cólera).
2.- “Locamente enamorados al cabo de tantos años de complicidad estéril, gozaban con el milagro de quererse tanto en la mesa como en la cama, y llegaron a ser tan felices, que todavía cuando eran dos ancianos agotados seguían retozando como conejitos peleándose como perros” (Cien años de soledad).

3.-  “El amor es eterno mientras dura” (Sólo vine a hablar por teléfono).

4.- “La vergüenza tiene mala memoria” (La mala hora).

5.- “Recuerda siempre que lo más importante de un matrimonio no es la felicidad sino la estabilidad” (El amor en los tiempos del cólera).

6.- “Todos los sueños con pájaros son de buena salud” (Crónica de una muerte anunciada).
7.- “Las cosas tienen vida propia, todo es cuestión de despertarle el ánima” (Cien años de soledad).
8.- “Si yo hubiera sabido que mi hijo iba a ser presidente de la república lo hubiera mandado a la escuela…” (El otoño del patriarca).
9.- “El cambio de personalidad es una lucha cotidiana en la que uno se rebela contra su propia determinación de cambiar, y quiero seguir siendo uno mismo” (La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile).
10.- “Es inútil que siga rezando. Hasta Dios se va de vacaciones en agosto” (Diecisiete ingleses envenenados).
11.- “Dice que se está muriendo por mí, como si yo fuera un cólico miserere” (Cien años de soledad).
12.- “Pues habían vivido juntos lo bastante para darse cuenta de que el amor era el amor en cualquier tiempo y en cualquier parte, pero tanto más denso cuanto más cerca de la muerte” (El amor en los tiempos del cólera).
13.- “Lo que pasa es que en este país no hay una sola fortuna que no tenga a la espalda un burro muerto” (La mala hora).
14.- “Siempre he dicho que uno envejece más rápido en los retratos que en la vida real” (Buen viaje, señor presidente).
15.- “Sólo la poesía es clarividente” (Me alquilo para soñar).
16.- “Sin darse cuenta, a través del cuerpo incorrupto de su hija, llevaba ya veintidós años luchando en vida por la causa legítima de su propia canonización” (La Santa).
17.- “Esa mujer es tu perdición…Te tiene tan embobado, que un día de estos te veré retorciéndote de cólicos, con un sapo metido en la barriga” (Cien años de soledad).
18.- “Es un triunfo en la vida que la memoria de los viejos se pierda para las cosas que no son esenciales” (Memoria de mis putas tristes).
19.- “Se necesita tener esa capacidad de buey que tú tienes para esperar una carta durante quince años…” (El coronel no tiene quien le escriba).
20.- “Hicieron un amor tranquilo y sano, de abuelos percudidos, que iba a fijarse en su memoria como el mejor recuerdo de ese viaje lunático… Era como si se hubieran saltado el arduo calvario de la vida conyugal, y hubieran ido sin más vueltas al grano del amor” (El amor en los tiempos del cólera).
21.- “Las vainas de cama se arreglan con plomo” (Vivir para contarla).
22.- “Mi hijo nunca salía por la puerta de atrás cuando estaba bien vestido” (Crónica de una muerte anunciada).
23.- “Y no hay mujer ni negra ni blanca que valga ciento veinte libras de oro, a no ser que cague diamantes” (Del amor y otros demonios).
24.- “Cuídate el corazón…te estás pudriendo vivo” (Cien años de soledad).
25.- “A mí me hubiera gustado morirme por mi cuenta, pero si mi destino era ese yo tenía que asumirlo” (Noticia de un secuestro).
26.- “El mar crecerá con mis lágrimas” (La mala hora).
27.- “No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad” (Del amor y otros demonios).
28.- “Siento que la conozco menos cuanto más la conozco” (Del amor y otros demonios).
29.- “Era bella, elástica, con una piel tierna del color del pan y los ojos de almendras verdes, y tenía el cabello liso y negro y largo hasta la espalda y un aura de antigüedad que lo mismo podía ser de Indonesia que de los Andes” (El avión de la bella durmiente).
30.- “Hace un siglo me cagaron la vida con ese pobre hombre porque éramos demasiado jóvenes, y ahora nos los quieren repetir porque somos demasiado viejos” (El amor en los tiempos del cólera). INS
Fuente:http://www.laopinion.com/article/20140417/ENTRETENIMIENTO/140419328/-1/NEWS/

1 comentario :

Isabel Garin dijo...

Cuando pienso en cuáles libros han dejado en mí la huella más profunda y más duradera, siempre aparecen entre los primeros los Cien años...
Así es para millones de lectores.
El Gabo vive!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...