18 jun. 2009

¡Cuando los entrevistadores atacan!


Por: Caroline M.L. PotterYahoo! HotJobs

La entrevista es sin lugar a dudas la parte más importante de la búsqueda de trabajo. Su red de contactos y su currículum vítae tal vez le ayuden a poner un pie adentro de la compañía, pero tiene que desempeñarse de forma sobresaliente en la entrevista para obtener el empleo. Sin embargo, ¿qué sucede si su entrevistador es -¡ay!- cruel o mordaz?


Siga leyendo para conocer los consejos brindados por expertos en la búsqueda de trabajo y aprender la forma de esquivar los ataques -y de saber cuándo es el momento de retirarse.

1. No pierda la calma. Roberta Chinsky Matuson, mentora de búsqueda de empleos en Human Resource Solutions, sugiere, "tome un momento para recuperar la compostura. Entonces, simplemente responda lo que le preguntaron usando un tono calmado. A la larga, la persona dejará de ser tan hostil, particularmente si usted responde de una forma que no le permita echar más leña al fuego".

2. Tenga cuidado con lo que dice. "No permita que el tono de un entrevistador lo altere tanto como para decir cosas de las que podría arrepentirse después. Recuerde que las redes de contactos en las empresas son numerosas y expansivas y que su respuesta o conducta negativa en una entrevista podría tener repercusiones duraderas en círculos más amplios", indica Justin C. Honaman, profesionista de procesos y tecnología de negocios estratégicos.


3. No pierda la confianza en sí mismo. Stephen R. Balzac, presidente de 7 Steps Ahead, una empresa de desarrollo organizacional, explica, "entre más confiado se sienta, más fácil será operar bajo la suposición de que no le están diciendo la cosas por malicia. Eso le da espacio para preguntarle al entrevistador si pasa algo malo o si no es buen momento para hablar. Con frecuencia, lo que parece ser hostilidad se debe a algo completamente distinto: el entrevistador tal vez está distraído, o molesto por otra cosa, o se enfrenta a una fecha límite muy cercana, etc. En un caso, el hijo pequeño de un entrevistador estaba sumamente enfermo y cuando se le ofreció la oportunidad de volver a programar la entrevista, la aprovechó de inmediato".


4. Busque conocer a a su entrevistador. "Si a un potencial jefe nuevo se le está saltando una vena, haga preguntas directamente relacionadas con el entrevistador, como, '¿cuánto tiempo ha estado con la compañía? ¿Qué papel desempeñaba cuando comenzó? Cuénteme cómo es que ha ido ascendiendo de puesto'", aconseja Angela Lussier, consultora de carreras en 365 Degrees Consulting. "Si logra que la persona hable sobre sí misma, rápidamente puede convertir el rugido de un león en el maullido de un gatito".


5. Aborde el problema. "Lo mejor que puede hacer alguien cuando se enfrenta a un entrevistador hostil es hacer una pausa y preguntar si ha hecho o dicho algo para alterar o irritar a la persona que realiza la entrevista. Por lo general, la gente no se da cuenta de que está dando una impresión tan desagradable y rápidamente ajusta su comportamiento cuando la cuestión es planteada con tacto", sugiere Donna Flagg, experta en el lugar de trabajo y fundadora de The Krysalis Group, una firma de consultoría para negocios y administración.


6. Recuerde que podría ser una prueba. "Tal vez sólo lo están poniendo a prueba -para ver cómo maneja la presión o cómo lidia con ciertas circunstancias. Quieren saber si permanece tranquilo y sereno, o si lo que ocurre lo altera y afecta su proceso de toma de decisiones y sus acciones. Muchas veces, estas situaciones surgen en los negocios, así que sin que usted lo sepa, podrían estar poniéndolo en una especie de escenario de juego de roles", revela Bruce Powell, socio administrativo con la empresa de reclutamiento ejecutivo IQ Partners Inc.


7. Dele un giro a los ataques. Marlene Caroselli, experta en entrevistas y autora de "Hiring and Firing", sugiere, "emplee la técnica del 'giro total'. Gane tiempo al revirarle la pregunta al entrevistador. Por ejemplo, le dicen, 'necesitamos a un candidato excepcional para este puesto. A juzgar por lo que he escuchado hasta el momento, no hay nada excepcional en usted'. Su respuesta dándole un giro a la pregunta sería, '¿puede decirme que es tan excepcional sobre el empleo que únicamente se necesitan las habilidades más inusitadas?".


8. Sonría y sopórtelo. "Si un entrevistador es así de grosero, probablemente ahuyentará a otros candidatos buenos. El único objetivo para usted es llegar al siguiente paso. Descubra cuál es y si puede alcanzarlo", aconseja la especialista de comunicación en lugares de trabajo Linda Swindling.


9. Váyase. Rachel Ingegneri, experta en recursos humanos y autora de "Ten Minutes to the Job Interview", dice, "si un entrevistador es hostil hasta el grado de crear temor o posible daño físico, yo sugiero que el candidato abandone educadamente la sala o el área en la que se encuentra y hable con alguien de más autoridad (una recepcionista o secretaria podría brindarle esa información). Si no hay alguien más con quién hablar, abandone el lugar tan pronto como sea posible. Si las tácticas hostiles dan la impresión de ser la norma, ese no parece ser el tipo de lugar en el cual querría estar empleado".


10. Cierre con broche de oro. "Termine la entrevista de forma enérgica", declara Lauren Milligan, fundadora de ResuMAYDAY.com. "Diga, 'estoy muy interesado en este puesto y le agradezco sinceramente por su tiempo y sus conocimientos el día de hoy. Si soy elegido para continuar en su proceso de reclutamiento, ¿tendré la oportunidad de entrevistarme también con otros gerentes?'. Esto muestra que usted pudo esquivar la mala actitud y que está ávido de más interacción. En estos tiempos, sólo los fuertes sobreviven, ¡así que no permita que la mala actitud de alguien lo saque de la competencia!".


No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...