2 oct. 2012

Biblioteca, educación y desarrollo

Por: Juan Bosco Bernal


Una de las herramientas más poderosas para el acceso a la información y el conocimiento ha sido históricamente, sin duda, la biblioteca. Ella existe desde tiempos remotos, mucho antes de la aparición de la imprenta de Gutenberg. Fueron los papiros, los mapas y otros documentos manuscritos los que constituyeron el acervo principal de bibliotecas célebres como la de Alejandría (S. III a.C). 

La biblioteca es una institución orgánica que ha sabido desafiar los tiempos, las guerras, invasiones, los desastres y las tecnologías. Jamás existió un imperio, reino o gobierno importante que no se preciara de tener una colección de las más destacadas obras literarias, científicas, jurídicas o artísticas de su territorio y del mundo conocido. Hubo reyes como Don Joao de Portugal, que al escapar de Napoleón con destino a Brasil (1808), se preocupó por que su colección real le acompañara (60,000 volúmenes). 

En el mundo contemporáneo las bibliotecas son parte del capital de desarrollo con que cuentan los pueblos. Un país pequeño industrializado como Suiza tiene 2,000 bibliotecas, en tanto que uno inmenso y pobre como Sudán alcanza apenas 13. Por su parte, la Federación Rusa (46,000), China (51,311) y la India (45,000) son las naciones con el mayor número de bibliotecas del mundo. En las Américas, Estados Unidos (16,698), México (7,260) y Brasil (5,097) encabezan los países mejor provistos de este recurso. 

Las bibliotecas públicas en Panamá (108), han constituido un espacio para el acceso a la cultura, la ciencia y el aprendizaje desde los primeros años de la República. Estos espacios están dedicados a la lectura, investigaciones, consultas y eventos (reuniones, charlas, obras de teatro, conversatorios, exposiciones, recitales), sobre diversos campos del saber. Además, son claves para promover la salud, la producción, la educación, la cultura y el desarrollo. 

La Biblioteca Nacional, creada en 1942, es hoy gracias a su Fundación, una organización dinámica y moderna, con una red de bibliotecas municipales (61), apoyadas por el Ministerio de Educación, que representa el tejido más grande en esta materia en todo el país. A ellas se suman las bibliotecas universitarias, entre ellas, las del el sistema de bibliotecas de la Universidad de Panamá, la Universidad Tecnológica de Panamá y la Universidad Especializada de las Américas, reconocido como el más nutrido en este género. 

Al sumarse las bibliotecas de los principales colegios y escuelas (unas 600), así como los centros de información y documentación que poseen los organismos gubernamentales, cívicos y empresariales, se podría observar una capacidad informativa de especial relevancia, que se encuentra insuficientemente conocida y menos aún utilizada por los diversos sectores de población. 

La biblioteca debe ser el eje cardinal de una universidad. Representar el corazón del organismo académico para mantenerlo vivo. Un corazón que conserva, genera y exhala energía por el oxígeno intelectual que aporta el conocimiento de la universidad, en virtud de las colecciones y los servicios fundamentales que ésta ofrece. 

Debe constituir un instrumento dinámico que sirve al cumplimiento de todas las funciones principales de la universidad: la docencia, la investigación, la extensión y difusión cultural y científica y la gestión de la propia organización. Sirve para aprender a conocer, aprender a aprender, aprender a reducir la dependencia, la brecha entre los que más y menos acceso tienen al conocimiento y aumentar la autonomía en la búsqueda y aplicación del saber. 

La misión principal es ofrecer un conjunto de servicios especializados destinados a la recopilación, conservación, acceso, y difusión del conocimiento. Supera el paradigma de almacén de libros y documentos, para situarse en una perspectiva de centro de recursos para el aprendizaje, la docencia, la investigación, la formación continua, la vinculación a la comunidad, la empresa y el Estado. Sirve a diversos actores: estudiantes, docentes, investigadores, funcionarios y empresarios aliados a la universidad, tanto del país como del exterior. 

El acelerado proceso de generación y uso creciente de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, ha impactado la vida de las personas, los hogares y también las bibliotecas. La organización y funcionamiento de estos espacios pasa por un momento de transición, de la biblioteca convencional, préstamos y lectura de libros físicos en la sala o a domicilio, a un centro y redes de recursos intangibles mediante servicios virtuales y apoyos digitales, de fácil acceso a los diversos públicos usuarios dentro y fuera de la comunidad local o universitaria. 

La biblioteca no muere, se transforma. El reto será integrase a la cultura digital, manteniendo la esencia de servir al desarrollo de la inteligencia, la circulación del conocimiento y a la atención de asuntos importantes para vida de las personas. La biblioteca digital, el Internet, el libro electrónico, la comunicación mediante las redes sociales, cambian y amplían el acceso a la información y el conocimiento. Este proceso de adecuación tecnológico progresivo demandará del Estado y la sociedad inversiones financieras importantes y cambios culturales mediante procesos de alfabetización digital, que representan una fase actualizada e ilimitada de aprender. 

3 comentarios :

Audiolibros dijo...

Muy enteresante el blog.
Gracias por compartir.
aqui comparto con vosotros un blog del que suelo descargar libros y audiolibros gratis.
EsPERO QUE SIRVA
http://tucrecimiento.es.tl/libros.htm

Tambien para la salud y bienestar
les dejo este blog

www.Cubesa.blogspot.com

Audiolibros dijo...

Muy enteresante el blog.
Gracias por compartir.
aqui comparto con vosotros un blog del que suelo descargar libros y audiolibros gratis.
EsPERO QUE SIRVA
http://tucrecimiento.es.tl/libros.htm

Tambien para la salud y bienestar
les dejo este blog

www.Cubesa.blogspot.com

Mejoremos Las Tablas (Panamá) dijo...

Buen análisis, aunque, aún a fecha de hoy, no todas las bibliotecas en Panamá logran ser un agente de cambio en la educación o en la comunidad en general, generalmente por falta de recursos.

Le invito a leer el siguiente artículo-denuncia sobre la situación de la biblioteca pública Carlos L. López de Las Tablas:

https://mejorlastablaspanama.wordpress.com/2015/06/04/biblioteca-carlos-l-lopez-la-cenicienta-de-las-tablas/

Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...