10 oct. 2009

El expurgo… un dolor de cabeza para los bibliotecarios?



Dado que la Biblioteca es un organismo dinámico que está en continuo crecimiento, hay partes de la colección que han dejado de usarse, en la misma medida en que los cambios y progresos científicos se van reflejando en la docencia y en la investigación realizada por la Institución.

Por esto, toda Biblioteca debe dotarse de un Plan de Expurgo que, a modo de Selección Negativa, sirva de contrapeso a la continua entrada de fondos en la colección, evitando que a la larga una cantidad importante de volúmenes de nulo o escaso uso entorpezcan, el acceso directo, la búsqueda de información, además de ocupar un espacio casi siempre escaso en las Bibliotecas. Así, el expurgo constituye una operación que la Biblioteca periódicamente debe realizar para favorecer la accesibilidad e, incluso, la conservación de la colección. Podemos concluir que el expurgo es el precio que hay que pagar por la limitación espacial de las Bibliotecas y por la incesante evolución del conocimiento humano.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA. FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS. BIBLIOTECA


Transcribo esta nota no con la intensión de perjudicar al personal de la biblioteca de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario con el cual me solidarizo por el mal momento que han pasado, a sabiendas de los valores profesionales y personales de los mismos, si no con la intensión de alertar a los bibliotecarios a tomar conciencia que en las instituciones publicas la selección del material a descartar debe ser una tarea de toda la comunidad educativa y brindar la mayor difusión posible para evitar este tipos de repercusiones.

Ernesto Della Riva


Por María Laura Favarel / La Capital
En el patio de la facultad, los estudiantes observaron angustiados algunos de los libros que iban a ser vendidos a una papelera. (Foto: C. Mutti Lovera)

Humanidades: alumnos evitan que la facultad destruya 6 mil libros
Un grupo de alumnos de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario (Entre Ríos y Córdoba) evitó ayer que cerca de 6 mil libros de esa casa de estudios terminarán siendo entregados a una papelera para ser destruidos. La insólita decisión había sido tomada por unanimidad por el consejo directivo de esa facultad debido a que los volúmenes estaban "contaminados" y "viejos". La intervención de los alumnos torció esa historia y ahora los libros serán clasificados y donados a distintas bibliotecas. Entre los ejemplares hay obras de antropología, bellas artes, arqueología, economía, filosofía, historia y sociología.
Los estudiantes trabajaban afanosamente ayer en el patio de la facultad para rescatar los ejemplares, entre los que descubrieron auténticas obras de arte que ya no se ven en las bibliotecas.
La increíble historia comenzó cerca de las 15, cuando dos jaulas de más de dos metros de altura llenas de libros rodaron por las escaleras del edificio de Entre Ríos y Córdoba. Ante el estrépito, los alumnos acudieron al lugar y descubrieron a los empleados de la casa de estudios trasladando los ejemplares que iban a ser vendidos a una papelera.
La indignación avivó los ánimos de los estudiantes, quienes se juntaron en el patio de la facultad y organizaron el operativo rescate. Se arremangaron para sacar libro por libro (de los que habían subsistido a la vertiginosa caída) y comenzaron a sacarles el polvo para poder clasificarlos.

A la papelera. Volúmenes de antropología, bellas artes, arqueología, economía, filosofía, historia y sociología aparecieron entre las tapas y hojas amontonadas en las grandes jaulas.
Según explicaron las autoridades de la facultad, los ejemplares estaban guardados en un depósito que hacía mucho tiempo no se abría. En rigor, el deterioro de algunos se podía observar a simple vista.

El vicedecano de la facultad, Daniel Randisi, intentó dar una explicación de la medida. "Fue una decisión unánime del consejo directivo, incluso de los consejeros estudiantiles y hasta de los directivos de las bibliotecas de las distintas escuelas de la facultad", justificó.
Ante la réplica de los estudiantes que no podían creer una decisión de esa índole, el directivo argumentó que los libros "estaban contaminados, eran viejos y ya hay otras ediciones más nuevas en las bibliotecas". Sus palabras fueron un disparador para que los estudiantes cuestionaran a viva voz cuál era el criterio para considerar que estaban "contaminados" y "viejos".
No obstante, Randisi aclaró que los libros no se iban a quemar, sino que se iban a enviar a una papelera para "reciclar el papel".

Obras maestras. Una alumna de más de 50 años tomó entre sus manos un volumen de filosofía y exclamó: "Miren los autores, son profesores de nuestra facultad", y más se admiró cuando vio trabajos sobre Kierkegaard, Heidegger y otros autores.

Mientras tanto, una estudiante de antropología quedó fascinada ante otro ejemplar. "Busqué este libro por todos lados. Sólo lo encontré en la página Deremate.com y costaba 70 pesos", dijo. A su lado, otro chica exclamó: "¡Mirá...Don Segundo Sombra!", al tiempo que un joven pasaba las páginas de un ejemplar de Alejandro Korn.

De a poco se fueron sumando más estudiantes. Entre todos armaron pilas de libros según la especialidad. Les sacaron la tierra y los emprolijaron. A algunos les faltaban las tapas, pero la mayoría tenía todas las páginas.
Una alumna que trabaja ad honórem en la biblioteca de filosofía no dejaba de quejarse. "No nos avisaron nada", dijo y lanzó una frase tan cierta como irónica en medio de esa escena. "Muchas veces tenemos que estudiar con fotocopias porque no hay libros, y aquí los están tirando".
Destino. Luego de una acalorada discusión, Randisi llegó a un consenso con los alumnos: los textos se guardarán bajo techo y se puso un plazo para clasificarlos y ofrecerlos a las bibliotecas de las distintas escuelas. Así, el viernes próximo deberá decidirse el destino final. Los alumnos se ofrecieron para hacer el trabajo de clasificación y ordenarlos y sugirieron que, en el caso de que hubiera muchos volúmenes, también se podrían donar a alumnos que no puedan pagar sus textos.
Fuente: http://laverdaderaintencion.blog.arnet.com.ar/tag/Destruccion+de+Libros

No hay comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...